Política de seguridad de Enrique Peña Nieto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La política de seguridad de Enrique Peña Nieto pretende enfocarse principalmente en reducir la violencia en vez de atacar a las organizaciones criminales de México de manera frontal, marcando así un punto de inflexión en la estrategia de seguridad de Felipe Calderón.[1] Asimismo se han realizado diferentes cambios estructurales en la administración pública federal que pretenden impulsar tales políticas.

Propuestas[editar]

Peña Nieto ha propuesto llevar a cabo diversos cambios organizativos en la estrategia del gobierno anterior. Ha sugerido que debe buscarse reducir el número de homicidios, secuestros, y extorsiones, en lugar de dar preponderancia en arrestar o abatir a los líderes de los cárteles. Con este cambio el la futura administración de Peña Nieto pretende corregir diversas críticas a la estrategia de Calderón, donde se dice que abatir o arrestar a los capos de la droga es una estrategia fallida porque sólo atrae más violencia.[1]

Directrices[editar]

Poco después de tomar protesta como presidente de México, el 17 de diciembre de 2012, Peña Nieto presentó los ejes de su política de seguridad durante la segunda sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública.[2] Conforme a dicha presentación, la nueva política de seguiridad se enfocaría más al ámbito regional y se delinearía por 6 líneas de acción:[3]

  1. Planeación;
  2. Programa Transversal de Prevención;
  3. Programa Nacional de Derechos Humanos;
  4. Coordinación entre niveles de gobierno;
  5. Reestructuración de las policías estatales y de la procuración de justicia;
  6. Evaluación.

Para llevar a cabo lo anterior, se realizó una división estratégica del país en 5 regiones geográficas conformadas por varios estados cada una, para focalizar de manera regional los esfuerzos en contra del crimen.[4] Dichas regiones están conformadas de la siguiente manera:

Región Estados
Zona Noroeste Baja California / Baja California Sur / Chihuahua / Sinaloa / Sonora
Zona Noreste Coahuila / Durango / Nuevo León / San Luis Potosí / Tamaulipas
Zona Occidente Aguascalientes / Colima / Guanajuato / Jalisco / Michoacán / Nayarit / Querétaro / Zacatecas
Zona Centro Distrito Federal / Estado de México / Guerrero / Hidalgo / Morelos / Puebla / Tlaxcala
Zona Sureste Campeche / Chiapas / Oaxaca / Quintana Roo / Tabasco / Veracruz / Yucatán

Reformas estructurales[editar]

Igualmente, Enrique Peña Nieto presentó al Congreso de la Unión una propuesta de reforma a la estructura orgánica de la administración pública federal, misma que fue aprobada y publicada en el Diario Oficial de la Federación el 2 de enero de 2013. Mediante tal reforma se elimina de la estructura de las secretarías del poder ejecutivo a la Secretaría de Seguridad Pública y se concentran todas sus funciones en en Consejo Nacional de Seguridad Pública dependiente de la Secretaría de Gobernación,[5] quedando también esta última como la asesora del ejecutivo en materia de política criminal.[6] [7]

Gendarmería Nacional[editar]

Desde su campaña Peña Nieto planteó crear una policía militarizada con más de 40,000 efectivos, una entidad conocida como una gendarmería, proponiendo que esta organización esté bajo mando único.[1] Se ha anunciado que dicho cuerpo policial se presentará el 16 de diciembre de 2013, durante el desfile de fuerzas armadas durante los festejos por la Independencia de México.[8]

Criticismo[editar]

  • Diversos expertos han criticado la estrategia de seguridad de Peña Nieto por no ser explícito en cómo va a reducir la violencia.[1] [9] Durante la campaña de tres meses, los críticos estiman que Peña Nieto no fue muy claro en el tema de seguridad, haciéndoles creer que quizás estaba alejándose de temas políticamente sensibles o que posiblemente no sabe cómo reducir la violencia y llevar al país a la siguiente face en la guerra contra el narco.[9]
  • De igual manera, algunos funcionarios estadounidenses han manifestado preocupación por el regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ya que presuponen que podría significar el regreso a los pactos con los grupos criminales a cambio de paz, una idea que Peña Nieto ha rechazado en diversas ocasiones.[10] [11] [12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Corcoran, Patrick (25 de junio de 2012). «What Mexico's Elections Mean for Crime Policy: Part I». InSight Crime. Consultado el 7 de julio de 2012. 
  2. Aristegui noticias (17 de diciembre de 2013). «Peña Nieto presenta 6 líneas de acción en seguridad pública».
  3. Imagen. «Lanza Peña nueva estrategia en Seguridad basada en 5 regiones». Consultado el 11 de junio de 2013.
  4. Montalvo, Tania L. (10 de enero de 2013). «El gobierno federal delimita las regiones de la estrategia de seguridad». CNN México.
  5. Proceso (2 de enero de 2013). «Formalizan la desaparición de la SSP y la SFP».
  6. Notimex (2 de enero de 2013). «Desaparece la Secretaría de Seguridad Pública». El Economista.
  7. Secretaría de Gobernación (2 de enero de 2013). «Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal». México: Diario Oficial de la Federación.
  8. Corona, Sonia (8 de mayo de 2013). «La Gendarmería mexicana será presentada el 16 de septiembre». El País.
  9. a b Gómez Licon, Adriana (5 de julio de 2012). «New Mexican president could target small gangs». Fox News. Consultado el 5 de agosto de 2012. 
  10. Sánchez, Raf (29 de junio de 2012). «Mexican election raises fears in Washington». The Daily Telegraph (London). Consultado el 3 de julio de 2012. 
  11. Sánchez, Raf (30 de junio de 2012). «Presidential favourite worries U.S officials as Mexicans head to polls». The Vancouver Sun. Consultado el 8 de julio de 2012. 
  12. Carroll, Rory (1 de julio de 2012). «US concerned Mexico's new president may go easy on drug cartels». The Guardian (London). Consultado el 3 de julio de 2012.