Plegaria de la Serenidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Moneda de origen desconocido con la inscripción de la plegaria en inglés.

La plegaria de la Serenidad, también conocida como oración de la Serenidad, es el conocido comienzo de una oración atribuida al teólogo, filósofo y escritor estadounidense de origen alemán Reinhold Niebuhr y cuya versión más conocida dice así:

Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar,

fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar

y sabiduría para apreciar la diferencia.

Versión completa[editar]

El texto íntegro continuaba así:

Versión en español
Viviendo día a día;
disfrutando de cada momento;
sobrellevando las privaciones como un camino hacia la paz;
aceptando este mundo impuro tal cual es
y no como yo creo que debería ser,
tal y como hizo Jesús en la tierra:
así, confiando en que obrarás siempre el bien;
así, entregándome a Tu voluntad,
podré ser razonablemente feliz en esta vida
y alcanzar la felicidad suprema a Tu lado en la próxima.
Amén.


Original
Living one day at a time,
Enjoying one moment at a time,
Accepting hardship as a pathway to peace,
Taking, as Jesus did,
This sinful world as it is,
Not as I would have it,
Trusting that You will make all things right,
If I surrender to Your will,
So that I may be reasonably happy in this life,
And supremely happy with You forever in the next.
Amen.

Origen[editar]

Durante la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI se había dado por seguro que el autor de la oración era el teólogo protestante nacido en Misuri (Estados Unidos) Reinhold Niebuhr, y él mismo, dentro de su humildad, así lo sugería; su esposa, Ursula, también teóloga, fijaba además el año: 1940;[1] y la hija de ambos, Elisabeth Sifton, editora y publicista, que en 2003 publicó un libro sobre la cuestión,[2] precisaba que se entonó por primera vez algo más tarde, en el año 1943, durante un servicio religioso dominical en la bucólica villa de Heath, en Massachusetts, donde la familia solía pasar los veranos.

Presa de Dell, en las cercanías de Heath (Massachusetts). En este entorno bucólico se supone que Reinhold Niebuhr compuso la plegaria de la Serenidad.

Sin embargo, Fred R. Shapiro, editor del libro de citas y aforismos The Yale Book of Quotations y especialista en investigar el origen de citas erróneamente atribuidas, sugería en 2008 que Neibuhr —al que, por otra parte, consideraba una persona honrada y de talante modesto— la habría adaptado de manera inconsciente a partir de frases llegadas a sus oídos o leídas por él en alguna de sus múltiples investigaciones teológicas. Aun sin dejar de reconocer la influencia de esos versos sobre la vida de tantas personas a lo largo del tiempo, para Shapiro lo que se formula allí «no es muy sofisticado desde el punto de vista intelectual»,[3] y alguien lo habría expresado de algún modo tarde o temprano.

De la extensa –y, en buena medida, exagerada– nómina de supuestos autores cabe citar a Epícteto, Aristóteles, Cicerón, Marco Aurelio, San Agustín, Boecio, Francisco de Asís, Santo Tomás de Aquino, Baruch Spinoza, Friedrich Schiller, el obispo coadjutor Oliver J. Hart y diversos líderes militares de la Segunda Guerra Mundial, así como innumerables fuentes anónimas que se remontan hasta el Antiguo Egipto.[3] Otro intelectual al que se le atribuyó por error fue el teólogo alemán del siglo XVIII Friedrich Christoph Oetinger. La confusión se produjo a raíz de que un profesor de la Universidad de Kiel, Theodor Wilhelm, publicó a principios de la década de 1950, bajo el seudónimo de «Friedrich Oetinger», un ibro que reproducía la plegaria. En la revista Grapevine, de la asociación Alcohólicos Anónimos, se llegó a decir, no sin ironía, que a lo largo de la historia había sido atribuida «a casi todos los teólogos, filósofos y santos que en el mundo han sido».[2] Finalmente, otras fuentes la consideraban simplemente un proverbio anónimo transmitido gracias a la tradición oral.

En su artículo de 2008,[3] Shapiro aporta documentos de antes de 1942 que citan la plegaria, a veces con variaciones y sin aludir en ningún momento al teólogo de Misuri. Los documentos proceden de diversas bases de datos en Internet como NewspaperArchive.com, ProQuest o Google Books. Es precisamente en este enfoque de la investigación, orientada en exclusiva hacia los motores de búsqueda de información digital, donde la hija del teólogo Sifton encuentra las mayores fisuras en las tesis de Shapiro:

[La] tecnología no se basta por sí sola para resolver los problemas; antes de decidir sobre la autoría de un texto hay que comprender su sentido y su contexto.

Elisabeth Sifton[4]

Un año después, otro investigador del origen de dichos y frases célebres, Stephen Goranson,[1] daba un giro a los postulados de Shapiro al hallar una carta fechada en 1937 que atribuía a Niebuhr la autoría de la plegaria. En esta carta, publicada en una revista de orientación cristiana (The Intercollegian and Far Horizons), la frase que aludía a la fortaleza (courage) aparecía en primer lugar, antes que la referida a la serenidad:

Father, give us courage to change what must be altered, serenity to accept what cannot be helped, and the insight to know the one from the other.

Ese hecho precisamente vendría a corroborar la hipótesis de que pertenecía a Neibuhr. Shapiro reconoció la validez de las nuevas pruebas y declaró que en la siguiente edición de The Yale Book of Quotations incluiría la plegaria de la Serenidad en la entrada correspondiente a Niebuhr.[5]

En la cultura popular[editar]

En 1944, Howard Chandler Robbins, un diácono episcopal vecino y amigo de Niebuhr, que había asistido a un oficio religioso de este en Heath, solicitó permiso al oficiante para reproducir la oración en un folleto dirigido a las fuerzas armadas,[3] y ese fue el origen de su amplia difusión. Desde entonces, ha sido ampliamente adoptada tanto por personas de creencias religiosas como por no creyentes, y su popularidad se ha extendido tanto que se ha grabado en placas urbanas, joyas y epitafios; figura en esquelas, obras de autoayuda e impresos diversos; y se comercializa en objetos promocionales de todo tipo.

El cantante canadiense Neil Young hizo constar la versión en latín de la plegaria en la contraportada de su LP de 1981 Re-ac-tor. Textualmente dice así:

Deus, dona mihi serenitatem accipere res quae non possum mutare, fortitudinem mutare res quae possum atque sapientiam differentiam cognoscere.

Entre sus adaptaciones más conocidas destaca la del programa de los Doce Pasos de la asociación Alcohólicos Anónimos (AA). De hecho, en los años cuarenta del siglo XX se la conocía como «la plegaria de AA».[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Biblioteca Federal de Württemberg (Stuttgart). «Gelassenheitsgebet» (en alemán). AAHistory.com. Consultado el 19 de abril de 2014.
  2. a b c Sifton, Elisabeth (2003). The Serenity Prayer: Faith and Politics in Times of Peace and War (en inglés). Norton. p. 368. ISBN 9780393057461. 
  3. a b c d Shapiro, Fred R. (Julio/Agosto 2008). «Who wrote the Serenity Prayer» (en inglés). Yale Alumni Magazine. Consultado el 2 de enero de 2014. 
  4. Shifton, Elisabeth (Julio/Agosto 2008). «It takes a master to make a masterpiece» (en inglés). Yale Alumni Magazine. Consultado el 18 de abril de 2014. 
  5. Goodstein, Laurie (27 de noviembre de 2009). «Serenity Prayer Skeptic Now Credits Niebuhr» (en inglés). Yale Alumni Magazine. Consultado el 1 de julio de 2012.