Plataforma petrolífera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Plataforma Mittelplate en Alemania.

Una plataforma petrolífera o plataforma petrolera es una estructura de grandes dimensiones cuya función es extraer petróleo y gas natural de los yacimientos del lecho marino que luego serán exportados hacia la costa. También sirve como vivienda de los trabajadores que operan en ella y como torre de telecomunicaciones.[1] Dependiendo de las circunstancias, la plataforma puede estar fija al fondo del océano, flotar o ser una isla artificial.[2]

Debido a su actividad principal, las plataformas petroleras son propensas a sufrir accidentes que pueden ocasionar pérdidas de vidas humanas, derrames de petróleo y graves daños ecológicos. También pueden sufrir vandalismos o ser el blanco de terrorismo, por lo que varios países entrenan unidades especialmente para combatir estas acciones.

Historia[editar]

Vista de los campos de petróleo en Summerland, antes de 1906.
El mismo sitio, en 2009.

El primer pozo de petróleo perforado fuera de la costa fue Bibiheybat en Bakú, Azerbaiyán, en 1846.[3]

Los primeros pozos de petróleo bajo la superficie que se perforaron en Estados Unidos se encontraban en el Gran Lago St. Marys (también conocido como el "depósito del Condado de Mercer") en Ohio. Para tal fin se construyeron plataformas de madera apoyadas sobre pilotes del mismo material. Cinco años más tarde la explotación se trasladó a las aguas saladas del campo Summerland, que se extendía bajo el Canal de Santa Bárbara en California. Estos fueron los primeros pozos que no estaban en la costa sino que la perforación se realizaba desde muelles que se extendían desde la costa hacia el interior del canal, como puede verse en la imagen.[4] [5] [6]

Otras actividades relevantes de perforación sumergida se produjeron entre 1915 y 1916 en Azerbaiyán, realizándose las primeras pruebas para extraer gas natural de los campos de petróleo de Romani, Absheron. Las bombas se encontraban sumergidas.[7]

Poco después se perforaron pozos en las zonas de mareas a lo largo de la costa texana del Golfo de México y Luisiana. El campo petrolero de Goose Creek, cerca de Baytown, Texas, es un ejemplo de ello. Fue decubierto en 1903 y alcanzó su máximo de producción en 1918. Además de poseer la primera plataforma petrolífera fuera de la costa en Texas, representó el segundo grupo de este tipo de plataformas de Estados Unidos,[8] permaneciendo activo en 2006 y habiendo producido más de 150 millones de barriles de petróleo en toda su historia.[9]

El 14 de diciembre de 1922 el pozo «Barroso Nº2» que una subsidiaria de la empresa Shell controlaba en el Estado Zulia (Venezuela), explotó durante la exploración en el Lago de Maracaibo.[10] Las primeras plataformas en las profundidades del lago se asentaban sobre pilotes de madera de entre 10 y 20 m de largo, pero estos eran atacados por moluscos que se alimentan de ella, debilitándolos. El fracaso de los distintos tratamientos para curar la madera junto con el alto costo que implicaba importar los troncos adecuados desde Estados Unidos, llevaron a que en 1927 por primera vez se comenzara a construir sobre pilotes de concreto. A medida que se exploraba a mayor profundidad, se diseñaron nuevos pilotes más resistentes y más largos (unos 80 m), e incluso se llegó a experimentar con la técnica de caisson o cajones neumáticos, pero debió ser dejada de lado por inviabilidad económica.[11]

Se considera que las precursoras de las plataformas modernas fueron las fortalezas marinas Maunsell, unas torres fortificadas de pequeño tamaño que fueron construidas en los estuarios de los ríos Támesis y Mersey durante la Segunda Guerra Mundial. Fueron diseñadas por Guy Maunsell y erigidas en 1942 para complementar las defensas del Reino Unido durante la guerra. Eran construidas en tierra con hormigón y emplazadas en su sitio con la ayuda de barcazas. Estaban equipadas con cañones antiaéreos Bofors y radares. Un grupo de torres fue desmantelada en 1959, aunque otros se mantienen en 2011.[12]

Tipos[editar]

1, 2) Plataformas convencionales fijas; 3) Plataformas de torre autoelevable; 4, 5) Plataformas flotantes tensionadas; 6) Plataformas Spar; 7,8) Plataformas semi-sumergibles; 9) Plataformas en barcos perforadores; 10) Plataformas sustentadas en el zócalo y unidas a instalaciones de extracción en el fondo marino.[13]

Las plataformas pueden clasificarse según su función[14] o el sistema que utilicen como soporte.

Clasificación según su función[editar]

Plataformas de perforación

En ellas se encuentran los equipos para la perforación de los pozos, para la inyección de nitrógeno al yacimiento y los empleados en la separación de gas y aceite. Aquí se recibe la producción en bruto del pozo y se realiza la separación primaria de petróleo y gas. Cuentan con helipuerto y pueden tener hasta dos cubiertas.[14]

Plataformas de producción
Plataformas de enlace
Plataformas de compresión
Plataformas habitacionales

Clasificación según su sistema de soporte[editar]

Plataformas fijas
Parte inferior de una plataforma petrolífera en Noruega. Cuando la plataforma esté en su lugar toda la estructura estará sumergida.

Pueden ser convencionales o modulares. Son empleadas para profundizar, reparar o terminar pozos sobre estructuras fijas. Las convencionales operan en pozos más profundos, y están dotadas de un mástil. Las modulares operan en pozos poco profundos y consisten en módulos armados con su propia grúa.[15]

Son construidas sobre piernas de hormigón o acero ancladas al lecho marino, sobre las que se colocan otros tipos de estructuras como camisas de acero -secciones verticales de acero tubular- o cajones de hormigón -que permiten el almacenamiento de combustible bajo la superficie y cuando están vacíos confieren flotabilidad, motivo por el cual son utilizados para construir estas plataformas cerca de la costa y hacerlas flotar hasta la posición en que finalmente la plataforma será anclada-. Tienen una cubierta con espacio para las plataformas de perforación, las instalaciones de producción y los alojamientos de la tripulación. Este diseño permite su utilización a muy largo plazo. Las plataformas fijas son económicamente viables para su instalación en profundidades de hasta unos 1.700 pies (520 m).

Plataformas autoelevables

Pueden dividirse en plataformas con patas independientes o no independientes. Se utilizan para la exploración y el mantenimiento de pozos en aguas someras (menos de 100 m de profundidad). Ambos tipos se encargan de elevar la plataforma de forma tal que quede un colchón de aire entre el pelo de agua y el casco de la plataforma. La diferencia radica en que la plataforma de patas independientes asienta las patas en el lecho del mar, mientras que la otra asienta directamente la plataforma.[15]

Plataformas semisumergibles

Son estructuras que flotan que permanecen fijadas en su emplazamiento mediante anclas, o incluso pueden ser desplazadas. Son empleadas en la perforación a profundidad mayor de 100m, utilizando conexiones submarinas.[15]

Instalaciones y equipamiento[editar]

Según el tipo de plataforma considerada, su estructura puede variar desde una torre con depósito hasta verdaderos edificios de varios pisos interconectados por tuberías. Debido a que la extracción del petróleo se realiza en conjunto con la del gas natural, las plataformas tienen estructuras que permiten separarlos in situ. Las plataformas fijas se autoabastecen de agua potable mediante desalinización del agua de mar, utilizando el gas natural para generar energía eléctrica y tratando las aguas servidas, mientras que los alimentos perecederos son provistos regularmente por barcos.[16]

Las plataformas auxiliares son utilizadas para el alojamiento, las tareas administrativas y algunas labores técnicas -para rebombeo en alta mar o como centro de telecomunicaciones, por ejemplo-. Estos módulos pueden contar con radares y radios para el control del tráfico marítimo.[16]

Como medida de seguridad las plataformas cuentan con mecheros que queman los gases explosivos que no se pueden aprovechar y barcos-bomba que lanzan agua para que el calor producido por los mecheros no se transmita a las plataformas circundantes. El personal de la plataforma también incluye buzos que se encargan de realizar las reparaciones submarinas que sean necesarias, a la vez que las tuberías son limpiadas internamente en forma regular pasando a presión elementos sólidos.[16]

Materiales[editar]

Para la fabricación de las plataformas se utilizan muchos materiales avanzados, como la rejilla de fibra de vidrio producida por medio de pultrusión. Como estos materiales pesan un tercio de lo que pesa el acero ayudan a la flotación de la plataforma. Para el combate de la corrosión se utilizan materiales plásticos.

Personal[editar]

El personal de una plataforma petrolífera está compuesto de personal altamente cualificado (geólogos, químicos, ingenieros, sismólogos, buzos, etc) así como personal en el área de servicios, como panaderos o lavanderos.[17] Dependiendo del tamaño y la función de la plataforma la tripulación puede oscilar en torno a las 300 personas habitando en forma permanente, que es alternada cada cierto tiempo, por lo que la dotación total podría duplica esa cifra.[16]

La vida en una plataforma petrolífera es muy particular, dado que se debe permanecer en un sitio totalmente aislado, sin posibilidades de bajar a tierra durante meses y en un ambiente que presenta tanto calor como frío intensos. El rigor de las condiciones dependerá del puesto del operario, siendo mucho más rudo para los que trabajan al aire libre. Los turnos dependen del puesto y de la empresa, pero lo normal es que se alternen las semanas de trabajo (realizando hasta 100 horas semanales) con las de descanso, pudiendo llegar a 1 mes cada actividad, aunque algunas circunstancias especiales pueden requerir trabajar hasta que se acabe la labor. En las horas de descanso se puede acceder a videojuegos, televisión, teléfonos satelitales, gimnasio, sauna y otras comodidades que alivian el aislamiento.[18]

El sueldo de los operarios de plataformas está por encima de la media de otros trabajadores en tierra, y durante su estancia allí todos los gastos son cubiertos por la petrolera. Debido a que las petroleras tienen plataformas en todo el mundo, muchos operarios deben viajar a otros países para tomar sus puestos, por lo que son mejor remunerados que los que no lo hacen, aunque también están más aislados de sus familias. Las empresas también cubren el costo de estos viajes, al igual que otorgan seguro médico, seguro de vida y otros servicios especiales.[19] [18]

Además de riesgos físicos la vida en la plataforma encierra un desafío mental, puesto que se han realizado estudios que indican que muchos obreros sufren de depresión, hipertensión, estrés e incluso obesidad debido al encierro y a la falta de ejercicio regular. También hay un alto índice de divorcios ocasionados por los turnos y por el temor a la infidelidad.[1]

Riesgos[editar]

La operativa de las plataformas petrolíferas está expuesta a riesgos debido a que su propia naturaleza (extracción de sustancias volátiles a veces bajo presión extrema) favorece la ocurrencia de accidentes con regularidad. Entre 2001 y 2010, ocurrieron 69 muertes en plataformas fuera de la costa, 1.349 heridos y 858 incendios y explosiones en el Golfo de México según el Bureau of Ocean Energy Management, Regulation and Enforcement de Estados Unidos (la Oficina de Administración, Regulación y Ejecución de Energía Oceánica).[20] Existen otros riesgos derivados de su actividad, como el hundimiento de tierra como consecuencia del vaciamiento del yacimiento o problemas ecológicos por los derrames de petróleo producidos.

Abordajes y ataques terroristas[editar]

Debido a los abordajes producidos como protesta de grupos ambientalistas,[21] [22] amenazas de ataques con bombas[23] y el temor de ataques terroristas[24] como los del 11 de septiembre de 2001,[25] entre otros motivos, hay organismos gubernamentales en Estados Unidos que se encargan de la lucha contra el terrorismo marítimo en ese país, como por ejemplo la Guardia Costera de Estados Unidos, los SEALs y los Marines). Otros países como México también cuentan con grupos de élite que operan en ese sentido, incluyendo misiles antiaéreos y radares.[26] [25]

Accidentes y derrames de petróleo en el mar[editar]

Incendio de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon.
Derrame de petróleo producido por el accidente anterior. La mancha de petróleo se ve como hilos grises y blancos en dirección noreste.

En julio de 1988, 167 personas murieron cuando la plataforma Piper Alpha de la empresa Occidental Petroleum Corporation, que se ubicaba en el campo de Piper en el sector británico del Mar del Norte, estalló después de una fuga de gas y se hundió en 22 minutos.[27] En el accidente fallecieron 166 de las 232 personas que trabajaban en la plataforma. Una más murió al día siguiente. La mayoría de las muertes no se debieron al siniestro en sí (en el cual murieron dos trabajadores), sino a que que esperaban ser rescatados en helicóptero en la zona de alojamiento, pues no había planificada ninguna otra forma de escape. Pero esta no era a prueba de humo, por lo que murieron por inhalación de monóxido de carbono. De las personas rescatadas, 23 salvaron sus vidas por arrojarse al mar. Además, las otras dos plataformas en la zona, que enviaban petróleo a la costa a través de la Piper continuaron haciéndolo a pesar de las advertencias de los barcos en la zona, porque pensaban que en la plataforma podrían controlar el incendio.[28]

Debido al accidente, William Cullen de Whitekirk realizó un informe posteriormente conocido como Informe Cullen, en el cual se resaltaban una serie de áreas. Las que más críticas despertaron fueron la gestión de la empresa, el diseño de la estructura, la capacitación del personal y el permiso de trabajo del sistema. El informe fue encargado en 1988 y entregado noviembre de 1990.[27] [28] Como resultado, se realizaron cambios en las instalaciones nuevas, como por ejemplo alojar el personal a bordo ya no en la propia plataforma dedicada a la extracción de crudo, sino en plataformas diferentes pero conectadas con la anterior.[28] También se realizaron mejoras en capacitación y tecnología.[27]

El mayor derrame de petróleo registrado hasta junio de 2011 fue el originado por el incendio y posterior explosión de la plataforma Deepwater Horizon, en el que murieron 11 personas. La misma se encontraba trabajando en la explotación del pozo "Macondo", por la firma British Petroleum, quien la subarrendaba a Transocean.[29] La plataforma se encontraba ubicada a 75 Km de las costas de Venice.[30] Debido a que la fuga se produjo en el pozo a 1.200 m de profundidad, las tareas para sellarlo se vieron dificultadas, requiriendo varios meses de labor, incluyendo varios intentos fallidos. Desde el accidente -el 20 de abril de 2010- hasta que la empresa pudo cerrarlo -en agosto de ese año- "Macondo" virtió al mar un promedio de 800.000 litros diarios de petróleo en el entorno de su emplazamiento en el Golfo de México.[29] Debido a que el petróleo es un hidrocarburo hidrofóbico, al vertirse forma una capa delgada sobre la superficie del agua. Esta capa fue empujada por el viento y las mareas por muchos kilómetros, alcanzando la costa y causando daños en el medio ambiente, la pesca, la fauna marina y costera, las playas, etc. BP debió pagar 75 millones de dólares como indemnización, además de hacerse cargo de los costos de la limpieza del combustible vertido.[29] En abril de 2011 la empresa se comprometió a desembolsar 1 000 millones de dólares para la restauración de la costa del Golfo de México perjudicada por el accidente.[31]

Un riesgo natural no controlable lo constituye el propio medio ambiente, debido a que el oleaje y la salinidad pueden afectar las estructuras. En 2008 el huracán Ike destruyó 49 plataformas en el Golfo de México,[32] sin llegar a los daños producidos en 2005 por los huracanes Katrina y Rita, que destruyeron 100 plataformas en la misma zona.[33]

Daño local y ecológico[editar]

El campo de petróleo Goose Creek fue el primer sitio en el que ocurrieron hundimientos de tierra atribuidos a la remoción del petróleo bajo la superficie.[34] Debido a ello viviendas, carreteras, empresas e incluso partes del yacimiento que estaba en tierra a principios del siglo XX cuando el campo comenzó a ser explotado, en 1991 ya se encontraban bajo el agua de la bahía Tabbs. El hundimiento inducido por el movimiento a lo largo de las fallas en el campo también causó algunos terremotos de origen local en el área de Houston.[35]

Entre 1922 y 1927 la explotación comercial de petróleo en el Lago Maracaibo fue muy intensa, hasta su disminución por la merma del recurso y la falta de competitividad frente a la caída de los precios del crudo en Estados Unidos. Ese período de actividad trajo consigo múltiples problemas ambientales. Uno de los primeros fue el vertido de crudo en las propias aguas del lago, aunque el mismo se utilizaba además para aprovisionar de agua dulce a la población, los operarios y la operativa general de las empresas petroleras. Como resultado el agua se había vuelto negra, imposibilitando su uso doméstico tanto para beber como para las tareas domésticas (cocinar, lavar la ropa, etc). La pérdida del lago como recurso de agua potable se vio reforzada por el ingreso mensual de miles de litros de agua salada debido a las operaciones de lastre y alijo de los barcos petroleros (que en aquella época eran barcos a vapor). Esto encareció el precio del agua, disminuyó la pesca y otras actividades similares en la zona y afectó otras especies marinas como las aves acuáticas. El agua negra también se pegaba en la piel de los habitantes de las zonas aledañas y ensuciaba la arena de la costa. Parte de los derrames se debían a las propias maniobras de extracción (mayor presión en las mangas, por ejemplo) y otras a la operativa para cargar el crudo en los vapores. Se constituyó una comisión para investigar las múltiples denuncias que los vecinos habían realizado durante años, y en conjunto con una ley de vigilancia (aprobada el 11 de julio de 1928) se hicieron numerosas recomendaciones para mejorar la situación que fueron acatadas por algunas empresas. Sin embargo, no fue cumplido por todas, e incluso se realizaron tareas de dragado para permitir el acceso de barcos de mayor calado, acelerando su salinización. [36]

Construcción de la plataforma Brent Spar en Holanda, en 1975.

Un problema colateral radica en el destino final de las plataformas una vez que su vida útil acaba. Científicos de Estados Unidos y Australia[37] propusieron hundir las plataformas petroleras en desuso para crear arrecifes artificiales, en vez de desmantelarlas (lo que implica un alto costo).[38] De esta forma se crearían refugios para muchas especies de peces amenazadas. La NOAA dijo que está considerando esta propuesta, pero se quiere dinero para estudiar los efectos de las plataformas en detalle.[39]

Sin embargo, esta costumbre había entrado en desuso después de que en febrero de 1995 Greenpeace comenzara una campaña en contra del hundimiento por parte de Shell de una plataforma de almacenamiento de petróleo llamada Brent Spar, para impedir que el fondo océanico fuese utilizado como basurero. La idea de Shell era hundirla a 150 millas frente a Escocia, en el Océano Atlántico. Según un informe el hundimiento le habría costado a Shell 16 millones de dólares, mientras que desmantelarla en tierra hubiera representado cerca de 70 millones. Las acciones desembocaron en protestas, manifestaciones y boicots a las estaciones de servicio de la petrolera en varios países de Europa, incluyendo ataques con bombas incendiarias y tiroteos. La confrontación finalizó el 20 de junio de 1995, cuando Shell acordó desmantelar la plataforma en tierra.[40]

Otros proyectos sugieren convertirlas en condominios o pequeñas ciudades alimentadas por energías renovables como paneles solares y energía eólica. Tal fue la idea de los malayos Ku Yee Kee y Hor Sue-Wern, con la que terminaron finalistas del concurso eVolo Skyscraper 2011. De esta forma se aprovecharían las habitaciones, los centros de recreación e incluso podrían contar con las facilidades de su propio laboratorio de investigación.[41]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Rdz, Alejandro (4 de mayo de 2011). «El ‘abc’ del petrólero: Las plataformas» (en español). Empleos Petroleros.org. Consultado el 14 de junio de 2011.
  2. Solar Navigator (ed.): «Oil Rigs and Platforms» (en inglés). Consultado el 20 de mayo de 2011.
  3. Mir-Babayev, Mir Yusif (2002). «Azerbaijan's Oil History. A Chronology Leading up to the Soviet Era.» (en inglés). Azerbaijan International 10 (2):  pp. 34 - 40. http://azer.com/aiweb/categories/magazine/ai102_folder/102_articles/102_oil_chronology.html. 
  4. Tompkins, Walker A. (1975). Santa Barbara, Past and Present. Santa Barbara, California: Tecolote Books. p. 80. 
  5. Wilder, Robert J. (1998). Listening to the sea: the politics of improving environmental protection. Pittsburgh, Pennsylvania: University of Pittsburgh Press. p. 30. ISBN 0822956632. 
  6. California Department of Conservation, Division of Oil, Gas, and Geothermal Resources (DOGGR). California Oil and Gas Fields, Volumes I, II and III. Vol. I (1998), Vol. II (1992), Vol. III (1982). p. 681. PDF disponible en CD desde www.consrv.ca.gov.
  7. Mir-Babayev, Mir Yusif (2002). «Azerbaijan's Oil History. A Chronology Leading up to the Soviet Era.». Azerbaijan Internartional 10 (2):  pp. 34 - 40. http://azer.com/aiweb/categories/magazine/ai102_folder/102_articles/102_oil_chronology.html. 
  8. «Goose Creek Oilfield». Handbook of Texas Online. Consultado el 24-12-2009.
  9. Acquisition of Goose Creek field: 2006 press release
  10. Betancourt, Rómulo; Universidad Católica Andrés Bello, Academia de Ciencias Políticas y Sociales (Venezuela) (2007). Universidad Católica Andrés. ed. Venezuela, política y petróleo (6 edición). 9789800111482. pp. 60. ISBN 9800111484. http://books.google.com.uy/books?id=aTRBbx7iom4C&pg=PA60&dq=pozo+barroso+N%C2%BA+2&hl=es&ei=J3TWTa3SLdOztwfYsIC1Bw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=3&ved=0CC4Q6AEwAg#v=onepage&q&f=false. Consultado el 20 de mayo de 2011. 
  11. Texera, Yolanda (2005). «IV. Venezuela: Gran laboratorio petrolero». En CDCH UCV (en español). Petróleo nuestro y ajeno: (la ilusión de modernidad). Colección Estudios. Compilado por Juan José Martín Frechilla. 9789800021897. pp. 152 - 154. ISBN 9800021892. http://books.google.com.uy/books?id=NZA24pVu4kQC&pg=PA152&dq=plataforma+petr%C3%B3leo+Lago+Maracaibo&hl=es&ei=MODWTeFHkaC3B_DbpY4H&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=9&ved=0CEwQ6AEwCA#v=onepage&q&f=false. Consultado el 21 de mayo de 2011. 
  12. «Maunsell Army Sea Force.» (en inglés). Undergroundkent.co.uk (19 de agosto de 2009). Consultado el 12 de junio de 2011.
  13. Office of Ocean Exploration and Research (15 de diciembre de 2008). «Types of Offshore Oil and Gas Structures». NOAA Ocean Explorer: Expedition to the Deep Slope. National Oceanic and Atmospheric Administration. Consultado el 23 de mayo de 2010.
  14. a b Laura Sánchez Acuña (7 de enero de 2010). «Plataformas Petroleras. Sus fabricantes en México». Petróleo y energía.com. Consultado el 8 de octubre de 2011.
  15. a b c Departamento de Energía y Medio Ambiente (España). «Tipos de plataformas petroleras marinas». Consultado el 3 de octubre de 2011.
  16. a b c d «Las plataformas petroleras en la Sonda de Campeche». México desconocido.com. Consultado el 8 de octubre de 2011.
  17. «Trabajo en una plataforma petrolífera – duro pero lucrativo». Profesión.es (3 de junio de 2008). Consultado el 14 de junio de 2011.
  18. a b «En una plataforma petrolífera». Wind Rose Network. Consultado el 14 de junio de 2011.
  19. Echemendia, Alejandro. «Buceo profesional - Bajo los límites de la presión.». Buceo XXI. Consultado el 14 de junio de 2011.
  20. «Potential for big spill after oil rig sinks». MSNBC. 22-04-2010. Consultado el 4 de junio de 2010. 
  21. El Mundo.es (22 de abril de 2011). «Greenpeace ocupa en Turquía una plataforma petrólífera camino a Groenlandia.». Consultado el 9 de junio de 2011.
  22. Blanca López Arangüena (22 de abril de 2011). «Escaladores de Greenpeace frenan el viaje de una plataforma al Ártico.». El País.com. Consultado el 9 de junio de 2011.
  23. EFE - El Mundo.es (10 de febrero de 2008). «Evacuada una plataforma petrolífera del Mar del Norte por una alerta de seguridad». Consultado el 3 de octubre de 2011.
  24. El imparcial.com (20 de mayo de 2011). «Al Qaeda planeó atacar plataformas petroleras: EU.». Consultado el 09 de junio de 2011.
  25. a b Milenio (16 de noviembre de 2008). «La Marina instala sistema de radares para cuidar la Sonda de Campeche». Consultado el 9 de junio de 2011.
  26. Iván Saldaña para Noticiero Televisa. «Guardianes de los mares.». En: esmas.com. Consultado el 9 de junio de 2011.
  27. a b c «Environment: The Cullen Report—Offshore Safety Case (Medioambiente: El Informe Cullen - Caso de Seguridad fuera de la costa)» (en inglés). oceanstaroec.com. Consultado el 22 de junio de 2011.
  28. a b c Lanzidey, Franco (Última modificación: 21 de junio de 2008). Instituto Superior Federico Grote (ed.): «Accidente en la plataforma petrolera PIPER ALPHA» (en español) (htm). Red Proteger. Consultado el 22 de junio de 2011.
  29. a b c Fernández García, Ricardo. «11» (en español). La dimensión económica del desarrollo sostenible. Editorial Club Universitario. pp. 257 - 260. ISBN 9788499483276. http://books.google.com.uy/books?id=pvTHRFcMYWYC&pg=PA259&dq=plataforma+petrolera&hl=es&ei=W-TTTez7D8Lr0QGRq8nqCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=3&ved=0CDgQ6AEwAjgK#v=onepage&q=plataforma%20petrolera&f=false. Consultado el 8 de junio de 2011. 
  30. El País.com. (22 de abril de 2010). «Se hunde la plataforma petrolera que explotó en el Golfo de México.». Consultado el 09 de junio de 2011.
  31. Restore the Gulf.gov (21 de abril de 2011). «NRDA Trustees Announce $1 Billion Agreement to Fund Early Gulf Coast Restoration Projects.». Consultado el 09 de junio de 2011.
  32. Diario Crítico de México. (19 de setiembre de 2008). «Destruye “Ike” 49 plataformas petroleras en el Golfo de México». Consultado el 11 de junio de 2011.
  33. ADN Mundo.com (16 de setiembre de 2008). «Ike afectó varias plataformas petroleras en el Golfo de México». Consultado el 11 de junio de 2011.
  34. Berman, Arthur E. «The Debate Over Subsidence in Coastal Louisiana and Texas». Houston Geological Society. Consultado el 27-12-2009.
  35. Garcia, T.D. "Subsidence and Surface Faulting at San Jacinto Monument, Goose Creek Oil Field, and Baytown, Texas". Field Trip Guidebook on Environmental Impact of Clays along the Upper Texas Coast. Prepared by Theron D. Garcia, Douglas W. Ming, and Lisa Kay Tuck for the Clay Minerals Society, 28th Annual Meeting. Held October 5–10, 1991, in Houston, TX. pp. A33-A44. Hosted with National Aeronautics and Space Administration Lyndon B. Johnson Space Center, and the Lunar and Planetary Institute.
  36. Bermúdez Briñez, Nilda (2006). «Los derrames de petróleo en el Lago Maracaibo entre 1922 y 1928». Universidad de Los Andes. Procesos Históricos. Revista Semestral de Historia, Arte y Ciencias Sociales.. http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/23171/1/articulo7.pdf. 
  37. «Científicos recomiendan hundir plataformas petroleras en desuso» (en español) (18 de abril de 2011). Consultado el 10 de junio de 2011.
  38. Page M, Dugan J, Love M, Lenihan H.. «Ecological Performance and Trophic Links: Comparisons Among Platforms And Natural Reefs For Selected Fish And Their Prey». Consultado el 10 de junio de 2011.
  39. SA Cox, CR Beaver, QR Dokken, and JR Rooker. (1996). «Diver-based under water survey techniques used to assess fish populations and fouling community development on offshore oil and gas platform structures.». In: MA Lang, CC Baldwin (Eds.) The Diving for Science…1996, "Methods and Techniques of Underwater Research". Proceedings of the American Academy of Underwater Sciences (16th Annual Scientific Diving Symposium). http://archive.rubicon-foundation.org/4689. 
  40. Klein, Naomi (2007) (en español). No logo: el poder de las marcas. Volumen 1 de Paidós Bolsillo. Paidós. pp. 531 - 535. ISBN 9788449319570. http://books.google.com.uy/books?id=W-UFEAi8op0C&pg=PA533&dq=hundimiento+de+brent+spar&hl=es&ei=dFnyTaq0MoX4sAOA_-XECw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=3&ved=0CDoQ6AEwAg#v=onepage&q=hundimiento%20de%20brent%20spar&f=false. Consultado el 10 de junio de 2011. 
  41. El Comercio.pe (7 de abril de 2011). «Viejas plataformas petroleras marinas podrían ser condominios sostenibles». Consultado el 3 de octubre de 2011.

Enlaces externos[editar]