Plan de continuidad del negocio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Un plan de continuidad del negocio (o sus siglas en inglés BCP, por Business Continuity Plan) es un plan logístico para la práctica de cómo una organización debe recuperar y restaurar sus funciones críticas parcial o totalmente interrumpidas dentro de un tiempo predeterminado después de una interrupción no deseada o desastre. En los Estados Unidos, las entidades gubernamentales se refieren al proceso como planificación de continuación de operaciones (en inglés Continuity Of Operations Planning, o sus siglas COOP).[cita requerida]

En lenguaje sencillo, BCP es el cómo una organización se prepara para futuros incidentes que puedan poner en peligro a ésta y a su misión básica a largo plazo. Las situaciones posibles incluyen desde incidentes locales (como incendios, terremotos, inundaciones, tsunamis etc.), incidentes de carácter regional, nacional o internacional hasta incidentes como pandemias, etc.

Introducción[editar]

La continuidad del negocio es un concepto que abarca tanto el plan para la recuperación de desastres (DRP) como el plan para el restablecimiento del negocio. Recuperación de desastres es la capacidad para responder a una interrupción de los servicios mediante la implementación de un plan para restablecer las funciones críticas de la organización. Ambos se diferencian de la planeación de prevención de pérdidas, la cuál implica la calendarización de actividades como respaldo de sistemas, autenticación y autorización (seguridad), revisión de virus y monitoreo de la utilización de sistemas (principalmente para verificaciones de capacidad). En esta ocasión hablaremos sobre la importancia de contar con la capacidad para restablecer la infraestructura tecnológica de la organización en caso de una disrupción severa.

Este plan es la respuesta prevista por la empresa ante aquellas situaciones de riesgo que le pueden afectar de forma crítica. No importa el tamaño de la empresa o el coste de las medidas de seguridad implantadas, toda organización necesita un Plan de continuidad de negocio ya que tarde o temprano se encontrara con una incidencia de seguridad.

Lo primero que se debe realizar es un análisis del impacto al negocio (BIA). Éste es básicamente un informe que nos muestra el coste ocasionado por la interrupción de los procesos de negocio.

Una vez obtenido este informe, la compañía tiene la capacidad de clasificar los procesos de negocio en función de su criticidad y lo que es más importante: establecer la prioridad de recuperación (o su orden secuencial).

En el BIA se identifican los componentes claves requeridos para continuar con las Operaciones de Negocio luego de un incidente, dentro de estos componentes se encuentran:

  • Personal requerido
  • Áreas de trabajo
  • Registros vitales- Backups de información
  • Aplicativos críticos
  • Dependencias de otras áreas
  • Dependencias de terceras partes
  • Criticidad de los recursos de información
  • Participación del personal de seguridad informática y los usuarios finales
  • Análisis de todos los tipos de recursos de información

Tres aspectos claves para el análisis:

  • Criticidad de los recursos de información relacionados con los procesos críticos del negocio
  • Período de recuperación crítico antes de incurrir en pérdidas significativas
  • Sistema de clasificación de riesgos

Una estrategia de Recuperación es una combinación de medidas preventivas, detectivas y correctivas para:

  • Eliminar la amenaza completamente
  • Minimizar la probabilidad de que ocurra
  • Minimizar el efecto

Las interrupciones más prolongadas y más costosas, en particular los desastres que afectan a las instalaciones, requieren recuperación (offsite).

Aplicación[editar]

El plan de continuidad de negocio abarca todos los sectores de negocio, dado con más énfasis en aquellos donde la disponibilidad de la información es su mayor activo. A partir del 11 de septiembre de 2001, los planes de continuidad de negocio cobraron importancia abarcando con mayor cobertura a compañías del sector financiero y sus asociados, donde hoy en día tiene su mayor aplicación. No hay importancia del tamaño de la empresa o institución, un plan de continuidad puede ser aplicado tanto a empresas grandes, medianas, pequeñas e incluso micro empresas. Como todo proceso, la aplicación de un plan de continuidad involucra determinados pasos obligatorios para garantizar la funcionalidad del mismo, estas fases son:

  1. Fase de análisis y evaluación de riesgos
  2. Selección de estrategias
  3. Desarrollo del plan
  4. Pruebas y mantenimiento del plan.

Mantenimiento[editar]

Este plan es la respuesta prevista por la empresa ante aquellas situaciones de riesgo que le pueden afectar de forma crítica .No importa el tamaño de la empresa o el coste de las medidas de seguridad implantadas, toda organización necesita un Plan de continuidad de negocio ya que tarde o temprano se encontrará con una incidencia de seguridad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía adicional[editar]

International Organization for Standardization
  • ISO/IEC 27001:2005 (antes BS 7799-2:2002): Sistema de gestión de la seguridad de la información.
  • ISO/IEC 27002:2005 (renumerado ISO17999:2005): Código de práctica. Gestión de seguridad de la información.
  • ISO/IEC 27031:2011: Tecnología de información - Técnicas de seguridad - Guías para preparación de tecnologías de información y comunicaciones para continuidad de negocios.
  • ISO/PAS 22399:2007: Guía para la preparación frente a incidentes y la gestión de continuidad operacional.
  • ISO/IEC 24762:2008: Directrices para los servicios de recuperación de desastres de las tecnologías de información y comunicaciones.
  • IWA 5:2006: Preparación para emergencias.

Enlaces externos[editar]

Organizaciones Internacionales de Continuidad del Negocio
Comunidades, foros y noticias BCM y relacionados