Plan Morgenthau

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El llamado Plan Morgenthau fue una de las propuestas aliadas para ocupar Alemania al ser derrotado este país en la Segunda Guerra Mundial. Este plan fue propuesto en 1944 por el entonces Secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Henry Morgenthau Jr., y se caracterizó por la aplicación de severas medidas hacia la Alemania derrotada, cuyo objetivo era evitar que un estado alemán alcanzara suficiente poder militar para atacar a alguno de sus vecinos de nuevo, desposeyéndola tras la guerra de todo su potencial industrial. Como muestra del resentimiento antialemán por considerarlo responsable de la guerra, entre algunas otras de las medidas contempladas estaba el plan para esterilizar a los varones alemanes menores de cuarenta años. El Plan Morgenthau sería rechazado a favor de la llamada línea Oder-Neisse, que definió las actuales fronteras alemanas.

Contenido[editar]

Los principales aspectos del Plan Morgenthau eran los siguientes:

Desarrollo fallido[editar]

El Presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt fue convencido por Morgenthau para que le presentase el plan al premier británico Winston Churchill en una conferencia en Quebec, el 16 de septiembre de 1944. Churchill inicialmente estuvo renuente a firmar un documento, pero fue disuadido y se firmó un memorando donde se indicaba que en el futuro, debería buscarse la manera de eliminar las industrias armamenticias de Alemania en las regiones del Ruhr y del Sarre.

No obstante, el plan se filtró a la prensa, y la negativa reacción del pueblo estadounidense al mismo obligó a Roosevelt a distanciarse públicamente del plan Morgenthau, si bien en futuras conferencias intentaría reintroducir algunos puntos.

Al conocerse el plan en Alemania, el Ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, utilizó estos planes estadounidenses para explotar el nacionalismo alemán, ya que argumentaba que continuar la guerra era la única manera posible de mantener el estado alemán. El resultado fue un recrudecimiento de la resistencia alemana, lo que vino a reforzar en EE.UU. la opinión desfavorable a dicho plan.

Al disminuir la influencia de Morgenthau ante el presidente Roosevelt, se empezó a ver el Plan Morgenthau como una solución que entregaría un estado alemán debíl a la Unión Soviética, por lo que los aliados occidentales lo rechazaron. No obstante, durante la ocupación aliada de Alemania, se aplicaría un programa de desindustrialización, cuyo principal resultado sería la disminución de la producción de acero alemana.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]