Plan Dalet

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Plan Dalet o Plan D (en hebreo: תוכנית ד') fue elaborado por dirigentes sionistas tras la resolución de la ONU en 1947 de crear dos estados separados, uno judío y otro árabe, en el territorio de Palestina. El objetivo de este plan era controlar las zonas del estado hebreo y defender sus fronteras. No queda claro si se trató de una operación militar ofensiva o defensiva por las siguientes razones:

  • Por un lado, se describe como la "autodefensa contra la invasión de fuerzas regulares y semirregulares"
  • Otros historiadores hablan de "limpieza étnica",[1] de expulsión sistemática de los palestinos mediante saqueos, incendio de bienes, bombardeos e intimidación.

La naturaleza y el propósito del Plan Dalet ("D") es una de las discusiones más polémicas de la guerra árabe-israelí de 1948. Esencialmente, se trata de la planificación que proporcionó directivas al personal militar israelí contra las fuerzas árabes.

Contexto[editar]

Mientras el pueblo judío celebraba la creación de su estado tras la aprobación del Plan de la ONU para la partición de Palestina de 1947, la Liga Árabe rechazaba la resolución y advertía que iba a llevar adelante las acciones que consideraba necesarias para evitar la ejecución de la partición del territorio palestino.

El primer secretario de la Liga Árabe, el egipcio Abdel Rahman Azzam, sostenía que "nada se iba a conseguir mediante conciliación o paz (...), es muy tarde para una solución pacífica". En ese entonces, el 67% de la población total de Palestina era árabe.

Tras la resolución de la ONU, el Yishuv (comunidad judía en Palestina) se encontró luchando dos guerras: una contra los francotiradores y los bloqueos en las carreteras que atacaban a los judíos que pasaban por el lugar, sobre todo entre las ciudades de Tel Aviv y Jerusalén.

El Haganá (Fuerzas de Defensa judía) respondió a los ataques con acciones que fueron calificadas como de “venganza” y “castigo” hacia aquellos que apoyaran a los luchadores árabes, tanto internos como externos. En algunos casos, pueblos y barrios que habían decidido quedarse fuera del conflicto e incluso habían acordado no agredir comunidades judías vecinas, fueron víctimas de esas acciones. Esto fomentó la hostilidad y dio lugar a nuevos ataques, cada vez más violentos. En febrero de 1948, la Haganá comenzó a cumplir la orden de apoderarse de las áreas árabes de Jerusalén Occidental y poblarlas con judíos. En marzo, se da comienzo al Plan "D", originalmente creado para implementarse el 15 de mayo, en ausencia de las autoridades británicas que en esa fecha abandonarían el territorio.

El plan[editar]

En la noche del 31 de marzo de 1948, David Ben Gurión se reúne con el alto mando de la Haganá, tras el informe[2] emitido por el servicio de inteligencia de esta última, ese mismo día. En esa reunión, se aprueba que la Operación Najshón sea ejecutada el 4 de abril. Esta operación, que tenía como objetivo llevar un convoy a Jerusalén y limpiar la ruta entre esta ciudad y Tel Aviv (abrir un "corredor"), en la práctica comienza en la noche del 2 al 3 de dicho mes. Nunca se pudo comprobar si dicha operación formó parte o no del Plan Dalet.[cita requerida]

Bases, objetivos y desarrollo[editar]

El objetivo planteado por los líderes de la Haganá era hacerse con el control de las zonas del estado hebreo y defender sus fronteras. También buscaban controlar las zonas de concentración y asentamiento judío localizadas fuera de las fronteras [del estado hebreo] frente a las fuerzas regulares, semirregulares y menores que operaban desde bases fuera o dentro del estado.

El plan se basaba en tres planes anteriores:

Como estos planes se diseñaron para abordar la situación dentro del país (los primeros dos planes abordaban la primera fase de los incidentes mientras que el tercero, la posibilidad de una invasión por ejércitos regulares de los países vecinos), el objetivo del Plan Dalet definitivo, terminado el 10 de marzo de 1948, fue rellenar las lagunas de los tres planes previos y hacerlos más adecuados para la situación que se esperaba al terminar el gobierno británico en el país.

El plan definía al "enemigo" que, según las asunciones básicas de la Haganá, estaba compuesto por:

  • Las fuerzas semirregulares del Ejército de Liberación afiliado a la Liga Árabe, que opera desde bases ya ocupadas o a ocupar en el futuro.
  • Las fuerzas regulares de los países vecinos, que se filtrarían a través de las fronteras o desde bases dentro del país (la Legión Árabe).
  • Pequeñas fuerzas locales que operaban u operarían, desde bases dentro del país y dentro de las fronteras del estado hebreo.

Las tres fuerzas, según decía el plan, se activarían al mismo tiempo conforme a un plan operativo conjunto, y en ocasiones se coordinarían tácticamente. Dentro de las operaciones que la Haganá esperaba que el "enemigo" llevara adelante estaban el aislamiento y, en caso de ser posible, la ocupación de la Galilea oriental, la Galilea occidental y el Neguev. También la infiltración en el corazón de la zona de Sharon y Emek Hefer' en dirección a Qalqiliyyah-Herzliya y Tulkarm-Netanya y el aislamiento de las tres ciudades principales: Tel Aviv, Jerusalén y Haifa. Las consecuencias de estas acciones eran la ruptura de las líneas de suministro de alimentos y otros servicios vitales como agua y electricidad a los asentamientos judíos. Los métodos tácticos de las fuerzas árabes esperados eran ataques de las fuerzas regulares y semirregulares a los asentamientos con uso de armas de infantería pesadas y artillería de campo, vehículos blindados y fuerza aérea, ataques aéreos contra centros dentro de las ciudades ocupadas por los judíos y además, operaciones de hostigamiento tales como sabotaje y terrorismo llevadas a cabo por pequeñas fuerzas contra las arterias del transporte y los asentamientos para dar apoyo directo o táctico a las operaciones antes descriptas.

En consecuencia a estas acciones, los objetivos que debían cumplir las distintas fuerzas militares judías eran:

  • Fortalecer el sistema de defensa fijo diseñado para defender las zonas y coordinar su despliegue regional.
  • Bloquear las principales rutas de acceso del enemigo a las tierras del "estado hebreo" mediante operaciones y medidas adecuadas.
  • La consolidación del aparato defensivo.
  • Despliegue de fuerzas en las grandes ciudades.
  • Control de las principales arterias de transporte en todo el país.
  • Rodeo de las ciudades enemigas.
  • Ocupación y control de las posiciones enemigas de la línea de frente.
  • La Fuerza Móvil Estratégica (PALMAJ) sería la responsable de llevar a cabo contraataques dentro y fuera de las fronteras del país.

Consecuencias[editar]

El 11 de junio de 1948 se realizó un cese general al fuego. Jerusalén Occidental, incluyendo las áreas palestinas de las que se había expulsado a los habitantes, se encontraban bajo control de los judíos. Jerusalén Oriental y la Ciudad Vieja (incluyendo el barrio judío) quedaron en manos de los jordanos. No obstante, la lucha pronto se reanudó y recién en enero de 1949, culminó la denominada "Guerra de la Independencia" del estado judío. Desde el conflicto de 1948, Israel ha estado involucrado en varias guerras con el mundo árabe y los palestinos: la Guerra del Sinaí en 1956, la Guerra de los Seis Días de 1967, la consiguiente Guerra de Desgaste, la Guerra de Yom Kipur en 1973, la Guerra con Líbano en 1982, la Guerra de Desgaste en Líbano, la Primera y Segunda Intifada de 1987 y 2000, y la Segunda Guerra con Líbano en 2006. En la actualidad, siguen las negociaciones para instaurar la paz en la región y las conversaciones, mediadas por los Estados Unidos, continúan entre el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el presidente palestino Mahmud Abás.[3]

Referencias[editar]