Plácido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Plácido
Ficha técnica
Dirección
Ayudante de dirección Juan Estelrich
Dirección artística Luis García Berlanga
Producción Alfredo Matas
Guion Rafael Azcona
José Luis Colina
José Luis Font
Luis García Berlanga
Música Miguel Asins Arbó
Maquillaje Rodrigo Gurrucharri
Fotografía Francisco Sempere
Montaje José Antonio Rojo
Vestuario Hermanos Peris
Color Blanco y negro
Protagonistas Amelia de la Torre
Mari Carmen Yepes
José María Caffarel
Manuel Alexandre
Elvira Quintillá
José Luis López Vázquez
Cassen
Amparo Soler Leal
Xan Das Bolas
Félix Dafauce
Julia Delgado Caro
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) España
Año 1961
Género Comedia
Duración 83 minutos
Idioma(s) español
Compañías
Productora Jet Films
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Plácido es una película española dirigida en 1961 por Luis García Berlanga.

De gran repercusión internacional en su momento y una de las mejores y más redondas comedias de su director, el film estuvo nominado al Óscar a la mejor película de habla no inglesa, finalmente derrotada por otra obra maestra de temática y estilo completamente distintos, Como en un espejo, de Ingmar Bergman.[1] El Instituto Valenciano del Audiovisual y la Cinematografía (IVAC) obtuvo una copia de la película en 2009, de la que no existían negativos, para lo que invirtió 20.000 euros.[2]

Argumento[editar]

Nochebuena en una pequeña ciudad de provincias española. Ollas Cocinex patrocina una subasta a la que acuden artistas de Madrid para invitar a cenar a un pobre en casa de cada familia de ricos. Mientras Plácido, contratado para que recorra por la ciudad una estrella navideña en su recién estrenado motocarro, debe abonar la primera letra del modesto vehículo antes de la puesta de sol.[1]

Producción[editar]

La película surge a partir de una campaña ideada por el régimen franquista que, bajo el lema «siente un pobre a su mesa», pretendía hacer crecer en el pueblo un sentimiento de caridad cristiana hacia los desheredados, pero que, en realidad, y como Berlanga consigue mostrarnos, esconde una manera de limpiar las conciencias burguesas, algo de lo que hoy se encargan los «telemaratones solidarios de Navidad», programas que Berlanga confesaba aborrecer.[3] La primera idea trataba de un banquete navideño en el que los ricos invitaban a los pobres, los primeros se comían las pechugas de los pollos y los segundos las alitas.[1]

Mientras Berlanga daba vueltas al guion, se incorporó al proyecto Rafael Azcona[1] (uno de los coguionistas de la película junto a José Luis Colina, José Luis Font y Berlanga), que tuvo que viajar a Roma durante la gestación del libreto para conocer la obra de Zavattini, pues en aquellos años trabaja al lado de diversos directores italianos.[3]

El título del guion era, al principio, «Siente un pobre a su mesa», pero el realizador se vio obligado, por problemas con los censores, a hacer un cambio de última hora, dándole finalmente a esta obra maestra el nombre de su principal personaje masculino.[3]

El rodaje se llevó a cabo en decorados de Manresa, aunque Berlanga buscaba poder hacerlo en interiores naturales, pero ningún rico se lo permitió, a excepción de un director catalán, amigo de Berlanga, que le dejó el comedor de su casa de Barcelona.[4]

Reparto[editar]

Cassen interpreta a Plácido Alonso, un riesgo que corrió Berlanga ya que no había realizado trabajos en el cine, aunque ya tenía una fama como humorista. Al final la interpretación de Cassen fue valorada como positiva por la crítica.[4]

José Luis López Vázquez interpreta a Gabino Quintanilla, el hijo del dueño de la serrería, coordinador de la campaña, "un malvado al que los pobres le importan un pimiento".[1]

Manuel Alexandre interpreta a Julián Alonso, el cuñado de Plácido.[1]

Recepción[editar]

Fue recibida con sorpresa por el gran público y aplaudida con énfasis por la crítica, fue nominada para el Óscar a la mejor película de habla no inglesa en 1962, obtuvo dos premios del Sindicato del Espectáculo, uno de ellos al actor de reparto para Manuel Alexandre y dos del Círculo de Escritores Cinematográficos, mejor película y mejor director. Algunos de los comentarios recibidos han sido de Víctor Erice, quien dijo: «El objetivo final de la película es mostrar la incomunicabilidad de las personas. Para mí, Berlanga es fundamentalmente un romántico.» Y de José Luis López Vázquez, que dijo: «Las películas de Berlanga son esperpentos no de la España de la época, sino de la España eterna.»[1] El crítico de El País Miguel Ángel Palomo: «La gran obra maestra de Berlanga estalla no sólo como impecable comedia costumbrista, sino también como un devastador retrato social.» En el momento de su estreno tuvo problemas con el villancico final de la película, donde dice: «Madre en la puerta hay un niño y gritando está de frío, ande dile que entre y así se calentará, porque en esta tierra ya no hay caridad, ni nunca la ha habido ni nunca la habrá.»[4]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]