Pitiriasis rosada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pityriasis rosea»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Pityriasis rosea
Pityriasis rosea.JPG
Una erupción ovalada de Pityriasis Rosea
Clasificación y recursos externos
CIE-10 L42
CIE-9 696.3
DiseasesDB 24698
MedlinePlus 000871
MeSH D017515
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La Pityriasis rosea, Pitiriasis rosada o pitiriasis de Gibert[1] es una erupción aguda de la piel, benigna, que posee una evolución conocida y distintiva. Sus lesiones iniciales son una placa heráldica que es seguida en una o dos semanas por una erupción generalizada secundaria con una distribución característica y que dura unas seis semanas.[2] [3]

Las causa de la pitiriasis rosada es desconocida, aunque comúnmente se cree que su origen reside en un herpesvirus del grupo 7.

La pitiriasis rosada puede afectar a miembros de ambos sexos. Afecta con mayor frecuencia a niños, adolescentes y adultos jóvenes de alta capacidad reproductiva. La mayoría de personas que la padecen tienen entre 10 y 35 años de edad. La condición tiene una mayor incidencia en primavera y otoño.

Por lo general no es contagiosa y posee una virulencia sumamente limitada, aunque ha habido casos de pequeñas epidemias en hermandades y bases militares .

Síntomas[editar]

Los síntomas incluyen:

  • Una infección respiratoria puede preceder a todos los demás síntomas hasta en un 68,8% de los pacientes.[4]
  • Clásicamente aparece una zona ovalada de color rosa o pardo, el llamado "escudo heráldico" (veces también se denomina "mancha heráldica" o "mancha madre"), de 2 a 10 cm localizada en el pecho o en la espalda.[5] [6] En ocasiones, la placa heráldica puede aparecer en una posición oculta (en la axila, por ejemplo) y no notarse de inmediato. La placa heráldica también puede aparecer como un grupo de pequeñas manchas ovaladas, y ser confundido con acné. En raras ocasiones, no aparece en absoluto.[5]
  • 7-14 días después de la placa heráldica, aparecen erupciones en el torso en forma de grandes manchas rosas o rojas, escamosas, de forma ovalada.[5] En el 6% de los casos puede ocurrir una distribución inversa, con la erupción sobre todo en las extremidades.[7] En general, la mayoría de las manchas ovaladas se reparten primero por el pecho, siguiendo la línea costal, formando una distribución característica de "árbol de Navidad".[5] Varios días después pueden aparecen pequeñas erupciones circulares en la espalda y el cuello. Es inusual que se formen lesiones en la cara, pero pueden aparecer en las mejillas o en la línea del cabello.
  • Aproximadamente una de cada cuatro personas con Pityriasis rosea sufren de picor leve o grave sintomático. (Es mucho más común una picazón moderada de la piel debido a un exceso de sequedad, sobre todo si el jabón se utiliza para limpiar las zonas afectadas.) La comezón es a menudo no específica, y se agrava si se rasca. Esto tiende a desaparecer cuando se desarrolla la erupción, y no suelen mantenerse durante todo el curso de la enfermedad.[5]
  • La erupción puede estar acompañada de un ligero dolor de cabeza, fiebre, náuseas y fatiga física.
  • La erupción puede aparecer también en el busto

Tratamiento[editar]

En general, al ser una enfermedad de carácter autolimitada, el manejo se limita al alivio sintomático, empleando antihistasmínicos de primera generación por su efecto sedativo para el alivio del prurito. Otra de las terapias empleadas es el uso de corticoides tópicos de mediana potencia (betametasona) sobre las lesiones para disminuir la inflamación y el prurito. La luz ultravioleta ha tenido resultados positivos en la pitiriasis rosada. La fototerapia puede ser considerada en pacientes con casos severos y con gran compromiso cutáneo. Aún falta la realización de otros estudios para comprobar la real efectividad de la fototerapia.

En un estudo simple-ciego no randomizado, se observó que altas dosis de aciclovir por una semana, fueron beneficiosos en cuanto a acortar el periodo del cuadro (de 38 a 19 días) además de disminuir la aparición de nuevas lesiones. Este tipo de estudios sugiere el efecto beneficioso del aciclovir durante la etapa sintomática del cuadro.[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

[5] [9] [6] [10] [11] [12] [13] [4] [7]

  1. http://www.menarini.es/images/dermatopatologia/Derma115.pdf
  2. Freedberg, et. al. (2003). Fitzpatrick's Dermatology in General Medicine. (6th ed.). McGraw-Hill. ISBN 0-07-138076-0.
  3. James, William; Berger, Timothy; Elston, Dirk (2005). Andrews' Diseases of the Skin: Clinical Dermatology. (10th ed.). Saunders. ISBN 0-7216-2921-0.
  4. a b Sharma, P (2000). J Am Acad Dermatol 42 (2 pt 1):  p. 241. 
  5. a b c d e f «Pityriasis rosea». American Academy of Dermatology (2000, 2003). Consultado el 04-06-2009.
  6. a b Habif, Thomas P (2004), Clinical Dermatology: A Clinical Guide to Diagnosis and Therapy (4th edición), Mosby, pp. 246-8, ISBN 0-323-01319-8 
  7. a b Tay, Y; Goh, C (829). «One-year review of pityriasis rosea at the National Skin Centre, Singapore». Ann Acad Med Singapore 28 (6). 
  8. PubMed TI Use of high-dose acyclovir in pityriasis rosea.AUDrago F, Vecchio F, Rebora A SOJ Am Acad Dermatol. 2006;54(1):82.
  9. Horn T, Kazakis A (1987). «Pityriasis rosea and the need for a serologic test for syphilis». Cutis 39:  p. 81. 
  10. Arndt, KA (1983). «Treatment of pityriasis rosea with UV radiation». Arch Dermatol 119:  p. 381. 
  11. Leenutaphong V, Jiamton S (1995). «UVB phototherapy for pityriasis rosea: a bilateral compatison study». J Am Acad Dermatol 33 (6):  p. 996. 
  12. Kempf, W; et al (1999). «Pityriasis rosea is not associated with Human herpesvirus 7». Arch Dermatol 135 (9):  p. 1070. 
  13. Chuang, T-Y; et al (1982). «Pityriasis rosea in Rochester, Minnesota, 1969 to 1978: a 10-year epidemiologic study». J Am Acad Dermatol 7:  p. 80. 

Enlaces externos[editar]