Piteas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Piteas
Pythéas.jpg
Estatua de Piteas en la fachada de la Bolsa de Marsella
Nacimiento c. 350 a.C.
Flag of Marseille.svg, Colonia griega de Masilia (actual Marsella)
Fallecimiento ¿?
Etnia griega
Ocupación Explorador, Mercante

Piteas (en griego Πυθέας, Pythéas) fue un marino griego nacido en Masilia, antigua colonia griega fundada por los focenses (hoy la moderna Marsella) alrededor de 350 a.C. Fue uno de los primeros griegos en cruzar el estrecho de Gibraltar y suyo fue el primer testimonio escrito en el que se llama a la península ibérica «Hispania»[cita requerida]; de hecho, se le atribuye el descubrimiento de que Hispania es una península.

Se especula que la razón primera de su viaje fue consecuencia de un descuido temporal del bloqueo del estrecho de Gibraltar por parte de los cartagineses entre 306 y 310 a.C., debido a sus luchas con los griegos de Sicilia. Otros suponen que franqueó el lugar en navegación nocturna, en 325 a.C. Hasta entonces los cartagineses controlaban el estrecho, impidiendo franquearlo para así defender sus colonias en costas africanas y ocultar la ruta hacia los centros de producción de estaño, que ellos monopolizaban desde su colonia de Gadir. Por tanto, la única ruta para conseguir estaño (principal componente del bronce), que supuestamente era producido en minas del norte de Europa, sin comerciarlo con los cartagineses era cruzando por tierra toda la Galia a través de la conocida como ruta del estaño (Galia). Un barco que consiguiera llegar a las zonas de producción de estaño y volver con el cargamento podría hacer un gran negocio.

Periplo de Piteas[editar]

En su viaje visitó la Galia (Francia), el monte Saint-Michel (la isla donde los comerciantes vendían el estaño limpio, al igual que en Cornualles)[cita requerida], Britania, Gran Bretaña, las islas Orcadas, las islas Shetland, y descubrió una lejana tierra a la que llamó Thule. Hasta hoy, los expertos discuten si Thule sería Islandia, una de las islas Feroe o incluso una parte de Noruega, pero se inclinan a pensar que se trata de la primera[cita requerida] por las descripciones de un «fuego siempre luciente», que podría hacer referencia a esa isla volcánica. Enfilando incansablemente hacia el norte, cruzó el círculo ártico, hasta que los témpanos no le dejaron avanzar más. Sus fines eran sobre todo económicos, pero todo el avance producido más allá del monte Saint-Michel se debe solamente a su propio espíritu explorador y aventurero. Su viaje tuvo un recorrido de 7 000 a 7 500 millas, igualando al primer viaje de Colón. Viajó con un solo barco y su travesía duró un año.

En el viaje de regreso pasó frente a las costas de Dinamarca, pasó nuevamente por Britania y regresó sano y salvo al puerto de Masalia. Una vez de vuelta, enriquecido con la mercancía conseguida, escribió un libro relatando con detalle y objetividad su viaje, Sobre el Océano (Περί τοῦ Ὠκεανοῦ), siendo éste uno de los considerados periplos de la antigüedad, antecesores de los actuales derroteros.

Logros[editar]

Piteas fue uno de los navegantes más científicos de la antigüedad. Determinó la posición precisa del polo norte celeste (que no coincide exactamente con la Estrella Polar), calculó la latitud de su ciudad (Marsella), con un mínimo de error (43º3 en lugar de los 43º17 N). Hizo observaciones del sol en su viaje que contribuyeron para que geógrafos posteriores identificaran paralelos de latitud. Fue el primero en observar el Sol de medianoche,[1] la Aurora boreal y en vincular las fases de la luna con las mareas.[2]

Durante varios siglos, todo lo conocido sobre las regiones nórdicas (Bretaña, Irlanda, Gran Bretaña y el Mar del Norte) derivó de la información que él aportó.[3] Registró el nombre local de las Islas Británicas en griego, Πρεττανική (Prettanikḗ), que luego derivó en los textos del historiador Diodoro en Pretannia, y posteriormente, Britannia.

Consideración de autores posteriores[editar]

A causa de los relatos de sucesos «extraños» que aparecen en sus escritos, muchos sabios de la antigüedad desdeñaron sus enseñanzas como absurdas, incluso si daban crédito a leyendas y noticias más estrañas aún.[1] Entre los que lo trataron de embustero se encuentran Polibio, Artemidoro y Estrabón. No obstante, entre sus defensores había eruditos de no menor consideración, como Timeo, Hiparco, Eratóstenes o Posidonio. Aunque ninguno de los escritos de Piteas se ha conservado íntegro, han llegado a la actualidad buena parte de sus ideas gracias a las continuas polémicas que se mantuvieron por su causa.[1]

Aún hoy sigue considerándose una hazaña increíble, cómo un barco a remos de bajo calado y preparado solamente para costear el Mediterráneo, pudo hacer un viaje de míles de kilómetros por el Atlántico norte, por mares congelados y embravecidos. Toda una aventura que tardaría siglos en ser reconocida y aún más en ser emulada.[cita requerida]

Fuentes sobre sus escritos[editar]

Las principales fuentes que permitieron recuperar parcialmente los escritos de Piteas son:

Referencias[editar]

  1. a b c García y Bellido, Antonio (1945). España y los españoles hace dos mil años: según la Geografía de Strábon. Buenos Aires / México: Espasa Calpe. 
  2. Duane W. Roller, "Through the Pillars of Herakles", 1 edition (February 15, 2006), ISBN-13: 978-0415372879, pp. 57-91
  3. Lionel Casson, The Ancient Mariners, Princeton University Press; 2 edition, (August 26, 1991), ISBN-13: 978-0691014777, pp. 124-126

Enlaces externos[editar]