Pirámide (arquitectura)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pirámide (construcción)»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Una pirámide (del latín pyrămis, -ĭdis, y éste a su vez del griego πυράμις,-ιδος pyrámis, -idos) es una construcción monumental, con forma piramidal, normalmente de base cuadrangular.

Orígenes[editar]

Esquema de mastaba.

Se ha discutido mucho sobre el origen de la forma partimales en la construcción humana. Las pirámides surgieron en distintas civilizaciones sin contacto entre sí, lo que ha dado pie a multitud de especulaciones de toda índole. Sin embargo, desde un punto de vista meramente estructural o constructivo, la forma piramidal es un resultado casi inevitable del simple deseo de ganar altura usan. En la antigüedad, la arquitectura común empleaba materiales fáciles de conseguir y manipular, tales como el barro o la madera. No obstante, este tipo de construcciones no perduraban en el tiempo. Cuando se deseaba un edificio más longevo, como una tumba, o un edificio emblemático, se recurría entonces a la piedra (o al ladrillo si no se disponía de lo primero). Las primeras construcciones de piedra por tanto obedecieron a propósitos funerarios o religiosos, y tanto en Egipto (mastabas) como en América, aunque miles de años después, ya adoptaron una forma troncopiramidal.

Con el tiempo, se empezaron a edificar tumbas y plataformas religiosas encima de las anteriores[1] (quizás con la intención de manifestar mayor poder que el predecesor). Este tipo de prácticas derivó en las pirámides escalonadas; un tipo de construcción muy similar a los zigurat mesopotámicos.

No queda constancia de los motivos que impulsaron el paso desde este punto a la típica pirámide pentaédrica, aunque no es descabellado pensar que el salto formal fuera simplemente estético.[1]

Pirámide escalonada. Saqqara.
Pirámide clásica. Dahshur.

Construcción[editar]

Falsa bóveda en Guiza.

Aunque esencialmente las pirámides consistían en "simples" apilamientos de piedra, requirieron un enorme esfuerzo, habilidad, ingenio y capacidad organizativa para su construcción. A pesar de que algunas civilizaciones que construyeron estos monumentos conocían el arco de descarga (como la egipcia), emplearon preferentemente estructuras adinteladas. Sin embargo, los grandes dinteles de piedra eran incapaces de soportar las tremendas presiones ejercidas sobre ellos sin fracturarse, de modo que para abrir estancias y pasillos interiores recurrieron a la técnica de la falsa bóveda, consistente en ir aproximando ligeramente de forma escalonada las hiladas de los muros, hasta conseguir un efecto similar al de un arco apuntado, pero con dovelas horizontales.

Los recubrimientos exteriores de estos edificios variaron mucho de unas culturas y épocas a otras, encontrándose desde revestimientos de piedra caliza hasta estucos.

El proceso de tallado de las piedras era extremadamente lento, ya que éstas solían ser piedras duras (tipo granítico). Para trabajarlas se utilizaron herramientas de bronce y sílex, y el pulimentado se conseguía mediante frotado con el propio polvo de las piedras o con abrasivos más duros como el polvo de cuarcita.[2]

La ausencia de documentos ha imposibilitado conocer los métodos constructivos empleados en las pirámides antiguas, pero no hay constancia del empleo de la rueda, por lo que las teorías más aceptadas especulan con rampas o espirales exteriores[3] sobre las que se irían deslizando los bloques mediante palancas.[4]

Sólo a partir del siglo XX, tras la popularización del acero y el vidrio como materiales de construcción, los arquitectos han vuelto a incorporar la pirámide a su repertorio formal.

Simbolismo[editar]

La forma piramidal ha fascinado al hombre desde siempre, hasta el punto de que se ha acuñado el término piramidología para referirse al conjunto de creencias pseudocientíficas que dotan a las pirámides, o por extensión a la forma piramidal, de poderes místicos o sobrenaturales.

Quizás por ser las más antiguas y geométricas, las pirámides egipcias han gozado de mayor popularidad simbólica, y muy especialmente la pirámide de Keops, que sin duda debió causar sensación con sus 146 metros de altura y su recubrimiento de lisa piedra caliza coronado con un piramidión de oro,[4] refulgiendo en la planicie desértica.

Listado de obras[editar]

Egipcias[editar]

Las pirámides de Guiza (Egipto).
Pirámide de Kukulcán, Chichen Itzá (México).
Hotel Luxor, Las Vegas (EUA).

Eran monumentos funerarios que evolucionaron, como muchas otras pirámides de otras culturas, a partir de los túmulos funerarios y luego de las mastabas hasta el colosal complejo de Guiza. Actualmente, en Egipto hay restos de más de cien pirámides, y más de la mitad conservan gran parte del núcleo pétreo, pero en casi todas ha desaparecido el revestimiento original de piedra pulida que, casi íntegro, sólo se puede contemplar en la Pirámide acodada de Dahshur.

La primera pirámide de la que se tiene constancia es una pirámide escalonada atribuida a Imhotep, y data del 2.700 a. C., mientras que las primeras pirámides llamadas "clásicas" (completamente prismáticas) están fechadas en torno al 2.500 a. C. Las pirámides de Huny y la «acodada», terminadas durante el reinado de Seneferu, están consideradas como los primeros intentos de pirámides prismáticas.

Entre las pirámides egipcias, las más importantes son:

Mayas[editar]

Normalmente consistentes en una pirámide escalonada que conducía a un templo en la cima. Se utilizaban con fines ceremoniales e incluso como observatorios y calendarios astronómico-astrológicos.

Los restos más antiguos se estima que datan del Preclásico 600 a.C. Entre las muchas pirámides mayas, destacan:

México Central[editar]

Basamentos piramidales de las culturas prehispánicas mexicanas. También llamadas a veces teocallis, entre las pirámides de esta zona mexicana destacan las dos principales de Tenochtitlán.

Occidente de México[editar]

Incas[editar]

Las pirámides incaicas prosiguen en gran medida la antigua tradición preincaica que se remonta al conjunto piramidal de Caral y luego de Chan Chan.
Las pirámides incas, también llamadas huacas o guacas (del quechua waca, dios de la casa) son en realidad basamentos piramidales concebidos como residencias de las distintas deidades, si bien los mochicas las emplearon para fines administrativos.
Entre los quechuas era frecuente la construcción de una estrucutura piramidal de pequeñas o medianas proporciones llamada ushnu, la cual rememoraba a una montaña. Esta especie de pirámide ubicada usualmente en el centro de las poblaciones cumplía funciones rituales (como una especie de altar) y administrativas (desde allí los jerarcas solían emitir sus mandatos).
Las pirámides truncadas preincaicas (es decir, sin remate en punta), fueron construidas generalmente con adobe; un material muy poco resistente al paso del tiempo, por lo que la mayoría de estas construcciones han desaparecido o se encuentran en estado ruinoso.

Otras construcciones piramidales[editar]

América

En América, allí donde se asentaron poblaciones a partir del desarrollo de la agricultura suelen encontrarse construcciones tumulares, como los grandes montículos de Cahokia en el centro de América del Norte, aunque las construcciones más monumentales son las antiguas pirámides erigidas en Mesoamérica, el actual sur de México y en Guatemala.

África
Asia

En la India no se construyeron pirámides de piedra; sin embargo, abundan mandir (templos) con forma cercana a las de las pirámides que, según su tipo, son llamados genéricamente gopuram, vimanam y sikhara. Como muchas pirámides, estas estructuras del hinduismo buscan remedar a una montaña, en este caso al sagrado Monte Meru (que en la simbología hinduista es el "axis mundi").

Por otra parte en el Tíbet, existen templo-palacios budistas que aunque no son estrictamente piramidales, tienen una cierta afinidad arquitectónica con ellas a partir de sus siluetas trapezoidales (semejantes a pirámides truncadas y escalonadas) como el Potala de Lhasa.

Europa

Pirámides modernas[editar]

Pirámides contemporáneas[editar]

La pirámide está estrechamente ligada a la construcción en piedra, ladrillo o adobe. La pirámide moderna sin embargo ya no es maciza, sino una superficie laminar soportada por una estructura metálica que adopta la forma piramidal por su simbolismo o plasticidad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]