Pienso compuesto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los piensos compuestos (forraje) son un alimento elaborado para animales que, según la normativa legal europea, están compuesto por «Cualquier sustancia o producto, incluido los aditivos, destinado a la alimentación por vía oral de los animales, tanto si ha sido transformado entera o parcialmente como si no».[1]

En muchos casos se pueden utilizar como alimento único, ya que está pensado para cubrir todas las necesidades del animal. Aunque hay unos tipos de pienso que se utilizan como alimento complementario a otros productos de la dieta.

Aunque cada pienso es especifico de cada animal, a veces se puede usar uno de otra especie distinta. Por ejemplo, el pienso para gatos puede servir de alimento para pajarillos insectívoros como golondrinas, vencejos o gorriones (ablandándolos en agua); o perros. Sin embargo, el de perro no sirve para gatos (le falta taurina) o el de conejos no vale para cobayas (le falta vitamina C).

Las necesidades nutricionales varían según la edad del perro o animal, el nivel de actividad, la raza o las sensibilidades específicas. Durante el crecimiento las necesidades de proteínas y calcio, entre otros nutrientes, son mayores en proporción a la cantidad. Las empresas productoras de pienso han llevado al desarrollo de soluciones específicas para cada raza. Con estas fórmulas se pretende responder a las necesidades de las distintas razas en materia de nutrición.

Para la fabricación de pienso compuesto se pueden utilizar desde materias primas especialmente elaboradas con ese fin (como los cereales u otro cultivo), sustancias sintéticas (como la urea, que los rumiantes pueden utilizar para producir proteína) hasta desechos de la industria alimentaria (como peladuras de patata y otros restos vegetales o de origen animal que no tienen salida para el consumo humano). también se utilizan otras fuentes como el suero de leche, subproducto de la fabricación del queso y que puede alimentar a la misma vaca de la que proviene la leche para elaborar ese queso. La harina de lombriz también es una fuente de proteína muy buena para animales como los cerdos.

Antes de la epidemia de encefalopatía espongiforme bovina (conocida comúnmente como «enfermedad de las vacas locas»), se alimentaba a las vacas con proteínas de origen animal, incluso restos de vacas. Actualmente, solo se pueden utilizar proteínas de origen vegetal, ya que es lo natural y el prion es imposible de destruir con seguridad, mediante tratamientos térmicos o de otro tipo.

Todos los piensos deben pasar unos controles para evitar que sean nocivos para el animal o los humanos que se alimentan con el animal o sus productos (leche, huevos, etc)

Otras formas de suplementación[editar]

Otra formas de suplementación, son unos bloques que contienen principalmente sales, calcio o melaza y se aprovecha para añadirle minerales, vitaminas, urea, etc.

También se les suele llamar lamederos y pueden tener cierto grado de sofisticación. Como un bloque en forma de rueda para que a medida que vaya girando se vaya desgastando uniformemente.

También se dejan recipientes con melaza con una composición similar a la de los bloques y una consistencia similar a la miel.

Estas formas de suplementación, permiten al animal obtener nutrientes extra cuando sienta la necesidad, pero también evita un consumo excesivo que les pueda perjuidicar. Con los lametones no puede tomar mucha cantidad.

Elaboración del pienso compuesto[editar]

Recepción de materias primas

A la fábrica de pienso llegan camiones que contienen los diferentes tipos de materias primas. Entre estas se encuentran el maíz, soja, afrecho, Granos de destileria, Gluten, Grasa y Melaza entre muchos otros. Idealmente antes de proceder a la descarga de las materias primas en las piqueras, debería ser tomada una muestra representativa de cada camión para su posterior análisis.

Almacenamiento de las materias primas

En silos se almacenan las materias primas sólidas, harinas, granos, etc. Otros productos como la soya pueden ser almacenados en bodegas planas. En silos de menor tamaño, y con un sistema de vapor para mantener las materias primas en estado líquido se almacenan las melazas y las grasas. Los minerales que llegan ensacados se almacenan en los pallets en una zona cubierta.

Silo de espera previo a la molienda. Molturación o molienda

Los granos es preciso molturarlos antes de la mezcla con el resto de las materias primas para facilitar la homogenización de la mezcla

Dosificación

En esta etapa se pesa cada materia prima que se incorpora a la mezcla para asegurar que estarán en las proporciones adecuadas.

Mezcla

Consiste en la homogenización de todos las materias primas incorporadas al pienso. En esta etapa se incorporan los minerales y aditivos.

Granulación

Algunos productos son granulados, ya sea en forma de pellet o en una extrusora, este es un proceso mecánico en el que confluyen varias fuerzas, como: fricción, presión, extrusión, así como incrementos de temperatura, que modifican ciertas características de las materias primas y que termina con una aglomeración de partículas que quedan en forma de gránulos o pellets.

Acondicionador

El alimento pienso caliente y húmedo entra en el sistema de enfriamiento, después de la granulación, donde puede haber peligro de acumulación de materia y riesgo de multiplicación bacteriana y de otros microorganismos. En esta etapa hay que controlar mucho la temperatura y procurar que el aire que entra en el enfriador provenga de una zona limpia.

Empaque

Cuando el producto está listo, este debe ser puesto a su disposición para el cliente final, esto se puede hacer colocándolo en sacos o transportado por medio de camiones graneleros hasta los silos de las granjas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Reglamento (CE) nº 178/2002.