Pieds-Noirs

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se denomina Pied-Noir (literalmente en francés, pies negros) a los ciudadanos de origen europeo que residían en Argelia y que se vieron obligados a salir de ese país tras la independencia en 1962. La mayor parte de ellos se trasladó a Francia, y una pequeña minoría se estableció en la Comunidad Valenciana (España), especialmente en la provincia de Alicante.

El término se aplica a todos los repatriados de Argelia. Hay que señalar que entre las personas que tuvieron que salir de Argelia había musulmanes, a los que se denominaba harkis (muchos de ellos militares y sus familias), que habían apoyado a las fuerzas políticas y militares francesas durante la contienda. Entre los no musulmanes, se incluye tanto aquellos de origen europeo como los pertenecientes a la comunidad judía local, de origen mayoritariamente sefardí.

Aparición del término[editar]

Archivo:Non-muslims in French Algeria.svg
Proporción de no-musulmanes en Argelia en 1954.      0 % - 2 %      2 % - 5 %      5 % - 10 %      10 % - 30 %      + 30 %

La aparición de este término data al parecer de la década de 1950, denominando pieds-noirs a cualquier ciudadano no argelino residente en esta colonia francesa. Otros sin embargo opinan que el término se empezó a usar entre 1951 y 1952, en los cuarteles franceses antes de que el término llegara a Argelia, para designar a los soldados franceses originarios del Magreb. Pero el término sólo empezó a aparecer en los medios de comunicación franceses alrededor de 1958, en un principio para designar a los franceses de Argelia con una clara connotación peyorativa. Fue a partir del éxodo de 1962 cuándo los propios interesados, una vez en Francia, se apropiaron de este término para la defensa de su identidad.

Antes de la guerra de independencia no existía en Argelia ninguna palabra para designar a los franceses de Argelia, sólo había denominaciones normales, como "argelinos" o "norteafricanos", términos referidos a la población de origen francés, ya que los indígenas eran llamados "árabes" o "musulmanes". En cambio, los franceses de Argelia sí que llamaban "Francaoui" o "Patos" a los franceses de la metrópoli.

Posibles explicaciones del término[editar]

De origen incierto, podría remontarse a principios del siglo pasado, entiéndose por pieds-noirs cualquier ciudadano no argelino residente en esta colonia. Hay distintas explicaciones acerca del uso de este término: se alude a los zapatos lustrados o a las botas negras de los primeros inmigrantes, al calzado de los soldados del ejército de África, a los pies de los colonos ennegrecidos limpiando las zonas pantanosas... Probablemente todas sean falsas.

Comunidades[editar]

Los Pieds-Noirs de Argelia eran en el momento de la independencia alrededor de un millón y medio de personas.

La comunidad de origen europea resultaba de una mezcla de poblaciones de orígenes variados, principalmente franceses, españoles, italianos, malteses, alemanes y suizos, que se habían entremezclado y adoptado el francés como lengua primera.

En 1849, las primeras estadísticas oficiales sobre la población de Argelia reflejan el origen de los colonos europeos:[1]

Población europea: Franceses Españoles Italianos Alemanes Suizos Anglo-Malteses Británicos
117 366
54 958 35 222 8 115 6 040 3 237 8 908 882

A estos se añadía la comunidad judía, instalada desde antes de la conquista árabe y sobre todo a partir de la expulsión de los judíos de España en 1492. Los judíos habían acogido calurosamente a los franceses en 1830 y se les fue otorgado en bloque el estatuto de ciudadanos franceses en 1870 (decreto Crémieux). Los judíos adoptaron desde entonces masivamente la cultura y la lengua francesas.

En 1959, los Pieds-Noirs eran 1.025.000 y representaban al 10,4 % de la población residente en Argelia. Su peso relativo iba a la baja tras haber alcanzado un máximo del 15,2 % en 1926. La mayor natalidad de la población musulmana estaba invirtiendo esta situación. A pesar de todo, la distribución de la población daba lugar a regiones con fuertes concentraciones de Pieds-Noirs como Annaba, Argel y sobre todo Orán, que había permanecido bajo control europeo desde el Siglo XVII. La población de Orán era europea en un 49,3 % en 1959. En la región de Argel, los Pieds-Noirs representaban un 35,7 % de la población. En Annaba eran un 40,5 %.

Argelia en el censo francés de 1926.

Al principio de la colonización hubo tensiones raciales entre los franceses y los otros europeos por un lado, y entre los europeos y los judíos por otro. En 1886, el 49% de los europeos de Argelia no eran franceses. Sin embargo, el gobierno francés decidió integrarlos con la población francesa, y a partir de las leyes de 1889 y 1893 se naturalizó automáticamente a todos los hijos de extranjeros nacidos sobre suelo argelino (ius soli), privilegio del que sin embargo no disfrutaba la población autóctona musulmana.

Así, los pieds-noirs adoptaron el sentimiento de ser una comunidad de destino en el marco de un sistema colonial, con todos los derechos de ser nacionales franceses (como el derecho de voto), frente a la población indígena musulmana árabe o bereber.

Sin embargo, ninguna fusión se produjo con los argelinos de cultura musulmana. Esto resultaba por un lado del estado de dominación en el que se encontraban, pero también por la barrera que constituía la religión en una población islamizada desde la antigüedad.

Los Pieds-Noirs durante la guerra de Argelia[editar]

A partir del 1 de noviembre de 1954, fecha conocida como la del levantamiento de Todos los Santos, Argelia cae de lleno en la violencia. Aunque las reivindicaciones independentistas de mayo de 1945, duramente reprimidas, representaron una ruptura clara entre los argelinos de cultura musulmana y la comunidad de origen europeo, a partir de los atentados de agosto de 1955 en la región de Constantina Argelia se sumerge en el caos. El asesinato de varios centenares de Pieds-Noirs por parte del FLN el 20 de agosto de 1955 en dicha región, en especial en Philippeville (Skikda) y El-Halia, tendrán una gran repercusión en el desarrollo posterior del conflicto. En ese momento se habla sólo de "acontecimientos" para designar un conflicto que evoluciona poco a poco hacia una auténtica guerra civil.

Muchos pieds-noirs se sintieron traicionados por el cambio de actitud del presidente Charles de Gaulle a lo largo de la guerra. El famoso "Les he entendido" (Je vous ai compris), pronunciado en un discurso en Argel el 6 de junio de 1958, y el "Viva Argelia francesa" (Vive l'Algerie Francaise) proclamado en Mostaganem, les engaña sobre las verdaderas intenciones del presidente de la República francesa cuyos escritos revelan que desde 1943 tenía una opinión clara con respecto a la futura independencia de Argelia. Según avanza el conflicto armado, De Gaulle aprobará el derecho a la autodeterminación del pueblo argelino antes de concederles el derecho a la independencia plena.

Frente a la deserción del Estado francés y a la ausencia de medidas concretas destinadas a proteger la minoría que representaban, muchos pieds-noirs participaron, sobre todo después del 19 de marzo de 1962, en la Organisation de l'Armée Secrète (OAS), una organización terrorista de extrema derecha constituida tras el intento de golpe de Estado del general Raul Salan en abril de 1961, para oponerse a la independencia de Argelia.[2] La conformaban principalmente padres de familias europeas con la ayuda de muchos militares franceses que en secreto les apoyaban y suministraban las armas necesarias para su defensa. Esta organización nace como contrapartida de la matanzas diarias que el FLN hacía en los barrios europeos [cita requerida]. Una gran parte de los principales militares y mandatarios del presidente francés eran en secreto de la OAS [cita requerida]. La OAS causó unas 1.500 víctimas entre franceses y argelinos.[3]

Éxodo[editar]

En los pocos meses que transcurrieron entre el final de la primavera y septiembre de 1962, 900.000 franceses, europeos y judíos abandonaron Argelia en medio del caos y de la desesperación. El gobierno había calculado que podían llegar a Francia 200.000 o 300.000 refugiados, para los que además no había previsto nada. Muchos se vieron obligados a dormir por las calles, puesto que ni habían ido nunca a Francia ni tenían familia ni apoyo.

En septiembre de 1962, Orán, Annaba, o Sidi-bel-Abbès habían quedado medio abandonadas. La administración, la policía, las escuelas se detuvieron durante tres meses. La población se trasladó masivamente a Francia, aunque un grupo significativo viajó a España, principalmente a la provincia de Alicante, donde se instalaron unos 30.000. Otros viajaron hasta más lejos, Canadá, Argentina o Estados Unidos. De los más de 140.000 judíos que había en Argelia, unos 24.000 emigraron a Israel, mientras que el resto se trasladó a Francia.[4]

Situación en Francia[editar]

Rechazo[editar]

Generalmente los pieds-noirs se sintieron discriminados a su llegada a Francia. Tuvieron que afrontar invectivas racistas, sobre todo procedente de los partidos de izquierda, que los caricaturizaban como colonos explotadores. En el verano de 1962, los Pieds-Noirs, desesperados y desprovistos, llegados en barcos sobrecargados, fueron recibidos por los estibadores con pancartas hostiles ("los Pieds-Noirs al mar") a su llegada al puerto de Marsella.

Algunos políticos (como el alcalde de Marsella, Gaston Defferre, que declaró en julio de 1962: "Marsella tiene 150.000 habitantes de sobra, que los pieds-noirs se vayan a otro sitio") tenían prejuicios frente a una población que no conocían, catalogada como constituida de colonos, racista, violenta y machista, y cuya estructura socio-profesional no podría adaptarse a la integración en una economía moderna.

En realidad, la vasta mayoría de los pieds-noirs pertenecían a la clase obrera, a un proletariado urbano de empleados, y a la pequeña burguesía. La población era urbana en un 85%, compuesta de pequeños funcionarios, artesanos y comerciantes, cuyo salario medio era inferior en un 15% al de la Francia metropolitana. El nivel de estudios raras veces superaba el certificado de estudios primarios. Solamente el 5% eran agricultores propietarios y las grandes fortunas eran escasas.

Ayudas para la integración[editar]

Sin embargo, tras la áspera recepción que tuvieron en Francia, los pieds-noirs se integraron rápidamente. El gobierno francés creó una Secretaría de Estado para los Repatriados (Secrétariat d'État aux Rapatriés) y un programa de acción social, la Action Sociale Nord-Africaine. En un primer tiempo se adoptaron diversas medidas de ayuda urgente, entre otras un subsidio para un periodo de 12 meses a partir de la fecha de su llegada a Francia. El gobierno les concedió subvenciones destinadas a facilitar la creación de pequeñas y medianas empresas, y a ayudarles en su "installación" en la metrópoli. En 1963, el total de las ayudas destinadas a los pieds-noirs y a los harkis se estimaba en 4.500 millones de francos, un 5 % del presupuesto del Estado francés en aquella época. Los primeros años, no fueron indemnizados por las pérdidas de sus propiedades argelinas, pero en julio de 1970 una ley estableció un sistema de compensación económica para los pieds-noirs y todos los refugiados de las antiguas colonias francesas.[5]

Contribuyeron al desarrollo económico de los años 1960, especialmente en Provenza y en Languedoc-Rosellón, ciudades anteriormente adormecidas conocieron un impulso económico que contribuyó a su dinamismo actual (Montpellier, Perpiñán, Niza, y particularme Marsella). En Córcega, fueron los principales beneficiarios del recién creado plan de mejora agrícola de la isla, la Sociedad de Economía Mixta para la Mejora de Córcega (Société d'économie mixte pour la mise en valeur de la Corse, SOMIVAC), que facilitó la compra por los pieds-noirs de la mayoría de las tierras fértiles obtenidas tras la desecación de las llanuras pantanosas. Ese hecho promovió el despegue de nuevas fuerzas nacionalistas en la isla, como Union Corse l'Avenir (ARC) y el Comité d'Etudes et de Défense des Intérêts de la Corse (CEDIC).[6]

La integración de los pieds-noirs, y en cierto modo su asimilación total, se completó en unos pocos años.

La recuperación de los registros civiles[editar]

Tras la marcha precipitada de los funcionarios de la administración francesa, todos los archivos administrativos se quedaron en manos del nuevo gobierno argelino. Esto significó para los Pieds-Noirs el no poder acceder a sus partidas de nacimiento ni al resto de su documentación oficial, y a algunos les costó poder demostrar que eran franceses. Debido a la incongruencia de la situación, en los años 1970 el gobierno francés decidió finalmente enviar una misión a los grandes municipios de Argelia para copiar los registros del estado civil. Los ayuntamientos de los pequeños municipios no fueron visitados, lo que explica los problemas encontrados frente a la administración hasta ahora por algunos pieds-noirs. El Centro de los Archivos de Ultramar (Centre des Archives d'Outre-Mer, CAOM), situado en Aix-en-Provence, custodia en la actualidad todos los archivos de la antigua Argelia francesa.[7]

Notas y referencias[editar]

  1. Atlas National Illustré: Algérie, Colonie Française - Région du Sud, nº87, París. Estadísticas publicadas el 31 de marzo de 1849 por el ingeniero y geógrafo Víctor Levasseur.
  2. Un 'topo' del grupo terrorista OAS era el responsable de la seguridad de Charles De Gaulle, El Mundo, 13-10-2002. Acceso 18-08-2012.
  3. Rémi Kauffer, Jean Monneret, revista Historia Thématique N°76 marzo-abril de 2002, La Face cachée de la guerre d'Algérie - L'OAS, OAS : les secrets d'une organisation clandestine. Acceso 18-08-2012 (en francés).
  4. Culla, Joan B. (2005) (en español). La tierra más disputada: El sionismo, Israel y el conflicto de Palestina. Madrid: Alianza Editorial. p. 198. ISBN 84-206-4728-4. 
  5. Ver en la página del Senado francés, "Medidas de reparación económica" [1]
  6. Robert Ramsay, The Corsican Time-bomb, Manchester University Press, 1983, p. 37-40, ISBN 0-7190-0893-X
  7. Los registros civiles disponibles de los franceses de Argelia para el periodo 1830-1904 han sido digitalizados y se pueden consultar en línea en la página de los Archivos Nacionales de Ultra Mar (Achives nationales d'Outre-mer, ANOM) [2]

Bibliografía[editar]

  • Antoni Seva: Alicante, 30.000 pieds-noirs. Ed. 3i4, Valencia, 1970
  • Marie Cardinal, Les Pieds-Noirs, Place Furstenberg éd., Paris, 1994.
  • Raphaël Delpard, L'histoire des pieds-noirs d'Algérie (1830-1962), Michel Lafon, Neuilly-sur-Seine, 2002.
  • Pierre Nora, les Français d'Algérie, Julliard, Paris, 1961.

Enlaces externos[editar]