Physignathus cocincinus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Dragón de agua chino
Wasseragame.jpg
Estado de conservación
No evaluado
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Lacertilia
Infraorden: Iguania
Familia: Agamidae
Subfamilia: Agaminae
Género: Physignathus
Especie: P. cocincinus
Cuvier, 1829

El dragón de agua chino (Physignathus cocincinus), también conocido como dragón verde, es un reptil de la familia Agamidae, nativo de China e Indochina.

Descripción[editar]

Los machos pueden alcanza hasta 1 m de longitud, y las hembras hasta 80-90 cm. Su color varia entre verde brillante a pardo oscuro, de acuerdo a factores tales como el estrés o la etapa de cambio de piel en la que se encuentre. En las ingles tienen glándulas que diferencian a machos adultos de hembras, los machos las tienen muy marcadas mientras que apenas se insinúan en las hembras (los machos las usan para marcar su territorio). La cola, que mide aproximadamente 2/3, del largo total del reptil, es utilizada para defensa, balance y para nadar. Como muchos otros reptiles, el dragón de agua chino posee una "mancha" pequeña, en medio de los ojos, iridiscente y fotosensible, llamada ojo pineal (u ojo parietal o coloquialmente como tercer ojo) que es utilizado para termoregular su cuerpo por medio de la detección de diferencias en la luz para buscar puntos en donde tomar el sol o buscar refugio después de la puesta del sol. Debido a que puede reconocer diferencias en la luz, el ojo parietal es utilizado para evitar ser presa de aves y otras amenazas terrestres, ya que el dragón de agua chino puede ser despertado con mínimos cambios de luz sobre su cabeza.

Comportamiento[editar]

Son muy buenos nadadores, pudiendo sumergirse por largos periodos de tiempo. Comen insectos, pequeños peces y mamíferos como las lauchas, y ciertos vegetales.

Hábitat y comportamiento[editar]

Nativo de los bosques bajos y altos del sur de China y el sudeste de Asia (Tailandia, Vietnam, Laos, Cambodia y Birmania. Son activos durante el día (diurnos), y pasan la mayor parte de su tiempo en arboles o plantas (arbóreo). Si se siente amenazado el dragón saltara de los arboles hacia el agua y nadara a un lugar seguro o permanecerá sumergido, hasta por 25 minutos. Los dragones viven en áreas con un promedio de humedad de entre el 40-80% y temperaturas que varían de 26-32°C.

En cautividad[editar]

Dragón de agua chino joven.

El dragón de agua chino es muy usado como mascota, pero requiere de cuidados específicos.

Como son criaturas arbóreas, necesitan mucho espacio: 15 x 8 x 8 dm para un adulto. En caso de alojar a más de un dragón, las dimensiones deben aumentar. Es indispensable un recipiente con agua grande para que el dragón pueda quedar con 2/3 de su cuerpo sumergidos. Es preciso cambiar el agua diariamente ya que el animal, además de beber, defeca y deja restos de piel en ella. Se recomienda mantener unos valores de humedad del 80 % así como unas temperaturas diurnas de entre 28º y 30º C de día y 22º a 25º C de noche, ideales para simular su medio natural selvático. Es muy importante poner un termómetro en el terrario para controlar bien la temperatura. Se pueden usar piedras calefactoras, pero pueden quemar gravemente al dragón porque tienen un sistema nervioso sumamente primitivo y tardan en darse cuenta de que se queman. Es por ello que es preferible el uso de mantas calefactoras (que se colocan debajo del sustrato o incluso debajo y por fuera del terrario). El terrario ideal debe tener dos diferentes temperaturas de un sector a otro, una zona cálida y otra más templada (no menos de 22 grados centígrados).

Colocar ramas suspendidas sobre de la superficie del agua es aconsejable ya que son esas posiciones las que disfrutan más. El sustrato puede ser, corteza de árbol o césped sintético. Se puede utilizar arena o canto rodado (grande para que no sea ingerido).

El dragón de agua disfruta enormemente con la presencia de plantas en el terrario. Pueden ser artificiales, de plástico, pero hay que observar que no sean comidas. Las plantas naturales son idóneas, cerciorándose que no sean tóxicas. Son especies útiles la Dracaena, Ficus, Potus y Philodendro. Se recomienda completar el ambiente con algunas piedras grandes de al menos 2 dm y planas, que les encantan.

Como todos los reptiles diurnos, necesitan tanto radiación UVA y UVB para poder absorber calcio; por lo que necesita un tubo de rayos UVA/B, entre 10 y 12 horas de «día» en verano. En invierno se reduce a 1 o 2 horas. La lámpara no es eterna, y se degrada por lo hay que cambiarla cada dos años, pues aunque sigue funcionando ya no irradia en la longitud de onda necesaria y es como una lámpara normal.

En verano se puede sacar al dragón al sol, indispensable un arnés con correa o en una jaula (nunca en el terrario de vidrio). Se le debe dar de una palangana con agua, no clorada, donde refrescarse y un sector con sombra. Los lagartos se muestran muy activos al Sol y, pueden escapar e incluso mostrarse agresivos.

Dieta[editar]

Es la que combina todos las clases de alimentos (insectos, gusanos, lombrices, frutas y vegetales) usando la mayor variedad posible dentro de cada clase, en las proporciones siguientes:

  • Insectos: 40 % a 50 %
  • Lombrices: 10 % a 20 %
  • Presas vivas: 30 % a 40 %
  • Frutas y vegetales: 10 %

Los reptiles en cautiverio requieren, siempre, una suplementación de calcio y de vitaminas, que se puede conseguir en cualquier tienda de animales. Es aconsejable suministrarle las vitaminas una o dos veces al mes.

Fuera del terrario[editar]

  • Como el dragón de agua es arborícola, probablemente acabe en lo más alto de una cortina.
  • Como el dragón está preparado para la jungla, cree que el suelo es como el de la jungla, por lo que se tirará desde gran altura sin ninguna precaución, pudiendo lastimarse gravemente. Se debe prever su movimiento y evitar que se hiera.
  • Nunca ha de dejársele pasar mucho tiempo suelto en invierno. La diferencia de temperatura entre su terrario y el resto del mundo será tan notable que se quedará aterido de frío en poco tiempo.
  • El dragón gusta del calor, por lo que será atraído por estufas y calefactores. Pudiendo sufrir gravísimas quemaduras que además suelen infectarse.
  • El dragón es extremadamente frágil. Las sillas de oficina con ruedas, puertas entre abiertas dejadas a merced del viento y pisadas despreocupadas son causa muy probable de muerte accidental.
  • Con los invitados mucho cuidado. Jamás dejar suelto al dragón si hay alguien más en el cuarto, por muy serios y respetables que sean. Se descuidarán y ocurrirá algún trágico accidente.
  • Evitar que otros toquen al dragón. Especialmente niños, y personas que manifiesten su desagrado o temor al dragón.
  • Puertas y ventanas abiertas, tratará de escapar en cuanto pueda.
  • Suele cambiar de actitud y mostrar una agresividad al verse libre con al fin de escapar.

Enlaces externos[editar]