Phthiraptera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Piojos.
Lice image01.jpg
Piojos de la oveja. Tienen el cuerpo traslúcido y la cabeza y el abdomen proporcionalmente grandes.
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Subclase: Pterygota
Infraclase: Neoptera
Orden: Phthiraptera
Haeckel, 1896
Subódenes

Los ftirápteros (Phthiraptera), comúnmente conocidos como piojos, son un orden de insectos neópteros, sin alas, ectoparásitos de aves y mamíferos, que incluye unas 3.250 especies.[1] Sus huevos se llaman liendres, que los piojos adhieren al pelo o plumas de su huésped.

Tienen desarrollo heterometábolo paurometábolo. Son todos ectoparásitos obligados de aves y mamíferos, a excepción de los monotremas (el ornitorrinco y los equidnas) y algunos órdenes de euterios, como los quirópteros (murciélagos) y folidotos (pangolines).

Características[editar]

Gota piojo

Son altamente específicos con el huésped muchas especies incluso prefieren lugares específicos en el cuerpo de su huésped. Mientras los piojos pasan su vida entera sobre el huésped, han desarrollado adaptaciones que los habilitan para mantener un contacto cercano con él. Estas adaptaciones son reflejadas en su tamaño (de 0,5 a 8 mm), patas y garras fuertes para agarrarse firmemente al pelo, piel y plumas, sin alas e inflados dorsoventralmente. Se alimentan de restos de piel (epidermal), partes de plumas, secreciones sebáceas y sangre. Su color varía de beige pálido a gris oscuro. Si se alimentan de sangre, pueden ser considerablemente más oscuros. Los piojos son contagiados por contacto, pues suelen trasladarse de un huésped a otro.

La pediculosis es el término médico de la infestación con piojos. El rastro más antiguo de infestación por piojos en humanos es de 6900 a 6300 A.C en las momias egipcias. Los piojos siguen estando vigentes y de manera creciente y es usual encontrar tasas de infección del 5 al 20% en colegios de países desarrollados. Esto es debido a básicamente dos razones principales: resistencia a insecticidas e incremento de los viajes.

En los últimos años la pediculosis ha pasado a ser un fenómeno tan frecuente que ya casi no llama la atención, pasando de ser una enfermedad que se ocultaba, a constituirse en un hecho casi habitual en la vida del niño en etapa escolar.

Pero esta forma de ver las cosas puede originar diversas consecuencias en el chico, desde afectar su rendimiento escolar, hasta producir serios daños en el organismo. Es necesario entonces conocer al enemigo contra el cuál luchamos, para establecer las estrategias más adecuadas para su control y su erradicación.

Epidemiología[editar]

Los piojos han parasitado al hombre desde tiempos tan remotos que están incorporados a la tradición de todos los pueblos del mundo, por lo que han recibido nombres propios en todos los idiomas y dialectos. Constituyen un problema siempre vigente, pronto a rebrotar y a extenderse con inusitada rapidez cada vez que hay catástrofes naturales, guerras, miserias o hambrunas. Unas y otras resultan sinónimos de momentos y circunstancias difíciles, pues tal vez haya pocos índices sanitarios para denunciar la vida precaria y en pobres condiciones de higiene. Por ello se debe considerar que el problema no se presenta aislado, sino que depende de otros factores sobre los cuales necesariamente habrá de actuar. La distribución de la pediculosis es cosmopolita. La falta de higiene, la promiscuidad, el hacinamiento y las migraciones favorecen su desarrollo. Suelen aparecer pequeñas epidemias familiares y su incidencia ha mostrado un importante aumento durante la última década. Esto afecta a todas las razas y especialmente a las mujeres. La pediculosis del cuero cabelludo predomina entre los escolares.[2]

Forma de los piojos[editar]

En su forma adulta, es un insecto de forma ovoidea, color blanco grisáceo, que puede medir entre 1,5 y 4 mm. Tiene 6 patas que terminan en una especie de garfios que le permiten adherirse al pelo. No tienen las alas, por lo que no vuelan. Tampoco saltan. Durante su ciclo de vida el piojo hembra deposita los huevos o liendres cerca del cuero cabelludo (<6 mm), preferentemente en la zona occipitocervical (más conocida como nuca) y retroauricular (detrás de las orejas). Las liendres son de forma oval, generalmente muy pequeñas, miden entre 0,3 y 0,8 mm, son de color amarillo o blanco. Cada piojo hembra coloca aproximadamente 8 liendres por día. Se desarrollan a temperaturas entre 22 y 36 °C. En 6 a 9 días la liendre madura, y se libera la ninfa. El cascarón se torna más visible de amarillo pálido y se mantiene adherido al pelo. La ninfa parece un piojo adulto pero es del tamaño de la cabeza de un alfiler. Las ninfas se van transformando en unos 7 días más, madurando, pasando por tres estadíos hasta convertirse en parásitos adultos. El piojo adulto puede vivir hasta 30 días en la cabeza de una persona. Se alimenta con sangre, varias veces por día. Sin alimentarse el piojo puede morir en 1 o 2 días fuera del hospedador. La infestación de piojos es muy común y distribuida mundialmente. Niños entre 3 y 11 años son los más frecuentemente infestados. Las mujeres se infestan más que los hombres, probablemente por el mayor contacto cabeza a cabeza y por diferencias en el contenido hormonal.[3]

Características clínicas[editar]

La mayor parte de las infestaciones son asintomáticas. Cuando los síntomas son notados pueden incluir molesta sensación de algo moviéndose en la cabeza, picazón, causada por reacción a las picadas de estos. La gran mayoría no tienen alas, aunque algunos afirman que una de las especies ya mutó y si las tienen, no hay pruebas científicas al respecto , solamente testimonios orales.

Taxonomía[editar]

El orden ha sido tradicionalmente subdividido en dos grupos (órdenes o subórdenes según los autores) en relación con sus hábitos alimenticios: los piojos chupadores (Anoplura) y los piojos masticadores (Mallophaga). Sin embargo, las clasificaciones recientes sugieren que los Mallophaga son parafiléticos y actualmente se reconocen cuatro subórdenes:[4]

Las 17 familias conocidas se distribuyen de la siguiente manera:

Suborden Amblycera[editar]

Suborden Ischnocera[editar]

Suborden Anoplura[editar]

Suborden Rhynchophthirina[editar]

Galería[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Comunidad Virtual de Entomología - ¿Cuántos insectos existen en la península Ibérica?
  2. . Nopupedia. Consultado el 24 de febrero de 2012.
  3. «Forma de los piojos». Nopupedia. Consultado el 24 de febrero de 2012.
  4. Tree of Life, Phthiraptera

Enlaces externos[editar]