Phasmatodea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Phasmatodea
Nymphe von Sungaya inexpectata.jpg
Ninfa de Sungaya inexpectata
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Superclase: Hexapoda
Clase: Insecta
Subclase: Pterygota
Infraclase: Neoptera
Orden: Phasmatodea
Jacobson & Bianchi, 1902
Familias y tribus

 Superfamilia Timematoidea

 Superfamilia Phyllioidea

 Superfamilia Phasmatoidea

Los fásmidos o fasmatodeos (Phasmatodea, del griego antiguo: φάσμα phasma, aparición o fantasma) son un orden de insectos neópteros, conocidos comúnmente como insectos palo e insectos hoja, mata caballo (Colombia), o palote (Chile) debido a su aspecto corporal; también son llamados "Mula del Diablo" (Guanacaste, Costa Rica). Se conocen unas 2.500 especies.[1] Son un grupo especializado en el camuflaje (cripsis) con colores, formas y comportamientos extraordinarios que los confunden con la vegetación sobre la que habitan y de la que se alimentan.

Entre los fásmidos se encuentran los insectos más pesados (Heteropteryx dilatata con sus 30-40 gramos de peso) y los más grandes (Phoabeticus kirbyi con sus 32,8 cm de longitud). Son heterometábolos y exopterigotos.

Características[editar]

Por sus formas presentan tres tipos morfológicos principales:

  • Insectos palo: alargados, menudos ápteros, cilíndricos, similares a pequeñas ramitas tanto en color como en forma.
  • Insectos hoja: formas aladas, de cuerpo ancho, aplanado dorsoventalmente, con expansiones laminares en las patas y similares a hojas.
  • Insectos corteza: suelen tener el cuerpo más robusto y en muchas ocasiones con protuberancias en forma de pequeñas espinas sobre todo o parte del cuerpo.
Medauroidea extradentata

En general, los insectos palo, como su nombre alude, tienen forma de ramita, lo que les hace pasar desapercibidos para muchos depredadores. No obstante, no es el único sistema que tienen estos insectos de defenderse de los enemigos.

Cuando más viejos son los ejemplares de esta especie, más oscura se vuelve su coloración, pasando de verde claro o un color marrón claro, casi crema, a un marrón muy oscuro.

Un grupo de fásmidos, bastante distinto a los insectos palo, son los insectos hoja. En contraposición con los insectos palo que, o no tienen alas o no son muy evidentes en la mayoría de situaciones (no sucede lo mismo con algunas especies concretas de insecto palo, despliegan sus coloridas alas),los insectos hoja son animales alados en todos los casos. La forma de hoja de estos animales se refuerza porque sus alas están adornadas con dibujos que recuerdan enormemente a las inervaciones que tienen las hojas de la plantas y porque sus patas están dotadas de expansiones laminares que se confunden con la propia hoja.

Biología y ecología[editar]

Viven generalmente sobre arbustos y árboles de los que se alimentan, presentando tanto homotipia como homocromía. Tanto si son crías como adultos, los insectos palo se refugian de sus enemigos escondiéndose entre la vegetación. Hasta tal punto juego un papel importante el arbusto que hace de abrigo que los arbustos que Clonopsis gallica elige como refugio son espinosos como los espinos, los rosales, los endrinos, las zarzamoras, etc.

Los insectos palo no se alejan de su planta nutricia durante el día y esperan a que llegue a la noche para alimentarse (son insectos nocturnos). No obstante, no todas las noches les sirven para sus cortas correrías (de apenas dos metros de distancia). Estos animales sólo acostumbran a abandonar su refugio en las noches cálidas y sin viento. El fuerte viento o la humedad ambiental elevada parece incomodar a los insectos palo. Solo muestran activos bien entrada la noche, por lo que de día, por culpa de sus grandes dotes para el camuflaje nos será casi imposible ver a alguno de estos animales mimetizados entre el follaje de los arbustos, aunque lo tengamos delante de nuestros ojos.

Los insectos palo jóvenes, sobre todo los recién nacidos, son mucho más activos que los adultos y pueden recorrer grandes distancias para alejarse mucho de su lugar de origen (también es cuando son más diurnos). Sin embargo, cuando llegan a la edad adulta se vuelven animales muy perezosos y raramente se desplazan más de 3 metros a lo largo de todo una noche.

Aparte de su apariencia críptica, también cuentan con otros sistemas defensivos, como hacer ruido o tener estructuras con vivos colores, sus alas, que despliegan cuando se sienten amenazados, entre otros muchos. Además, las crías de insecto palo (ninfas) se pueden desprender de sus extremidades (fenómeno denominado autotomía) cuando son capturadas por un depredador y sujetadas por este punto. Algo parecido a lo que les sucede a las salamanquesas con la cola.

Heteropteryx dilatata macho.

Reproducción y desarrollo[editar]

El ciclo vital de los fásmidos dura, normalmente, un año. Durante el apareamiento el macho monta sobre el dorso de la hembra y dobla su abdomen hacia abajo para buscar el conducto sexual de la hembra. En esta postura de apareamiento, propia más bien de acróbatas, puede permanecer la pareja unida durante horas en algunos casos.

La mayoría de especies de insecto palo se pueden reproducir sexualmente y por partenogénesis. Sin embargo, algunas especies determinadas de algunos géneros como Carausius o Bacillus van más allá y prácticamente no se reproducen por vía sexual. En el otro extremo están algunas especies, como Heteropteryx dilatata, que no pueden reproducirse de forma partenogenética.

En especies que pueden reproducirse sexualmente la reproducción por partenogénesis no es aconsejable ya que las ninfas son clones de la madre y estas ninfas serán más débiles y pobres genéticamente que las que nazcan de huevos fecundados por un macho, y cada generación será más débil, perdiéndose cada vez más ejemplares. Es bueno evitar la endogamia ya que también se acabarán dando deficiencias en futuras generaciones. Durante la reproducción sexual el macho se posa sobre la hembra y durante el aparareamiento le pasa un espermatóforo que la hembra utilizará para fecundar los huevos y luego lo suele dejar caer al suelo.

En las especies que solo se conoce hembras no suele haber problemas ni degeneraciones en las ninfas y quizás por eso se pierden los machos.

Ponen huevos provistos de una especie de tapadera llamada opérculo que se desprende cuando el insecto joven eclosiona. Los huevos suelen ser similares a semillas y según la especie serán de un color y una forma diferente. Los huevos son similares dentro de una misma familia, pero aun así siguen siendo diferentes entre las distintas especies. Hay huevos que poseen una cáscara dura mientras que otros son extremadamente frágiles.

Hay diferentes tipos de puestas según la especie; por ejemplo, en el caso de Extatosoma tiaratum, la hembra lanza los huevos y caen al suelo; otro caso diferente es el de las especies en las que las hembras que poseen epiprocto, como las hembras de Brasidas samariensis, que utilizan para enterrar los huevos; y por último también se dan casos en los que los huevos son pegados en ramas u hojas, es el caso de Sipyloidea sipylus.

Hay una gran variedad en los colores y dibujos, así como en las formas de los huevos según la especie, encontrando finos, gruesos, alargados, rectangulares, redondos, de formas irregulares, etc.

Los huevos de insecto palo están protegidos por una capa externa bastante gruesa reforzada con incrustaciones calcáreas. El opérculo es un elemento muy importante en los huevos de estos animales para facilitar el nacimiento de la cría.

Fásmidos de Europa[editar]

Video

En Europa hay un centenar de especies de insecto palo, dentro de los géneros Bacillus, Clonopsis y Leptynia cuya área de distribución es el Mediterráneo. Sin embargo, el área de distribución de la especie Clonopsis gallica llega hasta el norte de las Islas Británicas.

Clonopsis gallica es un insecto palo de tamaño modesto y de cuerpo relativamente fino sin la presencia de espinas ni alas. Puede ser de color verde claro o marrón claro o oscuro. Los huevos de esta especie son marrones y de forma globosa, imitando las semillas de algunas plantas.

Viven típicamente en las llanuras y zonas de baja altitud (hasta los 500 m de altura) ocupadas por matorrales. Son sensibles al frío, por lo que a partir de los meses de octubre es difícil encontrar algún insecto palo, puesto que las heladas invernales son letales para ellos.

La hembra de Clonopsis gallica pone cerca de un centenar de huevos, que los deposita al azar dejándolos caer al suelo. Las crías nacen entre marzo y abril y alcanzan el estado de adulto cuando tienen 3 o 4 meses de vida, llegado el mes de junio, normalmente, tras pasar por 4 estadios ninfales.

Se cree que los insectos palo de la especie Clonopsis gallica que viven en lugares donde el invierno es muy riguroso sufren un proceso de diapausa que se basa en que el desarrollo de los huevos se detiene al llegar el otoño a fin de evitar que las crías nazcan antes de que llegue el buen tiempo, hecho que les supondría la muerte.

Los especímenes de Clonopsis gallica jóvenes viven entre la vegetación que les sirve de alimento (los arbustos) a poca altura del suelo y situados en el reverso de las hojas (por la cara inferior) para esconderse de sus enemigos. A veces, también se les puede ver escondidos en la hierba cercana a su alimento.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]