Peter Bauer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Peter Bauer
Falta imagen hombre.svg
Nombre Peter Thomas Bauer
Nacimiento 1915
Budapest, Flag of Hungary.svg Hungría
Fallecimiento 2 de mayo de 2002
Londres, Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Nacionalidad británico
Ocupación profesor de Economía
Empleador London School of Economics
Universidad de Cambridge
Título Lord Bauer
profesor emérito de Economía
Doctor Honorífico de la Universidad Francisco Marroquín
Premios Premio Milton Friedman al avance de la libertad
[editar datos en Wikidata ]

Peter Thomas Bauer, también conocido como Barón Bauer (19152 de mayo de 2002) fue un importante economista reconocido a nivel internacional. Bauer es recordado sobre todo por su oposición a la postura largamente difundida de que la forma más efectiva de ayuda al desarrollo es a través de la ayuda exterior controlada por el Estado.

Vida[editar]

Bauer nació en Budapest, Hungría, en 1915. Estudió derecho en Budapest antes de embarcar hacia Inglaterra en 1934 para estudiar Economía en Gonville y Caius College,[1] Cambridge, del cual se graduó en 1937. Después de un breve periodo en el sector privado trabajando para Guthrie & Co, una empresa con sede en Londres que llevaba a cabo negocios en el Lejano Oriente, Bauer pasó gran parte de su carrera en London School of Economics y se retiró en 1983, como profesor emérito de Economía.[1] En 1983, con el apoyo de su amiga y admiradora Margaret Thatcher se le concedió un título nobiliario. Lord Bauer fue también estudiante de la Academia Británica y un miembro de la Mont Pelerin Society, fundada por su amigo Friedrich Hayek. Murió en Londres, Inglaterra, el 2 de mayo de 2002. Su trabajo en el campo de la economía del desarrollo tuvo influencia en las políticas de ayuda al exterior de muchos países, como también en las del Banco Mundial.

Contribución a la economía[editar]

Prácticamente todas las grandes contribuciones de Bauer conciernen al campo de la Economía del desarrollo, el desarrollo internacional y la ayuda exterior. Bauer intentó convencer a otros expertos del desarrollo de que la planificación central, la ayuda exterior, el control de precios, y el proteccionismo perpetúan la pobreza en vez de erradicarla, y que el aumento de la intervención gubernamental politiza la vida económica y reduce la libertad individual.

Bauer revolucionó el pensamiento sobre los determinantes del avance económico. Incluso el Banco Mundial, en su informe de 1997 afirmó que la noción de que

"los buenos consejeros y expertos técnicos formularían buenas políticas, que serían implementadas por buenos gobiernos para el bien de la sociedad" estaba desfasada."Las asunciones institucionales implícitas en esta imagen del mundo, tal como constatamos en la actualidad eran demasiado simplistas... gobiernos embarcados en esquemas poco realistas. Los inversores privados se abstienen pues no confían en las políticas públicas o en la firmeza de los líderes. Los dirigentes poderosos actúan arbitrariamente. La corrupción se vuelve endémica. El desarrollo es escaso y la pobreza permanece."[2]

. Esto refleja el tipo de argumentos que Bauer sostuvo durante muchos años.

Para Bauer, la esencia del desarrollo era la expansión de las elecciones individuales, y el papel del estado en la protección de la vida, la libertad y la propiedad de forma que los individuos puedan seguir sus propios objetivos y deseos. El gobierno limitado, sin planificación central, era su mantra.

En concordancia con estas ideas, en 1957, Bauer escribió en Economic Analysis and Policy in Under-developed Countries:

"Veo la ampliación del rango de elección, es decir, un incremento en el rango de alternativas efectivas abiertas a la gente, como el principal objetivo y el criterio de la economía del desarrollo;y juuzgo una medida principalmente por sus probables efectos en el rango de alternativas abiertas a los individuos. La aceptación de este objetivo significa que otorgo significancia, sentido y valor a los actos individuales de elección y valoración, incluyendo la preferencia individual entre presente y futuro".

"Mi posición viene muy influenciada por mi desagrado hacia las políticas o medidas que incrementan el poder de un hombre sobre otro; es decir, incrementar el control de grupos o individuos sobre sus semejantes."

Bauer se situaba firmemente en la tradición de los liberales clásicos. Su adherimiento a los principios del libre mercado y libertad reflejaron su profundo respeto por la dignidad, racionalidad, y las capacidades de los discriminados en todo el mundo.

En sus numerosos artículos y libros, incluyendo Dissent on Development, Bauer ponía en cuestión ideas comúnmente aceptadas en la economía del desarrollo. Rechazó la idea de que la pobreza se autoperpetua y mostró cómo la planificación central y la inversión pública a gran escala no son precondiciones para el crecimiento. Afirmó que tiene más sentido decir que el capital es creado durante el proceso de desarrollo que afirmar que el desarrollo es una función del capital.

Criticó la idea de que los discriminados no podían ahorrar de cara al futuro, o que estos no tenían motivaciones para mejorar su condición. Se opuso al "ahorro obligatorio", al cual prefería llamar "impuesto especial", y al igual que los economistas modernos reconocía los efectos negativos de los altos impuestos sobre la actividad económica. Bauer también observó que la inversión directa del Estado financiado por los impuestos especiales incrementaría la inequidad en la distribución del poder.

La experiencia de Bauer en Malaya (Malasia) a finales de la década de 1940, y en África Occidental influenció sus ideas respecto a la importancia del esfuerzo individual por parte de los pequeños minifundistas y comerciantes en la transición de la subsistencia hacia un mayor estándar de vida. Tal como escribió en The Development Frontier:

"Una infraestructura desarrollada no era una precondición para la emergencia de riqueza en el sudeste asiático y en el oeste de África. Al igual que ha ocurrido en otros lugares, las facilidades que conocemos como infraestructura fueron desarrolladas al mismo tiempo que la economía se expandía..Lo que ocurrió fue en gran medida el resultado de las respuestas voluntarias individuales de millones de personas para expandir sus oportunidades creadas por el contacto con el exterior, conseguido a través de una variedad de formas, principalmente mediante las operaciones de los mercados. Estos avances fueron posibles gracias a un gobierno firmemente limitado, sin grandes gastos de fondos públicos y sin la receta de ámplias subvenciones provenientes del exterior."

Bauer fue probablemente el primer economista en reconocer la importancia del sector informal, poniendo énfasis en las ganancias dinámicas del comercio internacional; es decir, las ganancias netas resultado de la exposición a nuevas ideas, nuevos métodos de producción, nuevos productos, y nueva gente. Demostró que las barreras comerciales y la inmigración restrictiva y las políticas poblacionales privan a los países de estas ganancias.

Para Bauer las ayudas bilaterales no eran ni necesarias ni suficientes para el desarrollo, y de hecho podían incluso impedirlo. "Tener dinero es el resultado del progreso económico, no su precondición", argumentó. Comercio, no la ayuda, promueve la prosperidad a largo plazo. El peligro de la ayuda, según Bauer, es que incrementa el poder del gobierno, conduce a la corrupción, desperdicia recursos, y erosiona a la sociedad civil.

En una columna, publicada después de la muerte de Bauer, en Theodore Dalrymle afirmó:

"aunque él siempre negaba haberlo dicho, Bauer fue conocido como quien originó el dictamen de que la ayuda exterior es el medio mediante el cual la gente pobre de los países ricos dan dinero a la gente rica de los países pobres."

Desafortunadamente, el tono de Bauer a menudo es percibido como polémico y despectivo respecto a los países en vías de desarrollo. Este hecho ha limitado su audiencia en los propios países que constituían el área de estudio del economista.

Dada la contribución de Peter Bauer a la economía, la Universidad Francisco Marroquín le otorgó un Doctorado Honoris Causa en 1978.[3]

Principales trabajos[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]