Persecución cristiana del paganismo bajo Teodosio I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La persecución cristiana del paganismo bajo Teodosio I empezó en 381, después del primer par de años de su reino en el Imperio Romano de Oriente. En la década de 380, Teodosio I reiteró la prohibición, iniciada por Constantino, de los sacrificios paganos, prohibió los arúspices bajo pena de muerte, criminalizó a los magistradores que no hicieran cumplir las leyes antipaganas, eliminó algunas asociaciones paganas y destruyó templos paganos.

Entre 389-391 emitió los "Decretos Teodosianos":

  • Prohibición de la práctica del paganismo.
  • Prohibición de visitar los templos paganos.
  • Abolición de las festividades paganas.
  • Extinción del fuego eterno del Templo de Vesta, en el Foro Romano.
  • Disolución de las vestales y los arúspices.
  • Castigo a la práctica de la brujería.

Teodosio rechazó la petición de los senadores paganos de restaurar el Altar de la Victoria en la Casa del Senado romano.

En 392 se convirtió en emperador de todo el imperio (el último en hacerlo). Desde ese momento hasta el final de su reinado en 395, mientras los paganos continuaban sin ser escuchados en sus peticiones de tolerancia, autorizó o participó en la destrucción de muchos templos, lugares sagrados, imágenes y objetos de piedad a lo largo del imperio. Emitió una ley que prohibía cualquier ritual pagano incluso en la privacidad de la propia casa. Fue particularmente opresivo con los maniqueos. El paganismo pasó a ser una religio illicita e incluso suprimió los Juegos Olímpicos ya que su última celebración fue en el año 393.