Percy Jackson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Percy Jackson
Personaje de Percy Jackson y los dioses del Olimpo y Los Héroes del Olimpo
Primera aparición El ladrón del rayo
Interpretado por Logan Lerman
Padre Inmortal Poseidón
Abilities Resistencia
Agilidad
Súper Sentidos
Factor curativo
Respiración bajo el agua
Telepatía
#Manipulación del agua y la humedad
Información
Nombre original Perseus "Percy" Jackson
Sexo Masculino
Ocupación Semidios
Título El Hijo de Poseidón
Percy Jackson
Enemigos Cronos
Gea
Padres Poseidón y Sally Jackson
Familiares Tyson (medio hermano)
Residencia Manhattan
Campamento Mestizo en Long Island
Nacionalidad Estadounidense
Estatus actual Vivo
Espada Anaklusmus/Contracorriente
Logan Lerman, actor que personifica a Percy Jackson en el set de filmación de Percy Jackson y el mar de los monstruos

Percy Jackson es un personaje de ficción de las novelas de fantásticas: Percy Jackson y los dioses del Olimpo y Los Héroes del Olimpo, del escritor Rick Riordan.

En las adaptaciones al cine realizadas por Chris Columbus Percy Jackson y el ladrón del rayo y Percy Jackson y el mar de los monstruos, Percy es interpretado por el actor Logan Lerman.

Biografía[editar]

Percy nació en Manhattan, NY, Estados Unidos. Cuando aparece en El ladrón del rayo tiene 12 años y en El último héroe del Olimpo tiene 16 años. Ha vivido muchas aventuras junto con su compañera y amiga, Annabeth Chase, hija de Atenea y al lado de su mejor amigo, Grover Underwood, el sátiro y perteneciente al Consejo de los Sabios Ungulados.

Descripción[editar]

Percy es descrito como un joven extrovertido, divertido y muy leal a la familia. Su cabello es negro, de ojos verdes como el mar, heredados de su padre Poseidón. Es un chico muy sacrificado, podríamos destacar que podría destruir incluso el mundo por su familia y sus amigos, según la madre de Annabeth, Atenea. Es el protagonista de la saga de Percy Jackson y los dioses del Olimpo, y es protagonista en la saga de Los Héroes del Olimpo junto a Leo, Annabeth, Jason, Hazel, Frank y Piper.

Percy Jackson y los dioses del Olimpo[editar]

El ladrón del rayo[editar]

Percy Jackson vive una vida tranquila y apacible en Nueva York, estudiando en un internado para niños problemáticos y disléxicos, algunos también con trastornos de hiperactividad. Percy no sabe todo lo que le rodea hasta que en una visita a un museo es atacado por una Furia, que se hacía pasar por su profesora de Matemáticas, y es salvado por su profesor el señor Bruner que le entrega un bolígrafo, que, si le quitas el capuchón se convierte en una espada griega. Después de esto todo el colegio parece haber olvidado a dicha profesora y nadie la menciona de nuevo, pero Percy puede ver que existió, que no se la imaginó, ya que Grover, su mejor amigo, duda cuando le pregunta Cuando el curso acaba y debe volver a casa con su horrible padrastro y su madre, Grover le pide que le deje acompañarle. Percy le abandona en una estación y sale con su madre de viaje, pero su viaje es interrumpido por el Minotauro, junto con Grover y su madre Sally Jackson abandonan la playa a la que fueron, y se dirigen al campamento Mestizo. La madre de Percy "muere" durante el trayecto a manos del Minotauro. Una vez en el campamento Percy descubre que es hijo de Poseidón, dios de los océanos y los terremotos, cuando esto es descubierto, numerosos monstruos deciden perseguirle y atacarle ya que según una antigua profecía un hijo de Poseidón, Hades o Zeus tomará la decisión de destruir o salvar el Olimpo, por esto el papel de Percy es tan importante, Quirón, el director de actividades del Campamento Mestizo quien se hizo llamar señor Bruner, su profesor de Latín y profesor preferido de Percy, ayudado por Grover que estaba infiltrado en la escuela de Percy, para que esté sano y salvo. En el Campamento Mestizo conoce a Annabeth Chase, hija de Atenea, diosa de la sabiduría. Así que Grover, Percy y Annabeth son enviados a una misión a contrarreloj en la que tienen que recuperar el Rayo Maestro de Zeus antes de que llegue el solsticio de verano, ya que Zeus piensa que lo robó Percy ayudando así, a su padre Poseidón, y él decide limpiar su honor en un largo viaje donde se encuentra con Ares, quien lo traiciona y le da el rayo para que lo lleve al inframundo, y una vez ahí, que Hades lo obtenga. Escapa de esto y luego vence a Ares en una pelea. El Olimpo le agradece y hacen la paz. Al final descubre que Luke robó el rayo y este intenta matar a Percy. Se salva y Luke desaparece.

El mar de los monstruos[editar]

En este libro, Percy debe salvar al árbol de Thalia que protege al campamento con el Vellocino de oro. Solo que está en el mar de los monstruos y lo tiene el cíclope Polifemo. Además el mismo cíclope ha capturado a Grover, el mejor amigo de Percy. Fue a la misión junto con Annabeth y su hermanastro Tyson. Después de enfrentarse a los peligros del mar de los monstruos, como Circe, Barbanegra, entre otros, Percy llega a la isla de Polifemo donde encuentra a Grover, lo salva y recupera el Vellocino. Así salvando al campamento del peligro de los monstruos.

La maldición del titán[editar]

Ante la llamada de socorro de su amigo el sátiro Grover, Percy acude inmediatamente en su auxilio. Y aunque va acompañado de Annabeth y Thalia, las dos semidiosas que son sus aliadas, ninguno imagina la sorpresa que los aguarda: una terrible mantícora pretende secuestrarlos y llevarlos ante el general enviado por Cronos, el diabólico señor de los titanes.

Pero la mantícora no hace bien su trabajo, por lo tanto Percy y Thalia logran escapar, pero Annabeth es empujada por la mantícora y cae por un acantilado. Entonces, con la ayuda de las cazadoras de Artemisa Zöe Belladona y Bianca DiAngelo emprenden una misión de rescate de Annabeth y a la diosa Artemisa y enfrentarse a Atlas.

La batalla del laberinto[editar]

Al intentar volver a hacer una vida normal como mortal, Percy se encuentra con un par de animadoras diabólicas y a una nueva amiga, teniendo que irse al Campamento Mestizo, precipitándose los acontecimientos. Cronos amenaza con destruir el Campamento Mestizo introduciéndose en él desde el laberinto de Dédalo. Percy y sus amigos intentarán llegar al centro de este para evitar que los aliados de Cronos, entre ellos Luke, puedan utilizarlo, adentrándose en un lugar ideado para acabar con quien ose profanarlo. Llegan a lugares únicos conociendo a nuevos monstruos que, hacia miles de años, no se habían vuelto a ver pero que ahora gracias a Cronos se están levantando.

El último héroe del Olimpo[editar]

Se va acercando el decimosexto cumpleaños de Percy, con el cual se acerca la gran profecía de preservar o destruir la civilización occidental como se la conoce. Percy, Annabeth y Grover deberán reunir todas las fuerzas posibles para combatir contra el gran ejército del Titán, Cronos, que ha reunido una cantidad innumerable de antiguos monstruos, titanes y semidioses. Al final, una gran sorpresa le dará un gran giro a la serie y Percy deberá tomar la decisión que se ha esperado durante toda la saga, En la que Percy decide no atacar a Cronos y dejar que pase tiempo antes de que los ataque realmente. No pasa mucho tiempo antes de que lo ataque por que Cronos creía que lo iban a atacar por una parte pero no fue así, lo atacaron dos días después cuando pensaron que ya no iba a llegar y los vencieron difícilmente. Al final Percy y Annabeth se dan su segundo beso y más tarde sus compañeros les tiran al mar donde Percy crea una burbuja y vuelve a besar a Annabeth. Finalmente, se dice una nueva profecía sobre 7 semidioses que no se sabe quienes son.

Los Héroes del Olimpo[editar]

El héroe perdido[editar]

Este es el primer libro de la segunda saga de los libros de Percy Jackson. En este, Percy está perdido en otro campamento y Jason (un nuevo personje) se encuentra en el campamento mestizo junto a Piper, hija de Afrodita, (su supuesta novia) y Leo, hijo de Hefesto, quien dice ser su mejor amigo. Pero ni Percy ni Jason recuerdan nada, ni quienes son, ni donde están... nada. Por eso Jason, Piper y Leo deciden ir a rescatar a Hera quien está encarcelada y atrapada por el gigante Porfirio. Después de grandes aventuras juntos, la consiguen rescatar pero Hera no le devuelve la memoria a Jason. Eso sí, él descubre que tiene una hermana Thalia, hija del dios griego Zeus, pero en cambio Jason es hijo de Jupiter, su forma romana.

El hijo de Neptuno[editar]

El hijo de Neptuno se abre con Percy Jackson que es perseguido por dos Gorgonas. Mientras hace su escape, se encuentra con una anciana llamada Juno. La anciana se revela como Juno (Hera) y le da dos opciones: ofrecerle un favor o huir. Como favor, Percy le lleva a través del pequeño río Tíber, que es un río poderoso. Al hacerlo, pierde su invencibilidad otorgada por el Río Estigio. Cuando llega a su destino se encuentra con Hazel Levesque, hija de Plutón, y Frank Zhang, un hijo de Marte. Percy salva a Frank de las Gorgonas, ahogándolas. Percy es llevado al campamento después de que Juno le introduce en el campamento Júpiter.

Durante los juegos de guerra, una actividad del campamento de Júpiter, Percy impresiona a todos con sus habilidades e instintos de combate, a pesar de que no son las tácticas romanas y son más de estilo griego. Después de los juegos, una de las líderes de la Quinta Cohorte fue encontrada gravemente herida y muere. Unos momentos más tarde, ella regresa con vida. Marte, el dios de la guerra, a continuación, aparece e informa a los campistas que "La muerte ha perdido su fuerza". También reclama a Frank Zhang como su hijo. Marte insiste en que Percy y Frank debe ir en una misión para liberar a Tánatos, el dios de la Muerte que ha sido capturado en Alaska y ya no es capaz de mantener los mortales muertos. Frank pide que Hazel también vaya en la búsqueda y parten hacia Alaska. Mientras viajaban en su búsqueda, Percy se esfuerza por recuperar su memoria. Una y otra vez, recuerda las cosas, pero nunca de dónde. El único recuerdo claro para él es una chica llamada Annabeth. Hazel revela que ella había muerto hace mucho tiempo, pero que Nico di Angelo, hijo de Hades y su medio hermano, la salvó del Inframundo. Frank informa a los otros dos que le dieron un pedazo de madera que está ligado a su vida, si la madera se quema por completo, va a morir. Después de muchos eventos y monstruos, como basiliscos, gigantes y un encuentro inesperado con las amazonas, finalmente llegan a Alaska, donde encuentran Thanatos encadenado. Sus cadenas sólo pueden ser rotas por el trozo de madera atado a la vida de Frank. Percy defiende a Frank mientras funde las cadenas con su madera, perdiendo más y más de su vida. Hazel ataca a Alcioneo, el gigante nacido para anteponerse a Plutón. Thanatos es finalmente puesto en libertad y con la ayuda del caballo de Hazel, Arion, arrastran el gigante de su tierra (Alaska) a Canadá, donde es capaz de ser asesinado.

Percy recupera su memoria en la carrera de vuelta al campamento Júpiter. Sabiendo que el campamento es atacado, Percy se hace cargo y dirige a los romanos en la batalla con la ayuda de algunos de sus viejos amigos del Campamento Mestizo y las amazonas. La moral de los romanos se recarga después de descubrir que Percy había recuperado el estandarte perdido del campamento, que había estado desaparecido durante años. Percy entonces desafía al gigante, Polybotes, a un duelo y llama a Terminus, el dios de la frontera romana, para ayudarle a derrotar al gigante. Le han dicho que sólo cuando los dioses y semidioses pueden trabajar juntos los gigantes son derrotados. Percy finalmente derrota a Polybotes mediante el uso de la cabeza de la estatua de Terminus "como un arma". El campamento luego lo nombró un pretor, líder del campamento romano. Los semidioses griegos del Campamento Mestizo aparecen en el buque gigante con el nombre de Argo II hacia el campamento. Los romanos discuten si atacar a la nave. Como pretor, las órdenes de Percy son que paren el fuego. Si los griegos atacaban, él sería el culpable, pero él no estaba preocupado. Poniendo sus brazos alrededor de Frank y Hazel, se acerca a su "otra familia".

La marca de Atenea[editar]

Annabeth está aterrorizada. Justo cuando está a punto de reencontrarse con Percy, después de pasar seis meses separados, gracias a Hera, parece que el Campamento Júpiter se está preparando para la guerra. Mientras Annabeth y sus amigos Jason, Piper y Leo vuelan en el Argo II, no puede culpar a los semidioses romanos por pensar que el barco es un arma griega. Con el brillante mástil del dragón de bronce, la fantástica creación de Leo no parece demasiado amigable. Annabeth espera que cuando vean a su pretor Jason en cubierta confirme a los romanos de que el Campamento Mestizo viene en son de paz. Y ese es uno más de sus problemas. En su bolsillo, Annabeth carga un regalo de su madre que vino con una petición enervante: “Sigue la Marca de Atenea. Véngame”. Al aterrizar en el Campamento Júpiter, Annabeth se reencuentra con su novio, Percy. Más tarde Annabeth se va a hablar con Reyna, la pretora del campamento romano, pero mientras están tranquilamente charlando, el Argo II empieza destruir el campamento. Reyna culpa a Annabeth de lo sucedido y la acusa de traidora, Annabeth en cambio no sabía que ni por que su barco había empezado a disparar a sus supuestos aliados. Más tarde se descubre que el causante había sido Leo, que había sido poseído por unos espíritus enviados por su mayor enemiga Gaia. Los siete de la profecía (Percy, Annabeth, Leo, Jason, Frank, Hazel y Piper) consiguen salir de allí con vida y se dirigen hacia Roma, pero cruzar el Mediterráneo no es nada fácil para ningún semidiós, nadie suele sobrevivir a algo así. Después de recibir varios ataques de monstruos, llegan a Roma donde se separan en tres grupos, Percy, Jason y Piper que van a buscar a Nico quien ha sido capturado por los secuaces de Gaia. Frank, Hazel y Leo que tienen la misma idea, y Annabeth que va sola en busca de la Atenea Partenos, ella debe seguir la Marca de Atenea, si lo consigue esa estatua podría devolver la paz entre griegos y romanos. Annabeth consigue llegar hasta la sala en la que esta la Atenea Partenos, eso sí con un pie roto y un dolor insoportable, pero aún le espera la peor parte, la estatua está protegida por Aracne, una enemiga mortal de su madre. Mientras tanto Leo, Hazel y Frank caen en una de las trampas de Gaia y llegan al taller del famoso matemático Arquímedes donde los espíritus que poseyeron a Leo anteriormente los vuelven atacar. Finalmente consiguen escapar y llegar al Argo II, con él llegan hasta el Coliseo donde se encuentran a Percy y Jason luchando contra dos gigantes. Una vez los vencen con la ayuda de Baco (o Dioniso) se meten en el barco con Piper que esta herida y Nico al que han rescatado. Todos juntos van a buscar a Annabeth, al final llegan a un aparcamiento de coches y abren un agujero en el suelo, debajo se encuentra Annabeth llena de arañazos y con un aspecto horrible, y con la Atenea Partenos al lado, sin rastro de Aracne. Percy baja del barco a ayudar a Annabeth y ella le cuenta que había conseguido engañar a Aracne para que tejiera su propia trampa y que se había caído al Tártaro por una agujero del suelo. Entonces el suelo empieza a temblar y Annabeth se da cuenta de que la estatua se va a caer al Tártaro, avisa a los chicos y Jason y Leo la aguantan con unas cuerdas y la suben a la nave. Frank y Piper suben a ayudar y Hazel empieza a subir con Nico la escalera, entonces una telaraña cojee del pie a Annabeth y la arrastra hacia el agujero, Percy la sujeta pero cae también. Las ansias de saber lo que les ha sucedido a una de nuestras parejas favoritas es enorme.

La casa de Hades[editar]

En el final de La Marca de Atenea, Annabeth y Percy caen en un pozo que conduce directamente al Tártaro. Los otros cinco semidioses tienen que dejar a un lado su dolor y seguir las instrucciones de Percy para encontrar el lado mortal de las puertas de la muerte. Si son capaces de abrirse paso luchando contra las fuerzas de Gea, y Percy y Annabeth pueden sobrevivir a la casa de Hades, los siete serán capaces de sellar las puertas de ambos lados y evitar que los gigantes alcen a Gea. Pero, se pregunta Leo, si las puertas están cerradas, ¿Cómo podrán Percy y Annabeth escapar? No tienen otra opción. Si los semidioses no tienen éxito, los ejércitos de Gea nunca morirán. No tienen tiempo. Dentro de un mes, los romanos marcharán al Campamento Mestizo. Las apuestas son más altas que nunca en esta aventura que se sumerge en las profundidades del Tártaro.

Hay un último libro, La sangre del Olimpo que saldrá a la venta en octubre del 2014.

La sangre del Olimpo[editar]

Pronto, el 7 de octubre de 2014. En éste libro se relata la Batalla Final de los Siete Semidioses contra la diosa de la tierra, Gea, y los malvados aliados de ésta, y la llegada de la Atenea Partenos al campamento Mestizo para evitar una guerra entre semidioses.

Véase también[editar]