Período especial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Calle en Trinidad, Cuba, que muestra los estragos de la crisis económica desde el derrumbe de la Unión Soviética.

El período especial en tiempos de paz en Cuba fue un largo período de crisis económica que comenzó como resultado del colapso de la Unión Soviética en 1991 y, por extensión, del Comecon así como por el recrudecimiento del bloqueo norteamericano desde 1992.[1] [2] [3] La depresión económica que supuso el Período Especial fue especialmente severa a comienzos/mediados de la década de los 90, el PIB se contrajo un 36% en el período 1990-93. A partir de 1994 se inició una recuperación llegando el PIB en 2007 a niveles similares a los de 1990. Se definió en principio por severas restricciones en hidrocarburos en forma de gasolina, diésel y otros combustibles derivados que hasta la fecha Cuba obtenía de sus relaciones económicas con la Unión Soviética. Este período transformó la sociedad cubana y su economía, lo que llevó a que Cuba hiciera urgente reformas en la agricultura, produjo una disminución en el uso de automóviles, y obligó a reacondicionamientos en la industria, la salud y el racionamiento.

Cambios en los modelos de producción[editar]

Evolución del consumo y producción de petróleo en Cuba

Recursos energéticos[editar]

Los efectos del "Período Especial" fueron súbitos. Los envíos de petróleo crudo pactados con la Unión Soviética dejaron de ser recibidos por Cuba después de 1991, y durante el siguiente año la economía cubana sufrió importantes restricciones en la importación, y se redujo la importación de petróleo a un 10% del que se estaba importando normalmente. El PIB estimado para 1990 era de 31,1 mil millones de dólares, pasó en 1993 a sólo 19,8 mil millones de dólares.

El presidente cubano Fidel Castro apareció en la televisión nacional cubana alertando a los cubanos sobre la escasez energética inminente, tras recibir una notificación de Rusia de que no tenía ninguna intención de cumplir con los acuerdos firmados por la Unión Soviética.

Agricultura y relocalización[editar]

Esta escasez de combustibles afectó especialmente a la agricultura -ya que era necesario para el funcionamiento de los tractores, las cosechadoras y las segadoras- así como a la capacidad industrial cubana.

Los primeros tiempos del período especial estuvieron marcados por una interrupción general en el transporte y los sectores agrícolas, la acción de fertilizantes y de pesticidas (ambos fabricados sobre todo de derivados del petróleo), y la escasez generalizada de alimentos, aunque el hambre fue evitada.

Técnicos en permacultura australianos y de otros lugares del mundo llegaron a Cuba para ayudar y enseñar sus técnicas a los agricultores locales, que pronto los pusieron en ejecución en campos cubanos por toda la nación.

La agricultura orgánica se impuso pronto por mandato del gobierno cubano, suplantando la vieja forma industrializada de cultivo tradicional. La relocalización impuesta por la permacultura, y los modos innovadores de transformación del sector tuvieron que desarrollarse muy rápidamente.

Las necesidades de producción de azúcar se vieron drásticamente reducidas -al desaparecer el programa "petróleo por azúcar" establecido con los soviéticos-, con lo que Cuba diversificó apresuradamente su producción agrícola, utilizando los campos de caña para plantar frutas y verduras.

Ganadería[editar]

La dependencia a los combustibles fósiles en las granjas cubanas hizo que se vieran afectados la producción de carne y productos básicos, que se vieron reducidos en la dieta. Esto llevó a la necesidad de adoptar dietas más altas en fibra, productos frescos y, en última instancia, fórmulas veganistas.

Transporte[editar]

Hubo de idearse formas alternativas de transporte, ideándose fórmulas como los "camellos" (autobuses adaptados de gran longitud para ser llevados por cabinas de tráiler). Centenares de miles de bicicletas tomaron las calles para suplir las carencias de combustible.Surgieron los llamados bicitaxis que no son más que bicicletas de tres ruedas adaptadas para dos pasajeros y un conductor.Las más desarrolladas poseían cajas de velocidad de motores soviéticos adaptados para funcionar no con un motor de combustión sino con los pedaleos de una bicitaxi. También se desarrollaron otras formas de transporte preexistente como el coche que consistia en una especie de carreta con asientos a los lados y capacidad de 8 a 12 personas y que es movido con 1 0 2 caballos, respectivamente.

Minerales y metales[editar]

Además, hubo de hacerse también frente a una drástica reducción en las importaciones de acero y otros derivados minerales, lo que provocó la clausura de refinerías y factorías por todo el país, eliminando en un importante porcentaje la industria estatal y millones de trabajos.

Turismo, remesas y nuevas formas de ingreso[editar]

El gobierno cubano también se vio obligado a adoptar nuevas formas de gestionar el turismo para hacerlo más lucrativo, llegando a acuerdos con varias naciones de Europa occidental (especialmente España) y de Sudamérica en un intento por ganar las divisas extranjeras necesarias para substituir el petróleo soviético perdido por los mercados internacionales capitalistas. Por otro lado, la depreciación del peso cubano tras la crisis generó que aquellos que tuviesen familiares en el exterior, al enviar fondos, también tendrían más posibilidades de ingresos y solidez económica.

Cambios en los modelos económicos[editar]

Las remesas, el turismo, la economía subterránea e informal, el subempleo y la necesidad de la relocalización de los procesos productivos por falta de recursos energéticos llevaron al gobierno cubano a tomar medidas profundas en la manera de planificar su economía y sus relaciones mercantiles.[2]

Para atacar la crisis, se hicieron reformas a nivel constitucional en 1991 que generarían principalmente dos sectores económicos emergentes y paralelos al sector estatal y un sistema bimonetario.[2] Por un lado, se reabrió el mercado interno mediante la moneda local y, por otro, el mercado de importaciones y fabricación nacional con moneda extranjera.[2] [4]

Durante el período especial se dio una transición de un modelo de planificación central socialista a un modelo socialista de mercado descentralizado.[2] En 1992 se modificó a nivel constitucional la disposición que prohibía la propiedad privada de los medios de producción y del tipo de sistema de planificación económica:[5]

Antes de 1992 Después de 1992
Sobre la planificación económica «Plan Único de Desarrollo Económico» «Un plan que garantice el desarrollo programado del país»
Propiedad de los medios de producción «la propiedad socialista se ejerce sobre los medios de producción» «la propiedad socialista se ejerce sobre los medios fundamentales de producción»

El turismo, remesas e inversión extranjera[editar]

El gobierno cubano procuró las remesas, la inversión extranjera y el turismo por medio de la despenalización de la tenencia de divisas extranjeras.[2] La dolarización parcial aminoró el riesgo cambiario en los nuevos sectores emergentes de la economía incentivando la inversión extranjera.[6] Por otro lado, se creó un mercado cambiario para la población (CADECA) para que el Estado pudiera captar las ganancias por remesas y el turismo y así mejorar la oferta de bienes y servicios.[6] También la dolarización sirvió de ayuda para crear un marco de referencia confiable de precios y costos que sirviera para introducir mercados al sector empresarial.[6]

Decentralización de la planificación económica y productiva[editar]

Hubo que dar prioridad a la producción agropecuaria y de otros procesos de producción relativos a la autosuficiencia local y de comunidades por medio de la desestatización de tierras, la liberalización del trabajo por cuenta propia y la autorización para el funcionamiento de varios mercados privados de productos agropecuarios, industriales y de artesanado.[2] Para lograr esto, el gobierno de Cuba desestatizó muchas tierras para transformarlas en cooperativas y descentralizó el sistema bancario nacional.[2]

En un principio, el sector tradicional transó en moneda nacional pero para aumentar el autofinanciamiento y competitividad después se les permitió concurrir al mercado interno en divisas extranjeras para transacciones intraempresariales y la venta de bienes y servicios a la población.[6] Esto también a más largo plazo aminoró la necesidad de asignación de subsidios por parte del Estado.[6]

Efectos en la población[editar]

Efectos en la salud[editar]

Malnutrición[editar]

El aporte nutricional se redujo de 2.845 kilocalorías por día en 1989 a 1.863 kilocalorías por día en 1994,[7] siendo el mínimo recomendado para el cuerpo humano adulto de 2.100 a 2,300 calorias.[8] Asimismo, se estima que los niños y personas de edad avanzada reciben sólo 1.450 calorías por día.[8] Para Franco y colaboradores (2007) cada cubano adulto perdió entre un 5% a un 25% de su peso corporal durante el período 1990–1995.[9] [10]

Debido a una probable combinación de factores nutricionales y tóxicos surgió una epidemia de neuritis óptica y polineuropatía periférica carencial en la población.[11] [12] [13] Aparecieron los primeros casos esporádicos entre 1991 a 1992 para luego progresar a ritmo exponencial hasta mayo de 1993 con 30.000 pacientes. El gobierno cubano desde entonces puso a distribución suplementos vitamínicos gratuitos. Para 1997 el total de casos reportados ascendía a los 56.800 enfermos desde el inicio de la crisis.[14] [15]

Enfermedades de la civilización[editar]

Con la malnutrición en el período especial surgieron epidemias pero por otro lado se obtuvieron efectos positivos en cuanto a otras enfermedades asociadas a la civilización. En un artículo del American Journal of Epidemiology Franco (2007) publica datos que muestran que "durante el período 1997-2002, hubo una disminución en las muertes atribuidas a enfermedades de la civilización tales como la diabetes (51%), enfermedad coronaria (35%), accidente cerebrovascular (20%) y otras causas (18% ).[9] [16] Para Franco esto se debió a cómo la población trató de reducir el almacenamíento de la energía sin reducir el valor nutritivo de los alimentos.[9]

Mortalidad materno-infantil[editar]

Entre las consecuencias negativas importantes según el Canadian Medical Association Journal (CMAJ) son un aumento del 60% en la tasa de mortalidad materna ocasionada por complicaciones obstétricas comunes y un 43% en la tasa de la mortalidad materna total.[17] [10] Por otro lado, la tasa de mortalidad infantil en Cuba fue atenuada por una disminución en la tasa de natalidad debido a la pobreza, aumento de abortos no oficiales, mayor distribución de anticonceptivos y un nivel de atención muy exclusivo del sistema de salud cubano a los lactantes.[10]

Mortalidad en adultos mayores[editar]

Para el estudio de la American Journal of Epidemiology existió un modesto aumento en la tasa de todas las causas de muerte en los ancianos.[9] Por otro lado, para la Canadian Medical Association Journal las consecuencias en Cuba fueron un aumento en la tasa de mortalidad entre los ancianos de hasta un 20% entre 1982 y 1993.[10]

Otros efectos[editar]

La CMAJ critica la publicación de la American Journal of Epidemiology de Franco por no tomar en cuenta otras repercusiones en la población como los efectos mentales y sociales argumentando que el hambre en Cuba durante el Período Especial fue causado por factores políticos y económicos propios de regímenes autoritarios bajo extremos racionamientos.[10] Misma situación que obligó al régimen aceptar donaciones norteamericanas de alimentos, medicinas y dinero en efectivo.[10]

Tras el período especial[editar]

Mientras que el país comenzó a recuperarse más visiblemente del choque que supuso la implosión de su principal apoyo económico, Castro subrayó los éxitos que supusieron mantener varios indicadores sociales a los niveles de países del Primer Mundo (como la educación, la mortalidad infantil, etc.).

El fin del período especial fue progresivo, desde 1995 hasta 1997. En estos años se superaron duros obstáculos de una sociedad en ruina. Cabe resaltar que el mismo problema sucedió en Corea del Norte, con peores resultados ante esta crisis, donde muere un 10% de la población de hambre, y los problemas de malnutrición son generalizados a toda la población.

Con la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela en 1998, Cuba encontró en Venezuela un importante socio para los intercambios comerciales.

Además, en el período especial se ha visto un catalizador para que Cuba se esfuerce por un consumo más responsable de sus recursos, lo que se ha visto plasmado, entre otras cosas, en la llamada "Revolución energética" con la que se pretende alcanzar un equilibrio entre la producción energética y los recursos naturales por diversas vías (como, por ejemplo, sustituyendo bombillas incandescentes por unas de bajo consumo, o subvencionando electrodomésticos de bajo consumo, etcétera).

Desde el año 2003 el PIB ha crecido continuadamente hasta la actualidad según los informes de ECLAC. En el 2006 la economía creció un 12,6%, siendo el mayor crecimiento de América Latina según la Cepal ese año. Creció un 7,6% en el año 2007 con respecto al año anterior.[18] Durante el año 2009 ECLAC estimó un incremento interanual del PIB del 1% con respecto al año 2008 (a pesar de la Crisis bursátil de enero de 2008 de afectación internacional)[19]

Referencias[editar]

  1. José Bell Lara, en Cambios mundiales y perspectiva. Revolución Cubana, La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1999
  2. a b c d e f g h Díaz Carcanholo, Marcelo; Nakatani, Paulo Cuba: ¿socialismo de mercado o planificación socialista? Revista Herramienta No. 25 Cuba
  3. «Cuban Democracy Act of 1992». State Department.
  4. Gilberto Piñeda Bañuelos, Las reformas económicas en Cuba. De un modelo de planificación centralizado a la planificación descentralizada. 1959-2000, México, UABCS-Universidad Autónoma de Baja California Sur, 2001, pág. 76.
  5. Wilson Cano, Soberanía e política económica na América Latina. São Paulo, Editora UNESP, 2000
  6. a b c d e Vilma Hidalgo de los Santos, Yaima Doimeadios Reyes Dualidad monetaria en Cuba: Causas e implicaciones de política económica Gest. Terc. Milen. 2003, 6 (11) : 53 - 62
  7. Ángela Ferriol Muruaga, "El Empleo en Cuba (1989-1996)". En A.F. Muruaga, A.G. Gutiérrez, D.Q. Mendoza, y V.P. Izquierdo, Cuba: crisis, ajuste y situación social (1990-1996), La Habana, Editorial de Ciencias Sociales, 1998, pág. 23.
  8. a b Office of Global Analysis, FAS, USDA (2008) Cuba’s Food & Agriculture Situation Report. Consultado el 26 de abril de 2012
  9. a b c d Franco, Manuel et ál. (2007) Impact of Energy Intake, Physical Activity, and Population-wide Weight Loss on Cardiovascular Disease and Diabetes Mortality in Cuba, 1980–2005 Oxford Journals Medicine American Journal of Epidemiology Volume 166, Issue 12 Pp. 1374-1380
  10. a b c d e f Health consequences of Cuba's Special Period CMAJ. 2008 July 29; 179(3): 257. doi: 10.1503/cmaj.1080068. Consultado el 26 de abril de 2012
  11. Muci Mendoza (2002) Neuropatía óptica epidémica cubana. Parte II Aspectos neuro-oftalmológicos, neurológicos, nutricionales e históricos Gac Méd Caracas v.110 n.2 Caracas abr. 2002. Consultado el 27 de abril de 2002.
  12. Espinosa AD, Ordúñez PO. Nuevas reflexiones acerca de las determinantes de la epidemia de neuropatía en Cuba. Rev Finlay Cienfuegos 1993; 7(1-4): 1-103. Consultado el 27 de abril de 2012
  13. Hernández E, Cabeza F, Jiménez-Muro J, García de Paso P. Neuropatía epidémica Cubana. Cartas al Director. Med Clin 1997; 5(108): 199. Consultado el 27 de abril de 2012
  14. Batista R, Serrano C. Atención al paciente con Neuropatía epidémica. Consideraciones sobre el diagnóstico y sobre el seguimiento. Rev Cub Med Gen Integrascendia 1997; 13(3): 238-248. Consultado el 27 de abril de 2012
  15. Hernández Almeida (1998) La epidemia de neuropatía cubana, un fenómeno reemergente MULTIMED 1998;2(3) Hospital Provincial Clínico Quirúrgico-Docente "Celia Sánchez Manduley". Manzanillo-Granma. Consultado el 27 de abril de 2012
  16. Carroll, Rory (Septiembre 27, 2007). Economic crisis boost to health of Cubans. London: The Guardian. Consultado el 26 de abril de 2012 Manuel Franco describe el Período Especial como quizá "el primer y, probablemente, el único experimento natural nacido de circunstancias desafortunadas, donde se observó un gran efecto en la diabetes, enfermedades cardiovasculares y la mortalidad por cualquiera de las otras causas asociadas mediante la pérdida sostenida de peso en toda la población como resultado del aumento de la actividad física y la ingesta calórica reducida"
  17. Cuban Health Statistics Bureau. Annual health statistics reports 1973–2006. Havana City: Ministry of Public Health; 1974–2007. Consultado el 26 de abril de 2012
  18. http://websie.eclac.cl/anuario_estadistico/anuario_2009/pdf/Anuario_2009.pdf
  19. http://websie.eclac.cl/anuario_estadistico/anuario_2009/pdf/Anuario_2009.pdf

Enlaces externos[editar]

"Desafío", cortometraje documental sobre el período especial.