Pepe Argento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pepe Argento
Personaje de Casados con hijos
Primera aparición 12 de abril de 2005
Última aparición 28 de diciembre de 2006
Causa/razón • Finaliza la serie
Interpretado por Guillermo francella
Temporada(s) 2
Sexo Masculino
Color de pelo Negro
Color de ojos Celestes
Ocupación Empleado de zapatería, ex-jugador de fútbol
Enemigos Clientas de la zapatería
Cónyuge Moni Argento
(c. 1985-presente)
Hijos Paola Argento
Alfio Coqui Argento
Residencia Bajo Flores, Buenos Aires
Religión Católico
Nacionalidad Bandera de Argentina
Estatus actual Vivo

José "Pepe" Argento, (conocido como Pepe Argento), es un personaje ficticio, que representó Guillermo Francella en Casados con hijos.
Generalmente, es el personaje más destacado, puesto de manifiesto que es que le da realidad a la ficción, de cómo un hombre debe sostener a toda su familia, sabiendo que el resto de la misma no se preocupa ni por él ni por su propia superivencia, ni por mantener económicamente a una familia en pie.

Biografía[editar]

Pepe nació en Ciudad de Buenos Aires, hijo de Francisco Argento, ya fallecido, y de madre desconocida. En 2 capítulos, Pepe dice que se fue de la casa de su madre porque no le compró una pelota Roja y Negra que había en un bazar. Antes de casarse con Moni, Pepe ya era estrella en las divisiones inferiores de Racing Club, del cual fue hincha toda su vida. Antes de que debutara en el club, Moni apareció en el campo dicendole que estaba embarazada. El se fue con ella y se casó, aparentemente a fines de los 80 o principios de los 90. En 1988, nació Paola, la hija ninfómana y descerabrada. En 1990, llegó Alfio (alias Coqui), que es inteligente pero que no tiene suerte con las mujeres, ademas de ser torpe. Heredó y se estableció en la casa de su padre, donde vive desde que caso con Moni.

Matrimonio[editar]

En una fecha dudosa en algún momento del decenio de 1980, [1] conoce a Mónica Potrelli (Florencia Peña), nacida en Tostado, Santa Fe, donde entran en noviazgo, y se casan, gracias a una broma que ésta hizo a Pepe (que estaba embarazada, y todo fue una farsa para que Pepe se casase con ella), cuando él iba a ser seleccionado para ascender a la Primera División de fútbol de Argentina, en referencia a Racing Club, ya que, en ésa instancia, Pepe jugaba al fútbol en ese club, en las inferiores, club del que es hincha fanático en la vida real. También, cuenta que jugó en el Club Social y Deportivo Tristán Suárez por más de 9 años.
Al casarse con Moni, Pepe pierde toda esperanza de volver al fútbol, cosa que considera que su mujer "le cagó la vida para siempre" (sic), lo repite seguidamente. También dice que hizo circular un rumor de que había muerto en Bolivia, para quedar como un mito pero que no funcionó.
Por ver su fracaso irrevertible, se vio obligado a conseguir trabajo en un shopping,[2] como vendedor de zapatos de mujer, por lo cual, recibe mal pago, y nunca estuvo conforme con este trabajo.
Tienen 2 hijos, Paola y Coqui.

Relación con sus vecinos[editar]

Pepe tiene muchos amigos, en especial, Dardo Fuseneco, su vecino, esposo de María Elena, ella y Pepe se llevan muy mal gracias al alcoholismo de la mujer y el carácter del primero, donde él la describe con muchas palabras ofensivas como: Cara de Galleta de campo, Cara de cartel de Prohibido Estacionar, etc, porque él define la cara de esta mujer como redonda a causa de su corte de pelo, ya que sus puntas tocan la nuca y no van más allá de ésta.
En algunos capítulos Pepe Argento y María Fuseneco se reconcilian, equilibrando su relación amistosa entre la pelea y la paz, ya que al menor desborde, todo deviene mal y recomienzan las peleas; en parte esos conflictos se deben a algunas actitudes cómplices entre María Fuseneco y Moni Argento, las cuales son observadas como conspiraciones por Pepe.

Trabajo en la zapatería del Shopping[editar]

Trabajador en una zapatería de artículos referidos de la tienda, para mujeres, tiene a sus clientas, que él las describe como gordas, sudorosas, obesas, etc., que tiene que soportar cada día hábil, cuando las mismas se enojan, lo discriminan por certificarlo mal empleado, ya que él se enoja cuando los pies de las señoras son demasiados grandes, y no coinciden del todo con las tallas, a fin que "deforman" la apariencia del calzado, y por más sacrificable que sea, él mismo tiene que medírselos y ponérselos a ella, acción que él describe como repugnante y desagradable. (Interpretadas por Pía Uribelarrea, Gabriela Barrios y Laura Insúa)

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]