Pentecostalismo Unicitario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nauru unit distance

Conocido como pentecostalismo del nombre de Jesús o apostólico, se refiere a un grupo de denominaciones y creencias en el cristianismo pentecostal, y a todo aquel que se suscriba a la doctrina teológica de la unicidad del Señor Yahveh, además proclama que el nombre de Dios es Jesús.

El pentecostalismo unicitario deriva su nombre de la doctrina de la deidad o naturaleza de Dios, popularmente conocida como la doctrina de la Unicidad.[1]

Esta doctrina establece que hay un Dios, un espíritu singular que se manifiesta de muchas maneras diferentes, pero que principalmente se manifestó en carne para redimir a la humanidad.[2] Mantiene una marcada diferencia al dogma de las personas distintas y eternas postulado por la teología trinitaria. Los creyentes de la unicidad se bautizan en el nombre de Jesús, en lugar de utilizar la fórmula trinitaria.

La unidad, unicidad o unitariedad tiene como base bíblica el monoteísmo impregnado en el tanaj, basado en Deuteronomio capítulo 6 verso 4, en el el judaísmo se basó para rechazar a Jesús como Mesías del judaísmo pues consideraba que Dios no tenía un hijo igual en gloria o potestad, sino que se apegaban al extremo a esta doctrina de unitariedad como cimiento de su fe y su cultura.

La mayoría de otras creencias y cultos de los pentecostales unicitarios son similares a las de los otros pentecostales. Sin embargo, la soteriología unitaria difiere significativamente de la de la mayoría de los demás facciones pentecostales y evangélicas. Mientras que la mayoría de ellas requieren sólo la fe en Jesús para la salvación, el pentecostalismo unicitario define la fe como el arrepentimiento, el bautismo (en el nombre de Jesús) y la recepción del Espíritu Santo. Esto refleja su diferente interpretación de la Biblia, y ha causado fricciones entre el pentecostalismo unicitario y otras iglesias. La unicidad enfatiza en "normas" que ha llevado igualmente a cargos de legalismo espiritual por miembros de otras creencias, aunque los creyentes de la Unicidad ardientemente niegan esta acusación. Ellos insisten en que estas directrices han sido encomendadas por los mismos Apóstoles, en la Escritura, y son de este modo deber de todos los creyentes.

Se estima en 40 millones los seguidores de esta Fe en la actualidad.[3]

Principales iglesias pentecostales unitarias[editar]

Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, Iglesia Pentecostal Unida Internacional, la Iglesia Evangélica Apostólica del Nombre de Jesús, las Asambleas Pentecostales del Mundo, la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo de la Fe Apostólica, la Iglesia del Camino Bíblico de Nuestro Señor Jesucristo, Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, Las Asambleas del Señor Jesucristo, la Verdadera Iglesia de Jesús, la Iglesia Apostólica de Pentecostés de Canadá, la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús y otras denominaciones pentecostales unicitarias se listan en Pentecostales del nombre de Jesucristo.Iglesia Pentecostal de Jesucristo Rios de Bendición.Iglesia Cristiana Apostólica Pentecostal (ICAP).

La doctrina de la Unicidad de Dios[editar]

Características de Dios[editar]

La teología de la unicidad sostiene que el Señor es absolutamente e indivisiblemente uno. Igualmente proclama que no tiene cuerpo físico, sino que es un espíritu invisible, que sólo se puede visto en teofanías en que él se manifiesta al hombre, o en la persona de Jesucristo encarnado. En la persona de Jesús Dios se manifiesta, no como una imagen, sino como Dios mismo manifestado en carne. Esta afirmación está basada bíblicamente en varios textos, entre los cuales destaca Juan 14:20 "Aquel día comprenderéis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros".

La unicidad rechaza todos los conceptos de una subordinación, dualidad, trinidad, panteón, u otras versiones de la naturaleza de Dios que afirman varios dioses o "personas" divinas, individuos o centros de conciencia dentro de esa Deidad. Igualmente niega todos los conceptos de Jesús como otra cosa que no sea verdadero Dios y verdadero hombre, junto con todas las enseñanzas que afirman que era solamente un "buen hombre", sumo sacerdote o profeta, en vez de el mismo Dios. La doctrina de la Unicidad declara que Jesucristo es el Hijo unigénito de Dios. Rechaza la idea de que cualquier persona pueda "obtener" el estatus de Dios, ya sea por obras o por gracia, sosteniendo que Jesucristo no "obtuvo" su condición, sino que él es uno, el mismo Dios eterno manifestado en carne según la interpretación pentecostal unicitaria de 1 Timoteo 3:16.

Los pentecostales unicitarios creen que el dogma trinitario es una "tradición de hombres", y que tampoco es bíblica ni una enseñanza de Dios, y citan la ausencia de la palabra "Trinidad" en la Biblia como evidencia de ello. Por lo general, creen que el dogma es una invención del Concilio de Nicea del siglo IV, que lo hizo ortodoxo. La posición de Unicidad en lugares de la Trinidad, los pone en discordia con miembros de la mayoría de otras iglesias cristianas, algunos de los cuales han acusado a los pentecostales unicitarios de ser modalistas y ridiculizados como "sectarios".[4]

Padre, Hijo y Espíritu Santo[editar]

La enseñanza de la Unicidad afirma que Dios es un espíritu singular que es un ser, no tres personas divinas, individuos o mentes. "Padre", "Hijo" y "Espíritu Santo" son simplemente títulos que reflejan, el carácter, naturaleza y manifestación del Único Verdadero Dios en el universo. Cuando los creyentes unicitarios hablan del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, lo ven como un solo ser, un Dios personal:

El Padre
El título de Dios en relación paternal.
El Hijo de Dios
Los creyentes de la Unicidad consideran que Dios se encarnó en carne humana como Jesús de Nazaret.[1] Usan el término bíblico "Hijo de Dios" en vez del término extra bíblico "Dios el Hijo". "Hijo" se refiere tanto a la humanidad y la deidad de Jesús, juntas, o solo a la humanidad, pero nunca a la deidad sola.[5]
El Espíritu Santo
El título que describe la naturaleza misma del único Dios. Dios es un "Espíritu" omnipresente, indivisible, Santo y eterno. "Santo" es un atributo moral de Dios, de ahí el término "Espíritu Santo" en referencia a Dios.

La teología de la Unicidad no niega la divinidad del Padre, Hijo o Espíritu Santo, ni las distinciones bíblicas entre el Padre_Hijo, ni la única "personalidad" del Padre, Hijo y Espíritu Santo. La teología de la Unicidad considera que cuando el único Dios personal y omnipresente se manifiesta o se revela a sí mismo es en una manera personal. La teología de la Unicidad, ve al Padre, "el espíritu eterno" como un Dios trascendente, personal, omnipresente manifestándose en carne como un ser humano genuino para redimir y santificar a la humanidad pecadora y perdida.

El Padre y el Espíritu Santo son uno y el mismo ser, según la teología de la Unicidad.[6] [7] Estos dos títulos no reflejan "personas" separadas dentro de la Deidad, sino dos diferentes maneras en que el único Dios se revela a sus criaturas. Así, el Antiguo Testamento habla de "El Señor Dios y su Espíritu", en Isaías 48:16, pero esto no indica dos "personas", de acuerdo a la teología de la Unicidad. Más bien, "El Señor" indica Dios en toda su gloria y trascendencia, mientras que "su Espíritu" se refiere a su propio Espíritu que se movió sobre y habló al profeta. Esto no implica algunas dos "personas" más de lo que las numerosas referencias bíblicas de un hombre y su espíritu o alma (como en Lucas 12:19) implica dos "personas" existentes en un solo cuerpo.[8]

En cambio, dice la enseñanza de la Unicidad, el Hijo no existía (en algún sentido sustancial) antes de la encarnación de Jesús de Nazaret en la presciencia de Dios. La humanidad de Jesús no existía antes de la encarnación. Aunque Jesús (es decir, el Espíritu de Jesús) preexistía en su divinidad como Dios eterno.[9] Como Jesús, Dios tomó carne humana en un momento preciso en el tiempo, mientras que permaneció completa y eternamente siendo Dios: "Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad". Así, el Padre no es el Hijo (esta distinción es fundamental), pero está en el Hijo como la plenitud de su divinidad (Colosenses 2:9). La teología de la Unicidad no enseña (como algunos acusan falsamente) que el Padre es el Hijo, sino que el Padre está en el Hijo (Dios en Cristo).[10] Esta divinidad dentro de Jesús era también el Espíritu Santo, según la enseñanza de la Unicidad, como el Padre y el Espíritu Santo son uno y el mismo. La teología de la Unicidad afirma que El Señor y Jesús se refieren al mismo Dios, quien es también conocido como Jehová por algunos cristianos de hoy en día.

Igual que las enseñanzas de la Trinidad, toda su teoria se apoya completamente en la Biblia, la cual muestra con suma claridad tanto la unicidad de Dios como el Bautismo en el nombre de Jesus. La Trinidad puede justificar por que el bautismo no se debe hacer en el nombre de Jesus sino en el nombre de los tres títulos, esencias o manifestaciones del Padre, sin salirse del texto bíblico. Mt 28:19

La Sagrada Escritura[editar]

El Pentecostalismo Unicitario se adhiere a la doctrina protestante común de solo la Sagrada Escritura. Ven la Biblia como la Palabra inspirada por Dios, y como absolutamente infalible en su contenido (aunque no necesariamente en todas las traducciones). Específicamente, rechazan las conclusiones de los concilios de la Iglesia como el Concilio de Nicea y el Credo de Nicea. Creen que los cristianos de la corriente trinitaria han sido engañados por las arraigadas e indiscutidas "tradiciones de hombres".[11]

El resumen principal de la teología unicitaria hoy es La Unicidad de Dios de David Bernard, de Word Aflame Press, 1983, ISBN 0-912315-12-1. Otro tratamiento se encuentra en Talmadge French, nuestro Dios es Uno, Voice and Vision Publishers, 1999, ISBN 978-1-888251-20-3.

El Verbo[editar]

Como principio de enseñanza sobre Unicidad, y sobre cualquier tema referente al evangelio de salvación; es necesario tener en cuenta las mismas palabras de el apóstol Pablo, pues él antes de haberse encontrado cara a cara con el Señor había sido instruido y muy bien letrado, el fin de su expedición de corazón era benevolente, su causa era la de hacer justicia con las personas que a su juicio; hacían errar al pueblo de su razón, pero en el camino se encontró con el Señor (Hechos 9:4), que le llamo diciendo: Saulo, Saulo ¿porque me persigues? Yo soy Jesús a quien tu persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Luego, lleno del verdadero conocimiento, expresó (1 de Corintios 2:2), porque no me propuse saber algo entre vosotros, sino a Jesucristo,y a este crucificado, verso 4, y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduria, mas con demostración del espíritu y de poder. y cual es la ganancia del hombre, tanto conocimiento y no conoce a jesucristo nuestro gran Dios y salvador, repito jesucristo nuestro gran Dios y salvador. Isaias 43:10-11 yo mismo soy, antes de mi no fue formado Dios ni lo será después de mi. yo soy jehova y fuera de mi no hay quien salve.Entonces es imposible no comprender lo grande del misterio de la piedad;Dios fue manifestado en carne, pablo lo predico a los gentiles y por esto gloria al nombre de nuestro gran Dios y salvador jesucristo.amen

Algunos maestros de la Unicidad, tales como Irvin Baxter, Jr., creen que "el Verbo" en Juan 1:1 era el Dios invisible decidiendo manifestarse o expresarse él mismo a sus criaturas: primero a los ángeles, luego al hombre. Antes de la creación del universo (visible e invisible), Dios solo existía en la eternidad, no tenía necesidad de manifestarse o expresarse, como no había nadie más para manifestársele o expresársele. Sin embargo, una vez que los ángeles y luego el hombre habían sido creados, el inmaterial e incircunscribible Dios se manifestó en una forma angelical para que sus criaturas pudieran identificarlo. Esta forma - "El Verbo", en la enseñanza de la Unicidad, luego tomó la de carne humana como Jesús de Nazaret.[12] Así, el Verbo nunca fue a una segunda persona en la Deidad, sino el único Dios manifestándose a sí mismo en una forma que su creación podía comprender. Sin embargo, en su encarnación, Dios tomó la de "la semilla de Abraham";[13] Esto fue algo único, como nunca había asumido "la naturaleza de los ángeles", aunque anteriormente se manifestó como "el Verbo". Por lo tanto, la encarnación de Jesús es un acontecimiento singular, diferente a cualquier cosa que Dios había hecho alguna vez o nunca hará nuevamente.

Aunque la creencia Unicitaria en la unión de lo divino y lo humano en una sola persona en Cristo es similar a la fórmula de Calcedonia. Los calcedonios difieren considerablemente con ellos sobre su oposición al dogma trinitario. Ven a Jesucristo como una sola persona uniéndose a "Dios el Hijo" (un ser cuya existencia se niega en la teología Unicitaria), la segunda persona eterna de la Trinidad tradicional, con naturaleza humana. Los creyentes de la Unicidad, por otro lado, ven a Jesús como una sola persona uniéndose al Dios único con naturaleza humana para formar "el Hijo de Dios". Insisten en que su concepción de la Deidad es fidedigna al monoteísmo estricto del cristianismo primitivo, contrastando sus puntos de vista no sólo con el Trinitarismo, sino también con el arrianismo asumido por los santos de los úlltimos días (que creen que Cristo era un "dios" independiente del Padre y del Espíritu) y los Testigos de Jehová (que lo ven como un dios menor que su padre). La teología de la Unicidad es similar al Modalismo histórico, aunque no puede caracterizarse exactamente como tal.[14]

¿Cual es el nombre de Dios?[editar]

Muchas congregaciones se basan en la utilización de títulos para mencionar a Dios, unos dicen “en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo” por lo que dice Mateo 28:19. Pero lo que deben saber es que estos son solo títulos, porque a cualquiera persona se le llama padre, si tiene hijos, todo somos hijos porque nacemos y tenemos padres, y espíritu santo es un título que se atribuye a Dios, pero no es su nombre. Pero no es solo eso; bautizan, profetizan, predican, hacen señales y milagros mencionando siempre la frase “en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo”.

Dicen “en el nombre”, pero no mencionan ningún nombre, y la pregunta es ¿de cuál padre? ¿De cuál hijo? y si solamente mencionan “espíritu” ¿de cuál espíritu?, sin duda alguna se puede ver que no mencionan ningún nombre.

Puede que estas congregaciones estén respaldadas por Dios, pero cuando dicen “en el nombre del padre”, no estarían invocando también al padre de tinieblas; “en el nombre del hijo”, podría ser el hijo del diablo o de oscuridad; y “en el nombre del espíritu”, ¿a qué espíritu? No podría ser un espíritu satánico. Por eso Dios en el antiguo testamento nos dio a conocer su nombre.

En la Biblia el primer versículo en el cual se menciona su nombre dice: “estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos” (Génesis 2:4).

Cuando se le apareció Dios a Moisés por medio de un ángel en una llama de fuego en medio de una zarza, hablo con él, porque quería liberar a su pueblo, y al finalizar, Moisés le dijo: “si ellos me preguntan ¿Cuál es tu nombre? ¿Qué les responderé? (éxodo 3:13) Dios le dijo: “yo soy el que soy” y que él era “Jehová” (éxodo 3:14-16) debido a esto es que Moisés menciona el nombre de Dios como Jehová en los cinco libros de la ley (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), que son los primeros libros de la biblia.

Sin duda alguna en el antigüedad el nombre de Dios fue proclamado como Jehová (Isaías 42:8). Isaías siendo el profeta más resaltante en el antiguo testamento, también menciono el nombre de Dios como Jehová (Isaías 43:3,12; 45:3,15,18,21-22; 46:9).

Pero ahora surge la pregunta; si Jehová es el nombre de Dios ¿Por qué los apóstoles predicaban en el nombre de Jesús? ¿Por qué el nuevo testamento no menciona a Dios con su nombre Jehová? ¿Es Jesús un Dios?

Si bien dice la escritura, que Jehová es Dios y no hay Dios más que él (Deuteronomio 4:35,39; Isaías 45:5-6, 21-22; 46:9). Entonces con toda certeza podemos decir que Jesús no es otro Dios. Pero si podemos afirmar esta pregunta ¿es Jesús el mismo Dios?

Muchos dicen que no, debido a que Jesús estando en el mundo nunca se consideró igual a Dios (Juan 20:17; 17:3); ya que él se dirigía a Dios como a “padre” (Lucas 22:41-42) y el padre lo había enviado (Juan 3:16); pero esto se puede explicar:

El decía que Dios padre estaba en el cielo (mateo 7:21; 6:9) no para demostrar que él no era Dios, sino como ejemplo para que nosotros lo hagamos así. Pero el siendo en forma de Dios, nunca se hizo igual a Dios ya que oraba al padre (Lucas 22:41-42), pero se oraba era así mismo. “El cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres. Y estando en condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (filipenses 2:6-8). Sabiendo que él estando en la tierra se hizo semejante a los hombres e inferior a los ángeles (hebreos 2:7), pero cuando subió en las nubes a su reino se hizo superior a ellos (hebreos 1:4), y Dios en su condición de espíritu decía a su condición de hombre: “Dios” (hebreos 1:8). Sin poner ninguna duda en nosotros, debemos declarar a Jesús como Dios, ya que él es Dios (1 Juan 5:20; 1 Timoteo 3:16; Juan 1:1,14; 2 corintios 1:21-22; Juan 20:28-29; romanos 9:5; 1 Timoteo 2:5-6). Estos son solamente los cumplimientos de que Dios vendría a la tierra en carne; pero desde un inicio Dios empezó a anunciarlo a través de los profetas.

Profecías y cumplimientos (Isaías 7:14  ; mateo 1:21-23) (Isaías 11:1-2  ; mateo 12:18) (Isaías 40:3  ; marcos 1:1-3 (Miqueas 5:2  ; mateo 2:1 en ade.) (Zacarías 9:9  ; mateo 21:5 en ade.)

En una profecía de Isaías se proclama a Jesucristo como Dios fuerte y como padre eterno: porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamara su nombre admirable, consejero, Dios fuerte, padre eterno, príncipe de paz (Isaías 9:6)

Ahora, si Jesús es Dios, ¿Dónde queda Jehová? No podemos decir entonces que Jehová es también Dios, porque por lo que hemos visto no hay dos Dioses, solo uno. Pero si podemos decir que “Jehová y Jesús son el mismo”.

Aun si Jehová y Jesús fueran seres distintos, bien claro dice la Biblia: “nadie puede servir a dos señores” (Mateo 6.24).

Primeramente las escrituras nos dicen que Jehová el padre, es el señor (Mateo 11:25; Hechos 17:24). Pero también nos dicen que Jesús es el señor (Hechos 10:36; Daniel 10:16-19). Las palabra nos dice que estos son uno (Juan 10:30; 1 Juan 5:7; 1 Timoteo 2:5-6). Por eso decimos que hay un solo señor.

Aparte no solo proclamamos a Jesús como señor, sino también como padre:

Los discípulos en una oportunidad le dijeron a Jesús ¿Dónde está tu padre?, y Jesús les respondió que si lo conocían a él también a su padre conocían (Juan 8:19; 14:7). Felipe en su insensatez le dijo a Jesús: señor, muéstranos al padre y nos basta (Juan 14:8). Felipe no sabía que él era el padre; pero Jesús le dijo que él era el padre, y que ellos dos están distinguidos por una naturaleza de espíritu y una de carne, pero son el mismo (Juan 14:9). Pero después Tomas reconoció que Jesús era Dios (Juan 20:28-29).

Así siempre afirmaremos con certeza que el padre y el hijo son el mismo, ya que son uno, y porque el padre habita en el hijo y el hijo habita en el padre (Juan 10:24-38).

Para seguir confirmando que Jesús es Dios, debemos saber también que él es el creador; muchos se oponen a esto ya que en todo el libro de génesis se testifica a Dios como Jehová; pero esto nos ayudara a seguir mostrando que Jehová y Jesús son el mismo. El antiguo testamento nos muestra a Jehová como el creador (génesis 2:4-7; salmos 121:2; Isaías 45:8). Pero el nuevo testamento nos dice que Jesús es el creador (colosenses 1:15-20; Juan 1:1-3).

La palabra nos dice: en el principio era el verbo, y el verbo era con Dios y el verbo era Dios (Juan 1:1). En el principio era la palabra, ¿cual palabra? Aquella que simplemente decía que se creara algo y se creaba, todo sabemos que esa palabra que lo creo todo es Dios; como cuando dijo: sea la luz y fue la luz (génesis 1:3). Y la palabra era con Dios, ¿Quién era con Dios? Jesús; ya que el pronunciaba al padre como si fuera otro ser. Y el verbo era Dios, ¿Quién? Jesús. Con eso podemos confirmar según Juan1:1-3,14 que Jesús es el creador.

Para seguir confirmando que Jehová y Jesús son el mismo debemos ir a sus cualidades, descripciones y características:

-Jehová sabe todas las cosas (1 Juan 3:20; Salmos 147:5) Jesús sabe todas las cosas (Juan 16:30)

-Jehová conoce el corazón de los hombres (1 Reyes 8:39; Jeremías 17:9-10) Jesús conoce el corazón de los hombres (Juan 2:14-25; Apocalipsis 2:18,23)

-Jehová nos santifica (Éxodo 31:13) Jesús nos santifica (Hebreos 10:10)

-Jehová es nuestra paz (Jueces 6:23) Jesús es nuestra paz (Efesios 2:14)

-Jehová es nuestra justicia (Jeremías 23:6) Jesús es nuestra justicia (1 Corintios 1:30)

-Jehová es nuestro sanador (Éxodo 15:26) Jesús es nuestro sanador (Hechos 9:34)

-Jehová mora en nosotros (1 Corintios 6:16) Jesús mora en nosotros (Romanos 8:10)

-Jehová es el dador de la vida, el cual no deja que su pueblo se arrebatado de su mano (Deuteronomio 32:39) Jesús es el dador de la vida, el cual no deja que su pueblo se arrebatado de su mano (Juan 10:28)

-Jehová, su voz es como el sonido de muchas aguas (Ezequiel 43:2) Jesús, su voz es como el sonido de muchas aguas (Apocalipsis 1:15)

-Jehová está presente en todo lugar (Proverbios 15:3; Jeremias 26:24; 1 Reyes 8:27) Jesús está presente en todo lugar (Juan 1:48-50; Mateo 28:20)

-Jehová no cambia (Malaquías 3:6) Jesús no cambia (Hebreos 13:8)

-Jehová es el único a quien debemos servir (2 Reyes 17:35) Jesús es el único a quien debemos servir (Colosenses 3:24)

-Jehová el único a quien debemos honrar (Éxodo 34:14) Jesús el único a quien debemos honrar (Apocalipsis 5:11-14)

-Jehová, invocando su nombre seremos salvos (Joel 2:32) Jesús, invocando su nombre seremos salvos (Hechos 2:21; Romanos 10:9-13)

-Jehová es el primero y el último (Isaías 44:6; 48:12) Jesús es el primero y el último (Apocalipsis 1:7-18; 22:12-13,20)

-Jehová es la piedra de tropezar de Israel (Isaías 8:13-15) Jesús es la piedra de tropezar de Israel (1 Pedro 2:6-8)

-Jehová es el gran juez que da la vida a quien quiere y que pagara a cada hombre según sus obras (Salmos 98:9; Deuteronomio 32:39; Jeremías 17:9-10) Jesús es el gran juez que da la vida a quien quiere y que pagara a cada hombre según sus obras (Juan 5:21-22; Apocalipsis 2:18-23)

-Jehová salva (Isaías 43:3,11; 45:15, 17,21-22; Joel 2:32) Jesús salva (Hechos 2:21; Romanos 10:9-13)

-Jehová es el cordero (Apocalipsis 22:22) Jesús es el cordero (Apocalipsis 7:9,14-17)

-Jehová, le traspasaron, en profecía (Zacarías 12:10) Jesús, le traspasaron (Juan 19:34, 37; Apocalipsis 1:7-8)

-Jehová fue vendido por 30 piezas de plata, en profecía (Zacarías 11:12-13) Jesús fue vendido por 30 piezas de plata (Mateo 27:3-10)

Viendo que todas estas características de Jehová y de Jesús son iguales, podemos decir que son el mismo.

Ahora que sabemos que los dos son y es el mismo ser, quedaría una sola pregunta, ¿cuál de los dos nombres debemos mencionar en todo, Jehová o Jesús?

La palabra dice: por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del padre, y del hijo y del espíritu santo (mateo 28:19). Bien específico dice “en el nombre”, si dijera “en los nombres” nosotros podríamos decir que son varios nombres, pero por decir “en el nombre” sabemos que es uno solo. Como ya se había mencionado, estos son solo título que se atribuyen a Dios; eso no quiere decir que debamos mencionar eso títulos, ya que no se está invocando ningún nombre; un nombre podría ser Juan, Pedro, Felipe, otros; pero “padre” no es un nombre, “hijo” no es un nombre y “espíritu salto” tampoco”. Por ejemplo cuando nace un bebe y lo van a presentar, los abogados preguntan: ¿Cuál es el nombre del padre?, y si no se dan ningún nombre, no se sabrá legalmente quién es el padre. Muchos dirían que el nombre que debemos mencionar seria “Jehová”, ya que desde un principio es proclamo ese nombre; pero el dijo que lo cambiaría.

Por medio del profeta Isaías en una de las profecías de la manifestación de Dios en carne, el dijo: “por tanto, mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en el aquel día; porque yo mismo que hablo he aquí estaré presente” (Isaías 52:6). El pueblo de Dios, ya conocía su nombre desde siempre, que era Jehová, entonces ¿a qué nombre se refiere?: Al nombre de Jesucristo, ya que bien dice “he aquí estaré presente”, y Jesucristo era él que había de venir; no obstante, Isaías profetizo que habría uno que prepararía el camino a Jehová Dios (Isaías 40:3) pero si nos vamos al cumplimiento de esta profecía, este que prepararía el camino fue “Juan” (marcos 1:1-8; Juan 1: 23); y Juan le preparaba camino era a Jesús (Juan 1:19-42). “Jesucristo” era el nombre nuevo que Dios había de adquirir (apocalipsis 3:12).

El profeta Malaquías también anuncio sobre la venida de Dios a la tierra, y que primero vendría un mensajero que prepararía el camino (Malaquías 3: 1-3); y ese que prepararía el camino era Elías (Malaquías 4:5), pero surge una pregunta ¿Elías y Juan son el mismo?: Si; a pesar de que Juan negó que era Elías delante de los sacerdotes y levitas (Juan 1:21). Pero él lo negó por un propósito, pero después Jesús le hizo presente a sus discípulos que Juan era Elías (Mateo 11:10-14; 17:10-13); ciertamente podemos decir que Elías se reencarnó como Juan, y que Elías es Juan, también porque Juan fue concedido virginalmente, y lo que reposo en el vientre de su madre fue el espíritu de Elías (Lucas 1:5-25). Aunque también podríamos verlo de otra forma...

Acerca del reino de Dios, los profetas dijeron que Dios en su forma de Jehová reinaría (Miqueas 4:1-5; Zacarías 14:9), pero también que Dios en su forma de Jesús reinaría (Daniel 7:13-14, 26-27). Pero sabemos que en ese reino, uno será su nombre (Zacarías 14:9), ya conoceremos a Dios con tantos nombres distintos en el mundo según las religiones, en ese día el nombre de Dios será uno sólo, ya no se alabará más el nombre de Dios como Jehová o como otro, en aquel día usaremos un solo nombre. Aparte la palabra nos muestra la forma del rostro de Dios, y no hay distinción alguna entre su rostro, ya que su rostro como Jehová (Daniel 7:9) y como Jesús (Apocalipsis 1:9-20; Daniel 10:1-20), en aquel día será uno, y por sus rostros son el mismo.

Como ya sabemos “Jesucristo” era el nombre nuevo que Dios había de adquirir (Apocalipsis 3:12).

Jesús, Dijo que seriamos aborrecidos por causa de su nombre (Mateo 24:9; 10:22; Marcos 13:13; hechos 5:34-42); Dios en un principio como Jehová, ya había dicho que aborrecerían su nombre (Isaías 66:5).

No solo eso, aparte todos los apóstoles conocían ese nombre, ya que aun cuando la escritura dice: por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del padre, y del hijo y del espíritu santo (Mateo 28:19), ellos bautizaron y predicaron en el nombre de Jesús (Hechos 2:38,41; 8:12-16; 10:47-48, 19:2-5: 22:16) porque conocían tal nombre. Bien dijo Jesús que las cosas las harían en su nombre (Marcos 16:17-18). Y el evangelio que se debía predicar en todo el mundo era el de Jesús, y no el de Jehová, ya que ellos siempre enseñaban y predicaban en ese nombre (hechos 5:42). No solamente eso, también dice la palabra que solamente en el nombre de Jesús seremos salvo (hechos 4:12).

Muchos se dejan llevar por lo que dice la escritura de que Jesús está sentado a la diestra de Dios (Marcos 16:19; Colosenses 3:1), pero estos hombre deben entender que Dios está en todo lugar, que el cielo como hemos visto no pueden contener a Dios, entonces como un trono lo contendría; por eso Dios usa su forma de hombre para reinar sobre nosotros y convivir con nosotros cuando el venga, aunque ahora está con nosotros en espíritu, porque él es el espíritu (Marcos 16:20; Juan 4:24; 2 Corintios 3:17). Pero cuando el venga le veremos. Y las escrituras nos muestran que cuando Jesús subió al cielo lo llenó todo (efesios 4:10) Por eso, la diestra de Dios no es lo que está a su derecha, la diestra de Dios es su poder, y Jesucristo se sentó en el poder del padre (Salmos 110:1-7; 60:5; 108:1-13; Gálatas 2:9; Mateo 26:64; Lucas 22:69), es decir se puso en el lugar del padre; por eso es que Juan vio un solo trono (Apocalipsis 4:2; 20:11). Una diestra material o natural, es la derecha; pero una diestra espiritual como hemos visto, es su poder.

Aparte dicen, de que Jesús entro como precursor por nosotros, llegando a ser un sumo sacerdote por siempre de acuerdo al orden de Melquisedec (Hebreos 6:20-28), y que debido a esto él no pudría ser Dios, ya que solo los hombre obtienen tal título; porque un espíritu no puede ser un sumo sacerdote, solo un hombre puede hacer eso, pero un hombre tampoco puede llegar a obtener tal título ya que para ello habría que ser santo sin haber cometido pecado nunca. Debido a esto, es que Dios esta eternamente en su naturaleza humana y celestial, fue por ello que consiguió tal título, y con eso demostramos que son el mismo en dos naturalezas, pero son uno.

Otra cosa que siempre mencionan es que Jesús no puede ser Dios porque se había bautizado (Mateo 3:13-17) y se preguntan: ¿si Dios es santo y el bautismo es para perdón de pecado y dado a los hombres, como Jesús puede ser Dios si se bautizo?, para esto hay una explicación bíblica clara; ya estaba profetizado que el Mesías había de bajar a las aguas y ser bautizado, las escrituras nos dicen claramente que Jesús es justo y no hubo pecado en él, porque era santo (romanos 5:17-18; hechos 3:14), aparte en los hombre no hay justicia, no hay hombre justo (romanos 3:10-12), en todos los hombre hubo y hay pecado (romanos 5:12-13), ¿Cómo Jesús pudo ser hombre si en él no hubo pecado, ya que no hay ninguna referencia bíblica que diga que él pecó? Ve usted que no pudo ser un simple hombre; claro: él lloró (Juan 11:35), tuvo hambre (Mateo 4:2), tuvo sed (Juan 4:7), otros… pero él no sintió todas estas cosas porque era hombre, sino porque estaba en su velo de carne y la carne tenía necesidad de todas estas cosas… Simplemente Jesús se había bautizado para dar ejemplo a nosotros (Mateo 20:22-23; Juan 13:15). Jesucristo decía que era necesario y convenía que él se bautizara para que se cumpliera la escritura y porque era justo hacerlo (Lucas 12:50; Mateo 3:15).

No en el nombre del padre, hijo y espíritu santo; no en el nombre de Jehová; sino en el nombre de Jesús, es que se debe predicar, profetizar, bautizar, sanar, sacar demonios, hacer señales y milagros e incluso a él debemos de orar (filipenses 2:10). Debemos invocarlo a él (1 corintios 1:1-3) Bien hemos aprendido, que el nombre de Dios es “Jesús”, y todo lo hagamos debemos hacerlo en el nombre de “Jesús”, dando gracias al Dios padre, pero ya sabemos que es el mismo (colosenses 3:17). Solo a Dios debemos servir; en una oportunidad cuando el diablo intentaba hacer caer en tentación a Jesús él le dijo: …vete Satanás, porque escrito está: Al señor tu Dios adoraras, y a él sólo servirás (Mateo 4:10); bien claro dijo Jesús “sólo a él servirás”, es decir a Dios; y la pregunta es ¿si sólo a Dios se debe servir, entonces, porque los ángeles vinieron y servían a Jesús? (mateo 4:11). Esto nos muestra también que Jesús es Dios, ya que los ángeles le servían a él.

Algo que también les digo, y les va a ayudar a entender cosas anteriores; Dios es Omnipresente (salmos 139:1-23) eso quiere decir que puede estar en todo lugar en un mismo tiempo, muchas personas piensan y afirman que Dios no puede estar en dos lugares a la vez, él si puede estar en dos y más lugares a la vez, él es “Dios” y es omnipresente y tiene el poder para hacerlo ya que es Omnipotente (salmos 91:1); siendo omnipresente pudo estar en la tierra como Jesús y en los cielos como Jehová, de tal forma que veíamos que Jesús siendo Dios rogaba a Dios en los cielos, estando él en la tierra.

No indignemos su nombre usando imágenes y esculturas, ya que eso no es agradable a él (éxodo 20:4-5; Isaías 44:9-20; 45:16,20; 46:6-7). Muchas congregaciones dicen que las imágenes y esculturas no son ídolos, sino un medio para acercarse a Dios, pero de todas formas, Dios no acepta esas imágenes (Isaías 40:18-26). Hagamos las cosas como Dios manda, en el nombre de “Jesucristo”.

Att: Eliomar G. Hernandez V. Facebook: Eliomar Hernandez Vallenilla.

El nombre de Jesús[editar]

La enseñanza de la Unicidad sostiene que Dios se reveló como Jesucristo,[15] y se basa principalmente en "el nombre salvador" de Jesucristo y reconocimiento de Jesús como el revelado, supremo, y único verdadero nombre de Dios.[16] Según la teología de la Unicidad, todos los nombres y títulos de Dios pertenecen a Jesús, ya que toda la plenitud de la Deidad habita corporalmente en él. la iglesia que tiene la revelación de la majestad de Dios, no niega mucha atención. No niega la existencia del Padre y del Espíritu Santo; ¿no fue Jesus engendrado en el vientre de maria por el Espíritu Santo?, esto sin mucha doxologia declara plenamente, que el Espíritu Santo es el Padre, Dios es el espíritu santo.

Dios es grande y ¿quien podra contender contra su Espíritu?, el dijo por cuanto en aquel dia mi pueblo
conocerá mi nombre, yo mismo que hablo he aquí estare presente. (Is 52:6)

Los críticos de la teología de la Unicidad comúnmente se refieren a sus seguidores como "Jesús Sólo", lo que implica que niegan la existencia del Padre y del Espíritu Santo.[1] La mayoría de los pentecostales unicitarios consideran que el término es peyorativo, y una tergiversación de sus verdaderas creencias sobre el tema. Los creyentes de la Unicidad insisten en que aunque ciertamente creen en el bautismo en el nombre de Jesucristo, describirlos como "pentecostales Jesús Sólo" implica una negación del Padre y el Espíritu Santo, una afirmación que rechazan enérgicamente.

Acusaciones de modalismo y arrianismo[editar]

Los creyentes de la unicidad son frecuentemente acusados de ser monistas o modalistas.[17] También han sido acusados a veces de arrianismo, generalmente por individuos aislados en lugar de organizaciones de iglesias.[18] Aunque el teólogo unicitario Dr. David Bernard indica que monarquianismo modalista y Unicidad son esencialmente los mismos (Siempre que uno no entienda que Modalismo sea lo mismo que patripasianismo ),[14] él niega rotundamente cualquier conexión con el arrianismo en la enseñanza de la Unicidad.[19]

Soteriología Unicitaria[editar]

Creencia[editar]

La soteriología pentecostal Unicitaria sostiene que la salvación viene por gracia mediante la fe.[3] Sin fe en Jesucristo, la salvación es imposible.[20] Sin embargo, fe no es solo creer solamente, sino que debe ser demostrada con acciones concretas.[21] Como una manifestación externa de la fe de uno en Jesucristo, la enseñanza de la unicidad requiere tres acciones: arrepentimiento, bautismo en agua en el nombre de Jesús, y bautismo en el Espíritu Santo con la evidencia inicial de hablar en lenguas.[3] La mayoría de los pentecostales unicitarios creen en la evidencia bíblica de estos actos de fe como lo ordenó Dios para la salvación, y por lo tanto insisten en que la falta de uno de ellos conllevaría en que una persona no sea salvada.[22]

Obedeciendo al Evangelio[editar]

Común a la mayoría de los creyentes evangélicos, los pentecostales Unicitarios creen que todas las personas nacen pecadoras, y siguen estando "perdidas" sin esperanza de salvación, a menos que abracen el Evangelio. Ellos creen que Jesucristo hizo una expiación completa, o de pago, por los pecados de todas las personas, y esta expiación es el único medio de redención del hombre. La doctrina de la unicidad enseña que para ganar la salvación, una persona debe cumplir los requisitos establecidos en el Nuevo Testamento. Estas condiciones se basan en las enseñanzas del Antiguo Testamento, y cumplen con aquellas de ese pacto. Aparte de la obediencia al Evangelio de Jesucristo, no hay esperanza de salvación para alguno, dondequiera.[23]

La gracia y la fe[editar]

Al igual que todos los cristianos, los pentecostales Unicitarios mantienen que ninguna buenas obras u obediencia a la ley puede salvar a alguno, aparte de la gracia de Dios. Además, la salvación viene sólo a través de la fe en Jesucristo, no hay salvación a través de cualquier nombre o trabajo aparte del suyo. La enseñanza de la Unicidad rechaza las interpretaciones que sostienen que la salvación se da automáticamente a los "elegidos", todos los hombres son llamados para salvación, y "todo el que quiera, puede venir".[24]

Mientras que la salvación es ciertamente un don en la creencia de la unicidad, que debe ser recibido.[25] Esto requiere que uno cumpla todos los requisitos estipulados por el dador (Dios); sin hacerlo, uno no puede recibir el regalo, y queda eternamente perdido. El primer mandato es la fe verdadera en Jesucristo, demostrado por la obediencia a las ordenanzas de Dios, y una determinación de someter a su voluntad todos los aspectos de la vida de uno. Adherentes de la unicidad rechazan la noción de que uno puede ser salvo a través de lo que ellos llaman "fe mental: la simple creencia en Cristo, sin cambio de vida arrepentimiento u obediencia. Así que rechazan rotundamente la predominante idea entre la mayoría de los evangélicos que uno es salvo a través de rezar una oración de pecador, en lugar de ser bautizado y / o recibir el Espíritu Santo. Los pentecostales unicitarios no tienen problema con la oración del pecador, sino que niegan que represente por sí sola "la fe salvadora", la Biblia, dicen, ha ordenado el arrepentimiento, el bautismo y la recepción del Espíritu Santo, como las manifestaciones de la verdadera fe y divina. Así, uno que rehúsa estas otras cosas no ha cumplido con las condiciones Bíblicas para la salvación, aún cuando hayan creído en Cristo.[26]

Arrepentimiento[editar]

Los pentecostales Unicitarios sostienen que la salvación no es posible sin el arrepentimiento. Uno debe sentir un "quebranto divino" por el pecado, confesar los pecados de uno a Dios (confesión a otro ser humano, como un pastor, se considera insuficiente e innecesario), pedirle perdón, y determinar conscientemente a abstenerse en el futuro de pecar otra vez.

Bautismo[editar]

La mayoría de los pentecostales Unicitarios creen que el bautismo es absolutamente esencial para la salvación. Una pequeña minoría cree que el bautismo es de naturaleza simbólica. Puesto que creen que uno debe tener fe y arrepentirse antes de ser bautizado, los bautismos de niños o por la fuerza se consideran inaceptables.

La teología pentecostal unicitaria mantiene la definición literal de bautismo como una inmersión completa en el agua. Creen que cualquiera de los otros modos no tienen fundamento bíblico o se basan en rituales inexactos del Antiguo Testamento, y que su modo es el único que se describe en el Nuevo Testamento. Esto contradice la aspersión, derramamiento o sólo la inmersión de la cabeza, y también contradice el uso de cualquier sustancia distinta al agua para el bautismo.

La fórmula bautismal unicitaria[editar]

Los creyentes de la Unicidad creen que el bautismo en agua para ser válido, uno debe ser bautizado en el nombre de Jesús, en vez de la fórmula bautismal predominante en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Esto sigue los ejemplos encontrados en el Libro de los Hechos 2:38, Hechos 8:16, Hechos 10:48, Hechos 19:5, Romanos 6:3, Gálatas 3:27 El "Nombre de Jesús" es una descripción usada para referirse a pentecostales unicitarios y sus creencias bautismales.[27]

Esta convicción se centra principalmente en torno a la fórmula bautismal ordenada en Hechos 2:38: "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo". Los pentecostales unicitarios insisten en que no hay referencias del Nuevo Testamento del bautismo por cualquier otra fórmula, salvo en Mateo 28:19, que la mayoría sostienen ser simplemente otra referencia al bautismo en el nombre de Jesús.[28] Aunque Mateo 28:19 parece ordenar una fórmula trinitaria para el bautismo, la teología de la Unicidad afirma que el "nombre" en este versículo es realmente singular y se refiere a Jesús, cuyo nombre ellos creen que es el del Padre, Hijo y Espíritu Santo.[29] Los creyentes unicitarios insisten en que todos los textos de la Biblia en materia deben estar en pleno acuerdo con los demás; así, ellos dicen, ninguno de los Apóstoles desobedecieron el mandato que les habían dado en Mateo 28:19, y ellos lo cumplieron correctamente mediante el uso del nombre de Jesucristo.[30]

Algunos creyentes de la Unicidad consideran que el texto de Mateo 28:19 no es original, citando al historiador de la Iglesia primitiva Eusebio, quien se refirió a este pasaje, al menos, dieciocho veces en sus obras. El Texto de Eusebio dice: "vayan y hagan discípulos de todas las naciones en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado". Sin embargo, la mayoría de los creyentes unicidad creen que Mateo 28:19 es auténtico y original, debido a la divina providencia y la preservación de las Escrituras.[31] [32] Los otros padres de la iglesia se supone que desconocieron alguna otra fórmula triuna en ese texto, igualmente.[31] Estos últimos creen que Jesús es el nombre aplicado correctamente a Dios como un todo, Padre, Hijo y Espíritu Santo,[33] y que bautizar en el nombre de Jesús es, por tanto, cumplir el requisito de Mateo 28:19.

Los pentecostales unicitarios afirman que de las cinco menciones del bautismo en el libro de los Hechos, todos fueron realizados en nombre de Jesucristo;[34] ninguna fórmula trinitaria es jamás mencionada.[35] Además, 1 Corintios 1:13 es tomado por los pentecostales unicitarios para indicar el bautismo en el nombre de Jesús, también.[36] Por lo tanto, los creyentes Unicitarios afirman que esto constituye una prueba de que la fórmula el "nombre de Jesús" fue la única original, y de que ella fue erróneamente sustituida por la invocación trinitaria luego.[37]

El bautismo del Espíritu Santo[editar]

Los pentecostales unicitarios creen que el bautismo del Espíritu Santo es un don gratuito, mandado para todos.[38] El Espíritu Santo se define en la doctrina pentecostal como el Espíritu de Dios (también conocido como el Espíritu de Cristo) morando en una persona. Más adelante se describe como el poder de Dios para edificarles (construirles), ayudarles a abstenerse del pecado, y ungirlos con poder para ejercer los dones del Espíritu para edificación de la iglesia por la voluntad de Dios. Esto difiere sustancialmente de la encarnación de Dios como Jesucristo, porque la Encarnación implica unirse "la plenitud de la Deidad" con carne humana, vinculándose inseparablemente la divinidad y la humanidad para crear al hombre, Jesucristo. Los creyentes, por otra parte, sólo pueden recibir una porción del Espíritu y no están permanentemente unidos con Dios, como Jesús lo es. Ni, para el caso, jamás puede algún creyente convertirse como Jesús lo es por naturaleza: Dios y hombre.

La doctrina pentecostal de la morada del Espíritu Santo se explica de manera más simple como:

  • La Morada de Dios en un individuo,
  • Dios, en comunión con un individuo, y
  • Dios trabajando a través de ese individuo.

La doctrina de la unicidad sostiene que el Espíritu Santo es el título del único Dios en acción, por lo tanto, sostienen que el Espíritu Santo dentro de cualquier individuo no es nada más ni menos que Dios mismo en acción, a través y en ese individuo.

Los pentecostales, ambos Unitcitarios y trinitarios, mantienen que la experiencia del Espíritu Santo denota la verdadera iglesia cristiana, y que él lleva consigo el poder para que el creyente cumpla la voluntad de Dios. Al igual que la mayoría de los pentecostales, los creyentes de la Unicidad sostienen que el signo inicial del Espíritu Santo es hablar en lenguas, y que el Nuevo Testamento otorga esto como un requisito mínimo. Ellos también reconocen que el hablar en lenguas es una señal para los incrédulos del poder del Espíritu Santo, y es activamente buscado y utilizado, sobre todo en la oración. Sin embargo, este regalo inicial del Espíritu Santo es visto como algo distinto al "don de lenguas y de interpretación" que se menciona en 1 Corintios 12:10, que se da a creyentes llenos del espíritu escogidos como el Espíritu Santo quiere.[39] A diferencia de la mayoría de los pentecostales trinitarios, los seguidores unicitarios afirman que la recepción del Espíritu Santo es necesaria para salvación.[40]

Prácticas[editar]

Culto[editar]

Común a otros pentecostales los creyentes de la Unicidad son conocidos por su estilo carismático de celebración de culto. Creen que los dones espirituales en el Nuevo Testamento, siguen estando activos en la iglesia, por lo tanto, los servicios suelen ser espontáneos, siendo interrumpidos a veces con actos de hablar en lenguas, interpretación de lenguas, mensajes proféticos, y la imposición de manos para efectos de sanidad. Los creyentes Unicitarios, como todos los pentecostales, se caracterizan por su práctica de hablar en otras lenguas. En tales experiencias de éxtasis un creyente Unidad puede vocalizar con fluidez expresiones ininteligibles (glosolalia), o articular un lenguaje presuntamente natural previamente desconocido para ellos (xenoglosia).

Algunos pentecostales Unicitarios practican el lavado los pies, a menudo junto con su celebración de la Santa Comunión o Santa Cena.

Normas de santidad[editar]

Los pentecostales unicitarios creen que un estilo de vida cristiano debería caracterizarse por la santidad. Esta santidad comienza en el bautismo, cuando la sangre de Cristo lava todo pecado y una persona está delante de Dios verdaderamente santa, por primera vez en su vida. Con posterioridad a este acto, los creyentes unicitarios sostienen que la separación del mundo en ambas áreas práctica y moral es esencial para la vida espiritual. La moral o santidad interior consta de una vida recta, guiada e impulsada por habitar dentro el Espíritu Santo. La práctica o santidad exterior para los creyentes unicitarios implica ciertas "normas de santidad" que dictan, entre otras cosas, vestuario modesto y distinción de género. Algunas organizaciones unicitarias, considerando la tendencia social actual de la moda y vestir a ser inmoral, han establecido "códigos de vestimenta" para sus miembros. Estas directrices son similares a aquellas usadas por todas las denominaciones pentecostales de gran parte de la primera mitad del siglo 20. En general, se espera que las mujeres no usen pantalones, maquillaje, joyas, o cortarse el pelo, los hombres están obligados a estar bien afeitados y de pelo corto. Además, muchas organizaciones unicitarias desaprueban que sus miembros vean televisión o películas seculares. Muchos de estos puntos de vista de "normas" tienen sus raíces en el movimiento de Santidad más grande. El grado exacto en que estas normas se aplican varía, sin embargo, de iglesia en iglesia e incluso de un individuo a otro dentro del movimiento.

Debido a la severidad comparativa de sus "normas", muchas veces los pentecostales unicitarios son acusados de "legalismo" por otros cristianos. Los creyentes unicitarios responden diciendo que la santidad es mandada por Dios, y que resulta de la salvación, en vez de causarla. "Vivir en santidad", para los pentecostales unicitarios, proviene del amor en lugar del deber, y se motiva por la naturaleza santa impartida por la morada del Espíritu Santo. Aunque la vida cristiana es ciertamente una libertad de reglas y leyes, la libertad no le niega a uno responsabilidad de seguir las enseñanzas de las Escrituras sobre asuntos morales, muchas de los cuales fueron establecidas por los mismos Apóstoles.

Historia[editar]

Resumen[editar]

El movimiento pentecostal unicitario se considera que comenzó en 1914, como consecuencia de las graves disputas doctrinales dentro del movimiento pentecostal naciente. Durante estos años de formación, se desarrollaron y se ampliaron más las divisiones doctrinales sobre la teología trinitaria tradicional y la fórmula utilizada en el bautismo, con algunos líderes pentecostales afirmando revelación u otras perspectivas apuntando hacia el concepto de Unicidad. Los pentecostales rápidamente se dividieron a lo largo de estas líneas doctrinales. Los que sostenían la creencia en la Trinidad y la fórmula bautismal trinitaria condenaron la enseñanza de la Unicidad como herejía. Por otro lado, los que rechazaron la Trinidad, por considerar que esta era contraria a la Biblia y una forma de politeísmo, formaron sus propias denominaciones e instituciones, que finalmente se convirtieron en las iglesias de la Unicidad de hoy. Los estudiosos de la unicidad difieren en sus opiniones sobre la historia de la iglesia. Algunos historiadores de la iglesia, como el Dr. Curtis Ward, Marvin Arnold, y William Chalfant, mantienen una visión sucesionista, argumentando que su movimiento ha existido en cada generación a partir del día original de Pentecostés al día de hoy. Ward ha propuesto una teoría de un linaje ininterrumpido de la Iglesia Pentecostal Apostólica, afirmando haber rastreado cronológicamente su perpetuidad durante toda la historia de la Iglesia. Otros sostienen una visión restauracionista, creyendo que mientras los Apóstoles y su Iglesia enseñaban claramente la doctrina de la Unicidad, la Iglesia Apostólica entró en la apostasía y finalmente se convirtió en la Iglesia Católica. Para ellos, el movimiento pentecostal unicitario contemporáneo entró en existencia a principios del siglo 20, durante los últimos días del Reavivamiento de la Calle Azusa. Los restauracionistas como David K. Bernard niegan cualquier vínculo directo de la Iglesia Apostólica con el movimiento actual de la unicidad, creyendo que el pentecostalismo moderno es una restauración total procedente de una separación paso a paso dentro del protestantismo, culminando en la restauración definitiva de la Iglesia Apostólica primitiva.

Creencia unicitaria en la iglesia primitiva[editar]

Tanto sucesionistas y restauracionistas entre pentecostales unicitarios afirman que la Iglesia Apostólica creyó en la Unicidad y la doctrina del bautismo en el nombre de Jesús. El teólogo unicitario David K. Bernard asegura haber rastreado a adherentes de la unicidad hacia atrás hasta los primeros Judíos convertidos de la Era Apostólica. Afirma que no hay pruebas de que esos convertidos tuvieran alguna dificultad para comprender las enseñanzas de la Iglesia, y su integración con sus estrictas creencias judaicas monoteístas existentes. En la era post-apostólica, afirma que Hermas, Clemente, Policarpo, Polícrates e Ignacio, que vivió entre 90 y 140 DC, e Ireneo, que murió alrededor del año 200 DC, fue de la unicidad, Modalista, o como máximo un seguidor de una "Trinidad económica" - es decir, una Trinidad temporal, no eterna.

Bernard teoriza que la mayoría de los creyentes eran partidarios de la unicidad hasta el tiempo de Tertuliano, quien murió alrededor de 225, y fue la primera figura notable de la Iglesia para usar el término trinidad para describir a Dios. En apoyo de su denuncia, Bernard cita a Tertuliano al escribir contra Práxeas: "Los sencillos, de hecho (no voy a llamarlos imprudentes o ignorantes), quienes siempre constituyen la mayoría de los creyentes, se sorprenden en la dispensación (de los Tres en Uno), sobre la misma base en que su misma regla de fe los distancia de la pluralidad de dioses del mundo a un único y verdadero Dios, no entendiendo que, aunque Él es el único Dios, Él aún debe ser creído dentro de su propia economía. El orden y la distribución numérica de la Trinidad, asumen que es una división de la Unidad ".

Luego, maestros no trinitarios incluido: Abelardo (1079-1142), quien fue acusado de sabelianismo y obligado a refugiarse en un monasterio en Francia; Miguel Servet (1511-1553), un doctor eminente de España, a veces citado como una fuerza motivadora de Unitarismo, quien escribió: "No hay otra persona de Dios sino Cristo...la Deidad entera del Padre está en él ", y fue quemado en la hoguera por herejía el 27 de octubre de 1553; Emanuel Swedenborg (1688-1772); y el ministro presbiteriano John Miller, autor de ¿Es Dios una Trinidad? ( 1876). John Clowes, pastor de la Iglesia de San Juan en Mánchester, Inglaterra, al parecer escribió un libro en 1828 que enseñó Unicidad. Karl Barth escribió varios libros y artículos sobre la Deidad en la que habló de los "modos" de Dios cuando se refiere al Padre, Hijo y Espíritu Santo. Bernard dice que la doctrina de Barth contiene similitudes al pensamiento unicitarios a tal grado que sus críticos lo apodaron de ser un "Modalista".

Comienzo del movimiento unicitario[editar]

En abril de 1913, en la reunión de campo mundial Apostólica celebrado en Arroyo Seco, California y conducido por Maria Woodworth-Etter, los organizadores prometieron que Dios "trataría con ellos, dándoles una unidad y poder que aún no conocemos". El Canadiense R. E. McAlister predicó un mensaje acerca del bautismo en agua justo antes de un servicio bautismal que estaba a punto de realizarse. Su mensaje defendió el método de "inmersión única" y predicó "que el bautismo apostólico fue impartido como de inmersión única en un nombre único, Jesucristo", diciendo que: "Las palabras Padre, Hijo y Espíritu Santo nunca fueron usadas en el bautismo cristiano". Esto inmediatamente causó controversia cuando Frank Denny, un misionero pentecostal a China, saltó sobre la plataforma y trató de censurar a McAlister. Los pentecostales unicitarios marcaron este acontecimiento como la "chispa" inicial "en el movimiento de reavivamiento unicitario.

John G. Schaepe, un joven ministro, fue tan movido por la revelación de McAlister, que después de orar y leer la Biblia durante toda la noche, corrió por el campamento en la mañana siguiente gritando que había recibido una "revelación" sobre el bautismo, que el "nombre" del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es "Señor Jesucristo". Schaepe (cuyo nombre es a menudo mal escrito Scheppe en numerosas fuentes) afirmó que la revelación que había recibido durante esta reunión de campo de reavivamiento fue que el mandato bautismal postulado por Pedro en Hechos 2:38 - es decir, el bautismo "en el nombre del Señor Jesucristo" - fue el cumplimiento y equivalente de la Gran Comisión en Mateo 28:19, constituyen el bautismo "en el nombre (singular) del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (cuyo "nombre" los creyentes de la Unicidad sostienen ser el de Jesús)". Esta conclusión fue aceptada por varios otros en el campamento y dado mayor desarrollo teológico por un ministro llamado Frank J. Ewart.

El 15 de abril de 1914, Frank Ewart y Glenn Cook se bautizaron públicamente el uno al otro en "el nombre del Señor Jesucristo, pero como el único nombre de Jesús, no como una fórmula trinitaria". Esto es considerado como el punto histórico cuando el pentecostalismo unicitario apareció como un movimiento distinto. Numerosos ministros afirmaron que fueron bautizados "en el Nombre de Jesucristo" antes de 1914, incluyendo a Frank Small y Andrew D. Urshan. Urshan afirma haber bautizado a otros en el nombre de Jesucristo ya en 1910. Incluso el propio Charles Parham, fundador del movimiento pentecostal moderno, bautizó usando una fórmula cristológica antes de la Calle Azusa.

Sin embargo, no fue la fórmula bautismal unicitaria la que demostró el tema de división entre defensores de la Unicidad y los otros pentecostales, sino más bien su rechazo de la Trinidad. En las Asambleas de Dios, los re-bautismos en el nombre de Jesús provocaron una reacción contraria de muchos trinitarios en esa organización, que temían que la dirección de su iglesia se pudiera dirigir. J. Roswell Flores inició una resolución sobre el tema, lo que causó que muchos bautizadores unicitarios se retiraran de la organización. En octubre de 1916 el tema llegó finalmente a un punto crítico, en el Cuarto Concejo General de las Asambleas de Dios. La mayoría del liderazgo trinitario, temiendo que el nueva tema de la Unicidad pudiera superar su organización, redactó una declaración doctrinal afirmando la verdad del dogma trinitario, entre otras cuestiones. Cuando esta declaración de verdades fundamentales se aprobó, más de una cuarta parte de los ministros y miembros se salieron para formar la comunidad de la Unicidad. Después de esta separación, la mayoría de los creyentes de la Unicidad se convirtieron en aislados relativamente de otros pentecostales.

Conformación de organizaciones unicitarias[editar]

Habiéndose separado de los trinitarios dentro del nuevo movimiento pentecostal, los pentecostales unicitarios sintieron la necesidad de unirse y formar una asociación de iglesias de "una fe preciosa". Esto condujo en enero de 1917 a la formación de la Asamblea General de las Asambleas Apostólicas en Eureka Springs, Arkansas, que se fusionaron en 1918 con un segundo organismo unicitario, las Asambleas Pentecostales del Mundo (a veces llamada simplemente como "PAW" - Pentecostal Assemblies of the World).

Varios grupos ministeriales unicitarios pequeños se formaron después en 1914. Muchos de estos fueron finalmente integrados en la PAW, mientras que otros permanecían independientes. Divisiones ocurrieron dentro de la PAW sobre el papel de la mujer en el ministerio, el uso de vino o de zumo de uva para la comunión, el divorcio y el recasamiento, y el modo correcto de bautismo en agua. También hubo informes de tensión racial en la organización. Los afroamericanos se unieron a la iglesia en gran número, y muchos ocuparon importantes posiciones de liderazgo. En particular, el pastor afroamericano G. T. Haywood sirvió como Secretario General de la iglesia, y firmó todas las credenciales ministeriales. Resoluciones fueron finalmente propuestas para que todas las credenciales de la PAW sean firmadas por individuos de la misma raza. Este factor, junto con las políticas de segregación de Jim Crow, contribuyó en gran medida a una división de la PAW en 1924, principalmente a lo largo de rasgos raciales. En 1925, tres nuevas organizaciones se formaron: Las Iglesias Apostólicas de Jesucristo, Iglesia de Emmanuel en Jesucristo y la Alianza Ministerial Pentecostal. Los dos primeros se fusionaron para convertirse más tarde la Iglesia Apostólica de Jesucristo.

En 1945 una fusión de dos grupos unicitarios predominantemente blancos, la Iglesia Pentecostal Incorporada y las Asambleas Pentecostales de Jesucristo, resultó en la formación de la Iglesia Pentecostal Unida, o UPCI. Comenzando con 1800 ministros y 900 iglesias, se ha convertido en la mayor y más influyente organización de la Unicidad hoy a través de sus esfuerzos de evangelización y de publicación. Esta iglesia agregó "internacional" a su título en 1972.

La UPCI ha sufrido varias escisiones desde su creación en 1945. En 1955, un grupo de ministros encabezados por los obispos CB Gillespie (Fairmont, WV), Ray Cornell (Cleveland, Ohio), y Carl Angle (Nashville, Tennessee) restablecieron las Asambleas Pentecostales de Jesucristo (PAJC) mediante la carta original. En 1968, numerosos ministros organizaron la Comunidad Ministerial Apostólica (AMF), citando la UPCI como "demasiado liberal". Los temas centrales que impulsaron esta desunión incluyeron normas santidad y gobierno de la iglesia local. En 1986, el Pastor L. H. Hardwick, un pastor UPCI en Nashville, Tennessee, se separó citando la UPCI de ser "demasiado conservadora" y refiriéndose a ellos como "legalistas" en cuestiones de código de vestimenta y normas. Luego formó la Red Mundial de Ministerios Cristianos.

Acontecimientos recientes[editar]

En 2001, el obispo Teklemariam Gezahagne y los más de 1 millón de miembros de la Iglesia Apostólica de Etiopía (ACI) rompieron sus 45 años con la alineación de la UPCI. La posición oficial de la UPCI es la que esta división se centra sobre la cristología. Teklemarim enseñó que la carne de Jesús era Dios y no tenía conexión humana a los simiente de Adán, David, o de su madre María. Enseñó una sola naturaleza en Cristo y que era divina. La UPCI ha enseñado siempre dos naturalezas en Cristo, humana y divina. Tekelmarim se negó a reconsiderar su postura, incluso después de que los enviados de alto rango llegaran de la UPCI a Etiopía para discutir su error. Así, dice la UPCI divisiones sobre Cristología causaron este escisión.

La Asamblea Apostólica de la fe en Cristo Jesús (AAFCJ) y su iglesia hermana, la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús (IAFCJ), abandonaron las Asambleas Pentecostal del Mundo para servir a la comunidad hispana en los Estados Unidos y las naciones de América Latina. La Asamblea Apostólica de la fe en Cristo Jesús es el mayor grupo Pentecostal unicitario de personas que hablan español predominantemente en Estados Unidos.

Pentecostales unicitarios notables[editar]

Se informa de que Elvis Presley fue bautizado en las Asambleas de Dios a la edad de nueve años, pero después fue rebautizado (a la edad de alrededor de 14) según la fórmula del Nombre de Jesús por el obispo Joseph Rex Dyson, según el mismo Dyson. T.D. Jakes es a veces acusado de tener las mismas creencias como pentecostales unicitarios, pero lo niega.

Aksel Verner Larsen (1904 - 1972). Misionero en Colombia, Sur América.[41]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Patterson, Eric; Rybarczyk, Edmund (2007). The Future of Pentecostalism in the United States. New York: Lexington Books. p. 123. ISBN 978-0-7391-2102-3. 
  2. This would include the Shakina Glory of God and the Theophany at the Burning Bush.
  3. a b c Patterson, Eric; Rybarczyk, Edmund (2007). The Future of Pentecostalism in the United States. New York: Lexington Books. p. 124. ISBN 978-0-7391-2102-3. 
  4. See, for instance, "Clarification from the Assemblies of God", for an incident in which that denomination apologized to the UPCI, a major Oneness organization, for a publication of theirs that openly called Oneness Pentecostalism a "cult". See also A Definite Look at Oneness Theology: Defending the Tri-Unity of God, for one example of a website that refers to Oneness as a "cult" and seeks to refute it using Biblical and historical references.
  5. See under "The Son in Biblical Terminology" in Chapter 5 of David Bernard The Oneness of God. Retrieved on 4/8/09.
  6. See under heading "The Father is the Holy Ghost" in David Bernard, The Oneness of God, Chapter 6.
  7. See also David Bernard, A Handbook of Basic Doctrines, Word Aflame Press, 1988.
  8. See under "The Lord God and His Spirit," in Chapter 7 of David Bernard, The Oneness of God.
  9. See under the headings "Begotten Son or Eternal Son?" and "The Son and Creation," in Bernard, David K. The Oneness of God, Chapter 5.
  10. See under heading "The Son" in Bernard, David K. The Oneness of God, Chapter 6.
  11. See, for example, "A Response to the Oneness-Trinity Debate": a letter to Rev. Gene Cook, Pastor of the Unchained Christian Church (Reformed Baptist) of San Diego California, by Tom Raddatz. Retrieved on 3/31/09.
  12. See Under "God became a Finite Form, in Understanding the Godhead, by Irvin Baxter, Jr. Retrieved on 4/4/09.
  13. Hebreos 2:6.
  14. a b David Bernard, The Oneness of God, Chapter 10. The research paper "Modalistic Monarchianism: Oneness in Early Church History" found at the end of this chapter also explains the relationship of Modalistic Monarchianism to the modern Oneness teaching. Retrieved on 3/29/09.
  15. Zacarías 14:9, Juan 14:13-14, Colosenses 3:17, Isaías 52:6, Hechos 3:6, 16, 4:7-12 17-18, 30, Filipenses 2:9-11, Santiago 5:14
  16. Mateo 1:21, Hechos 3:16, 4:12, 10:43, 15:14-17, 22:16, Romanos 10:13, 1 Juan 2:12
  17. See under heading "The Council of Nicea", in David Bernard, The Oneness of God, Chapter 11. Retrieved on 3/29/09.
  18. See, for instance, http://www.exchangedlife.com/Sermons/topical/trinity.shtml. See under "Oneness Doctrine;" this sermon directly accuses theologian Dr. David Bernard, a leading spokesman of Oneness Pentecostalism, of teaching Arianism.
  19. See under heading "The Council of Nicea", in David Bernard, The Oneness of God, Chapter 11. Retrieved on 3/29/09.
  20. See under "Only through faith in Jesus Christ", in David Bernard, A Handbook of Basic Doctrines, Word Aflame Press, 1988, pp. 31-32.
  21. See under "Salvation is through faith" in David Bernard, A Handbook of Basic Doctrines, Word Aflame Press, 1988, pp. 31-35.
  22. See Chapter 12, "Are There Exceptions?" and Chapter 14: "An Honest Answer" in David Bernard, The New Birth. Word Aflame Press, 1984. Retrieved on 4/2/09. See also Statement of Faith of the Church of Our Lord Jesus Christ of the Apostolic Faith, and the Doctrine Statement of the Assemblies of the Lord Jesus Christ.
  23. See Chapter 12: "Are there exceptions?" in David Bernard, The New Birth. Retrieved on 4/5/09.
  24. This popular quote references Revelation 22:17. See "Grace and Faith" in Chapter 2 of David Bernard, The New Birth. Retrieved on 4/5/09.
  25. See also Chapter 2 of David Bernard, The New Birth. Retrieved on 4/5/09.
  26. See under "Those Who Profess Christ", in Chapter 12 of David Bernard, The New Birth. Retrieved on 4/5/09.
  27. Patterson, Eric; Rybarczyk, Edmund (2007). The Future of Pentecostalism in the United States. New York: Lexington Books. pp. 123 – 124. ISBN 978-0-7391-2102-3. 
  28. See "The Baptismal Formula: in the Name of Jesus" and "The One Name in Matthew 28:19, in David Bernard, A Handbook of Basic Doctrines, Word Aflame Press, 1988, pp. 43-45.
  29. See under "The Singular Name" in Chapter 7 of David Bernard, The New Birth. Retrieved on 4/5/09.
  30. See under "Matthew 28:19" in Chapter 7 of David Bernard, The New Birth. Retrieved on 4/5/09.
  31. a b «A Colossal Collection of Evidence Against the Traditional Wording of Matthew 28:19». Consultado el 5 de abril de 2009.
  32. Lake, Kirsopp. «Baptism (Early Christian)». Consultado el 5 de abril de 2009.
  33. See Randall Hughes, The Lord's Command to Baptize: A Study of the Hermeneutics of Matthew 28:19, for a Oneness study on this topic.
  34. Acts 2:38; 8:16; 10:48;19:3-5; and 22:16.
  35. David Bernard, The New Birth, Chapter 7, section entitled "The Doctrine of the Trinity."
  36. David Bernard, The New Birth, Chapter 7, section entitled "The Bibilcal Record."
  37. David Bernard, The New Birth, Chapter 7, section entitled "The Bibilcal Record." See also Chapter 10: "The Witness in Church History: Baptism".
  38. See under "The Baptism of the Holy Ghost: Promise and Command", in David Bernard, A Handbook of Basic Doctrines, Word Aflame Press, 1988, pp. 45-46.
  39. See under "After the Baptism of the Spirit" and "The Gift of Tongues" in Chapter 9 of David Bernard: The New Birth. Retrieved on 4.11/09.
  40. See under "The Baptism of the Holy Ghost: Promise and Command", in David Bernard, A Handbook of Basic Doctrines, Word Aflame Press, 1988, pp. 45-46. See also under "Salvation in Acts Without the Spirit?" in Chapter 8 of David Bernard, The New Birth. Retrieved on 4/5/09/
  41. Jesús el Único Dios- Accesado; 2012-01-07