Pentápolis (Italia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Pentápolis bizantina fue uno de los siete distritos militares en que se dividió el Exarcado de Italia por el emperador bizantino Mauricio I (582-602). Hoy en día, los territorios de la Pentápolis se incluyen casi en su totalidad en la región de Las Marcas.

Límites[editar]

En el momento de su creación, limita al norte con el Exarcado a lo largo del río Marecchia; al este con el mar Adriático; al oeste con la cordillera de los Apeninos y el Ducado de Tuscia establecido por los lombardos en el 570; al suroeste con el corredor de territorios bizantinos en la zona montañosa que suponían la parte más extrema del distrito de Roma; y al sur del curso del río en el Musone, límite del ducado de Spoleto fundado por los lombardos en el 570.

Historia[editar]

Después de una primera Pentápolis incluyendo Ravenna, Forlì, Forlimpopoli, Classe y Cesarea (ciudad antigua que ya no existe), el Exarcado de Italia fue dividido en siete distritos durante el primer mandato del exarca Esmaragdo (585-589). Uno de ellos fue llamado Pentápolis.

Este distrito incluye los territorios de los cinco principales obispados de la región: Rimini, Pesaro, Ancona, Senigallia y Fano, lo que justifica el nombre dado. Estuvo inicialmente sujeta al Gobierno de la Exarca de Rávena. Luego, transformada en la provincia, obtuvo una cierta autonomía.

En un periodo posterior se creó la "Pentápolis annonaria" también llamada a veces montana, que constaba de las ciudades episcopales de Gubbio, Cagli, Urbino, Fossombrone, Jesi y Osimo; de las que Cagli y Gubbio se ubicaban a lo largo de la vía Flaminia: cordón umbilical que conecta Ravenna (la capital política) a Roma (la capital espiritual). Las ciudades de la costa tomaron el nombre de "Pentápolis marítima", articulada con el antiguo distrito, sobre la costa adriática y después reunidas en el Ducado de las Dos Pentápolis..

Ambas provincias, y el Exarcado fueron conquistadas por los lombardos entre 727 y 729. En el 742 el rey Liutprando llegó a acuerdos con el Papa Zacarías, comprometiéndose a ceder parte de los territorios. Pero su sucesor Astolfo reanudó una política expansionista. El Papa (Esteban II) decidió hacer un llamamiento al rey franco Pipino el Breve. En el 754 llegó por primera vez a Italia, derrotó a los lombardos y forzó al rey Astolfo a ceder todos los territorios conquistados. Entonces el rey franco donó al Papa (promissio Carisiaca) estos territorios, que pasaron a formar -junto con el Ducado de Roma- los Estados de la Iglesia.

Véase también[editar]