Pena capital en la Ciudad del Vaticano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La pena capital fue legal en la Ciudad del Vaticano entre 1929 y 1969, establecida exclusivamente para el crimen de intento de asesinato al Papa. Nunca se llevó a efecto tal pena.

Trasfondo[editar]

La pena capital tuvo un amplio apoyo de parte de los primeros teólogos católicos; San Ambrosio solicitó a los miembros del clero que se pronunciaran sobre la pena capital e incluso pedía que la ejecutaran; San Agustín contestó en su libro La ciudad de Dios a las objeciones a la pena capital que se realizaban a partir del quinto mandamiento.[1] Por su parte Santo Tomás de Aquino y Duns Scoto sostenían que las escrituras respaldaban el poder de las autoridades civiles para establecer esta pena.[1]

El Papa Inocencio III dijo a Pedro Valdo y a los Valdenses que aceptaran que el "poder secular puede, sin pecado mortal, ejercer el juicios de sangre, siempre que se castigara motivado por la justicia, no por el odio, con prudencia y sin precipitación" como pre requisitos para la reconciliación con la Iglesia.[1] Durante la edad media y en los inicios de la edad moderna, la Inquisición fue autorizada por la Santa Sede para que entregara a los herejes a la autoridad secular para su ejecución, y los Estados Pontificios llevaron a cabo ejecuciones por diferentes delitos.[1]

El catolicismo romano (1566) codificó sus enseñanzas de acuerdo a las cuales Dios encargó a las autoridades civiles poderes sobre la vida y la muerte.[1] Los Doctores de la Iglesia Roberto Belarmino y Alfonso de Ligorio, así como teólogos modernos como Francisco de Vitoria, Tomás Moro, y Francisco Suárez continuaron con la tradición; El Papa Pío XII redactó un escrito que entregó a los expertos médicos sobre el tema.[1]

Historia del estatuto[editar]

El Tratado de Letrán de 1929 copió de la legislación italiana contemporánea (el código concerniente a los atentados de asesinatos al Rey de Italia), estableciendo la pena capital para toda persona que intentara asesinar al Papa dentro de la Ciudad del Vaticano.[2] [3] El artículo 8 del Tratado de Letrán tipifica lo siguiente:

Considerando a la persona del Sumo Pontífice como sagrada e inviolable, Italia declara que cualquier intento contra Su persona o cualquiera incitación de cometer semejante intento será castigado con las mismas penas que todos los atentados e intentos de cometerlos en contra de la persona del Rey.
Toda ofensa o insulto público cometido dentro del territorio Italiano en contra de la persona del Sumo Pontífice, sea a través de discursos, actos o escritos, será castigado de la misma manera que las ofensas o insultos realizados en contra de la persona del Rey.[4]

Mientras el estatuto estuvo en vigencia no hubo ningún intento de asesinato al Papa dentro de la Ciudad del Vaticano.[3]

Abolición[editar]

El Papa Pablo VI derogó el estatuto relativo a la pena capital de los "derechos fundamentales" de la Ciudad del Vaticano en 1969, junto con otras adaptaciones, cuatro años antes de que finalizara el Concilio Vaticano Segundo, anunciando el cambio en agosto de 1969 a través de la Gazette, la cual se publica en latín.[2] El cambio fue ampliamente conocido por el público en enero de 1971 después de que reporteros acusaran a Pablo VI de hipócrita con motivo de sus criticas a las ejecuciones planeadas en España y en la Unión Soviética.[2] [5]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Dulles, Avery. Abril de 2001. "Catholicism and Capital Punishment." ("Catolicismo y la Pena Capital")First Things, 121.
  2. a b c Megivern, James J. 1997. The Death Penalty: An Historical and Theological Survey. Paulist Press. ISBN 0-8091-0487-3. p. 261.
  3. a b New York Times. January 16, 1971. "Vatican Says It Revoked Its Death Penalty in '69." p. 33.
  4. "Pactos de Letrán de 1921 (en inglés)."
  5. New York Times. 16 de enero de 1971. "Vatican Says It Revoked Its Death Penalty in '69." p. 33.