Pelea de gallos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Peleas de gallos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Pelea de gallos en Otavalo, Ecuador.

Una pelea de gallos o riña de gallos es un combate que se lleva a cabo entre dos gallos de un mismo género o raza de aves denominada "aves finas de combate", propiciados por el ser humano para su disfrute.

Las peleas más antiguas de las que tenemos noticia ocurrían en Asia. En China ya se celebraban hace 2500 años y es posible que mil años antes se hicieran en la India. En la Antigua Roma eran usadas para adquirir valentía. Posteriormente, esta práctica fue llevada a América por los conquistadores españoles.

Pelea de gallos[editar]

La arena, ruedo, redondel, palenque o coliseo, que es destinado para ese fin específico se conoce como "Gallera", donde el ave que demuestra mejores cualidades en el combate se declara como ganadora. Para ello debe dejar a su adversario inhabilitado para seguir peleando. En algunos casos hay gallos con "poca casta" que huyen de la pelea al estar heridos en cuyo caso pierden el combate o la pelea. En la mayoría de los casos se realizan miniaturadeimagen finas o de combate son criados bajo normas de vacunación, alimentación y cuidados especiales para lograr un desarrollo físico ideal y los de mejores cualidades para la riña se someten a un acondicionamiento físico o entrenamiento para llegar a su encuentro en el ruedo, cancha, coliseo, etc.

En algunas regiones, en las riñas, los gallos son equipadas con espolones artificiales de plástico, carey, hueso de pescado, acero, etc. que permiten que las aves puedan herir a su oponente más fácilmente que con sus espolones naturales. En otras variaciones de riña los espolones naturales son cubiertos con una envoltura de tela o cuero para prolongar el combate. La riña sin espolones artificiales o sin envoltura en los mismos se le denomina como pelea a "talón desnudo". Otra modalidad de arma en la riña de gallos es la utilización de navajas en las patas del animal con medidas y formas variables (desde 1/4 pulgada hasta 4 pulgadas), suplantando de este modo a su arma natural de pelea. Esto se practica en Guatemala, Estados Unidos, México, Nicaragua, Honduras, Panamá, Perú, República Dominicana, Filipinas y Puerto Rico

En Cuba se acostumbra calzar los gallos de pelea con espuelas naturales postizas. La obtención de estas espuelas naturales presupone la crianza paralela de gallos con este único fin, cuyas espuelas son sometidas a un tratamiento muy cuidadoso y prolongado hasta que alcanzan las dimensiones requeridas para su extracción y procesamiento. gfg En el resto de América se realiza esta actividad con espuelas naturales o artificiales. En algunos de los países donde se llevan a cabo peleas de pulgada(gallos que pelean con navajas de pulgada) usan veneno (lo cual es totalmente ilegal) para acabar más rápidamente con el rival. Es fácil notar que un gallo fue envenenado ya que la parte de abajo del gallo se pone verde o azul, se debilita y es casi imposible salvarlo debido a los golpes que recibe y al veneno. Por eso, en algunos lugares limpian la navaja con un limón y si le echaron veneno a la navaja, con el limón lo elimina.

Opiniones[editar]

Hahnenkampf 2.jpg
Navaja para pelea de gallos

La pelea de gallos es considerada como un deporte tradicional o afición por algunas personas, mientras que para otras es un caso de crueldad hacia los animales.[1]

La riña de gallos se efectúa normalmente en igualdad de condiciones entre los ejemplares que participan tanto en su peso como su arma (natural o postiza). Según sus partidarios, la finalidad de las riñas es seleccionar al ejemplar que demuestra mejores cualidades para el combate, acción que la realizaría en estado salvaje con el fin de ser el reproductor de su parvada, hasta la aparición de un nuevo oponente o retador ya sea un macho joven o adulto.

Según sus detractores la finalidad principal de las riñas de gallos es en muchos casos el dinero de las apuestas. Señalan también que en la naturaleza sus combates rara vez resultan en heridas pues antes de morir huyen, posibilidad que en una pelea de gallos se les niega pues han de pelear por 12 minutos ó hasta que uno de los dos, o ambos, mueran. Añaden que, si no son criados y entrenados con la finalidad de combatir, estos animales no atacan con tanta fiereza; y pocos piensan que, para que se comporten como cualquier deportista que desarrolle sus habilidades con tanta agresividad, se les llega a suministrar drogas tanto legales como ilegales, como estricnina, cafeína, anfetaminas y epinefrina.[2]

Los detractores apuntan a diversos motivos para solicitar su prohibición. Según el responsable de ADENA en Canarias, las peleas de gallos "causan graves problemas a los animales, y se ha demostrado(?) que sufren y mueren". Respecto al argumento de los criadores de que "(estos gallos) están en una continua lucha jerárquica y su instinto es matar al rival" respondió que "es cierto el hecho de que la rivalidad entre gallos es instintiva, pero otra cosa es que se le entrenen y se les ponga en un sitio específico con el único objetivo de ver cuál desarrolla más sus habilidades" y que "una cosa es la competencia instintiva y otra cosa es propiciar el espectáculo con la pelea y la muerte de los animales".[3] y su servidor.

Desde Ecologistas en Acción afirman que no puede justificarse la celebración de las peleas de gallos con que mantiene la existencia de una especie como afirman algunos partidarios, porque en realidad "este tipo de gallo no es ni mucho menos una especie, sino una raza, resultado de cruces artificiales, y no está fijado su fenotipo". Respecto a las afirmaciones de algunos partidarios de que, a diferencia de la tauromaquia, aquí la lucha es entre iguales, alega que "se olvidan de apuntar que los entrenan para que sean agresivos y que en el momento de la lucha están encerrados en una jaula o en un espacio muy acotado, por lo que los animales no podrían huir, sin embargo esta "jaula" es bastante grande(unos 4 metros de diámetro, ya que su forma es circular) y al animal que no quiere pelear o combatir se le retira y no se le obliga, pues ante todo está el honor de su criador, cabe decir que los gallos de pelea son considerados como "gladiadores" ya que son adiestrados para seguir sus instintos; los gallos de pelea no son cualquier clase de gallos, pues han sido modificado genéticamente(?) durante muchos siglos al igual que los caballos, perros, canarios y tantas especies de animales, “un gallo de corral común suele vivir poco en cautividad, ya que su fin no es otro que el consumo humano” esta especie de ave de corral generalmente suelen vivir sobre los 6 meses y un “gallo de riña puede vivir más de 2 años hasta 10 años, pues solo está maduro para pelear después de 18 meses, es decir ha vivido 3 veces más de lo que suele vivir un gallo de otra raza”".[4]

Legalidad[editar]

Las peleas de gallos son legales en la mayoría de países latinoamericanos, así como en tres regiones europeas Islas Canarias, Andalucía, y la región francesa de Norte-Paso de Calais, y en países de Asia como Filipinas. En muchos otros lugares, las peleas de animales están prohibidas, basadas en la oposición a las apuestas, la crueldad animal, o ambas.

Argentina[editar]

En la Argentina está prohibida la pelea de gallos, pero la Provincia de Santiago del Estero, una de sus provincias, no sigue esta ley. Mientras la ley nacional 14.346 prohíbe explícitamente las riñas de gallos, desde 1986, la ley provincial 5574 las permite: la Dirección de Deportes provincial extiende los permisos del caso y administra los ingresos generados por la recaudación.

Chile[editar]

A pesar de que está muy arraigada en Chile la creencia de que esta tradición llevada al país por los conquistadores españoles es ilegal, las peleas de gallos son legales en Chile según la Ley N°20380. Se considera jurídicamente que las peleas de gallos, aunque no son consideradas como un deporte (como los es el Rodeo_chileno), no contravienen el artículo 291bis del Código Penal chileno pues "lo penado es un despiadado esfuerzo físico humano ejercido directa o indirectamente sobre el animal, sea con instrumentos, sea con las extremidades del hombre o de otro modo". Así, se considera ilegal la inyección de sustancias que provoquen excitación en los gallos o el uso de espolones metálicos en sus patas.[5]

Las peleas de gallos dieron origen al chilenismo «en la cancha se ven los gallos».

Colombia[editar]

En Colombia, las peleas de gallos son una tradición, especialmente en la Costa Caribe y en algunas zonas del interior andino.[6] Son reconocidas las peleas de gallos que se organizan durante el Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, donde se encuentra uno de los escenarios más importantes para esta práctica en Colombia, el Coliseo Gallístico. En agosto de 2010, la Corte Constitucional de Colombia rechazó una demanda que buscaba prohibir las corridas de toros, las corralejas y las peleas de gallos con el argumento de que constituyen un maltrato a los animales. La Asociación Nacional de Criadores de Gallos de Pelea organiza un campeonato internacional de peleas de gallos.[7] Según la Asociación, en Colombia existen más de 3.600 galleras, de las cuales solo menos de diez son legales.[8] [9]

Las peleas de gallos quedaron inmortalizadas y están presentes en toda la novela Cien años de soledad de Emir Trujillo en episodios como los hechos que desembocaron en la muerte de Prudencio Aguilar o la afición de José Arcadio Segundo.

Costa Rica[editar]

Las peleas de gallos son ilegales en Costa Rica, tanto por considerarse un peligro de salud pública como un caso de crueldad hacia los animales. Aún así, la legislación no castiga penalmente este delito que es considerado una contravención.[10]

Cuba[editar]

El primer documento oficial que se conoce acerca de las peleas de gallos en Cuba data del 8 de abril de 1737 y consiste en un decreto real solicitando al gobernador un informe sobre si las peleas de gallos podrían tener "inconvenientes con la gente del mar y la tierra" y se piden noticias acerca del arrendamiento del juego.[11]

Este juego se hizo tan común en la época colonial, que en todos los poblados urbanos o rurales se construyeron "vallas", que es como se conocen en Cuba los ruedos creados para este fin.

En La Habana, en el centro de la ciudad, entre el Castillo de la Fuerza y el edificio de la Intendencia, Don Francisco Dionisio Vives, entonces Capitán General de Cuba tenía una gallería para su diversión y la de sus amigos.

Cuando el Teniente General español Don Miguel Tacón y Rosique fuera nombrado por la Reina Isabel II de España con el título de Gobernador de la "Siempre fiel Isla de Cuba" en 1834, éste puso coto a las peleas de gallos y por una circular fechada el 20 de octubre de 1835 se prohibió el juego de gallos en las tabernas del campo y casas particulares, reduciéndose el juego en las poblaciones a los días festivos solamente.

Años después, Don Leopoldo O'Donnell, quien fue Capitán General de la isla entre 1844 y 1844, dictó el Decreto del 25 de julio de 1844 por el que se prohibían las lidias de gallos en poblados y la asistencia a las vallas de la gente de color e "hijos de familias". El acceso a la gente de color se prohibía, porque en las vallas, con la pasión de la pelea se olvidaban las diferencias sociales, sin reconocer en aquel espectáculo ninguna línea que marcara las diferencias de casta. Además estas actividades eran puntos de reunión para conspirar contra el gobierno español.

Durante casi toda la segunda mitad del siglo XIX se fueron concediendo autorizaciones para establecer vallas de gallos.

En 1899 el entonces Gobernador Civil de La Habana, el General Juan Rius Rivera, prohibió las peleas de gallos por el Decreto del 31 de octubre de 1899. Y el 19 de abril de 1900 el Gobernador de Cuba, el General Leonard Wood, a propuesta de su Secretario de Gobernación y Estado, el Dr. Diego Tamayo, emitió la orden militar No.165 prohibiéndose las peleas de gallos desde el 1.º de junio de 1900 en todo el territorio de la isla.

En 1909, el entonces Presidente de la República de Cuba, José Miguel Gómez, para ganar simpatizantes autorizó nuevamente las peleas de gallos y se acordaron reglamentos para su ejecución.[12]

En la primera mitad del siglo XX la legalidad de las peleas de gallos en Cuba sufrió varios altibajos.[13]

Hasta finales de 1967 y principios de 1968 se realizaban peleas en todo el país, pero en interés de eliminar las apuestas se cerraron las vallas y se prohibieron las peleas, aunque no así la crianza de los gallos. Pero en 1980 las autoridades despenalizaron las peleas eliminándolas como figuras delictivas y convirtiéndolas en simples contravenciones.

A partir de entonces se desarrolló un plan estatal a modo de organización empresarial representado por la Empresa Nacional de Flora y Fauna, adscrita al Ministerio de la Agricultura, cuya organización tiene centros de cría, cuidado y recolección de gallos de pelea y agrupa a todos los criadores privados con representación en todas las provincias agrupadas por territorios. La organización programa varias ferias o torneos provinciales y nacionales al año en los meses de enero-abril con el objetivo de probar las crías y la calidad de los gallos, pero sin mediar interés monetario en los resultados de las peleas. La organización empresarial mantiene relaciones comerciales de venta de gallos a criadores de otros países del Caribe, donde son comunes las peleas de gallos.[11]

Estados Unidos[editar]

En los Estados Unidos, las peleas de gallos fueron prohibidas en los 50 estados. El último en ilegalizarlas fue Luisiana en 2008.[14] Treinta estados y el Distrito de Columbia han declarado ilegal la posesión de gallos con propósitos de pelea. También es ilegal ser espectador de una pelea de gallos en 40 estados. A nivel federal el Acta de Protección de Animales establece como ilegal el transporte interestatal de gallos a áreas que prohíben las peleas de gallos.

Aún cuando las peleas de gallos son ilegales en la mayor parte de Estados Unidos, se sabe que toman parte peleas de gallos ilícitas a nivel nacional. La aplicación de la ley ha indicado que apuestas ilegales se llevan a cabo en las peleas de gallos, y que miles de dólares cambian de manos durante estos eventos. Los ingresos de las peleas normalmente no se reportan en la recaudación de impuestos. Las autoridades también han notado que la distribución de drogas ilegales está conectada a las peleas de gallos: investigaciones de actividades sobre tráfico de drogas usualmente conducen a peleas de gallos.

México[editar]

Pelea de gallos en México.

En México, las peleas de gallos forman parte de la cultura y tradiciones de la mayoría de los estados, además de ser un negocio en donde se combinan la venta, el espectáculo de los gallos y los espectáculos musicales. En casi todas las ferias y fiestas regionales de los municipios del país se llevan a cabo, en recintos llamados «palenques» de gallos.[15] Estos constan de un ruedo hecho de madera cuyo centro se encuentra repleto de tierra compactada para el mejor desempeño de los gallos. En el centro es marcado con cal un cuadro de 4 metros por lado y unas líneas que atraviesan de centro a centro cada lado. Finalmente es marcado en el centro de esta arena el último cuadro, que mide 40 cm de lado, a donde se llevan los gallos la tercera vez que se sueltan. Los estados mexicanos donde las peleas de gallos son más comunes son Michoacán, Aguascalientes, Jalisco, Sinaloa y Veracruz, solo existe prohibición en la capital del país México, D. F. y en el estado de Coahuila desde el 11 de septiembre de 2012.

Perú[editar]

En el Perú también están permitidas; como se relata en la obra de Abraham Valdelomar: "El Caballero Carmelo". El espectáculo se lleva a cabo en coliseos, los cuales tienen como ambiente principal a un ruedo de arena accediendo a éste por medio de tres ingresos (Juez, derecha e izquierda); de estos últimos emergen los gallos con sus respectivos careadores, y el juez tiene como elemento principal de careo una tabla de madera. Los campeonatos en el Perú se dividen en dos: Campeonatos de a Pico y espuela con un gallo con semejantes características de países Americanos y, campeonatos a Navaja cuyo peso y tamaño del gallo difiere de los anteriores, siendo un campeonato a libre peso, cuyo gallo recibe el nombre de Gallo Navajero Peruano, utilizando un arma llamada "hoja de olivo" hecha de acero, y cuyos campeonatos más importantes se encuentran en el Departamento de Lima (Coliseo Sandía, Coliseo El Rosedal, Coliseo Abraham Wong, Coliseo Círculo Gallístico del Perú y Coliseo el Valentino de la Asociación de Criadores de Gallos a Navaja en el Perú).[16] [17] En Huaral hay coliseo y un famoso gallero, "el chino" Colán, criador y amarrador, contratado para peleas en diversas poblaciones del Perú. Va hasta la sierra de Áncash.

Puerto Rico[editar]

En Puerto Rico, a diferencia de en los Estados Unidos, las peleas de gallos son consideradas un deporte y forman parte de cultura del pueblo, contando así con ciento veintiocho establecimientos llamados galleras para el desarrollo de este deporte o costumbre de pueblo. Estas se dividen entre Clubes Gallísticos, Coliseos Gallísticos y galleras de pueblo, también están las juagadas clandestinas las cuales son una práctica ilegal, pues, tienden a violar con los impuestos del local, estas jugadas clandestinas pueden conllevar a cárcel y se descubre a una persona por violación de impuestos. Este deporte de peleas de gallos el cual es una tradición sociocultural en Puerto Rico, brinda más de los que muchas personas piensan como acto cruel o maltrato animal, brinda un entretenimiento para el caballero, y un área de recreación sociocultural. La práctica de peleas de gallos la cual la tenemos desde la época de la colonización, significa más que una simple pelea de gallos o riña como se dice, sino que se jugaba por el honor, la dignidad y por su puesto el estado económico de la persona, pues se suelen grandes cantidades de dinero en estas jugadas, las cuales se denominan en juegos de azar.[18] Por lo que muchos desean su prohibición. De igual manera para que estos animales sean prósperos se debe de llevar desde su nacimiento una buena crianza de estos ya antes de esto escoger el gallo y la gallina de los cuales se desea castar. Una vez estos pasos hechos se procede a comenzar con el proceso de casta y cría de gallos de pelea, incluso los huevos se tiene que ser escogidos antes de que se echen a incubar y que el tiempo que este sin estar bajo incubación sea moderado para que su embrión no se afecte.[19] Ya que este deporte es mundialmente practicado y y el cual tiene personas influyentes que lo practican para que pueda ser ilegalizado en nuestro país y en cualquier otro país, se tiene que demostrar que es más que un maltrato animal, pues es un deporte considerado de los más emocionantes y culturales del mundo y como por supuesto uno de los más antiguos.[20]

República Dominicana[editar]

En la República Dominicana esto se ha convertido en un deporte ilegal y pueden ir hasta 50 años de cárcel regulado por el Ministerio de Deportes, donde varios entrenadores llevan sus ejemplares a lugares llamados galleras, donde se apuesta dinero; estas apuestas se hacen verbalmente sin ningún boleto o comprobante, sólo con el respeto a la palabra.

Aquí no es cosa rara ver a deportistas de Grandes Ligas, grandes empresarios e industriales disfrutando de las peleas de gallos. En este mismo país se llama trabero a quien cuida o da entrenamiento al gallo, gallera al lugar donde se disputan las peleas, traba al lugar donde se entrenan estos animales y coliseo a una gallera de un nivel mucho más alto. Solamente hay dos coliseos en todo el país: uno en Santo Domingo (su capital) y otro en Santiago de los Caballeros.

Han habido torneos patrocinados por compañías millonarias y se ha invitado a galleros de Puerto Rico a participar en dichos torneos. Hay que destacar que las peleas de gallos son muy habituales en la República Dominicana y están reguladas por el ayuntamiento de su municipio cabecera. En el año 1996, el Gobierno, por ley, prohibió el uso de las espuelas hechas con concha de carey y se introdujeron para la venta las espuelas plásticas en todo el país, esta medida era para proteger el carey que se encuentra en vía de extinción.

Europa[editar]

Bélgica[editar]

Bélgica era una de las zonas de Europa con más tradición de peleas de gallos, y uno de los últimos países en prohibirlas. En 1929 el gobierno belga decidió prohibir las peleas de gallos en todo el territorio. Desde 1991, la ley belga relativa a la protección y bienestar animal dispone que todo el que participe de la manera que sea, incluído como espectador, es culpable de maltrato animal y puede ser condenado a seis meses de prisión y 5 000 euros de multa. En el caso de los criadores se puede añadir una prohibición de poseer cualquier tipo de gallo. Esta legislación no se aplica a los aficionados que se limitan a viajar regularmente, desde 1929, a Francia para asistir a las peleas de gallos en los reñideros franceses del departamento de Norte-Paso de Calais.

En la parte francófona de Bélgica (Valonia) siguen existiendo numerosas asociaciones de aficionados a las peleas de gallos, que organizan conferencias y tertulias en Bélgica. Estas mismas asociaciones organizan viajes en autobús para asistir a las peleas de gallos en Francia, en acuerdo con los reñideros franceses que cuentan con antenas en Bélgica. En la actualidad el 40 % de los miembros de la Federación de Galleros del Norte-Paso de Calais (el lobby de peleas de gallos francés) vive en Bélgica. En 1988, la policía belga estimó en 18 000 el número de belgas que pasaban regularmente la frontera, con sus cestas de gallos, para participar en las peleas de gallos en el norte de Francia.

En algunos reñideros franceses la organización y asistencia a las peleas de gallos es en su casi totalidad belga. Así es el caso del reñidero de Wannehain, gestionado por la Asociación de Galleros del Valle de Marche (región de Valonia) o del de Mouchin, que se encuentra a 700 metros de la frontera belga.

En 1991, la prensa belga, en reacción a un reportaje de la RTBF con el nombre de Au Nom de la Loi acusaba a las fuerzas del orden belga de connivencia habitual y desde hace décadas con las peleas ilegales de gallos. El Ministro del Interior Louis Tobback respondió dando instrucciones para que se aumentara la presión sobre los organizadores de las peleas.

En la actualidad la policía belga decomisa regularmente de gallos de pelea, cuyo fin es criarlos en Bélgica para su uso en las peleas de los reñideros franceses. La prensa ha llamado la atención al hecho de que estos criadores suelen contar con la pasividad de los veterinarios belgas, que ponen a los gallos las vacunas contra la enfermedad de Newcastle, que exige Francia a los gallos de pelea.

También han aumentado las condenas a personas que organizan peleas de gallos sobre el suelo belga. Estas suelen darse de manera regular en las zonas del Limburgo Flamenco y en la frontera francesa, entre Mouscron y Wattrelos.

Los gallos de pelea de raza belga son originarios de las Indias orientales y fueron e importados en Bélgica por los ingleses.

España[editar]

Pelea de gallos en Madrid, según un grabado publicado en el semanario "Harper", en septiembre de 1873.

En España, la legislación sobre bienestar animal está descentralizada en su mayor parte y depende de las Comunidades Autónomas. Así, en España las peleas de gallos están prohibidas por los parlamentos de todas las Comunidades Autónomas a excepción de Andalucía y Canarias. En Andalucía y Canarias las peleas de gallos están permitidas sólo en aquellas localidades donde se hayan ido celebrando tradicionalmente. [21]

Algunas organizaciones ecologistas y políticas se oponen a que se celebren este tipo de actividades y propugnan una prohibición en la totalidad del territorio español.[22] Las apuestas son ilegales,[3] si bien siguen realizándose con normalidad en algunos sitios.[23]

Canarias[editar]

En Canarias las peleas de gallos son legales y es el lugar de España donde gozan de más popularidad.

Andalucía[editar]

En Andalucía, la Ley andaluza 11/2003 prohibió las peleas de gallos con la excepción de las organizadas con el objetivo de la "selección de cría para la mejora de la raza y su exportación realizadas en criaderos autorizados con la sola y única asistencia de sus socios". Así pues la justificación legal de las peleas de gallos modernas se basa en la necesidad de criar y seleccionar los gallos de la raza andaluza llamada "Combatiente Español" o "Jerezano", los cuales se exportan a Hispanoamérica.

Suiguiendo con la tradición andaluza de no dejar morir al gallo en el reñidero, una resolución de 2004 terminó de configurar el marco legal y distingue las "peleas de gallos" (ilegales) de la "riñas de gallos". Se consideran peleas de gallos, los enfrentamientos en los que los gallos combaten a muerte. En las riñas, las peleas se convierten en tientas para la selección, tienen que durar como máximo 25 minutos y el combate se termina cuando un gallo "pone la pechuga en la tierra".

Así la resolución de 2004 deja claro que sólo las peñas o asociaciones de criadores de gallos inscritas en los registros de la Junta de Andalucía pueden organizar las tientas, que "no tendrán bajo ningún concepto la consideración de espectáculo público o actividad recreativa". Por ello, a diferencia de su situación en Canarias, está prohibido televisar las riñas de gallos. Las apuestas con dinero y la publicidad de las riñas también están prohibidas.

Además se exige que los gallos deben estar registrados en las Oficinas Comarcales Agrarias de la Junta de Andalucía, tener tatuados en las dos alas sus números de registro, socio, orden en el gallinero y año en curso y las espuelas no pueden medir más de 20 milímetros. Los gallos que no cumplen estos requisitos no pueden ser trasladados fuera de su gallinero.

Las peleas sólo se celebran en el reñidero habilitado en la localidad, aunque algunas localidades de la Bahía de Cádiz, donde hay una gran afición, disponen de más de un reñidero oficial. Los reñideros deben tener pólizas de responsabilidad civil y certificados de seguridad e higiénico-sanitario. Por ello, el reñidero debe estar preparado para evitar la gripe aviar y para la recuperación veterinaria de los gallos dañados después de la pelea, pues su objetivo legal es la supervivencia del gallo para que pueda ser exportado.

En Andalucía para poder asistir las "riñas" o "tientas" se exige ser mayor de 16 años y, a diferencia de las corridas de toros, ser miembro de una peña gallística o criador federado. Por ello los reñideros no están abiertos al público en general, sino sólo a los miembros de la peña gallística. Además, para convertirse en socio de una peña es costumbre ser introducido por otro miembro de la peña gallística o ser miembro de una familia que habitualmente ha criado gallos o ha tenido miembros en la peña. Por ello, a pesar de que la la Federación Andaluza de Defensores del Gallo Combatiente Español cuenta con 28000 miembros, y aunque las riñas de gallos son legales, son un espectáculo muy desconocido para la mayoría de la población andaluza. Las riñas de gallos en Andalucía tuvieron una gran crisis de popularidad a partir de mediados de los setenta, pero su popularidad ha aumentado en los últimos diez años, coincidiendo con la aparición de su nueva regulación en 2004 y el aumento de las exportaciones de gallos al extranjero.

El Servicio para la Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA) es el organismo encargado de velar por el cumplimiento de la normativa sobre las peleas de gallos en Andalucía.

La zona que se encuentra entre Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y Chiclana de la Frontera es la zona con más afición gallística y con más criadores de gallos, pues cuenta con 9.000 criadores de gallos, agrupados en 22 peñas. Los pueblos están llenos de corrales y de azoteas en los que los particulares crían sus gallos. Esta zona de Cádiz cuenta con el 80% de los gallos de tipo Combatiente Español que España exporta a Francia y a Latinoamérica, en donde a estos gallos se les llama "Jerezanos".[24] Con una especial cosmovisión trágica de la vida, de la sangre, de la muerte, con formas muy diversas, pero todas ellas revestidas de arte, hasta hace unos pocos años era muy común la conexión que había entre el mundo del flamenco, las peleas de gallos y los miembros más comprometidos del toreo.

Murcia[editar]

En Murcia las peleas de gallos son ilegales. Sin embargo la región tiene una enorme tradición gallística y son frecuentes las redadas de criadores y asistentes a las peleas de gallos.

Francia[editar]

Pelea de gallos. (1882) Del pintor flamenco Emile Claus

En el S. XIX se extienden por toda Europa leyes de prohibición de peleas de gallos. En Francia aparece la ley Grammont de 1850 que prohíbe las peleas de gallos. En ese momento sólo hay constancia de la existencia de una tradición popular de peleas de gallos en el Norte-Paso de Calais, es decir en el llamado Flandes francés. Las peleas de gallos estuvieron muy enraizadas durante los siglos XVI Y XVII, durante la dominación española, antes de que el Flandes francés se separara del resto de Flandes y se anexionara a Francia.

Desde 1850 hasta 1963, aunque las peleas de gallos eran claramente ilegales en toda Francia, no se llega a condenar judicialmente nunca a nadie por organizar peleas de gallos en el departamento Norte-Paso de Calais, donde las autoridades francesas siempre las toleraron. Para acabar con esta impunidad e incongruencia legal, por ley de 1963 las peleas de gallos pasaron a ser delitos castigados con penas de cárcel en todo el territorio francés. La criminalización de las peleas de gallos provocó la movilización de la opinión pública del departamento de Norte-Paso de Calais, llegándose a recoger 100.000 firmas pidiendo una excepción legal que permita las peleas de gallos en Norte-Pas de Calais.[cita requerida] El general De Gaulle, presidente de la República en aquel momento, tomó partido a favor de la introducción de una excepción en Código Penal que permitiera las peleas de gallos en el departamento del Norte-Paso de Calais y llegó a decir: "Puesto que nos comemos a los gallos, hará falta que mueran de una manera u otra".[25] Hay que tener en cuenta que el general De Gaulle, originario del departamento de Norte-Paso de Calais, tuvo un padre muy aficionado a las peleas de gallos, y que las había vivido desde niño. Así en respuesta a la movilización de los galleros flamenco-franceses y a la presión del Presidente de la República, el General De Gaulle, la Asamblea Francesa introduce en 1964 una excepción para las "zonas donde se considera que ha habido una tradición constante e ininterrumpida" de peleas de gallos. Esta excepción, que permite las peleas de gallos, afecta en la actualidad en el territorio metropolitano europeo francés únicamente al departamento del Norte-Paso de Calais, y en la Francia de ultramar: a las islas de la Reunión y parte de las Antillas Francesas y de la Polinesia Francesa. Esta excepción legal para las peleas de gallos, se encuentra en la actualidad en el subpárrafo 3 del artículo 521-1 del Código Penal Francés, que también se aplica a las corridas de toros en los lugares donde ha habido tradición constante e ininterrumpida de corridas de toros.

El lobby gallista metropolitano francés se organiza en torno a la revista mensual "Le Coq Gaulois" (El Gallo Galo) y a la Federación de Galleros del Norte-Paso de Calais, que cuenta con 5000 criadores.

La ley de 1963 prohíbe la construcción de nuevos gallódromos, que es como se llaman en Francia a los reñideros de gallos. Todos los gallódromos pertenecen al bar-bistro al que están anexos y no a la Federación de Galleros. Por ello, el futuro de un gallódromo está íntimamente ligado a la voluntad del dueño del bar-bistro que lo posee, el cual lo puede cerrar si así desea. Es así, como muchos gallódomos han cerrado como consecuencia de la venta del bistro y el desacuerdo de un nuevo propietario con las peleas de gallos.

A diferencia de lo que ocurre en Andalucía, la asistencia a las peleas de gallos es libre y abierta a todo el público, previo pago. Es decir, para asistir a una pelea de gallos no hace falta ser miembro de la Federación de Galleros del Norte-Pas de Calais o de una peña gallera del estilo del "Club Français des Combattants du Nord". El papel de éstas instituciones es, como el de una peña de tauramaquia, de simple apoyo y promoción. En las peleas de gallos en Francia, el combate finaliza con la muerte de uno de los gallos. Lo cual no significa que los combates sean largos, pues se permite a los gallos llevar capuchas, espolones y otras armas letales añadidas al cuerpo, que aceleran el fin del combate por la rápida muerte de uno de los gallos. Cuando al cabo de un tiempo ningún gallo a matado al otro, se sacan los gallos del ring y al gallo que ha perdido se le da muerte por el dueño y se vende como comida. En general un combate suele durar una media de doce minutos.

Para saber dónde y cuándo se van a celebrar las peleas basta con contactar por teléfono con el dueño del bar-gallódromo o leer el programa de "Le Coq Gaulois".

En la actualidad el departamento de Norte-Paso de Calais cuenta con un turismo de aficionados británico a las peleas de gallos, que practican de esta manera su afición prohibida en el Reino Unido. En los últimos años varios aficionados británicos han sido arrestado en la aduana británica por contrabando de gallos de pelea o por introducir material para las peleas de gallos que tienen lugar en Francia. La persecución en la aduana británica ha llevado al reciente establecimiento de criaderos británicos de gallos de pelea en el departamento del Norte-Paso de Calais, cuyos propietarios viven en el Reino Unido.[26] Mayor aún es la afición de origen belga, especialmente la francófona, que cruza la frontera para asistir regularmente a las peleas en Francia desde que se prohibieron la peleas de gallos en Bélgica en 1929. La afición belga sigue reuniendose en torno a clubs galleros y asociaciones belgas, las cuales no tienen ninguna actividad en Bélgica fuera de las simples reuniones para organizar los viajes a Francia y las tertulias[27] Así, muchos gallódromos franceses cuentan con puntos de contacto en Bélgica, donde los aficionados belgas pueden organizarse para ir a Norte-Paso de Calais. El Estado francés exige que todos los gallos de origen extranjero que entren en Francia para participar en las peleas de gallos estén vacunados contra la enfermedad de Newcastle, al igual que se exige a los gallos franceses.

En 2010, llevados por el ejemplo de la prohibición de los toros en Cataluña, fué presentada a las Asamblea Nacional francesa una propuesta para abolir la excepción que afecta a las corridas de toros en Francia y a las peleas de gallos en Norte-Paso de Calais. La propuesa contó sólo con el apoyo de 57 diputados.

El departamento de Norte-Paso de Calais tiene su propia raza originaria de gallos de pelea, llamada "Combatiente del Norte" (Combatant du Nord), que se exportan a Vietnam y en una parte mucho menor a Hispanoamérica. La Sociedad Central de Avicultura de Francia reconoce tres tipos de raza de gallos del tipo Combatiente del Norte: grande, pequeño y enano. Estas razas han aparecido en Francia como sonsecuencia de siglos de tradición de organización de las peleas según la categoría de peso. La asociación oficial de criadores se Combatientes del Norte, con sede en Maisnil-les-Ruitz, sólo acepta como gallos Combatientes del Norte lo que tienen las siguientes características: cresta simple, mofletes rojos, ojos rojos o naranjas, piel amarilla, tarsos oliva o amarillos y plumajes dorado asalmonado, azul asalmonado dorado, plateado asalmonado, negrodorado, negro plateado, azul dorado, azul oscuro, azul blanquado o azul enrojecido.

Gran Bretaña[editar]

En el caso de la Inglaterra antigua, las peleas de gallos, junto con el deporte barbárico de lanzamiento de gallinas, era la diversión principal en el Shrove Tuesday (día martes feriado). Las peleas de gallos se prohibieron en 1835 en todo el Imperio Británico con la excepción de Escocia. En Escocia, donde la tradición de las peleas de gallos estaba más arraigada, la prohibición data de 1895.

Según la Real Sociedad para la Prohibición del Trato Cruel a los Animales (Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals) todavían existen peleas de gallos ilegales, pero su seguimiento ha disminuido fuertemente en los años recientes. Existe, sin embargo, un turismo de aficionados, que van al departamento de Norte-Paso de Calais para asistir a las peleas de gallos que son legales allí.

La prohibición de las peleas de gallos ha dado a lugar a la cría de castas desarrolladas para demostraciones del espectáculo u otros propósitos, siendo notables las razas Modern Game (su característica son piernas extremadamente largas) y Old English bantam (esta entre las razas más pequeñas de gallinas). Un ejemplo más importante es el Cornish (desarrollado a partir de la casta Asil) que forma parte de la cría de Fryer/Broiler.

Peleas de gallos en el arte y la cultura popular[editar]

"Entre Gallos" en barro bruñido por José Ángel Santos Juárez
Pelea de gallos, por Jean-Léon Gérôme.

En 1759, el artista inglés William Hogarth publicó The Cockpit, una sátira sobre peleas de gallos. La pelea de gallos fue alguna vez un tema importante en el arte. La pintura "Pelea de gallos" de Jean-Léon Gérôme y la estatua "Winner of the Cockfight" de Alexandre Falguière, ambas en el Musée d'Orsay, son ejemplos notables, aunque en estos casos se hace más énfasis en la desnudez de los cuerpos de los dueños de las aves, que en la pelea de estas últimas.

Este término también es usado en hip hop, refiriéndose a la competición llevada a cabo entre dos MC que se van turnando en rimar durante un período.[28] Una vez han acabado los dos participantes, el público o algún jurado elige al que creen que lo ha hecho mejor, siendo el ganador de la batalla. En muchas ocasiones, el ganador pasa a la siguiente ronda de un campeonato, habiendo competiciones a nivel nacional.

En la literatura peruana, hay un cuento de Abraham Valdelomar sobre las peripecias de un gallo de pelea: "El Caballero Carmelo"; tratado cariñosamente como un familiar más de la casa del vate y narrador iqueño.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Obispos de EEUU respaldan prohibición de peleas de gallos en Nuevo México 29/01/2007 Aciprensa
  2. COCKFIGHTING: A blood sport for roosters In Defense of Animals (en inglés)
  3. a b Las peleas de gallos, entre la tradición y la polémica 27/06/2006 La Voz de Lanzarote
  4. ¿Tradición o salvajismo? La Opinión de Tenerife
  5. http://dl.dropbox.com/u/39705739/Art%C3%ADculos/2011_gallos.pdf
  6. Las riñas de gallo, una tradición vigente en el Cesar y Colombia
  7. Colombia acoge campeonato de peleas de gallos
  8. Peleas de gallos: sustento, cultura y maltrato
  9. El Gallo en su Polvorete
  10. http://www.aldia.cr/ad_ee/2009/mayo/19/nacionales1968359.html
  11. a b Agustín Pupo Domenech, El Gallo Fino Cubano, 151 pp. Editorial SI-MAR, S.A., La Habana, Cuba 1995 (ISBN: 959-7054-05-01)
  12. Reglamento para las lidias de gallos, Ayuntamiento de Holguín, Cuba 1909
  13. Revista Carteles, septiembre 2 de 1956
  14. Legisladores de Luisiana aprueban prohibición a pelea de gallos 06/27/2007 La Voz
  15. http://www.soypuromexicano.mx/index.php/especiales-de-soy-puro-mexicano/item/40-%C2%A1cieeeeerren-las-puertas-se%C3%B1ores-las-peleas-de-gallos-una-diversi%C3%B3n-con-tradici%C3%B3n.html
  16. Crónica Sobre el Gallo Navajero Peruano Gallosnavajeros.com Gallos Navajeros Peruanos
  17. Revista Galpon Pedraglio Gallos JMC Web de Gallos de Pelea Web de Gallos Web de Gallos Web de Gallos
  18. Urbina Gaitán, Chester HOMOGENEIZANDO CULTURAS. PELEAS DE GALLOS, CORRIDAS DE TOROS Y ESTADO EN COSTA RICA (1870-1914) Revista de Ciencias Sociales (Cr), vol. III, núm. 89, 2000, pp. 59-67 Universidad de Costa Rica San José, Costa Rica.
  19. Jaramillo, Z.J.S. Hernández V.A.C. Sierra/L.S. Vargas RELACIONES ENTRE CARACTERÍSTICAS DEL HUEVO INCUBABLE Y NACIMIENTO DE POLLITOS Archivos de Zootecnia, año /vol. 54, número 206-207 Universidad de Córdoba España, Córdoba España pp. 437-441.
  20. Denuncian la presencia de menores en peleas de gallos en Sanlúcar
  21. Gladiadores con alas
  22. Los Verdes solicitan al Parlamento europeo que prohíba las peleas de gallo 21/07/2005 La Voz de Lanzarote
  23. CRÓNICA DE UNA RIÑA. Apuestas, paella, sangre y muerte La Opinión de Tenerife
  24. Tractatus Ludorum: Una Antropológica Del Juego. Autor: José Antonio González Alcantud, página 60
  25. Les combats et concours de coqs dans le Nord Pas-de-Calais Nord-Pas-de-Calais.fr
  26. British fans flock to French cockfights 22/01/2006 The Times
  27. http://gallodrome.pagesperso-orange.fr/club.htm Le Club Français des Combattants du Nord
  28. Pelea de gallos en Barcelona 08/05/2009 La Sexta Noticias

Enlaces externos[editar]