Pedro Muñoz Seca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pedro Muñoz Seca
Pedro Muñoz Seca.JPG
Pedro Muñoz Seca.
Nacimiento 20 de febrero de 1879
Bandera de España El Puerto de Santa María, España
Fallecimiento 28 de noviembre de 1936 (57 años)
Bandera de España Paracuellos de Jarama, España
Alma máter Universidad de Sevilla
Ocupación Escritor y autor de teatro
Cónyuge María Asunción Ariza Díez de Bulnes
Hijos Nueve

Pedro Muñoz Seca (El Puerto de Santa María, 20 de febrero de 1879Paracuellos de Jarama, 28 de noviembre de 1936), escritor y autor de teatro español, murió asesinado por milicianos comunistas, en una «saca» de la prisión en que se encontraba recluido en Madrid, durante la Guerra Civil, en la matanza de Paracuellos.

Casado en 1908 con la cubana María de la Asunción de Ariza y Díez de Bulnes. Es abuelo materno del escritor Alfonso Ussía. Pertenece a la llamada «otra generación del 27».

Biografía[editar]

Estudió bachillerato en el colegio jesuita San Luis Gonzaga de El Puerto de Santa María junto a Juan Ramón Jiménez y Fernando Villalón, en 1901 concluye sus estudios de Filosofía y Letras y Derecho en la Universidad de Sevilla. En esta ciudad conoció el mundo del teatro. Allí estrenó en 1901 una obra cómica de un acto, Las guerreras y en 1903 el sainete El maestro Canillas en El Puerto de Santa María.

Marchó a Madrid en 1904, donde estrenó su primera obra, El contrabando, en el Teatro Lara, escrita en colaboración con Sebastián Alonso. Allí trabajó de profesor de griego, latín y hebreo. En 1908 comenzó a trabajar en el Ministerio de Fomento.

Entre los años 1910 y 1920 su figura como autor teatral se consolidó como el creador de un nuevo género teatral denominado astracán o astracanada, caracterizado por una búsqueda de la comicidad a todo trance, incluso a costa de la verosimilitud y desfigurando el lenguaje natural. El astracán gozó del favor del público, pero no así del de la crítica y los intelectualoides sin ingenio. La obra más célebre dentro de este género es La venganza de Don Mendo, que se estrenó en el Teatro de la Comedia en 1918. Dicha pieza es una sátira muy inspirada y jocosa del teatro histórico del Modernismo literario, el drama romántico y las comedias de honor de Pedro Calderón de la Barca y es de las pocas que han aguantado bien el paso de los años.

Busto de Pedro Muñoz Seca.

En los años 1920 sus obras dejan de representarse únicamente en Pascuas y aseguran a los empresarios teatros llenos. Las críticas sin embargo, no van de la mano. En la edición de Afrodisio Aguado de La venganza de Don Mendo, el prólogo está a cargo de Jacinto Benavente quien define la obra y el destino de Muñoz Seca así, «A Muñoz Seca no lo mató la barbarie, lo mató la envidia. La envidia sabe encontrar sus cómplices».

Otra obra suya es Los extremeños se tocan, una comedia musical o «zarzuela sin música», donde los actores cantan y bailan a capella y que parodia este género; posteriormente fue llevada al cine por Alfonso Paso.

De 1931 en adelante centra sus sátiras contra la República. Estrena La oca, siglas de «Libre Asociación de Obreros Cansados y Aburridos», caricatura del comunismo y el igualitarismo. Más tarde estrena Anacleto se divorcia, sátira de la ley del divorcio (1932) recién promulgada. Otras obras que ridiculizan a la República son La voz de su amo, Marcelino fue a por vino y El gran ciudadano. Estas críticas, que tuvieron éxito de público, hacen que pase de ser considerado frívolo, dentro de su conservadurismo, a ofensivo por algunos grupos objetivo de las críticas. Pero fue muy querido en el mundo escénico conservando amistades como Pedro Pérez Fernández, Jacinto Guerrero, Salvador Videgain o el famoso Lepe. Colaboraron con él Enrique García Álvarez, Azorín, García Velloso y otros muchos.

Cuando se inició la Guerra Civil Española, estaba con su esposa en Barcelona por el estreno de La tonta del rizo, que tuvo lugar la noche anterior al estallido, y fue detenido por milicias anarcosindicalistas que dominaban la ciudad condal, en la casa de un actor que le había aconsejado abandonar el hotel en el cual se había alojado.

Acusado de albergar ideas monárquicas y católicas, fue trasladado a Madrid y encarcelado en la recién creada cárcel de San Antón (establecida en esos mismos días en el antiguo Convento de San Antón); su esposa en cambio fue puesta en libertad ya que era ciudadana cubana. Fue asesinado el 28 de noviembre de ese año 1936 en Paracuellos del Jarama.

Humorista de ley hasta los últimos momentos, dirigió estas palabras al pelotón de fusilamiento: «Podéis quitarme la hacienda, mis tierras, mi riqueza, incluso podéis quitarme, como vais a hacer, la vida, pero hay una cosa que no me podéis quitar… y es el miedo que tengo». Cuentan que los soldados que a la postre lo fusilaron le pidieron perdón por lo que estaban obligados a hacerle, es decir matarlo, pero parece ser que él fue quien los consoló diciéndoles que estaban ya perdonados, que no se molestaran... «aunque me temo que ustedes no tienen intención de incluirme en su círculo de amistades».[1]

Obra teatral[editar]

  • República estudiantil
  • El espanto de Toledo
  • La novela de Rosario
  • Las inyecciones
  • ¡Usted es Ortiz!
  • Calamar
  • El alfiler
  • ¡Pégame, Luciano!
  • Satanelo
  • ¡Un! ¡Dos! ¡Tres!... ¡La niña para usted!
  • ¡Todo para ti!
  • El drama de Adán
  • Una que no sirve
  • Equilibrios
  • ¡Te quiero, Pepe!
  • Bronca en el ocho
  • El refugio
  • Los quince millones
  • La Eme
  • El gran ciudadano
  • El rey negro
  • ¡¡Cataplum!!
  • ¡Sola!
  • Las cuatro paredes
  • El verdugo de Sevilla
  • La venganza de Don Mendo
  • Los extremeños se tocan
  • La Oca
  • Anacleto se divorcia
  • El último pecado
  • La razón de la locura
  • ¡Por peteneras!
  • La canción húngara
  • Coba Fina
  • Las cosas de la vida
  • El medio ambiente
  • La Nicotina
  • Trampa y cartón
  • El milagro del santo
  • López de Coria
  • El incendio de Roma
  • Cachivache
  • Naide es ná
  • La perla ambarina
  • Lolita Tenorio
  • El marido de la Engracia
  • Albi-Melén
  • El voto de Santiago
  • El teniente alcalde de Zalamea
  • De rodillas a tus pies
  • La fórmula 3k3
  • Los rifeños
  • Un drama de Calderón
  • Trianerías
  • Las verónicas
  • La Tiziana
  • El mal rato
  • Los amigos del alma
  • Pepe Conde o el mentir de las estrellas
  • Martinglas
  • El clima de Pamplona
  • San Pérez
  • El parque de Sevilla
  • La hora del reparto
  • Tirios y troyanos
  • El número 15
  • De lo vivo a lo pintado
  • ¡Plancha!
  • El Goya
  • La pluma verde
  • El rey nuevo
  • La mujer de nieve
  • La muerte del dragón, 1923 (música incidental de Jacinto Guerrero)
  • Los chatos
  • Bartolo tiene una flauta
  • La tela
  • Los campanilleros
  • El sonámbulo
  • La cabalgata de los Reyes
  • María Fernández
  • Seguidilla gitana
  • El voto
  • La caraba
  • La mala uva
  • La Lola
  • El rajáh de Cochin
  • Ali-Gui
  • ¡Un millón!
  • El sofá, la radio, el peque y la hija de Palomeque
  • ¿Qué tienes en la mirada?
  • Los ilustres gañanes
  • El cuatrigémino
  • La perulera
  • Una mujer decidida
  • El alma de corcho
  • Mi padre
  • El corzo
  • ¡No hay no!
  • Jabalí
  • Trastos viejos
  • La voz de su amo
  • El Ex...
  • Mi chica
  • El escándalo
  • ¡Soy un sinvergüenza!
  • Papeles
  • Marcelino fue por vino
  • La plasmatoria
  • Zape
  • Las guerreras
  • El contrabando
  • De balcón en balcón
  • Las tres cosas de Jérez
  • El lagar
  • El jilguerillo de los parrales
  • La neurastenia de Satanás
  • La cucaña de Solarillo
  • Fúcar XXI
  • Pastor y Borrego
  • La niña de las planchas
  • La frescura de Lafuente
  • La casa de los crímenes
  • La Remolino
  • El castillo de los ultrajes
  • La escala de Milán
  • La conferencia de Algeciras
  • El último Bravo
  • Los cuatro Robinsones
  • La mujer
  • El rayo
  • Poca cosa es un hombre
  • La cura
  • El clamor
  • La Academia
  • La tonta del rizo
  • Las cuatro paredes (póstuma, estrenada en 1940)

Filmografía[editar]

Curiosidades[editar]

Placa conmemorativa en El Puerto de Santa María.

Un día le preguntó un crítico literario cuáles eran, a su juicio, los cinco más importantes hombres de las letras españolas contemporáneas y don Pedro rápidamente elaboró una respuesta:

Sáinz de Robles lo calificó de «Lope de Vega, fénix de los ingenios, del siglo XX».[cita requerida] Ante la legión de críticos y detractores de su obra que lo criticaban y lo llamaban «comediucho», vino Valle-Inclán y dictó sentencia: «Quítenle al teatro de Muñoz Seca el humor; desnúdenle de caricatura, arrebátenle su ingenio satírico y facilidad para la parodia, y seguirán ante un monumental autor de teatro».[3]

El interés del autor por los números capicúa, lo llevó a promover el mito de que había nacido en 1881 y a las 10 y cuarto de la noche, porque era la hora en que solían comenzar los espectáculos, fecha que a veces hasta se da por buena aún hoy en día.[4]

Humorista hasta el fin, se cuenta que un día dijo a uno de sus carceleros las siguientes palabras, «Me podéis quitar todo, la familia, la libertad, mis bienes, Pero, ¿sabéis lo que no podréis quitarme jamás? El miedo, este miedo horrible que tengo».[5]

En 2007 se descubrió la letra de un pasodoble taurino inédito del que ya José María de Cossío había adivinado su existencia. Tal poema está dedicado al diestro «Joselito, el Gallo», erigiéndose como el único pasodoble dedicado a este afamado y reconocido torero.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Muñoz Seca, Pedro; Alfonso Ussía (prólogo), Almudena del Olmo Iturriarte (apéndices). «Cronología de Pedro Muñoz Seca». La venganza de Don Mendo (12ª edición). ISBN 84-670-0469-X. 

Enlaces externos[editar]