Pedro III de Aragón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pedro III de Aragón
Rey de Aragón, Valencia, Sicilia y Conde de Barcelona
Pietro III d'Aragón.jpg
Retrato de Pedro III de Aragón, por Manuel Aguirre y Monsalbe, 1851-1854.
Rey de Aragón, Valencia
Conde de Barcelona
thum
27 de julio de 1276 - 2 de noviembre de 1285
Predecesor Jaime I
Sucesor Alfonso III
Información personal
Coronación Zaragoza, noviembre de 1276
(Rey de Aragón)
Palermo, 9 de noviembre de 1282
(Rey de Sicilia)
Nacimiento Verano de 1240
Valencia
Fallecimiento 2 de noviembre de 1285 (45 años)
Villafranca del Penedés
Entierro Monasterio de Santes Creus
Familia
Casa real Casa de Aragón-Casa de Barcelona
Padre Jaime I de Aragón
Madre Violante de Hungría
Consorte Constanza II de Sicilia
Descendencia véase Descendencia

Pedro III de Aragón (Valencia, 1240Villafranca del Penedés, 2 de noviembre de 1285), llamado el Grande, fue hijo de Jaime I el Conquistador y su segunda esposa Violante de Hungría. Sucedió a su padre en 1276 en los títulos de rey de Aragón, rey de Valencia (como Pedro I) y conde de Barcelona (como Pedro II).

Biografía[editar]

Casado el 13 de junio de 1262 en la catedral de Montpellier con Constanza de Hohenstaufen, hija y heredera de Manfredo I de Sicilia, fueron coronados en Zaragoza, probablemente el 17 de noviembre,[1] en una ceremonia en la que Pedro canceló el vasallaje que con el papado había concertado su abuelo Pedro II.

Todo su reinado se centró en la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo y para ello aprovechó su matrimonio con Constanza para reivindicar la corona siciliana. Sicilia se encontraba desde 1266 bajo la soberanía de Carlos de Anjou quien, con el apoyo del Papa Clemente IV, que no deseaba a ningún Hohenstaufen en el sur de Italia, había sido investido rey tras derrotar en Benevento a Manfredo, quien falleció en la batalla.

El monarca angevino hizo cegar a los tres hijos varones de Manfredo y, en 1268, capturó e hizo decapitar a Conradino que -como nieto de Federico II- era el último heredero varón de la casa Hohenstaufen. La línea sucesoria pasó entonces a Constanza, quien ofreció refugio en Aragón a las familias partidarias de su padre, los Lanza, los Lauria y los Prócidas.

Pere Rey, Pedro III de Aragón, representado en la Genealogía de la Casa de Aragón redactada por orden el rey Martín I de Aragón.

Una flota de la corona aragonesa, al mando de Conrado Lanza, recorre en 1279 las costas africanas para restablecer la soberanía feudal de Aragón sobre Túnez, que la muerte del emir Muhammad I al-Mustansir había debilitado. Posteriormente, en 1281, Pedro III armó una flota para invadir Túnez y solicitó al recién elegido papa Martín IV una bula que declarara la operación militar como cruzada; pero el papa, de origen francés y partidario de Carlos de Anjou, se la negó.

Cuando la flota se disponía a zarpar, tuvieron lugar en Sicilia los acontecimientos conocidos como las Vísperas sicilianas que provocaron la expulsión de la isla, tras una gran matanza, de los franceses. Los sicilianos enviaron entonces una embajada a Pedro III ofreciéndole la corona siciliana, a la que tenía derecho gracias a su matrimonio. El rey aragonés puso entonces su flota rumbo a Sicilia, donde arribó el 30 de agosto de 1282 y donde fue coronado rey en la ciudad de Palermo.

Inmediatamente envió una embajada a Carlos de Anjou, que se encontraba en Mesina, instándole a reconocerle como rey de Sicilia y a abandonar la isla. La derrota de la flota angevina en Nicoreta, a manos del almirante Roger de Lauria, obligó a Carlos a dejar Mesina y refugiarse en su reino de Nápoles.

El papa Martín IV respondió a la coronación siciliana de Pedro III con su excomunión (9 de noviembre de 1282) y su deposición como rey de Aragón (21 de diciembre de 1283), ofreciendo la corona al segundo hijo del rey de Francia, Carlos de Valois, a quien invistió el 27 de febrero de 1284, y declarando una cruzada contra Aragón.

La situación en la que se encontró Pedro III era totalmente inestable, ya que no sólo tenía que enfrentarse a la invasión francesa que se preparaba al norte de los Pirineos, sino que tuvo que hacer frente a graves problemas en el interior de sus reinos surgidos ante las necesidades económicas que provocó la conquista de Sicilia.

Pedro III el Grande en el collado de las Panizas. Óleo sobre lienzo de Mariano Barbasán. 1889.

Pedro III soluciona los problemas internos concediendo, en 1283, la formación de la Unión aragonesa y prestando juramento al Privilegio General que defendía los privilegios de la nobleza; asimismo concedió al Condado de Barcelona la constitución “Una vegada l´any” en las cortes celebradas en Barcelona entre 1283 y 1284.

Solucionados los problemas interiores, pudo centrar su atención en la invasión francesa, que al mando del propio rey francés Felipe III tomó en 1285 la ciudad de Gerona, para inmediatamente tener que retirarse cuando la flota aragonesa retornó de Sicilia al mando de Roger de Lauria e infligió a la escuadra francesa una derrota total en las islas Formigues y a continuación una derrota en tierra en el barranco de las Panizas, cuando las tropas francesas se retiraban.

Tras su gran victoria, Pedro III se dispuso a enfrentarse a su hermano Jaime II de Mallorca y a su sobrino el rey Sancho IV de Castilla, que no le habían prestado apoyo durante su conflicto con los franceses, pero su prematura muerte, el 11 de noviembre de 1285, lo impidió.

Sepultura[editar]

En su testamento, Pedro III dispuso que su cadáver recibiera sepultura en el Monasterio de Santes Creus, de la orden cisterciense. Las exequias del monarca se celebraron con gran solemnidad y el cuerpo del rey fue colocado en una urna de pórfido rojo, que el almirante Roger de Lauria trajo desde Sicilia. El fue el primer monarca aragonés en recibir sepultura en el Monasterio de Santes Creus.

El rey Jaime II el Justo de Aragón, ordenó la erección de las tumbas del rey Pedro III el Grande, su padre, al mismo tiempo que disponía la creación de su propia tumba y la de su segunda esposa, Blanca de Nápoles. Se dispuso que los sepulcros se hallaran cobijados, como así se hizo, bajo baldaquinos labrados en mármol blanco procedente de las canteras de San Felíu, cerca de Gerona. Cuando el rey Jaime II dispuso la creación de su propio sepulcro, tomó como modelo el sepulcro de su padre.

El sepulcro del rey Pedro III fue realizado entre los años 1291 y 1307 por Bartomeu de Gerona y es más rico que el de su hijo Jaime II y su esposa. Un gran templete de caladas tracerías alberga el sepulcro del rey, consistente en una urna de pórfido rojo, antes una pila de baño romana, traída a España por el almirante Roger de Lauria. La urna de pórfido se encuentra rodeada por imágenes de santos.

El epitafio del rey Pedro III, colocado enfrente del mausoleo, en el pilar que separa el presbiterio de la capilla lateral del crucero, reza la siguiente inscripción:

PETRUS QUEM PETRA TEGIT GENTES ET REGNA SUBEGIT,

FORTES CONFREGITQUE CREPIT, CUNCTA PEREGIT, AUDAX MAGNANIMUS SIBI MILES QUISQUI FIT UNUS, QUI BELLO PRIMUS INHERET JACET HIC MODO IMUS, CONSTANS PROPOSITO VERAX SERMONE FIDELIS, REBUS PROMISSIS FUIT HIC ET STRENUUS ARMIS, FORTIS JUSTITIA VIVENS AEQUALIS AD OMNES, ISTIS LAUDATUR VI MENTIS LAUS SUPERATUR, CHRISTUS ADORATUR DUM PENITET UNDE BEATUR, REX ARAGONENSIS COMES ET DUX BARCINONENSIS, DEFECIT MEMBRIS UNDENA NOCTE NOVEMBRIS, ANNO MILLENO CENTUM BIS ET OCTUAGENO,

QUINTO, SISTE PIA SIBI TUTRIX VIRGO MARIA.

En diciembre de 1835, durante la Primera Guerra Carlista, tropas gubernamentales integradas por la Legión Extranjera Francesa (procedente de Argelia) y varias compañías de migueletes se alojaron en el edificio monacal, causando numerosos destrozos en el mismo. Las tumbas reales de Jaime II y su esposa fueron profanadas. Los restos de Jaime II, hijo de Pedro III, fueron quemados, aunque parece que algunos restos permanecieron en el sepulcro. La momia de la reina Blanca de Nápoles fue arrojada a un pozo, de donde fue sacada en 1854. El sepulcro de Pedro III, a causa de la solidez de la urna de pórfido utilizada para albergar los regios despojos, impidió que sus restos corrieran igual suerte.

En 2009 se hallan los restos del rey en una tumba en el monasterio de Monasterio de Santes Creus (Tarragona).[2] Mediante una sofisticada técnica de endoscopia y una analítica de los gases contenidos en su interior, se ha podido comprobar que es la única tumba de un monarca de la Corona de Aragón que no ha sido nunca profanada.[3]

Descendencia[editar]

De su matrimonio con Constanza nacieron:

Tuvo tres hijos ilegítimos de su relación extramatrimonial con María Nicolau:

  • Jaime de Aragón (c. 1255 - 22 de mayo de 1285). Primer señor de Segorbe. Casado con Sancha Fernández, hija de Fernando Díaz o Rodrigo Díaz, señor de Benaguasil, y de su mujer Alda Fernández de Arenós, señora del Vall de Lullén, de quién tuvo:
  • Juan de Aragón
  • Beatriz de Aragón, esposa de Ramón de Cardona, señor de Torá.

De su relación con Inés Zapata nacieron cuatro hijos ilegítimos:

Árbol genealógico[editar]

Hijos Matrimonio y hermanos Padres y tíos Abuelos Bisabuelos
Alfonso III de Aragón
Jaime II de Aragón
Isabel de Portugal
Federico II de Sicilia
Violante de Aragón y Sicilia
Pedro de Aragón
Pedro III de Aragón
Jaime II de Mallorca
Sancho de Aragón
Violante de Aragón
Constanza de Aragón
Isabel de Aragón
Jaime I de Aragón Pedro II de Aragón Alfonso II de Aragón
Sancha de Castilla
María de Montpellier Guillermo VIII de Montpellier
Eudoxia Comnena
Violante de Hungría Andrés II de Hungría Bela III de Hungría
Inés de Châtillon
Yolanda de Courtenay Pedro de Courtenay
Yolanda de Flandes
Constanza II de Sicilia Manfredo de Sicilia Federico II Hohenstaufen Enrique IV de Alemania
Constanza I de Sicilia
Bianca Lancia Bonifacio d' Agliano
 ?
Beatriz de Saboya Amadeo IV de Saboya Tomás I de Saboya
Margarita de Ginebra
Ana de Borgoña Hugo III de Borgoña
Beatriz de Albon


Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. En los registros de la Cancillería real aparece en esa fecha la anotación Hic Rex (Aquí el rey), mientras que hasta entonces había aparecido siempre como infante. Véase Ferran Soldevila, Jaume I, Pere el Gran, Ed. Vicens-Vives, 4ª ed., Barcelona, 1995, pág. 90.
  2. Hallada la momia del monarca Pere el Gran
  3. La tumba de Pere II 'El Gran' permanece intacta desde la Edad Media

Bibliografía[editar]

  • Arco y Garay, Ricardo del (1945). Sepulcros de la Casa Real de Aragón. Madrid: Instituto Jerónimo Zurita. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Jaime I
thum
Rey de Aragón y de Valencia
Conde de Barcelona

1276 - 1285
Sucesor:
Alfonso III
Predecesor:
Carlos de Anjou
thum
Rey de Sicilia

1282 - 1285
Sucesor:
Jaime I de Sicilia