Pedro Girón y Velasco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Pedro Girón y Velasco (fallecido en Sevilla, 25 de abril de 1531), también referido en las crónicas como Pedro Girón de Velasco o simplemente Pedro Girón y de nombre completo Pedro Téllez-Girón y Fernández de Velasco, fue un noble español, capitán general comunero de Valladolid nombrado por la Junta de Tordesillas, y III Conde de Ureña, con Grandeza de España. Ostentó también los títulos de señor de Osuna, Tiedra, Peñafiel, Briones, Frechilla, Morón de la Frontera, Archidona, el Arahal, Cazalla de la Sierra, Gelves. Olvera, Ortejícar, Villafrechos, Gumiel de Izán, Villamayor y Santibáñez.

Biografía[editar]

Nacido en el seno de una de las familias nobles más prósperas de Castilla. Hijo de Juan Téllez-Girón, II Conde de Ureña y de Leonor de la Vega Velasco (hija del II Conde de Haro) y hermano de Juan Téllez-Girón, el Santo y de Ana Téllez-Girón, monja abadesa del Monasterio de Santa Clara de Villafrechos. Nieto de Pedro Girón, Maestre de la Orden de Calatrava entre 1445 y 1466.

Contrajo matrimonio con Mencía de Guzmán, hija de Juan Alonso de Guzmán, III Duque de Medina Sidonia. A la muerte de su cuñado, Enrique de Guzmán, IV duque de Medina Sidonia, pretendió el ducado para su esposa, al no reconocer como sucesor al hermanastro de éste, Alonso Pérez de Guzmán, alegando ser ilegítimo por haber nacido de matrimonio sin dispensa de parentesco.[1]

En octubre de 1520, Pedro Girón fue nombrado capitán general de los comuneros. Junto con Antonio de Acuña lograría reunir 17.000 infantes, acompañados de abundante caballería y artillería, que instala, ya en noviembre, en la localidad de Villabrágima.

Su padre, el Conde de Ureña, permaneció leal al emperador, escribió en una carta a su hijo las siguientes palabras: "Hijo Pedro: pues que subiste a la yegua, tente a sus crines".

Pedro se vio forzado a dimitir como jefe militar de los comuneros tras la pérdida de Tordesillas. No obtendría el perdón del emperador Carlos hasta 1524.

Tuvo únicamente una hija de su matrimonio: María, quien casó -mediante dispensa papal- con Juan Sancho de Tovar y Velasco, I marqués de Berlanga e hijo de Íñigo Fernández de Velasco, condestable de Castilla y II duque de Frías. De este matrimonio nació Íñigo de Tovar y Velasco, condestable de Castilla y IV duque de Frías.

En 1528, se convertía en el III conde de Ureña, al heredar los títulos y señoríos de su padre.

Murió en Sevilla el 25 de abril de 1531.[2]

Al ser una sucesión agnaticia, su hija no pudo heredar su título, y pese al pleito interpuesto, le sucedió su hermano Juan Téllez-Girón, como IV conde de Ureña. Posteriormente su sobrino, hijo de Juan, Pedro Téllez-Girón y de la Cueva se convertiría en el I Duque de Osuna.

Revuelta de los comuneros[editar]

Vista de Tordesillas, villa en disputa entre comuneros y realistas por el control de la Reina.

En 1520, con Pedro Girón a la cabeza, las tropas comuneras, siguiendo órdenes de la Junta, habían avanzado hacia Medina de Rioseco, estableciendo su cuartel general en la localidad de Villabrágima, a tan solo una legua del ejército real. Estos, mientras tanto, se limitaron a ocupar pueblos para evitar el avance y cortar las líneas de comunicación.

La situación se mantuvo hasta el 2 de diciembre, cuando el ejército rebelde comenzó a abandonar sus posiciones en Villabrágima, tomando dirección hacia Villalpando, localidad del Condestable que se rindió al día siguiente sin oponer resistencia. Con este movimiento, la ruta hacia Tordesillas quedaba desprotegida. El ejército real lo aprovechó, poniéndose en marcha el 4 de diciembre y ocupando la villa tordesillana al día siguiente, tras haber derrotado a la guarnición defensiva comunera, que se vio desbordada.

En esos momentos, el Condestable de Castilla, Íñigo Fernández de Velasco y Mendoza, del bando del emperador, había sido nombrado en septiembre Gobernador de España y que era el hermano de su madre, por lo que el hecho de que Villalpando no opusiera resistencia parece no ser casual, sino fruto de algún acuerdo entre los dos nobles de la casa de Haro, que incluso llegaron a ser consuegros.[cita requerida]

Movimiento de tropas en diciembre de 1520

José Antonio Maravall también apunta a que algunos de los nobles que se habían unido a la causa comunera comenzaban a tener problemas en sus señoríos y que Carlos I tuvo diversos gestos de conciliación hacia ellos. Otros autores[¿quién?] han señalado el contexto de crisis económica que afectaba a ambos bandos al final de la contienda y que con seguridad estaría teniendo consecuencias negativas en el patrimonio del general y de su familia.

La toma de Tordesillas supuso una seria derrota para los comuneros, que perdieron a la reina Juana, y con ella, sus esperanzas de que esta atendiera sus pretensiones. Además, muchos de los procuradores fueron apresados, y los que no, huyeron. Por todo esto, los ánimos entre los rebeldes se vieron muy afectados, además de producirse airadas críticas hacia Pedro Girón por el movimiento de las tropas, lo que le obligó a dimitir de su puesto y apartarse del conflicto.

El domingo de Resurrección de 1524, Carlos I firmó en Fresdelval su perdón para Pedro Girón, que junto con Pedro de Ayala, conde de Salvatierra, era el comunero de mayor rango nobiliario y exceptuado en el perdón general de 1522.[3]

Conde de Ureña[editar]

A la muerte de su padre Juan Téllez-Girón de las Casas, en 1528, se convierte en el III conde de Ureña, heredando el resto de los títulos: señor de Osuna, Tiedra, Peñafiel, Briones, Frechilla, Morón de la Frontera, Archidona, El Arahal, Cazalla de la Sierra, Gelves, Olvera y Ortejicar. Estos títulos pasarían a su hermano Juan en 1531.

Descendencia[editar]

Del matrimonio de su única hija, María Girón, señora de Gandul y Marchenilla, nacieron los ocho nietos de Pedro Girón:


Predecesor:
Juan Téllez-Girón de las Casas
COA Count of Ureña.svg
Conde de Ureña

1528-1531
Sucesor:
Juan Téllez Girón, el Santo

Referencias y notas[editar]