Paz romana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pax romana»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El Imperio romano en su máxima extensión, durante el reinado de Trajano (hacia el 117).

La Paz romana (en latín, pax romana), llamada también Pax augusta, constituye un largo periodo de paz impuesto por el Imperio romano a los pueblos por él sometidos.

Contexto histórico[editar]

La expresión proviene del hecho de que la administración y el sistema legal romanos pacificaron las regiones que anteriormente habían sufrido disputas entre jefes, tribus, reyes o ciudades rivales (por ejemplo, los interminables conflictos entre las ciudades-Estado griegas o tribus galas).

Por supuesto, el estado de paz general se refería solo a las regiones interiores del Imperio, mientras se continuó luchando en las fronteras de éste contra los pueblos asentados en dichas zonas como los germanos y los partos. Fue un período de relativa calma, durante el cual no hubo que hacer frente ni a guerras civiles del calibre de las del siglo I a. C., ni a grandes conflictos con potencias extranjeras, como en las Guerras Púnicas (siglos III y II a. C.).

El primer emperador, Augusto, cerró las puertas del templo de Jano, las cuales solo se abrían en tiempos de guerra, cuando creyó haber vencido a cántabros y astures en el año 24 a. C. Realmente, esta guerra se prolongaría hasta el 19 a. C., pero se suele aceptar como fecha de inicio de la Paz romana el 29 a. C., cuando Augusto proclama oficialmente el final de las guerras civiles, extendiéndose hasta la muerte del emperador Marco Aurelio en el año 180 d. C.

Se considera que la Paz romana alcanzó su apogeo durante la dinastía de los Antoninos (96-192 d.C.), marcando una edad dorada que sería recordada de manera nostálgica en los turbulentos siglos posteriores en Occidente. El Imperio alcanzó su máxima extensión en el siglo II, abarcando desde el océano Atlántico en el oeste hasta el río Tigris en el este. El comercio se vio favorecido por las cada vez más seguras rutas de comunicación, lo que motivó el bienestar económico imperial. Esta prosperidad se vio reflejada en las ciudades, que se embellecieron y asentaron en detrimento del campo como centros de romanización y de cultura.

Históricamente, la Paz romana coincidió en el tiempo con la denominada Pax Sinica que estaba teniendo lugar en el este de Asia.[1] Esta estabilidad que disfrutaron China y el Imperio romano favoreció el comercio y los viajes de larga distancia entre las dos esferas de poder.[2]

Este periodo se considera finalizado con el inicio los grandes disturbios y guerras del siglo III, el cual se caracterizó por una interminable serie de guerras civiles entre varios aspirantes al trono imperial, mientras empeoraba la presión germana y persa en la periferia, llegando a desbordarse periódicamente sobre el Imperio.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. John C. Plott (1989); Global History of Philosophy. Delhi: Motilal Banarsidass, pág. 57
  2. Shepard Krech III; J.R. McNeil; Carolyn Merchant ed. (2004); Encyclopedia of world environmental history, New York: Routledge, pág. 135