Patrick Jane

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Patrick Jane
Simon Baker 2013 1.jpg
Simon Baker, actor que interpreta a Patrick Jane.
Primera aparición Piloto
Creador(es) Bruno Heller
Interpretado por

Simon Baker

Chris Brochu (Patrick Jane de joven)
Episodios Todos
Temporada(s) 6
Información
Raza Humano
Sexo Masculino
Edad 40 aprox.
Especialidad Mentalismo, hipnotismo,
Ocupación Asesor del FBI, sesor del CBI (anteriormente), trabajador de carnaval (anteriormente)
Enemigos John el Rojo
Familia Angela Ruskin Jane (esposa) (muerta), Charlotte Anne Jane (hija) (muerta), Alex Jane (padre), Danny Ruskin (cuñado)
Religión Ateo[1]
Estatus actual Vivo
Perfil en IMDb

Patrick Jane es el protagonista de la serie televisiva El mentalista. Trabaja como asesor de la Brigada Criminal de California (CBI) usando su agudo poder de observación y su instinto para resolver crímenes, sobre todo los asesinatos de su esposa e hija.[2] Patrick Jane, el protagonista de la serie de televisión El Mentalista, trabaja como psíquico, engañando a sus ingenuos clientes gracias a su gran poder de observación, que nada tiene de sobrenatural. La intuición, al fin y al cabo, no tiene nada de mágico, es una facultad que todos tenemos para comprender cómo se van a desarrollar los acontecimientos sin necesidad de razonar las distintas variables en exceso. Basta ser observador, y saber interpretar la forma de ser de una persona, para saber, aproximadamente, cómo se va a comportar en una u otra situación.La psicología nos ha enseñado en múltiples ocasiones que el futuro surge del pasado, y ambos tienden a construirse a partir de aspectos observables de nuestro carácter y comportamiento. Cuando una persona que conocemos bien hace algo que no nos sorprende en absoluto solemos decir que la “tenemos calada”. Al fin y al cabo sabemos cómo es y, por tanto, cómo va a reaccionar ante distintas situaciones. Conocer bien a las personas con las que convives diariamente es relativamente sencillo y tarde o temprano acabas sabiendo cómo van a comportarse. Más difícil, sin embargo, es saber cómo va a reaccionar una persona en la que no te has fijado tanto. Esta es, precisamente, la principal habilidad del mentalista: a Jane le basta con ojear rápidamente a las personas para conocerlas. No deja de ser un personaje de ficción, y una correcta observación no puede hacerse tan rápido, pero cualquier persona puede entrenar su intuición.Para entrever cómo una persona se va a comportar en el futuro hay que saber leer seis elementos del comportamiento que se esarrollan muy pronto y apenas cambian en toda la vida. Según cómo sea el comportamiento de cada persona en estos aspectos, algo que se puede saber interactuando con ella brevemente, podremos conocer con bastante acierto cómo reaccionará en cada situación concreta. Según la psicóloga Susan Engel, que aborda la cuestión en su último libro, Red Flags or Red Herrings? Predicting Who Your Child Will Become (Atria Books), estos son los seis aspectos en que debemos fijarnos.1. InteligenciaDe todos los atributos que configuran a una persona la inteligencia es, quizás, el que más va a determinar su comportamiento. Se trata de la cualidad más estable en el tiempo ya que, aunque el ambiente puede estimularla, depende principalmente de nuestra herencia genética. Es el rasgo que, desde niños, más importancia tiene en el éxito que tendremos en la vida. No es sencillo definir la inteligencia, y hay cientos de teorías al respecto, pero, en resumidas cuentas, se trata de la habilidad y velocidad de cada uno para procesar la información.Para entrever si una persona es más o menos inteligente, basta con prestar atención a cómo piensa, escuchando como desarrolla sus argumentos. Las personas más inteligentes son aquellas que saben diferenciar lo que sienten sobre algo y lo que piensan de ello. No confunden el sentimiento con la razón. Muchos psicólogos consideran, además, que la capacidad para generar humor es una de los signos más robustos de la inteligencia.2. DeterminaciónAlgunos lo llaman pasión, otros esfuerzo o perseverancia, pero en el fondo, se trata de la habilidad de cada uno para conseguir lo que quiere. La determinación va siempre de la mano de gente optimista, que tiene claros sus objetivos y está decida a conseguirlo. Se trata de personas que, además, son bastante independientes o, al menos, tiene capacidad para actuar sin que les importe en demasía la opinión de la gente que les rodea. En definitiva, tienen fe en su capacidad para hacer las cosas, aunque no sean necesariamente inteligentes.para reconocer a la gente perseverante basta escuchar cómo hablan de los problemas que se encuentran en su día a día, y cómo reaccionan ante las dificultades. Las personas perseverantes suelen ser muy testarudas, algo pesadas en ocasiones, y no descansan hasta que consiguen lo que quieren. Pese a esto, son críticos consigo mismos, aunque no lo expresen siempre en público.3. FelicidadSe ha escrito tanto, y desde hace tanto, sobre qué es la felicidad que hay una gran confusión sobre ella. Aunque sigue habiendo grandes discusiones sobre el tema, la mayor parte de psicólogos y filósofos contemporáneos creen que la felicidad no tiene nada que ver con el hedonismo, sino que deriva de la capacidad de cada uno para sentirse útil y dar sentido a su vida, independientemente del bienestar material que se alcance. Lo que es seguro, tal como ha demostrado la neurociencia, es que la felicidad no aparece, al menos no en su grado máximo, si no tenemos desafíos y riesgos. En definitiva, cosas por las que pelear.Quizás la felicidad es uno de los atributos más difíciles de identificar, pero suele ir de la mano de personas muy realistas sobre sus propias debilidades, pero que tienen muy claros sus valores e ideales. En definitiva, las personas felices son personas integras, que tienen una rápida capacidad de recuperación ante los reveses de la vida.4. BondadLa bondad es un atributo que se mide a partir de diversas cualidades de las personas. Una es la moralidad, algo que tiene mucho que ver con la educación que se ha recibido. Otra es la empatía, una cualidad que aparece pronto en la vida y que suele mantenerse hasta el final de esta. Y una tercera es la voluntad de ayudar a otros, que no siempre está relacionada con la capacidad para saber qué están sintiendo. Las acciones benevolentes suelen surgir de una mezcla de todas estas cualidades: no basta con tener moral, debemos actuar siendo consecuentes con ella; y no basta con tener empatía, debemos, además, tener la habilidad de pensar cuál es la perspectiva de otras personas (que no es lo mismo que sentir lo que ellas sienten).Las personas bondadosas no son fáciles de detectar, pues es una cualidad que a todos les gusta aparentar, pero que pocos poseen. Saber lo que una persona piensa sobre distintos dilemas morales puede darnos una pista de su grado de bondad, pero lo más importante es que veamos cómo reacciona ante las circunstancias difíciles. Todo el mundo puede parecer buena persona, hasta que surge un problema y deja ver su verdadera naturaleza.5. SimpatíaLa simpatía es la inclinación afectiva que tenemos hacia otras personas, por ello son las personas simpáticas las que más amigos tienen. Pero la simpatía, además, es una cualidad que distingue a las personas que tratan a sus congéneres de forma igualitaria y recíproca. Las cualidades que más valoramos en otras personas son su amabilidad y su asertividad, dos aspectos que siempre están relacionados con la simpatía. Por el contrario, la gente antipática, que suele reconocerse por el reducido número de amigos que tiene, es desagradable, incapaz de relacionarse con los demás y egocéntrica. Esto no quiere decir que todas las personas agradables que conozcamos deban ser a la fuerza simpáticas. La verdadera simpatía se muestra con el tiempo, y solo se reconoce en las amistades duraderas.Las personas verdaderamente simpáticas son siempre sociables y abiertas, y muy atentas. El problema que surge al identificar esta cualidad es que muchas personas, que no son realmente simpáticas, fuerzan su amabilidad, y buscan tu amistad, con el objeto de lograr algo a cambio. Para destapar a estos impostores basta ver si nuestra relación con ellos está basada en la desigualdad. Si piden mucho y no dan nada a cambio es que su simpatía brilla por su ausencia.6. IntimidadLa intimidad es la raíz de nuestra seguridad y la fuente más profunda de comodidad.Una persona que sabe ofrecernos su intimidad es de fiar, pues se muestra vulnerable ante aquellos en quien confía, la señal más clara de compromiso. La intimidad está directamente relacionada con las relaciones humanas y viene fuertemente determinada por estas, en concreto, por los primeros lazos que establecemos en nuestra vida, que no son otros que los que nos brindan nuestras familias. El apego emocional que nos trasmiten nuestros padres desde que nacemos establece no sólo nuestra habilidad para abrirnos a los demás, sino también la seguridad con la que vamos a establecer nuestras relaciones posteriores.¿Cómo podemos saber si una persona está dispuesta a ofrecernos su intimidad? (algo muy útil en el comienzo de una relación amorosa). Basta con preguntarle qué es lo que ama, sobre todo en lo referente a su infancia. Si responde con ira, nostalgia o arrepentimiento, es que es más cerrada de lo que, quizás, creías









Patrick Jane, el protagonista de la serie de televisión El Mentalista, trabaja como psíquico, engañando a sus ingenuos clientes gracias a su gran poder de observación, que nada tiene de sobrenatural. La intuición, al fin y al cabo, no tiene nada de mágico, es una facultad que todos tenemos para comprender cómo se van a desarrollar los acontecimientos sin necesidad de razonar las distintas variables en exceso. Basta ser observador, y saber interpretar la forma de ser de una persona, para saber, aproximadamente, cómo se va a comportar en una u otra situación. La psicología nos ha enseñado en múltiples ocasiones que el futuro surge del pasado, y ambos tienden a construirse a partir de aspectos observables de nuestro carácter y comportamiento. Cuando una persona que conocemos bien hace algo que no nos sorprende en absoluto solemos decir que la “tenemos calada”. Al fin y al cabo sabemos cómo es y, por tanto, cómo va a reaccionar ante distintas situaciones. Conocer bien a las personas con las que convives diariamente es relativamente sencillo y tarde o temprano acabas sabiendo cómo van a comportarse. Más difícil, sin embargo, es saber cómo va a reaccionar una persona en la que no te has fijado tanto. Esta es, precisamente, la principal habilidad del mentalista: a Jane le basta con ojear rápidamente a las personas para conocerlas. No deja de ser un personaje de ficción, y una correcta observación no puede Para entrever cómo una persona se va a comportar en el futuro hay que saber leer seis elementos del comportamiento que se desarrollan muy pronto y apenas cambian en toda la vida. Según cómo sea el comportamiento de cada persona en estos aspectos, algo que se puede saber interactuando con ella brevemente, podremos conocer con bastante acierto cómo reaccionará en cada situación concreta. Según la psicóloga Susan Engel, que aborda la cuestión en su último libro, Red Flags or Red Herrings? Predicting Who Your Child Will Become (Atria Books), estos son los seis aspectos en que debemos fijarnos. 1. Inteligencia De todos los atributos que configuran a una persona la inteligencia es, quizás, el que más va a determinar su comportamiento. Se trata de la cualidad más estable en el tiempo ya que, aunque el ambiente puede estimularla, depende principalmente de nuestra herencia genética. Es el rasgo que, desde niños, más importancia tiene en el éxito que tendremos en la vida. No es sencillo definir la inteligencia, y hay cientos de teorías al respecto, pero, en resumidas cuentas, se trata de la habilidad y velocidad de cada uno para procesar la información. Para entrever si una persona es más o menos inteligente, basta con prestar atención a cómo piensa, escuchando como desarrolla sus argumentos. Las personas más inteligentes son aquellas que saben diferenciar lo que sienten sobre algo y lo que piensan de ello. No confunden el sentimiento con la razón. Muchos psicólogos consideran, además, que la capacidad para generar humor es una de los signos más robustos de la inteligencia. 2. Determinación Algunos lo llaman pasión, otros esfuerzo o perseverancia, pero en el fondo, se trata de la habilidad de cada uno para conseguir lo que quiere. La determinación va siempre de la mano de gente optimista, que tiene claros sus objetivos y está decida a conseguirlo. Se trata de personas que, además, son bastante independientes o, al menos, tiene capacidad para actuar sin que les importe en demasía la opinión de la gente que les rodea. En definitiva, tienen fe en su capacidad para hacer las cosas, aunque no sean necesariamente inteligentes. Para reconocer a la gente perseverante basta escuchar cómo hablan de los problemas que se encuentran en su día a día, y cómo reaccionan ante las dificultades. Las personas perseverantes suelen ser muy testarudas, algo pesadas en ocasiones, y no descansan hasta que consiguen lo que quieren. Pese a esto, son críticos consigo mismos, aunque no lo expresen siempre en público. 3. Felicidad Se ha escrito tanto, y desde hace tanto, sobre qué es la felicidad que hay una gran confusión sobre ella. Aunque sigue habiendo grandes discusiones sobre el tema, la mayor parte de psicólogos y filósofos contemporáneos creen que la felicidad no tiene nada que ver con el hedonismo, sino que deriva de la capacidad de cada uno para sentirse útil y dar sentido a su vida, independientemente del bienestar material que se alcance. Lo que es seguro, tal como ha demostrado la neurociencia, es que la felicidad no aparece, al menos no en su grado máximo, si no tenemos desafíos y riesgos. En definitiva, cosas por las que pelear. Quizás la felicidad es uno de los atributos más difíciles de identificar, pero suele ir de la mano de personas muy realistas sobre sus propias debilidades, pero que tienen muy claros sus valores e ideales. En definitiva, las personas felices son personas integras, que tienen una rápida capacidad de recuperación ante los reveses de la vida. 4. Bondad La bondad es un atributo que se mide a partir de diversas cualidades de las personas. Una es la moralidad, algo que tiene mucho que ver con la educación que se ha recibido. Otra es la empatía, una cualidad que aparece pronto en la vida y que suele mantenerse hasta el final de esta. Y una tercera es la voluntad de ayudar a otros, que no siempre está relacionada con la capacidad para saber qué están sintiendo. Las acciones benevolentes suelen surgir de una mezcla de todas estas cualidades: no basta con tener moral, debemos actuar siendo consecuentes con ella; y no basta con tener empatía, debemos, además, tener la habilidad de pensar cuál es la perspectiva de otras personas (que no es lo mismo que sentir lo que ellas sienten). Las personas bondadosas no son fáciles de detectar, pues es una cualidad que a todos les gusta aparentar, pero que pocos poseen. Saber lo que una persona piensa sobre distintos dilemas morales puede darnos una pista de su grado de bondad, pero lo más importante es que veamos cómo reacciona ante las circunstancias difíciles. Todo el mundo puede parecer buena persona, hasta que surge un problema y deja ver su verdadera naturaleza. 5. Simpatía La simpatía es la inclinación afectiva que tenemos hacia otras personas, por ello son las personas simpáticas las que más amigos tienen. Pero la simpatía, además, es una cualidad que distingue a las personas que tratan a sus congéneres de forma igualitaria y recíproca. Las cualidades que más valoramos en otras personas son su amabilidad y su asertividad, dos aspectos que siempre están relacionados con la simpatía. Por el contrario, la gente antipática, que suele reconocerse por el reducido número de amigos que tiene, es desagradable, incapaz de relacionarse con los demás y egocéntrica. Esto no quiere decir que todas las personas agradables que conozcamos deban ser a la fuerza simpáticas. La verdadera simpatía se muestra con el tiempo, y solo se reconoce en las amistades duraderas. Las personas verdaderamente simpáticas son siempre sociables y abiertas, y muy atentas. El problema que surge al identificar esta cualidad es que muchas personas, que no son realmente simpáticas, fuerzan su amabilidad, y buscan tu amistad, con el objeto de lograr algo a cambio. Para destapar a estos impostores basta ver si nuestra relación con ellos está basada en la desigualdad. Si piden mucho y no dan nada a cambio es que su simpatía brilla por su ausencia. 6. Intimidad La intimidad es la raíz de nuestra seguridad y la fuente más profunda de comodidad.Una persona que sabe ofrecernos su intimidad es de fiar, pues se muestra vulnerable ante aquellos en quien confía, la señal más clara de compromiso. La intimidad está directamente relacionada con las relaciones humanas y viene fuertemente determinada por estas, en concreto, por los primeros lazos que establecemos en nuestra vida, que no son otros que los que nos brindan nuestras familias. El apego emocional que nos trasmiten nuestros padres desde que nacemos establece no sólo nuestra habilidad para abrirnos a los demás, sino también la seguridad con la que vamos a establecer nuestras relaciones posteriores. ¿Cómo podemos saber si una persona está dispuesta a ofrecernos su intimidad? (algo muy útil en el comienzo de una relación amorosa). Basta con preguntarle qué es lo que ama, sobre todo en lo referente a su infancia. Si responde con ira, nostalgia o arrepentimiento, es que es más cerrada de lo que, quizás, creías.


Patrick Jane el protagonista de la serie televisiva “El Mentalista” está en Facebook con algunas de sus frases, entra en ésta aplicación en Facebook y consigue tu frase de Patrick jane y compartela con tus familiares y amigos.Algunas frases de Patrick Jane son:“La gente atrapada en vidas miserables siempre habla de escapar, pero en realidad sólo algunas lo hace. Es más fácil cerrar tus ojos y finjir que la miseria no existe.”“Los hombres son como tostadores…Las mujeres un poco más como acordeones”“Lisbon: sigan el procedimiento Diviértanse! Jane: ¿dónde está la diversión en eso?”“Freddy: ¿Cómo te sientes, Ricitos de Oro? ¿Con suerte? Jane: lo siento…¿Estamos jugando cartas o estamos compartiendo sentimientos?”“No te asustes. No te seducirí­a en el trascurso de la cena. Eso serí­a muy infantil.”



Jugando a ser Patrick Jane otra vez Sí, y de paso haciendo una reflexión de lo que es el estudio del comportamiento. El comportamiento humano es en cierto modo impredecible. No somos todos iguales, y por lo tanto no resulta fácil predecir de forma exacta lo que una persona hará. Sin embargo, eso no quiere decir que no podamos jugar con probabilidades, y conocer lo que es probable que una persona haga. Es más, conocer algunos aspectos que pueden ser comunes a multitud de personas.Lo cierto, es que a pesar de que somos muy diferentes unos de otros, realmente no lo somos tanto como podemos sospechar en un primer momento. Os propongo una experiencia interesante antes de seguir…ExperienciaEn un lugar donde haya un buen número de personas (50 o más), proponed al grupo que cada uno piense objetos cortantes. Cuantos más se les ocurran mejor, y que los anoten en un papel. Pero a poder ser que den respuestas creativas, originales. Hay que explicar que una respuesta creativa se entiende que es una respuesta única y útil para dar solución a un problema. Dejadles un tiempo. Una vez pasado dicho tiempo preguntad sobre las respuestas y apuntadlo en una pizarra.Que la gente vaya diciendo sus respuestas. Se puede preguntar a ver quién cree haber dado una respuesta original. Cuando se diga en alto, que se consulte al grupo si alguien más la había pensado. ¿Cuántas respuestas realmente diferentes y únicas hay?Curiosamente las respuestas que parecen más originales incluso, normalmente ya se le habían ocurrido a alguien más en la sala.Esto a mucha gente le parece sorprendente, pero es de lo más normal. Al final pensamos todos las mismas cosas en numerosas ocasiones. Y así debe ser para estar adaptados, pensemos que la memoria tiene un papel claramente funcional para nosotros.Esta interesante experiencia nos muestra una vez más que por más originales y distintos que pensemos que somos al dar respuestas, al tomar decisiones, sin saberlo somos en gran medida como nuestros semejantes.Conocer algunos aspectos sobre cómo pensamos puede ayudar a los ilusionistas a crear ciertos juegos divertidos. Os voy a proponer algunas experiencias curiosas que estoy seguro que os gustarán. Os voy a proponer que juguéis a ser mentalistas. Pero no mentalistas en plan “farsantes”, sino que hagáis de ilusionistas. Una proposición bien decente y que estoy seguro que no os dejará indiferentes. Pero lo primero, ¿qué es el mentalismo? Uno de los significados que tiene dicha palabra hace referencia a un género dentro del ilusionismo, al igual que la magia con cartas por ejemplo (cartomagia) o la magia con monedas.¿Y en qué consiste el mentalismo? Consiste en hacer un juego de magia mediante el cual se simula que uno tiene “habilidades mentales” que realmente no posee, pero se hace con el propósito de entretener a una audiencia, dando a entender que se trata de espectáculo y no de habilidades reales. Al igual que el resto del ilusionismo, en el mentalismo se tienen presentes aspectos sobre psicología. Y de especial manera se usan algunas cosas.No esperéis grandes revelaciones sobre mentalismo, porque no es este un blog sobre ilusionismo. Juegos de mentalismo pueden ser por ejemplo adivinar lo que alguien está pensando o parar un reloj con el poder de la mente para que nos pongamos en situación. Es decir, como Patrick Jane en los mejores capítulos.Pero volvamos a jugar a ser Patrick Jane, el protagonista de la serie “El Mentalista”. Podemos jugar a adivinar lo que otros piensan, seguro que os resultará divertido. Ahí van un par de preguntas para responder por vosotros mismos que luego podréis usar con los demás.Piensa en…Amigo lector, te invito a hacer esta experiencia. Consiste en algo muy sencillo. Piensa en una fecha, la que tú quieras. ¿La has pensado? Si eres lector habitual de psicoteca supongo que ya sabrás por dónde van los tiros, pero bueno.Vamos con la siguiente cuestión, que es nueva para mí. ¿Cuál es tú color preferido? Intentaré adivinarlo también.La fecha en la que has pensado amigo lector es la fecha de tu cumpleaños. Tu color preferido es el color azul.¿He acertado? En lo de la fecha estoy casi seguro de que sí, sin embargo en el color puede que no. Si el azul no es tu color preferido déjame otra oportunidad. ¿Es el verde? Ahora sí, ¿verdad? Si no lo es déjame una tercera…¿es el rojo?Es que el otro día leí que la mayoría de las personas tienen como color preferido el azul (casi un 50%), seguido del verde en segundo lugar y del rojo en tercer lugar. Yo que me creía muy especial cuando decía que mi color preferido es el azul y mi segundo color el verde…¿puedo ser más convencional? Jajajaja.







Patrick Jane: el mentalista tramposo 2009 ENERO 19


Patrick Jane es mentalista. Hasta hace poco, se ganaba la vida como vidente y médium. Pero un trágico suceso le llevó a dejar de engañar a incautos y ponerse a trabajar del lado de los buenos. Ahora, asesora a la Oficina de Investigación de California (CBI). Sus extraordinarias -pero no paranormales- dotes le permiten ver aquello que al resto nos pasa desapercibido e identificar rápidamente a los criminales. Dicen que El mentalista, la serie que cuenta las aventuras este estafador arrepentido, es un gran éxito en Estados Unidos, lo que, vistos los tres primeros episodios, demuestra lo fácil que es conseguir el favor del público medio. Un mentalista es un ilusionista que, mediante trucos, simula poderes paranormales como la telepatía, la telequinesia, la adivinación… “Hay muchos magos que se pasan al lado oscuro y usan los secretos del ilusionismo para engañar y no para crear ilusión”, me decía hace unos años Jorge Blass. Uri Geller es el más famoso ejemplo de un sujeto de esa calaña. Por eso me parecía que la serie que emiten TNT y La Sexta podía estar bien. Lamentablemente, no es así. El mentalista únicamente se diferencia de un engendro como Médium en que el protagonista no cree en lo paranormal y suelta de vez en cuando frases que suscribe cualquiera con dos dedos de frente, como que alguien que se gana como vidente sólo puede ser un ingenuo o un estafador. Por lo demás, el interés que podrían tener las andanzas del personaje interpretado por Simon Baker se diluye pasados un par de episodios. Las tramas son previsibles y, además, el protagonista llega a muchas de las sorprendentes deducciones como por arte paranormal: no explica que le lleva a sentenciar que un sospechoso se acuesta con una mujer, que otro mantenía una relación con una menor muerta… Patrick Jane lo adivina todo; pero no sabemos casi nunca cómo. El mentalista es, por eso, una serie tramposa; aunque tenga guiños interesantes, como la presentación del protagonista como una encarnación del médium televisivo John Edward. Si no se lo creen, veanlo:





Aspectos aplicables: La serie dramática sobre crímenes de David se basa en Patrick Jane, un psíquico bien conocido en televisión, quien después de haber sido expuesto como un fraude, utiliza sus habilidades muy reales para ayudar al Centro de Investigaciones de California para resolver crímenes. Observamos técnicamente desde un punto de vista de un receptor es característico la amplia observación que se adquiere tras haber visto al menos un capitulo de esta serie , al decir esto me estoy refiriendo a que esta serie se basa en una continua contemplación del mundo para conseguir observar aquellos pequeños datos que pueden resolver los casos. Este planteamiento ya ha sido usado por distintos personajes importantes en la historia , ya sea personajes imaginarios como sherlock holmes o para personajes en el ámbito filosófico como Sócrates el cual dijo que a partir de las cosas mundanas o de lo común se llegue a lo incomprendido o con cierta dificultad a la hora de conseguir resultados aceptables. El protagonista es una persona que estudia el comportamiento de los humanos y a partir de estos consigue averiguar si miente o si es cierto todo lo dicho , ademas es capaz de descubrir el propio comportamiento de la persona , s¡endo asi su psicólogo. A mi esta serie me ha ayudado a fijarme en las personas con más hincapié que como lo hacia antes , esto me ha ayudado a consolidar un perfil de dicha persona y ser capaz de manejar la a mi antojo para que me otorgue la información que yo quiero. Sin embargo el mentalista te enseña a ser más sociable para conseguir todos tus fines a través de las personas. Ademas te muestra de una manera claramente excepcional una visión desde un punto de vista positivo, es decir que te enseña a ser capaz de mirar toda situación desde un punto de vista positivo, al hacer esto nuestro subconsciente saca lo mejor de nosotros.








Valores y contravalores: En esta serie destaca la concepción de que el mundo esta así para ti y no viceversa , por lo que debemos intentar configurar un aspecto de positivismo hacia este , ademas te muestra la utilidad del silencio y de la continua observación. Esta serie me ha llamado la tensión la utilidad de la reflexión ante cualquier situación ya sea cotidiana o excéntrica. La reflexión es la práctica de un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración. Con esto se consigue descubrir un supuesto perfil de la persona observada y por tanto al saber cosas sobre ella poder inducirle tu influencia para ver si miente o si es sincero. La personalidad no es mas que el patrón de pensamientos, sentimientos y conducta de presenta una persona y que persiste a lo largo de toda su vida, a través de diferentes situaciones. El individuo no nace con una personalidad determinada, sino con cierta dotación que condicionará, en parte, el desarrollo posterior. La personalidad se conquista, se hace, se construye. Las condiciones heredadas se complementan y transforman a través de la experiencia, el aprendizaje, la educación, el trabajo, la fuerza de voluntad, la convivencia y el cultivo de la persona. La personalidad es nuestro ser global lo que somos y lo que podemos ser, el carácter es una expresión externa de esa individualidad o configuración particular que es cada personalidad. Todo ser humano al nacer posee una personalidad “potencial”, en cuanto a que tiene los elementos básicos de la misma. Esta potencialidad comenzará a ser realidad cuando se inicie el desarrollo de ciertas características y capacidades, como trabajo intelectual, creatividad, conducta intencional y valores éticos, entre otras, que indican que los diversos elementos de la personalidad están funcionando con cierto nivel de organización. Curiosidades y caracteristicas: Como mentalista, Jane utiliza sus bien desarrolladas habilidades como la observación, la deducción y la manipulación para ayudar a la Unidad de Crímenes Serios. Con una doble intención, poder llegar a Red John, un asesino muy buscado, que entre otras cosas mató a su esposa e hija. Es un tipo muy carismático, y un tanto extraño, al estilo moderno de Sherlock Holmes, cuyos métodos controvertidos con frecuencia traspasan la línea, pero en definitiva prueban que tenía razón. La líder del equipo, Teresa Lisbon, para la que trabaja Jane, reconoce a regañadientes sus talentos, pero está determinada a resolver los crímenes con o sin él. Con el correr de la serie se va dando cuenta que es una parte esencial de la unidad del CBI. La fascinación que provocan quienes pueden –o dicen que pueden– adentrarse en nuestro cerebro viene avalada por la cantidad de series de televisión que lo tratan. Vale, el mentalismo tiene truco, pero es mucho más que magia. Desde el principio, magia y mentalismo fueron las dos caras de una misma moneda: si a veces un mago espía la esquina de una carta para saber cuál es, el mentalista necesita captar leves gesticulaciones del otro para adivinar respuestas. Personajes: Patrick Jane es el mentalista. Se trata de un hombre con una gran capacidad de observación y deducción.Gracias a estas capacidades, Patrick trabajaba como mentalista, haciendo creer a la gente que era capaz de leerles la mente.Patrick también colaboraba ocasionalmente con el departamento de investigación de crímenes de California, hasta que el sospechoso de un caso en el que colaboraba, termina matando a la mujer y la hija de Patrick. Desde este momento Patrick decide dedicar sus habilidades a la investigación de crímenes colaborando con la policía. Teresa Lisbon es una agente que dirige el departamento de investigación de crímenes de California.La agente de policía, trabaja conjuntamente con Patrick, aunque cada uno aplicará sus técnicas para la resolución de los casos. Grace Van Pelt es una agente de policía que forma parte del grupo de la agente Lisbon y Patrick Jane. Grace, que es la más novata de todo el equipo, y la persona que más se sorprende con las capacidades de Patrick. El agente Cho: forma parte del equipo de detectives de la policía de California. Wayne es un agente de policía que forma parte del equipo de Patrick y Lisbon. Siente mucho cariño por la agente Grace, y siempre intenta ganarse su cariño.

Referencias[editar]

  1. Major, Steve (en inglés) «Top 10 Atheist Characters on Television». American Humanist Association. Consultado el 5 de abril de 2014.
  2. Ficha. laSexta. Consultado el 5 de abril de 2014.

Enlaces externos[editar]