Patio andaluz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Patio de una vivienda particular en Moguer (Huelva).

El patio andaluz puede considerarse un ejemplo más de espacio común en la arquitectura popular de toda la cuenca del Mediterráneo. En Andalucía,[1] la fusión arquitectónica del mundo romano y musulmán han generado a través de los siglos una cultura particular de los patios que en muchas localidades se manifiesta cada primavera con fiestas y concursos para incentivar su cuidado y decoración. Son especialmente celebrados el concurso de patios en Córdoba y las fiestas de La Cruz de mayo, en Sevilla.[2]

Modelos históricos[editar]

El modelo romano[editar]

Las casas de la Hispania romana, siguiendo el modelo tradicional, se desarrollaron en torno a un gran patio interior, el «atrium», si bien en las haciendas agrícolas podían tener varios patios.[3] La evolución de ese modelo, que en Andalucía dispone de abundantes ejemplos arqueológicos, ha dejado en el patio popular andaluz algunas señas de identidad: las galerías porticadas, el pozo y las fuentes, y sobre todo el sentido útil en la disposición de los espacios de la vivienda.[4]

El modelo musulmán[editar]

Como representación del Jardín del Paraíso, el patio andaluz tiene parte de su origen en Oriente, Persia o Arabia, donde es tradicional adornar las casas con plantas, flores aromáticas, fuentes, canales, pozos y charcas. El modelo musulmán se desarrolló en Al-Andalus a partir del siglo X, conservándose en muchos aspectos su esencia tradicional.[5]

Para el escritor Jose María Sánchez Galera:

Los patios andaluces son una asombrosa muestra de "arquitectura sostenible" basada en el impluvium y el peristylum romanos, y mejorados con el paso de los siglos, incluyendo el periodo hispano-musulmán.[6]

Ejemplo monumental de los distintos tipos de patio arquitectónico en el ámbito andaluz pueden encontrarse multiplicados en el barrio del Albaicín y el conjunto de la Alhambra, en Granada, los Reales Alcázares de Sevilla y el conjunto monumental de la ciudad de Córdoba.

En Buenos Aires, donado por la ciudad de Sevilla, se instaló un patio andaluz dentro del Rosedal, en el barrio de Palermo.

En la literatura[editar]

"Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla...

Así, con este verso alejandrino, inicia don Antonio Machado su propio "Retrato", abriendo a su vez con él su libro de poemas Campos de Castilla. La magia del genio poético consigue sintetizar en catorce sílabas la esencia de un patio andaluz: el espacio suficiente, casi único, de un niño andaluz.

Pereza andaluza by Julio Romero de Torres.jpg

En la pintura[editar]

Por su parte, Julio Romero de Torres, el taciturno pintor simbolista cordobés, sintetizó con unas pinceladas la esencia del ser y estar del patio andaluz en este cuadro titulado Pereza andaluza. También conocido como Un patio andaluz, pintado hacia 1900 y que se conserva en el Museo de Bellas Artes de Córdoba (España).


Galería de patios andaluces[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Arquitectura doméstica tardoandalusí y morisca: aproximación al modelo de familia y a su plasmación en la arquitectura y el urbanismo de los siglos XIII al XVI Consultado en diciembre de 2013
  2. Cruces de mayo en el atlas del Patrimonio Inmaterial.
  3. Bahamon, Alejandro y Álvarez, Ana María; Casas patio: casas por tipología; Parramon Ediciones, 2009; ISBN 9788434234956
  4. Distribución de la casa romana. Consultado en diciembre de 2013
  5. María P. Moreno Alcalde: El Paraíso desde la Tierra: manifestaciones en la arquitectura hispanomusulmana. Anales de historia del arte, ISSN 0214-6452, Nº 15, 2005, págs. 51-86 [1]
  6. Sánchez Galera, Juan y Jose María (2012). Vamos a contar mentiras. Edaf. p. 111. 

Enlaces externos[editar]