Partido Comunista Revolucionario (Argentina)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Partido Comunista Revolucionario
Secretario/a general Otto César Vargas
Fundación 1968
Ideología política Marxismo-leninismo, maoísmo, antirrevisionismo,[1] comunismo, socialismo, anticapitalismo
Posición en el espectro Extrema izquierda
Sede Buenos Aires, Argentina
Sitio web http://www.pcr.org.ar
[editar datos en Wikidata ]

El Partido Comunista Revolucionario (PCR) es un partido político argentino de izquierda, de ideología marxista-leninista-maoísta, que plantea la necesidad de la revolución democrática-popular, agraria y antiimperialista en marcha ininterrumpida al socialismo.[2]

Lineamientos ideológicos[editar]

La teoría que guía la acción política del PCR es el marxismo-leninismo-maoismo, cuyos principales teóricos son Karl Marx, Engels, Lenin, Stalin y Mao Tse-Tung.

El PCR es partidario de la revolución ininterrumpida y por etapas. En la actual etapa, su objetivo es la revolución democrática-popular, agraria y antiimperialista, en marcha ininterrumpida al socialismo. El PCR considera que el proletariado es la fuerza principal y dirigente en la revolución argentina, y su aliado principal el campesinado pobre, mientras que los enemigos de la revolución son el imperialismo, los terratenientes, y la burguesía intermediaria del imperialismo.

Con respecto a la burguesía nacional, el PCR plantea: "La política del proletariado hacia ella, en esta etapa de la revolución, es de unidad y lucha y apunta a su neutralización como clase. Esto implica una política activa para ganar a un sector de la burguesía nacional (los sectores patrióticos y democráticos), neutralizar con concesiones a otro sector, y atacar a la capa superior, al sector que se alía con el enemigo (...) Así como, cuando traiciona, no debemos confundir a la burguesía nacional con los enemigos estratégicos de la revolución, porque muy probablemente en el futuro debamos unirnos nuevamente con ella.".[3] El PCR concibe que, debido a la composición social argentina, la revolución va de la ciudad al campo, y su forma principal es la insurrección armada.

Fundación del PCR[editar]

El PCR nace el 6 de enero de 1968 como producto de una crisis que produjo la mayor ruptura en el Partido Comunista de la Argentina (PCA).

El proceso de ruptura arranca a mediados del año 1962 cuando en el interior del PCA y de la Federación Juvenil Comunista (FJC) comenzó a desarrollarse una corriente opositora al Comité Central, acusándolo de oportunista y revisionista. A mediados del año 1967 y denunciando la falta de democracia en dicho partido, conformarían el Comité Nacional de Recuperación Revolucionaria (PC-CNRR), adoptando luego su nombre actual. La fecha de su fundación responde a que el PCR asume la continuidad histórica de las banderas con las que se fundó el PCA, el 6 de enero del año 1918, y que luego este partido habría abandonado.

Las principales acusaciones que el PCR esgrimió contra la dirección del PCA como motivo de su ruptura fueron:

El núcleo fundador del PCR surgió de la mayoría de la dirección de la FJC (que aportó la mayor cantidad de militantes) y cuadros del PCA, confluyendo con el Movimiento Estudiantil Nacional de Acción Popular (MENAP), una corriente revolucionaria en la Universidad que dirigía la Federación Universitaria Argentina (FUA) en alianza con la FJC. Antes de su primer Congreso se incorporarían militantes de la Agrupación de Obreros Metalúrgicos Felipe Vallese, que dirigía René Salamanca en Córdoba. El primer Secretario General del PCR fue Otto Vargas, quien a la fecha continúa en el puesto.

Historia del PCR[editar]

El PCR nace en plena dictadura de Juan Carlos Onganía, y mientras otras fuerzas afirman que “había que desensillar hasta que aclare” (frase de Juan Domingo Perón) y que era la hora de la burguesía, manifiesta que “bajo los pies de la dictadura se estaba resecando un polvorín de odio popular” y que la tarea de los revolucionarios era trabajar para hacerlo estallar. Por esto fue acusado de “izquierdista” y aventurero por otras fuerzas.[cita requerida]

Tuvo una activa participación en la pueblada conocida como Correntinazo, en mayo de 1969, donde dirigía la Federación Universitaria del Nordeste (FUNE).[cita requerida]

En esos primeros años, su fuerza mayoritaria era estudiantil, donde dirigía la Federación Universitaria Argentina[cita requerida], entre otras Federaciones regionales y centros de estudiantes. Ante eso, y considerando que era imprescindible dirigir a la clase obrera, se planteó un viraje para crecer dentro del proletariado industrial, disputando los cuerpos de delegados, comisiones internas y sindicatos. En este camino, llegó a tener un peso significativo en el movimiento obrero, principalmente en Córdoba, donde dirigió la seccional del sindicato de los mecánicos (SMATA), el sindicato industrial más importante del interior del país, con René Salamanca a la cabeza.

Dio batalla a la línea de impulsar guerrillas urbanas o rurales, por considerar que eran propias de la pequeñoburguesía y dejaba afuera de la revolución a las masas, principalmente a los obreros. Tras el Cordobazo del 29 de mayo de 1969, mientras algunas fuerzas sacaron como conclusión que para el triunfo de esa pueblada hicieron falta 500 francotiradores, y otras fuerzas declaron que faltó un acuerdo con la burguesía, el PCR afirmó que faltó un poderoso partido Marxista-Leninista, y que el Cordobazo había “bocetado” el camino de la revolución argentina.

Este debate se agudizó tras la toma de Perdriel (matricería de la Renault, en Córdoba), dirigida por miembros del PCR. Allí, los obreros tomaron la planta con los directivos como rehenes, electrificaron las alambradas, prepararon molotovs al tiempo que amenazaban con hacerla estallar si no se reconocía a los delegados electos. La toma triunfó y los delegados fueron reincorporados. Ante ese hecho, el PCR editó un folleto titulado “Más vale un Perdriel que cien secuestros”, sentando posición sobre la táctica que debía seguir la clase obrera, en el camino de la Revolución.

En su II Congreso, realizado en el año 1972, adhirió al marxismo-leninismo-maosímo.

Apoyó el retorno al país de Juan Domingo Perón, llamando a votar la fórmula Perón-Perón en las elecciones de septiembre de 1973.[4] [5] En noviembre de 1974, luego de la muerte de Perón, denunció los preparativos golpistas y llamó a luchar contra el golpe de Estado, "venga de donde venga", denunciando la supuesta participación en el mismo de la Unión Soviética, a la que consideraba socialimperialista, según las tesis maoístas que la definían como socialista de palabra pero imperialista de hecho. En ese sentido llamó a defender el gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, al que caracterizó como un gobierno ‘tercermundista’ y de ‘burguesía nacional’ que habría tomado "medidas que, aunque reformistas, tenían un carácter antiimperialista y antiterrateniente".[6] Numerosos miembros del PCR fueron asesinados al final de este período.

El apoyo al gobierno peronista le valió la crítica de un sector de la izquierda y de la clase obrera, reflejándose, por ejemplo, en la prohibición del ingreso de los militantes del PCR a la Coordinadora interfabril de Zona Norte del Gran Buenos Aires[7]

Al imponerse finalmente el Golpe de Estado, en 1976, sufrió la persecución por parte de la dictadura, encabezando la lista de partidos proscriptos. René Salamanca fue detenido desaparecido en la misma madrugada del Golpe.

Durante los años de la dictadura participó de importantes luchas obreras contra esta, encabezó la huelga de los obreros del frigorífico Swift en Berisso[8] y tuvo una participación activa en la huelga larga de los obreros ferroviarios, de cuya organización participaba Manuel Guerra, secretario de organización de la Juventud Comunista Revolucionaria cuando fue detenido y desaparecido. Acompañó a las Madres de Plaza de Mayo, participó de las campañas de denuncia de las desapariciones ante los periodistas extranjeros con motivo del Mundial de Fútbol de 1978. Se opuso a una posible guerra contra Chile.[9]

Durante la Guerra de las Malvinas impulsó la lucha nacional contra el invasor inglés, reclamando medidas como el no pago de la deuda externa con Inglaterra y la nacionalización de los bienes y tierras en manos inglesas.[10]

Al finalizar la guerra, llamó a luchar para que no quede “piedra sobre piedra” de la dictadura. Ante las elecciones de 1983, llamó a votar por la lista presidencial justicialista encabezada por Ítalo Luder, presidente del Senado durante el gobierno peronista de 1973-76, y por Herminio Iglesias para gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Durante el gobierno de Raúl Alfonsín el PCR tuvo como consigna “Basta de mentira alfonsinista”, luchando contra ese gobierno. En 1985 encabezó la toma de la automotriz Ford, que durante 18 días se puso en el centro de la escena nacional y despertó un fuerte movimiento de solidaridad. Esta lucha adquiere proporciones inéditas en Argentina cuando los obreros deciden poner a producir la fábrica sin patrones ni técnicos, organizados por el Cuerpo de Delegados.[11] En esos años, el PCR también participó en importantes luchas, entre las que se destacan las de los obreros limoneros de Tucumán, de metalúrgicos y del Área Material Córdoba.[12]

En 1989 integró con candidatos propios el Frente Justicialista Popular que llevaría a Carlos Menem a la presidencia, del que se distanció casi dos años después, denunciando su incumplimiento de la base programática del Frente.

En 1991 llamó a votar para gobernador de Tucumán al candidato del justicialismo, Ramón "Palito" Ortega, cuyo principal oponente era el dictador Antonio Domingo Bussi.

Luego de la pueblada conocida como Santiagueñazo, ocurrida en 1993, el PCR planteó que en Argentina se había abierto un período de ascenso de las luchas sociales.[13]

En el año 1994 impulsó el nacimiento de la Corriente Clasista y Combativa, una organización político-sindical de la clase obrera que se convertiría en una de las organizaciones clasistas de mayor peso en la clase obrera, tanto entre los obreros activos como los desocupados y jubilados.

El 29 de marzo de 1996, en el salón de Luz y Fuerza de Córdoba, el secretario general del PCR, Otto Vargas, hizo pública la táctica de luchar por un Argentinazo que impusiera otro gobierno para otra política.[14] Durante todo ese período, la lucha por el Argentinazo fue la consigna central del PCR. El análisis de que en Argentina existía un auge de luchas y que el camino principal era el de la pueblada, llevó al PCR a impugnar las elecciones en general, luchando por el voto nulo, en blanco o la abstención. Sin embargo, en algunas ocasiones particulares llamó a votar por determinados candidatos, como en las elecciones para Constituyentes de la provincia de Salta, en 2003, donde integró el Frente Poder Popular junto a cinco partidos que provenían de la Alianza, más la CTA. En 2007, llamó a votar al ARI en la segunda vuelta de las elecciones a gobernador de Tierra del Fuego.[15]

Ruptura de 2013[editar]

El 6 de enero de 2013 un grupo de dirigentes y militantes se alejó del partido y creó la organización Comité de Reconstrucción del Comunismo Revolucionario'.

El PCR y el Argentinazo[editar]

El Partido Comunista Revolucionario es el único que durante seis años tuvo como consigna principal la de luchar por un Argentinazo. Tuvo una participación protagónica en el desarrollo del movimiento de trabajadores desocupados, en el movimiento sindical y estudiantil, que enfrentaron la política del gobierno de Fernando De la Rúa.[cita requerida]

En mayo de 2001 protagonizó un prolongado corte de ruta en Isidro Casanova, La Matanza, que se extendió durante 18 días y significó la primera lucha de dimensiones en el conurbano bonaerense. Por esa época y refiriéndose a esta lucha, el secretario general del PCR, Otto Vargas, afirmó:

"La lucha de La Matanza es una lucha heroica, una gesta heroica, muy difícil, y todos nosotros tenemos que estar al servicio de esa lucha, el movimiento de la Corriente Clasista y combativa y los desocupados dispuestos a ganar la calle para apoyar a los compañeros de La Matanza. Está tan enmarañada la política nacional, hay una lucha tan aguda de sectores, que o este gobierno cae en octubre, o pierde las elecciones de octubre y queda jaque mate".

Con esa línea política de impulsar la pueblada nacional como salida a la crisis que atravesaba el país, ante las elecciones legislativas de octubre de 2001 impulsó el voto en blanco, nulo y la abstención, “fórmula” que acabará siendo la primera fuerza, con 10.594.668 abstenciones, votos en blanco y nulos; lejos del PJ (4.605.169 votos) y de la Alianza (3.120.848 votos).[16] Luego del resultado de las elecciones, el Comité central emitió un informe en el que advierte:

“Se marcha a un desenlace y el Partido debe prepararse para enfrentar los acontecimientos en el terreno en el que sea necesario hacerlo, dominando, para ello, todas las formas de lucha”.[17]

La situación comenzó a precipitarse luego de que el gobierno de la Alianza decretara la congelación de depósitos (conocida como el “corralito”), el 3 de diciembre. El 12 de diciembre se llevó a cabo una jornada de lucha convocada por la Asamblea Nacional Piquetera, de la que el PCR era uno de los impulsores. Según el análisis del PCR, esta jornada “detonó el Argentinazo”. El 13, se llevó a cabo un paro nacional activo del que participaron las tres centrales sindicales (CGT, CGT “Rebelde” y CTA), a las que se sumó la Asamblea Piquetera, realizando cortes de rutas, calles y vías férres y ocupando edificios públicos. La jornada incluyó el corte de la ruta Panamericana por los obreros mecánicos de Ford y Volkswagen y de la Alimentación de Terrabusi (cuya Comisión Interna dirigían en aquel entonces miembros del PCR) junto a desocupados y jubilados de la CCC.

Ante estos hechos, el PCR editó un número especial del semanario hoy que salió a la calle el 19 de diciembre, cuyo título central de tapa es ¡Basta! ¡Fuera!, y en cuya editorial se afirma que nunca antes se había estado tan cerca de un Argentinazo.

En distintos documentos, el PCR analizó las jornadas de diciembre del 2001 y las participación de sus militantes en las mismas, tanto en Capital Federal como en las barriadas del conurbano bonaerense y en el interior del país.

(...) Miles de jóvenes protagonizaron los combates del argentinazo (...) en las puebladas previas y el propio 19 y 20 en Plaza de Mayo. Allí muchos camaradas, en particular de las zonas norte y centro de la capital, estuvieron en la avanzada del combate, dirigiendo a muchos jóvenes que se sumaban a la lucha y encontraban una dirección combativa y eficaz">[18]

Los enfrentamientos también se produjeron en localidades del Gran Buenos Aires, donde los militantes del PCR y de la CCC sufrieron la represión directa, con decenas de heridos con balas de plomo. En el interior del país, en ciudades como San Salvador de Jujuy, Bahía Blanca, San Miguel de Tucumán, Aguilares y muchas otras, el PCR participó de las combativas movilizaciones y los enfrentamientos.[19] En Paraná, Entre Ríos, fue asesinado José Daniel Rodríguez, militante del PCR y de la CCC.[20]

Sin embargo, el papel del PCR durante el Argentinazo ha sido cuestionado por la mayoría de las organizaciones de izquierda y por ex militantes del propio PCR. Éstos afirman que el PCR estuvo ausente de las movilizaciones populares en Plaza de Mayo que voltearon al gobierno de De la Rúa-Cavallo, al igual que la FTV de Luis D'Elía, argumentando que se estaba en presencia de una 'maniobra de la derecha', a pesar de que, con anterioridad al estallido de la rebelión popular, la Asamblea Nacional Piquetera (de la cual el PCR formaba parte a través de la CCC), había votado una movilización a Plaza de Mayo con las consignas 'Fuera De la Rúa-Cavallo'.[21] [22] [23] [24] [25] [26] [27]

Como balance del Argentinazo, el PCR manifestó que, para triunfar e imponer un gobierno, habían faltado, principalmente y entre otras cosas, la participación de los obreros industriales, de los campesinos pobres y medios, del movimiento estudiantil, la existencia de un centro coordinador de las fuerzas populares y de un partido marxista-leninista-maoísta con fuerza suficiente para dirigir la lucha hacia la toma del poder.[19]

El PCR hoy[editar]

El PCR tiene una organización auxiliar juvenil, la Juventud Comunista Revolucionaria (JCR), con fuerte presencia en distintos sectores.

EL PCR integra la Corriente Clasista y Combativa (CCC), organización política y sindical nacida en el año 1994 luego de una marcha federal realizada junto a la Central de los Trabajadores Argentinos, el Movimiento de Trabajadores Argentinos y otros sectores opositores al gobierno menemista. La CCC es un frente único en la clase obrera, donde confluyen diversos sectores ideológicos, entre ellos el PCR, con presencia en los tres afluentes de la clase obrera: los obreros ocupados, los desocupados y los jubilados.

En los sectores agrarios forma parte de la Unión Campesina, organización de campesinos pobres y de pueblos originarios; de Chacareros Federados, agrupación de campesinos que a la fecha es primera oposición en la Federación Agraria Argentina; y del Movimiento de Mujeres en Lucha.

Trabaja entre los ex combatientes en Malvinas, en el movimiento de mujeres y en la intelectualidad, entre otros sectores.

En el movimiento estudiantil universitario, la JCR forma parte de la Corriente Estudiantil Popular y Antiimperialista (CEPA). En secundarios, forma parte del Movimiento de Unidad Secundaria (MUS). Además, la JCR tiene presencia en distintos sectores de la clase obrera, en el campesinado pobre y sin tierra, el movimiento de mujeres, entre otros.

A nivel internacional, si bien no integra orgánicamente ninguna organización superior tiene relaciòn con la Conferencia Internacional de Organizaciones Marxista-Leninistas, y tiene relación con varios partidos marxista-leninistas y marxistas-leninistas-maoístas de distintos países.

En las elecciones de 2011 el PCR mantuvo una alianza a nivel provincial con el Frente Amplio Progresista, a nivel nacional apoyo la candidatura de Alcira Argumedo que finalmente no superó las elecciones primarias de agosto.

El PCR ante el kirchnerismo[editar]

Durante los primeros meses del gobierno del presidente Néstor Kirchner, el PCR hacía la siguiente caracterización:

“Hay algunos elementos de ruptura entre el nuevo gobierno y el gobierno duhaldista. Pero lo que predomina es la continuidad.

(...)

El grupo de monopolios y terratenientes hegemónicos en el duhaldismo y el kirchnerismo es una alianza de sectores tradicionalmente ligados al imperialismo ruso (Fate-Aluar-Futaleufú; grupo Bridas, petroleros y pesqueros; grupo Werthein, el presidente de la Bolsa de Comercio; grupo del papelero Massuh, vicepresidente de la UIA; grupo Clarín; el grupo IRSA de Eldztain, Mindlin y Saúl Zang; el grupo Eurnekian; un poderoso grupo financiero, y otros) aliado a un grupo de los monopolios italianos (grupo Techint), y algunos otros grupos europeos beneficiados con la política exportadora y a empresas beneficiadas con la sustitución de importaciones.

(...)

Nosotros somos opositores a la política continuista del duhaldismo que implementa Kirchner. No puede haber tregua en la lucha porque ni el hambre ni la entrega dan tregua. Pero atendiendo a la situación de las masas vamos a actuar con prudencia, escuchando atentamente los deseos de las grandes masas, ayudándolas a hacer su experiencia y a confrontar las promesas y palabras del gobierno con los hechos que produzca (...)”[28]
Juan Carlos Alderete, dirigente del PCR, junto a Néstor Kirchner y Felipe Solá en un acto en La Matanza.

Durante el año 2003, el entonces Presidente Kirchner participó de un acto realizado en un comedor de la CCC,[29] y la CCC participó en al menos un acto con Kirchner como orador principal, junto a la FTV, intendentes peronistas del conurbano bonaerense, el entonces gobernador Felipe Solá y miembros del gabinete nacional.[30] [31] En aquella ocasión, Juan Carlos Alderete, referente nacional del PCR y la CCC, fue entrevistado por el diario La Nación:

“El líder piquetero destacó que la actitud del Gobierno va "más allá de gestos", y que incluye también "hechos de producción", pues "el mismo Presidente va a apoyar las fábricas recuperadas". "En eso hay un cambio", explicó.


Sin embargo, Alderete se preocupó por dejar en claro que "ello no quita que nosotros seguimos siendo opositores", pero "no opositores locos ni sintomáticos". "Somos opositores porque nuestros compañeros nos eligieron para defender los intereses de ellos", y "eso está primero y luego la visión política que uno pueda tener", concluyó.[32]

Distintos observadores políticos ubicaron entonces a la CCC dentro de los denominados 'piqueteros blandos' o 'dialoguistas'.[33] [29] Sin embargo, para el PCR se trató de "un reconocimiento a la fuerza de nuestra organización. La firmeza de nuestros reclamos y la perseverancia en nuestra lucha es lo que nos ha permitido avanzar en el logro de importantes reivindicaciones, con independencia del gobierno y al servicio de las necesidades de nuestro pueblo".[34]

Con posterioridad, el PCR pasó a atacar con mayor dureza al gobierno nacional, denunciando los escándalos de corrupción, la manipulación del Indec, la política represiva, la inacción del gobierno ante el conflicto por las pasteras en Botnia y en el caso de la desaparición de Jorge Julio López, como así también la política de tope salarial e inflación.[35]

Durante el conflicto en torno a la resolución 125, planteó su apoyo a la lucha de los productores agrarios y propuso un programa por la reforma agraria. En la actualidad, se ubica en la oposición al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.[cita requerida]

La prensa del PCR[editar]

El órgano del Comité Central del PCR es el semanario hoy servir al pueblo, sucesor de Nueva Hora, periódico que se editó sin pausa desde la fundación del Partido. La JCR edita la revista CHISPA encendiendo la rebelión, de salida mensual. Además, el PCR edita la revista teórica Política y Teoría, y a través de la Editorial Agora pública y distribuye textos de clásicos marxista-leninista-maoístas y textos que aplican dicha teoría a la revolución en la Argentina.

Referencias[editar]

  1. «Quiénes somos». Página oficial del PCR. Consultado el 9 de diciembre de 2011.
  2. Partido Comunista Revolucionario de la Argentina
  3. Resolución del X Congreso Nacional, Programa del Partido Comunista Revolucionario de Argentina, disponible en Internet en http://www.pcr-arg.com.ar/10cong/prog.asp
  4. 24 de marzo de 1976, ¿por qué el golpe?, Mario Hernández, Revista Herramienta Nº 5
  5. Acerca de 'El Cordobazo. Las guerras obreras en Córdoba 1955-1976' de James P. Brenan, Eduardo Salas, En Defensa del Marxismo Nro. 20, mayo de 1998
  6. “El gobierno de Isabel Perón representaba en general los intereses de la burguesía nacional tercermundista. Este gobierno tomó medidas que, aunque reformistas, tenían un carácter antiimperialista y antiterrateniente” (Hoy Nº 602, 20/03/1996)
  7. La Guerrilla Fabril, Héctor Löbbe, 2006
  8. >>> PCR Partido Comunista Revolucionario de Argentina HOY PyT Chispa
  9. El PCR y la dictadura, Rafael Gigli, Editorial Agora, [2002] (Series: Colección Nueva hora.)
  10. Pacheco, Santiago. La guerra de Malvinas. Editorial Agora. Buenos Aires, 2001
  11. La ocupación de Ford. 18 días que conmovieron a la argentina. Agrupaciones Clasistas 1º de Mayo
  12. 5º Congreso del Partido Comunista Revolucionario, Resoluciones sobre Balance
  13. “A partir del Santiagueñazo, en diciembre de 1993, nuestro Partido planteó que en la Argentina se había abierto un período de auge de masas." (Informe del Comité Central del PCR, 30/12/01, citado en Resolución sobre la situación política nacional del X Congreso del PCR)
  14. Programa del Partido Comunista Revolucionario de la Argentina
  15. "El PCR puso como blanco a la política de Kirchner y su instrumento fueguino, Cóccaro, haciendo acuerdos con sectores del ARI para la segunda vuelta". Golpeado, por Ricardo Fierro, en Hoy Nº 1172
  16. >>> PCR Partido Comunista Revolucionario de Argentina HOY PyT Chispa
  17. Informe del Comité central, Partido Comunista Revolucionario, 29 de octubre de 2001
  18. Juventud Comunista Revolucionaria, Resoluciones del VIII Congreso
  19. a b El PCR y el Argentinazo, Ediciones hoy. Diciembre de 2002
  20. Documento sin título
  21. Ver Nos borramos del Argentinazo que anunciamos durante una década, Carta de 'Rubén', militante del PCR en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, publicada en Correo de Lectores de Prensa Obrera Nº 735, 27/12/2001, disponible en Internet en http://www.po.org.ar/po/po735/correode.htm
  22. El Topo Gigio de Otto Vargas, Prensa Obrera 884, 13/01/2005, disponible en Internet en http://www.po.org.ar/po/2005/po884/po884topootto.htm
  23. Entrevista a Christian Castillo en La Verdad Obrera Nº 122, 27/06/2003, disponible en Internet en http://www.pts.org.ar/spip.php?article3152
  24. Una historia nefasta, en Socialismo o Barbarie Nº 96, 08/02/2007, disponible en Internet en http://www.mas.org.ar/periodicos/per_096/070208_07_pcrytriplea.htm
  25. Manifiesto Programa del X Congreso Nacional del Partido de la Liberación (PL) de Argentina
  26. "Por cierto no es nuevo esto en ellos de tener la boca dura y el puño blando, ya en su momento el 19 y 20 de diciembre del 2001 se borraron de la Plaza después de llenarse durante años la boca con eso del "Argentinazo".. ¡Cuando se dio no estuvieron! Y desde esos días andan viendo la manera de ocultar esa decisión y presentarse también como artífices de esas gloriosas jornadas", en Revista En Marcha Nº 192, de la ex Corriente Patria Libre
  27. Ver testimonio de Ana María Duarte, quien militaba en el PCR en diciembre de 2001, en Una luchadora de Varela en nuestras listas, Prensa Obrera N° 1082, 07/05/2009: Una pregunta que siempre me hice fue por qué no estuvimos en el Argentinazo del 19 y 20 de diciembre en Plaza de Mayo. Nunca respondieron mi pregunta.
  28. Por un frente de unidad patriótica y popular, declaración del Comité Central del PCR, 1 de junio de 2003 (las negritas son del texto original)
  29. a b Ver artículo periodístico publicado en portal Terra, 30/12/2003, disponible en Internet en http://www.terra.com.ar/canales/politica/83/83094.html
  30. Fuerte apoyo de líderes piqueteros a Kirchner, diario La Nación, viernes 6 de junio de 2003, disponible en http://www.lanacion.com.ar/archivo/nota.asp?nota_id=501659&origen=acumulado&acumulado_id=
  31. "'Ahora vamos en el camino que nosotros pretendemos', dijo Alderete. Tanto el dirigente de la CCC como el líder de la FTV, Luis D’Elía, manifestaron su apoyo explícito a las declaraciones de Kirchner sobre el Fondo y su cuestionamiento a los “nativos que viven metiendo miedo” y que dicen que “si no nos subordinamos, vamos a tener problemas”. También festejaron la respuesta del Presidente a las críticas del secretario para el Hemisferio Occidental, el cubano-norteamericano Roger Noriega. “A la Argentina, no a un presidente circunstancial y temporal, no la cita nadie. Terminemos de ser alfombra”, fueron las palabras que más entusiasmaron a los piqueteros. De hecho, los desocupados reaccionaron cantando “Patria sí/Colonia no” cuando el Presidente se quejó por el uso de la palabra “citación”" (Una primicia para los piqueteros, diario Página/12, jueves 8 de enero de 2004, disponible en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/30172-10762-2004-01-08.html)
  32. Diario La Nación, martes 13 de enero de 2004, disponible en http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=563597
  33. Los discursos de la desocupación y la pobreza, las organizaciones de desocupados y la esfera político estatal, por María Antonia Muñoz, en Lavboratorio Nº15, primavera 2004, disponible en Internet en http://lavboratorio.fsoc.uba.ar/textos/15_1.htm
  34. Juan Carlos Alderete en Semanario Hoy Número 995
  35. Artículo editorial de Semanaario "HOY nº1184":"con kirchner llegaron al corazón del poder monopolios petroleros y mineros(españoles, ingleses, un sector de capitales rusos,etc.)...El kirchnerismo, con una voracidad sin límites, usa el poder de los fondos del Estado para engordar a su grupo de burguesía intermediaria del imperialismo y a sus amigos, que es lo que sus rivales del sistema le van destapando en los casos de corrupción."

Enlaces externos[editar]