Parque natural de Izki

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Parque Natural de Izki»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El Parque Natural de Izki se encuentra situado en la denominada Cuadrilla de la Montaña Alavesa, al sureste del Territorio Histórico de Álava en la comunidad autónoma de País Vasco, España.

División Administrativa Parque Natural de Izki

Límites[editar]

Al norte limita con los Montes de Vitoria, al este con el río Berrón, al sur con los valles de la parte baja de la Sierra de Cantabria y al oeste con el Condado de Treviño (Burgos). El único núcleo poblado dentro de los límites del parque es Corres, y en él se encuentra el Centro de Interpretación del Parque Natural de Izki

Datos básicos[editar]

El Parque Natural de Izki posee una extensión de 9.081 ha articuladas entorno al melojar (Quercus pyrenaica) que ocupa la cubeta arenosa formada por el río que le da nombre. Fue declarado Parque Natural en 1998 a través del Decreto 64/98 de 31 de marzo.

Contexto geográfico[editar]

La máxima altitud de la zona es el monte Kapildui, con 1.177 msnm, siendo su cota mínima la parte más baja del río Izki, y 800 msnm la media del Parque. Igualmente, destacan cotas como San Cristóbal (1.057 m), San Justi (1.028 m), Muela (1.055 m), Soila (990 m), Belabia (970 m) y Mantxibio (937 m).

Respecto a la división administrativa, el territorio del Parque Natural de Izki pertenece a tres municipios: Arraia-Maeztu con una superficie de 3.592 ha (39,56 % de la superficie del Parque), Bernedo con una superficie de 4.992 ha (54,97 %) y por último, Campezo con 497 ha (5,47 %). A su vez, estos tres municipios se articulan en 13 Juntas Administrativas: Antoñana, Apellániz, Arlucea, Atauri, Bujanda, Corres, Maeztu, Marquínez, Quintana, San Román, Urarte, Urturi y Vírgala.

Climatología[editar]

El Parque Natural de Izki se encuentra en una zona de transición entre el dominio atlántico y el mediterráneo. Los vientos dominantes, procedentes del noroeste, encuentran a su paso sucesivas barreras orográficas antes de alcanzar Izki, lo que no impide que en la zona las precipitaciones anuales varíen entre los 600-800 mm y constituyan un ombroclima que se sitúa en los niveles de subhúmedo a húmedo, con una sequía estival de más de un mes de duración.

Las cotas de altitud, con una media de 800 m, determinan la existencia de inviernos fríos y veranos templados, con una temperatura media anual de 11º C y escaso periodo libre de heladas. Por tanto, la zona quedaría englobada en el denominado termotipo montano.

Vegetación[editar]

La vegetación potencial del Parque Natural de Izki corresponde a bosques de frondosas. El intenso y antiguo uso de los recursos naturales de la zona, ha provocado una sensible disminución de las formaciones boscosas naturales para dar lugar a etapas degradadas o formaciones de origen antrópico. A pesar de todo, el bosque de Izki es una de las formaciones de melojo mejor conservadas del mundo, presentando una cubierta forestal arbolada de 7.297 ha.

Mapa Vegetación Potencial

Las masas boscosas están dominadas por la presencia del roble melojo (Quercus pyrenaica) que constituye el bosque natural más extenso. Esta especie se asienta sobre la cubeta del río Izki, en suelos arenosos, bien drenados y edificados sobre sustrato silíceo en ambientes soleados y poco neblinosos. La localización del Parque, a caballo entre el clima mediterráneo y atlántico, favorece que se den las condiciones propicias para la existencia de considerables superficies de melojar. Esto, unido a la fuerte insolación y sequedad atmosférica, le dan ventaja sobre el haya (Fagus sylvatica) y la escasa retención de agua en el suelo le permiten prosperar sin la competencia del roble pedunculado (Quercus robur). La extensión del melojar es de 3.498 ha abarcando el 47,94 % de la superficie arbolada total.

Mapa Calidad Vegetación Real

El hayedo (Fagus sylvatica) es el segundo bosque natural en extensión ocupando 2.003 ha, que representan el 27,45 % del estrato arbóreo. Ocupa suelos neutros o moderadamente ácidos, sobre sustratos con altos contenidos en carbonatos y se extiende por las montañas que bordean el melojar. También aparecen algunas pequeñas manchas de hayedo acidófilo intercaladas en el interior del Parque.

Los quejigales subcantábricos (Quercus faginea) alcanzan su máximo desarrollo en la zona caliza entre Korres y Bujanda, así como alrededor de Arlucea. En general, su estado de conservación es bastante precario, tratándose de árboles muy jóvenes. Son típicos de climas subhúmedos, con precipitaciones anuales entre 600-900 mm y sequía estival breve. Necesitan suelos frescos y con buena retención de agua, ocupando terrenos arcillosos o margosos. Por debajo de los 650 m son sustituidos por el quejigal mediterráneo. En ocasiones se les ve acompañados de robles pubescentes (Quercus pubescens), arces (Acer campestre), acebos (Ilex aquifolium), etc. Los quejigales constituyen el 15,35 % de la superficie arbolada con 1.120 ha.

Por último, cabe destacar la presencia de abedulares (Betula pendula), robledales (Quercus robur) y encinares (Quercus ilex) que pese a no ocupar grandes extensiones, se ubican en masas mixtas de gran interés por la diversidad ecológica y paisajística que ello implica. El conjunto de estas formaciones suman 242 ha constituyendo un escaso 3,32 % de la superficie total arbolada.

Aparte de los bosques descritos y como consecuencia de su destrucción y de la antropización de la zona, aparecen comunidades de plantas foráneas como las repoblaciones de coníferas que, aunque poco frecuentes, pueblan algunas manchas dentro del melojar. Estas repoblaciones consisten básicamente en abeto de Douglas (Pseudotsuga menziesii) y pino albar (Pinus sylvestris). Los roturos y las escasas fincas presentes en el Parque Natural están cultivadas como cereal o como pasto para el ganado.

Montaña y senderismo[editar]

Debido a la riqueza natural y los suaves desniveles del terreno, este territorio ofrece recorridos de gran interés paisajístico. Entre ellos se pueden destacar:

- La ascensión desde San román al monte Muela (40').

- La ascensión desde Antoñana a Soila atravesando un bosque con las distintas especies de árboles catalogadas, entre las que sobresalen un tilo y un tejo (agin) de gran antigüedad y envergadura.

- El acantilado de Bujanda a Korres.

- La ascensión de Marquinez al monte Belabia y la visita a las cuevas artificiales.

- La excursión desde Apellaniz a Arluzea pasando por los montes San Cristóbal y San Justi.

- La ascensión del Pto. de Azáceta a Kapildui.

Bibliografía[editar]

  • Caton, B. & Uribe-Echebarria, P. 1980. Mapa de Vegetación de Álava. Diputación Foral de Álava. Gobierno Vasco.
  • Costa, M.; Morla, C. & Saíz, H. (Eds.) 2001. Los Bosques Ibéricos. Una Interpretación Geobotánica. Planeta. Barcelona.
  • Decreto 200/2000 de 10 de octubre, por el que se aprueba la parte normativa del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Natural de Izki y se ordena su publicación íntegra. Boletín Oficial del País Vasco, de 2 de noviembre de 2000, nº 210, p. 19449.
  • Decreto 64/1998 de 31 de marzo, por el que se aprueba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del área de Izki. Boletín Oficial del País Vasco, de 4 de mayo de 1998, nº 80, p. 8410.
  • Corres, E. 2007, Goazen Mendira – Rutas por los montes de Alava. Diario Noticias de Alava.
  • Gil-García, J. 2008, Montes de Araba. 350 itinerarios a 127 cimas. SUA Edizioak.
  • Gorria, C. 1993, Explorando Izkiz. Revista Pyrenaica, nº 171, p. 292-295.