Parque nacional Volcán Poás

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Parque Nacional Volcán Poás»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Parque Nacional Volcán Poás
Categoría UICN II (Parque nacional)
Cráter principal del volcán
Cráter principal del volcán
Situación
País Flag of Costa Rica.svg Costa Rica
División Provincia de Alajuela
Ecorregión Cordillera Centroamericana
Ciudad cercana Poás
Coordenadas 10°12′0″N 84°13′50″O / 10.20000, -84.23056Coordenadas: 10°12′0″N 84°13′50″O / 10.20000, -84.23056
Datos generales
Administración SINAC
Fecha de creación 25 de enero de 1971
Superficie 6.506 ha
Sitio web SINAC
Parque Nacional Volcán Poás
Parque Nacional Volcán Poás

El Parque Nacional Volcán Poás, es un parque nacional de Costa Rica que cubre un área de aproximadamente 65 km² (16.000 acres). Fundado el 25 de enero de 1971, es el parque nacional más antiguo del país. Su principal atractivo es el volcán Póas, un estratovolcán complejo y muy activo que alcanza los 2.708 msnm y una de las principales cumbres del país. Se encuentra ubicado en la provincia de Alajuela, a 45 km al NO de San José, capital del país, dentro del área de conservación de la Cordillera Volcánica Central, adscrita al Sistema Nacional de Áreas de Conservación. El volcán Poás es considerado uno de los centros eruptivos más importantes de Costa Rica y una de las maravillas naturales del país. A su vez, el parque que lo cobija es el más visitado a nivel nacional.

El macizo volcánico del Poás está compuesto por tres cráteres: Principal (activo), Von Frantzius (por Alexander Von Frantzius, médico y explorador alemán) y Botos (en referencia a los originarios que vivían en la zona). El cráter principal tiene 300 m de profundidad y un diámetro de aproximadamente 1.7 km de diámetro en dirección norte-sur, lo que lo hace el cráter tipo géiser más grande del mundo[1] y uno de los cráteres más grandes del mundo.[2] Se conserva activo en la actualidad, con pequeñas emisiones de gases y una laguna ácida. Las últimas erupciones importantes fueron entre 1952 y 1954. En 2014, inició con cierta actividad importante, con erupciones freáticas que alcanzaron los 250 metros de altura , por lo que en algunas ocasiones, el parque ha tenido que ser cerrado debido a altas emisiones de gases esporádicas que se han dado.

El cráter Botos es un lago con agua color verde debido a la cantidad de ácido sulfúrico en el agua y tiene un diámetro de 365 m. Se encuentra rodeado de bosque nuboso, lo que lo hace uno de los principales atractivos del lugar, junto a la observación del cráter principal.

La zona del Poás es una región rica en biodiversidad y producción agrícola. El parque posee gran variedad de vida silvestre como ardillas, varias clases de aves, saínos y decenas de orquídeas y bromelias. El parque cuenta con un centro de visitantes, servicios básicos y senderos bien demarcados.

Etimología[editar]

El volcán Poás visto desde el espacio.

Durante la época prehispánica, el volcán Poás fue conocido como Chibuzú, palabra proveniente del idioma cabécar que significa la montaña de Sibú, deidad máxima de algunas tribus precolombinas de Costa Rica. El nombre Poás deriva de otra palabra indígena de origen huetar, poasi o puasi, de significado incierto. En algunas épocas, al volcán se le ha denominado indistintamente como Poás, Poas, Púas y Puás. En 1663, se registró por primera vez el nombre Poás para referirse a unos terrenos (los potreros de Puás) ubicados al oeste del río Púas (hoy río Poás), entre Alajuela y Grecia. Precisamente, en 1782, la actual ciudad de Grecia era conocida con el nombre de Poás, así como también el actual pueblo de San Pedro de Poás se conocía en ese entonces como Púas.[3]

Otra hipótesis apunta a que el nombre Poás hace referencia a una planta natural de la zona, una piñuela de la familia de las bromeliáceas, cuyas hojas semejan espinas (en latín, púa). Otra planta abundante de la región es el espino, un arbusto con espinas verdes que semejan púas.[3]

En 1747, el entonces gobernador de Costa Rica Juan Gemir, registró el nombre del volcán como Volcán Los Botos. Esta tribu indígena habitó las faldas de la montaña desde la época previa a la Conquista, e incluso se registran leyendas de sacrificios humanos en el cráter para aplacar al dios del volcán. La palabra botos parece provenir del idioma otomí: box-to (rastrojo). El médico, naturalista y explorador alemán Alexander Von Frantzius, quien escaló el volcán en 1861, planteó otra hipótesis. Von Frantzius reporta que en 1815, un sacerdote de apellido Arias bautizó al volcán con el nombre de Juan de Dios, y narraba una anécdota según la cual, en 1834, una erupción de ceniza destruyó los pastizales aledaños al volcán, por lo que los feligreses hicieron votos para apaciguarlo, razón por la cual le llamaban Volcán de los Votos.

Aspectos físicos[editar]

El Poás es un estratovolcán complejo, cuyas dimensiones miden 300 a 478 km2 y 96 km3.[4] Tiene forma subcónica irregular, cuya cima es basta y en forma de planicie. Ésta posee fallas y depresiones, algunos conos volcánicos y tres cráteres.[4] Petrográficamente, las lavas del volcán son andesitas, andesitas basálticas, dacitas y basaltos.[5]

Cráter principal
Cráter del volcán con actividad de fumarolas.

El cráter principal, el único que muestra actividad volcánica, posee forma semicircular, con un diámetro norte-sur de 1320 m y una profundidad de 300 m entre el mirador (2.560 msmn) y la laguna. Hacia el sur, el fondo del cráter posee una playa intracratérica con depósitos lacustres y piroclásticos. El cráter posee cuadro unidades morfogenéticas: la meseta oriental, la laguna, la cúpula de lava y la playa. En la parte sur, posee cárcavas y barrancos. Varios contornos semicirculares en el interior de este cráter señalan la existencia de antiguos cráteres ahora deformados por procesos volcánicos y erosivos. Hacia el norte, se encuentra el domo o cúpula de lava, además de la laguna con aguas muy ácidas y calientes, la cual mide 300 m de diámetro y 40 m de profundidad. El domo es de forma hemiesférica y mide 30 m de altura, su parte norte presenta fumarolas. Las paredes del cráter presentan fuertes pendientes. En la parte norte, por efecto erosivo, se pueden observar una secuencia completa de productos eruptivos estratificados de varios milenios de edad, que revela la historia geológica del volcán. Una serie de caños naturales simulan gárgolas esculpidas, dándole a las paredes internas del cráter un aspecto invernal, sombrío y/o dantesco. En la parte este, se observan varias terrazas volcánicas de espesor variado producto de antiguas coladas de lava. La meseta oriental es una amplia terraza de 500 m de largo, sostenida por una colada de lava de 30 m de espesor, y ubicada a 100 m de altura sobre el fondo del cráter. La laguna cratérica es de tipo termo-mineral, con un nivel de pH prácticamente de 0, convirtiéndola en una de las lagunas naturales más ácidas del mundo.

Cráter Von Frantzius
La laguna Botos, de gran belleza escénica.

Se localiza a 1 kilómetro al norte del cráter principal, sobre un cono de 2639 msnm. Su diámetro es de 250 m. El cono del Von Frantzius posee un pseudocráter en su parte sur y presenta un mayor desarrollo hacia el norte, donde se adosa al macizo del Poás. Posee extensas coladas de lava que se extienden hasta el volcán Congo. El cráter Von Frantzius es el foco eruptivo más antiguo del volcán Poás.

Cráter o Laguna Botos

Ubicado 1 kilómetro al sur del cráter principal y alcanza los 2.708 msnm, lo que lo constituye en la cima más elevada del Poás. Posee 750 m de diámetro, de los cuales 400 m están ocupados por una laguna de 14 m de profundidad máxima. El agua, de origen pluvial, posee una temperatura entre 10 y 14°C, por lo que también se le conoce como Laguna Fría, para diferenciarla de la laguna caliente del cráter principal. La edad geológica del cono de la laguna Botos, según determinaciones de radiocarbono, es de 8300 años. Rodeada de bosque nuboso, la laguna Botos es uno de los puntos turísticos más atractivos del volcán.

Actividad volcánica[editar]

Columna de humo saliendo del cráter principal.

El Poás es un volcán muy activo, que se caracteriza por presentar erupciones poco usuales para un volcán andesítico del Cinturón de Fuego del Pacífico. En la actualidad, la actividad es de tipo exhalativa (fumarólica) y de micro-temblores, con un domo central y una laguna con emanaciones de gases, vapor, sedimentos y sustancias minerales diversas, cuya temperatura varía entre 40 y 60°C. Cuenta con fumarolas de muy alta temperatura (300-1000°C), las cuales pueden ser observadas desde el Valle Central en forma de falsas erupciones, alcanzado una altura de hasta 1000 m desde el nivel del cráter.

El proceso de erupciones del Poás es unitario, caracterizado por intensificaciones graduales de las emisiones de vapores, desprendimiento de burbujas, transporte de material sedimentario al fondo de la laguna caliente, erupciones freáticas con actividad tipo géiser (erupciones acuosas y vaporosas), erupciones freatomagmáticas y expulsión de lava.

La actividad del Poás ha sido constante por lo menos durante los últimos dos siglos. El registro histórico más antiguo data de 1747 con la descripción hecha por el gobernador español de Costa Rica Juan Gemir, acerca de la existencia de "un volcán de fuego" en la tierra ocupada por la tribu de los botos. Aunque en 1828 se registran pequeñas erupciones, es en 1834 cuando el volcán muestra una importante erupción de ceniza acompañada de fuertes erupciones subterráneas. Otras explosiones se registraron en 1880, 1888-90, 1895, 1899, 1903-1906.

El 25 de enero de 1910, a las 4:45 pm hora local, se registró la erupción histórica más importante, con expulsión de bloques de piedra, lodo y cenizas. Se formó una columna que alcanzó los 8.000 m de altura. El volumen de ceniza expulsada alcanzó los 800.000 m3, con un peso de 64.000 toneladas. Otras erupciones explosivas importantes se registraron en 1914, 1915, 1916, 1925, 1929, 1932-34.

Una violenta explosión se registró el 17 de mayo de 1953, en la cual el volcán expulsó columnas de humo, lodo, escorias, fragmentos de rocas, fenómenos luminosos, que llevaron a la desaparición de la laguna cratérica principal. El material expulsado causó estragos en los cultivos de café. Las erupciones de ceniza persistieron durante julio de 1953. Esta fase de actividad continuó hasta 1956. En 1968, hubo erupciones freáticas y actividad fumarólica, al igual que en 1970, 1979, 1987 y 1989. Entre 1989 y 1990 presentó actividad importante, con disminución del nivel de la laguna cratérica principal y aumento de la temperatura. Un nuevo periodo de crisis se presentó en 1994, con presencia de erupciones de ceniza y geiseriformes, hasta que la laguna se secó, no recuperándose hasta 1998, cuando volvió a ser apreciable. Presentó actividad variable entre 1995 y 2008, con aumentos y descensos de los niveles del agua de la laguna y cambios en la temperatura.

En el 2005, la laguna llegó a tener un crecimiento importante, tapando varias fumarolas y fuentes termales en la zona este del cráter, hasta que se inició una nueva fase de actividad que es la que persiste hasta la actualidad. En marzo de 2006, se presentó la primera erupción freática luego de 12 años del último evento. El Poás ha continuado presentando erupciones menores todos los años hasta la actualidad, siendo importantes las presentadas en 2010 y 2013, que alcanzaron el mirador del cráter principal. El 13 octubre del 2014, se registró una importante erupción freática que alcanzó los 250 m de altura y motivó la evacuación de los visitantes y el cierre preventivo del parque para evitar la exposición a gases tóxicos y ceniza. Las visitas al parque fueron rehabilitadas a partir del 23 de octubre de 2014.

Peligro volcánico[editar]

La constante actividad del volcán Poás implica la formación de lluvia ácida, la cual por efecto del viento afecta ocasionalmente a algunas comunidades ubicadas cerca del edificio volcánico. Presenta ciclos continuos de erupciones freáticas y freatomagmáticas leves a moderadas que podrían significar un riesgo para los visitantes del parque y las instalaciones cercanas al volcán, si alcanzaran la potencia de la erupción de 1910, por la producción de gases tóxicos y la expulsión de material. Las erupciones freáticas pueden producir la caída de ceniza, lahares y productos piroclásticos. Antes del establecimiento del parque en 1971, casi 20 personas murieron ahogadas en la laguna Botos, por caídas o a consecuencia del frío, luego de extraviarse en la niebla. Además, la sismicidad del territorio es continua, debido a la presencia de fallas en la cima y zonas cercanas. En 2009, una falla localizada en esta región produjo el terremoto de Cinchona, que destruyó esa localidad, costó la vida a 25 personas, produjo daños millonarios y requirió la cooperación internacional para atender las consecuencias del siniestro. En el largo plazo, son posibles las erupciones explosivas con coladas de lava y piroclastos. Dado que es un volcán en plena actividad, el potencial de causar grandes estragos si se da una erupción magmática a gran escala es posible, con afectación principalmente de la región occidental del Valle Central de Costa Rica.

Tanto la Red Sismológica Nacional de la Universidad de Costa Rica como el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI) de la Universidad Nacional mantienen estaciones sismológicas de monitoreo cerca del cráter principal del Poás. Entre los estudios continuos que se realizan se encuentran termometría de las fumarolas y de la laguna caliente, geoquímica de gases, mediciones de pH y controles del nivel del agua de la laguna caliente, así como la realización de modelos dinámicos de la actividad volcánica y control de cambios morfológicos en el cráter.

Recursos naturales[editar]

El área geográfica que protege el parque nacional Volcán Poás es una zona de gran riqueza geológica, geotérmica, hídrica, botánica y zoológica. La hoya cratérica del volcán Poás presenta numerosas manifestaciones volcánicas, siendo las más destacables la laguna caliente del cráter principal, las fumarolas y el penetrante olor a "huevo podrido" que se produce por la presencia de sulfuro de hidrógeno (H2S). En él pueden hallarse gran variedad de tipos de bosque de altura, así como algunos ejemplares de mamíferos, aves y reptiles. Además, del volcán nacen varios ríos que alimentan las cuencas hidrográficas de los ríos Grande de Tárcoles y Sarapiquí. También, en las fuentes termales (42.4°C, pH 2.2) y la laguna caliente termomineral del cráter activo principal (30-40°C, pH 0-3) se han hallado bacterias como Thibacillus sp. y Bacillus sp., diatomeas como Navicula sp. y Cymbella sp. y algas como Cyanidium caldarium, que sobreviven bajo condiciones químicas y termales extremas.

Flora[editar]

En los alrededores del cráter principal y de la laguna Botos, predomina el bosque enano de arbustos retorcidos y lento crecimiento, con follaje fino y tieso, apto para resistir los cambios de temperatura y la acción de los materiales volcánicos. Destacan las epífitas, los azahares de monte y las orquídeas. En la zona del centro de visitantes, puede observarse bosque alto con presencia de árboles como el azahar de monte, chilemuelo, ciprés blanco, ciprés lorito, candelillo y helechos arborescentes.

Los bosques presentes en el parque son el bosque pluvial montano y el bosque muy húmedo montano bajo. Hay cuatro hábitats principales:

  1. bosque nuboso (laguna Botos y Potrero Grande), predominan papayillo, azahar de monte, roble y ciprecillo.
  2. sector caribeño, con palmas, helechos arborescentes y epífitas.
  3. bosque achaparrado (sendero entre el cráter y la laguna Botos): azahar de mote, tucuico y copey.
  4. arrayanes en los alrededores del mirador al cráter principal.

Fauna[editar]

Catarata de La Paz.

La presencia de fauna, otrora abundante, disminuyó considerablemente con la caza y la deforestación, sobre todo antes de la creación del parque en 1971. Actualmente es posible encontrar mamíferos como conejos, coyotes, comadrejas, martillas, pizotes, ardillas, saínos, felinos, zorrillos, puerco espines, perezosos y taltuzas. Se ha reportado la presencia de danta y cabro de monte. No es frecuente observarlos en la parte alta del parque, con excepción de la ardilla, que se avista a menudo en la zona del mirador.

El parque es rico en avifauna. Se han identificado 79 especies de aves, entre las que predominan colibrí garganta de fuego, yigüirro, escarchero, pava, soterreyes, mozotillo, quetzal, gavilán, mosquerito, tucancillo verde, pájaro carpintero, jilguero, zorzal piquinegro, zeledonia, paloma. Entre los reptiles, hay varias especies de iguanas y salamandras, además de anfibios como ranas y sapos, sobre todo en los alrededores de la laguna Botos.

Recursos hídricos[editar]

Varios ríos nacen en las faldas del volcán Poás. Destaca el río Ángel, afluente del río Sarapiquí. Este río desagua la laguna Botos y forma la Catarata del Ángel, de 100 m de altura. Otro río importante es el río La Paz, de 8 km de longitud, que desciende por el quebrado terreno de bosques formando varias cataratas, entre ellas la Catarata de La Paz, en la zona de Varablanca. El río Poás y su afluente el río Poasito nacen de la zona oriental y occidental del volcán respectivamente. El río Poás es límite natural entre los cantones de Alajuela y Poás. Es un río muy importante ya que su caudal se utiliza para riego y como fuente de agua potable.

Historia y cultura[editar]

Pasado precolombino[editar]

Vida cotidiana de los botos. Diorama en el parque nacional Volcán Poás.

La región cercana al volcán Poás estuvo habitada por tribus indígenas de cultura del Área Intermedia y lenguas chibchas. Los más notables fueron los botos, que en el siglo XVI, a la llegada de los españoles, tenían un reino ubicado en las faldas del Poás, en las llanuras del norte de Costa Rica. Este reino rendía tributo al rey Garabito, señor del Reino Huetar de Occidente, la nación indígena más numerosa y fuerte del país en esa época. Estos indígenas poseían una rica cultura. Se distinguieron por la manufactura de objetos de jade y oro finamente trabajados, esculturas de piedra y piezas de cerámica. Se ha postulado que los botos, desde antes de la llegada de los europeos, realizaban ascensos al volcán con el fin de observar los fenómenos volcánicos y obtener azufre, que utilizaban en ceremonias rituales religiosas, funerarias y de curación.

Los botos tuvieron contacto con los españoles por primera vez en 1525, aunque son mencionados por el nombre botos hasta 1528. El conquistador español de Costa Rica, Juan Vázquez de Coronado, menciona en 1564 que los botos se hallaban gobernados por una reina, quien habría pedido ayuda a los españoles para liberarse del control de Garabito. En 1564, fueron visitados por Francisco de Marmolejo, quien fue bien recibido. En 1569, Perafán de Ribera los repartió en encomiendas. La última mención de este pueblo data de 1666. Su nombre ha perdurado hasta la actualidad en la Laguna Botos.

Mitos, leyendas y folclor[editar]

Incensario precolombino de Costa Rica. Representa un volcán de forma cónica, coronado por una figura mitológica en forma de dios-lagarto estilizado.
Véase también: Leyenda del volcán Poás

Dado que en Costa Rica existen ciento doce volcanes, cinco de ellos muy activos, estos juegan un papel fundamental en el acervo cultural del pueblo costarricense. Los indígenas que habitaron en las faldas de los volcanes, consideraron a estas montañas lugares sagrados, donde residían las deidades. Los pueblos de la región norteña del país elaboraron incensarios y ánforas de cerámica cuya forma recuerda los volcanes. En estas vasijas, colocaban incienso, azufre y otras sustancias que, una vez incineradas, despedían humo por su parte superior simulando un volcán en erupción.

En el caso particular de los volcanes de la Cordillera Volcánica Central, a los pies del volcán Turrialba se levantaron sitios ceremoniales como el Monumento Nacional Guayabo, importante sitio arqueológico del país. En lo que respecta al Poás, éste junto con el volcán Barva fue denominado Chibuzú por los indígenas, palabra del idioma cabécar que quiere decir "montaña de Sibú", en alusión al dios principal de la cosmogonía de muchos pueblos autóctonos del país.[6] Acerca de estos volcanes existen leyendas sobre sacrificios de niños y doncellas a las deidades volcánicas,[7] no solo en el caso del Poás y del Barva, sino también del Irazú.[8]

A esto se suman las leyendas del folclor colonial, donde se cuentan apariciones de populares espectros errantes en las cercanías del coloso. Tal es el caso de la leyenda del Cadejos, aterrador perro fantástico que seguía a los borrachos por las noches, y que según una de las versiones de la leyenda, era el espíritu de un sacerdote cuya vida disipada lo condenó a penar en esta forma, para que al final de su castigo, recobrara su forma humana, y ascendiendo a la cima del Poás, se lanzase a la profundidad de su cráter ardiente. A pesar de esto, su espíritu enfurecido sigue existiendo en la forma de los estremecimientos del volcán.[9] Otra leyenda también cuenta la aparición, en las faldas del volcán, de la Cegua, ser mitológico con cuerpo de mujer y cara de caballo que asaltaba a los jinetes que transitaban por caminos solitarios.[10]

En la actualidad, existe la costumbre de ascender al volcán Poás en una especie de peregrinación los días 19 de marzo de cada año, cuando se conmemora el día de San José.[11]

Exploraciones históricas y fundación del parque[editar]

El médico y naturalista alemán Alexander Von Frantzius, quien ascendió el volcán Poás en 1860. Circa 1868.

Los datos más antiguos de los que se tiene conocimiento que se mencione al volcán Poás datan de 1663. Se ha especulado que, durante la época precolombina, las tribus indígenas de la región realizaron ascensos a la cima del volcán para obtener azufre. La primera persona de la que se tiene mención que haya llegado a la cumbre del Poás fue el costarricense Miguel Alfaro, quien en 1828 subió al volcán buscando una mejor vía para acceder al río San Juan. No obstante, es probable que otras personas hallan subido a la cima del Poás antes y en la misma época que Alfaro.

La primera exploración con fines científicos la hizo el botánico danés Anders Sandoe Oersted en 1847, quien en sus escritos describe la primera erupción histórica importante del Poás (1834). Luego de Oersted, el médico alemán Alexander Von Frantzius realizó una ascensión en 1860, publicando sus hallazgos en una revista alemana. Entre 1888 y 1890, el suizo Henri Pittier efectuó dos visitas al Poás y escribió una serie de informes al respecto del viaje. En 1888, se publicó en el diario El lector costarricense, una excursión efectuada por la Escuela de San Pedro de Poás al volcán.

A principios del siglo XX, el volcán comenzó a ser visitado por vecinos del Valle Central de Costa Rica y por turistas extranjeros. El viaje se realizaba desde San José hasta Alajuela, por vía férrea, luego se alquilaba un caballo hasta San Pedro de Poás, de donde se realizaba el ascenso a pie bajo la guía de un baqueano. Estas excursiones se realizaron más frecuentemente entre 1902 y 1920, que fue la época más activa del volcán, sobre todo porque en 1910 se dio su erupción histórica más fuerte. Los visitantes se sentían atraídos por la aventura de la expedición a un volcán activo, favorecido el hecho de su relativa cercanía y accesibilidad.

En 1913, se estableció el primer hotel en la región de Potrero Grande, llamado Hotel del Volcán Poás, propiedad de Magdaleno Ugalde y Trino Araya. Éste funcionó hasta 1930, y durante toda esa época fue el lugar de alojamiento de los viajeros que ascendían a observar el cráter. A principios del siglo XX (1920-1940), se establecieron las primeras fincas ganaderas en el territorio que luego daría lugar al parque. Existió un pequeño aserradero hacia 1930, para aprovechar el roble existente en la parte alta del volcán, pero se desmanteló unos meses después porque se dificultaba la extracción de la madera por el mal camino.

A partir de 1914, la municipalidad de Poás y el Gobierno de Costa Rica comenzaron a darle mantenimiento al camino que subía al volcán. En 1930, se realizó la primera ascensión en un automóvil, el cual duró quince días en subir desde San Pedro de Poás hasta el cráter a través de un camino lleno de barrancos y lodazales. Entre 1937 y 1944, se construyó la primera carretera de pavimento, que partía de la ciudad de Heredia, y llegó hasta Puente Grande. En 1957, se finalizó una trocha que iba de Puente Grande hasta el mismo cráter. A partir de 1968, la carretera quedó habilitada para todo tipo de vehículo, durante todo el año. Finalmente, el 25 de enero de 1971, quedó establecido el parque nacional mediante la Ley No. 4714.

Literatura[editar]

El volcán Poás ha sido fuente de inspiración para pintores, escritores y naturalistas. La silueta del cráter principal ha aparecido en billetes nacionales de 20 colones (1946 y 1951), de 10 000 colones (1997 y 2002), en estampillas postales (2005) y hasta en cajetillas de fósforos de la República Checa (2001). Algunos escritores que han dedicado líneas al Poás son Carlomagno Araya (1897-1979), quien escribió un poema titulado "El Volcán Poás"; Alfredo Cardona Peña, quien escribió una "Semblanza del Volcán Poás" (4 de febrero de 1984); y Óscar Sierra Quintero, quien en 1987 publicó en el periódico La Nación "El sacrificio del rualdo", inspirado en las leyendas del sacrificio de doncellas por los indígenas en el volcán Poás.

Turismo[editar]

Centro de visitantes del parque nacional Volcán Poás.

El parque nacional Volcán Poás es el parque nacional más visitado de Costa Rica y de América Central, y uno de los más visitados en Latinoamérica,[12] siendo atractivo tanto para el turismo nacional como internacional. De esta forma, el Poás es el parque más accesible, visitado y económicamente importante del país. Para el año 2007, un total de 300.702 personas visitaron el parque,[12] y para el 2010, se habían reportado 350.000. Esto se debe no solo a su notable belleza natural, sino también a su cercanía con la región central del país y a su fácil acceso por carretera pavimentada. La relativa cercanía del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en la ciudad de Alajuela permite la gran afluencia de turismo internacional. Un estudio realizado en el año 2010 determinó que la mayoría de los visitantes extranjeros del país provenían de países como Estados Unidos, España, México, Venezuela y Puerto Rico. El Poás, además, es un sitio ideal para paseos de un solo día. Otro fenómeno que ocurre es la visita al parque por la mañana, con desplazamiento posterior hacia otras áreas por la tarde, como las cercanas comunidades de Varablanca, Sarapiquí, Grecia o Sarchí.

Para llegar al parque, se pueden utilizar una de estas rutas: la ruta nacional N°2 San José-Alajuela-Fraijanes-Volcán Poás (50 km); la ruta Alajuela-San Pedro de Poás-Fraijanes-Volcán Poás (55 km); y la ruta por Varablanca, que comunica la región del Volcán Poás con Puerto Viejo de Sarapiquí, otro importante sitio turístico de Costa Rica ubicado en la vertiente caribeña del país.

Sendero en el parque.

La carretera que asciende hacia el volcán ofrece al viajero paisajes con potreros, cafetales, ríos, cataratas y secciones de bosque, pasando por pueblos pintorescos como Fraijanes, Poás y Varablanca. A lo largo de las rutas pueden encontrarse pequeños negocios de venta de fresas, queso, natilla, jaleas, bizcocho, flores, artesanías y otros productos manufacturados por la población local. También se pueden encontrar pequeños restaurantes, miradores, cafés y hostales. Se ha señalado que una de las ventajas de esta oferta turística del volcán Poás es que la mayoría de estos negocios son propiedad de costarricenses, la mayoría de ellos habitantes de la región, lo que representa una importante fuente de ingreso de divisas al país que estimula el desarrollo local y nacional. En la ruta de Varablanca se encuentra el Hotel La Paz Gardens and Waterfalls, que cuenta con alojamiento cinco estrellas, un lago, una reserva privada, un tour por las cataratas del río La Paz y un zoológico.

La oferta turística del volcán Poás se basa en el ecoturismo. Desde el mirador, se puede observar el cráter principal del volcán. Un sendero a través del bosque comunica esta sección con la Laguna Botos, de gran belleza escénica. El contacto con el bosque permite observar gran cantidad de flora y aves. Los mamíferos se observan muy raramente, excepción mencionada de la ardilla. El horario del parque es de martes a domingo, de 8:00 am a 3:30 pm, aunque la hora recomendada de visita es por la mañana, cuando la ausencia de neblina permite observar mejor el paisaje.

El parque nacional cuenta con un centro de visitantes, en el cual existe un pequeño museo, un café-restaurante y tienda de suvenires. El sitio cuenta con servicios sanitarios, electricidad, seguridad, estacionamientos, área de acampar, área de picnic, acceso para discapacitados y cobro con tarjetas de crédito o débito. No cuenta con agua potable. Los senderos están acondicionados para caminatas individuales, grupales o guiadas.

Galería[editar]

Panorámica del cráter principal y del domo de lava.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Volcán Poás: El geiser más grande del mundo» (en español). Consultado el 2 de agosto de 2010.
  2. «Volcán Poás» (en español). Consultado el 2 de agosto de 2010.
  3. a b Alvarado Induni, 2009, p. 181
  4. a b Alvarado Induni, 2009, p. 161
  5. Alvarado Induni, 2009, p. 166
  6. Ceruti, 2010, p. 44
  7. Zeledón Cartín, 2002, p. 65
  8. Zeledón Cartín, 2002, p. 35
  9. Zeledón Cartín, 2002, p. 202
  10. Zeledón Cartín, 2002, p. 206
  11. Alvarado Induni, 2009, p. 193
  12. a b Alvarado Induni, 2009, p. 182

Bibliografía[editar]

  • Alvarado Induni, Guillermo (2009). Los volcanes de Costa Rica. Editorial de la Universidad Estatal a Distancia. p. 335. ISBN 9968-31-679-2. 
  • Zeledón Cartín, Elías (2002). Leyendas costarricenses. Editorial de la Universidad Nacional. p. 286. ISBN 9789977651330. 

Enlaces externos[editar]