Parque nacional La Campana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Parque Nacional La Campana»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Parque naciona
Entrada Parque Nacional La Campana.jpg
Entrada del parque por el sector de Granizo, Olmué.
Situación
País Flag of Chile.svg Chile
División Región de Valparaíso
Subdivisión Provincia de Marga Marga y Provincia de Quillota
Localidad más cercana Olmué e Hijuelas
Coordenadas 32°55′00″S 71°09′00″O / -32.91666667, -71.15Coordenadas: 32°55′00″S 71°09′00″O / -32.91666667, -71.15
Datos generales
Administración Corporación Nacional Forestal
Fecha de creación 17 de octubre de 1967
Superficie 8000 Ha
[http://Parque nacional La Campana Sitio web]
[editar datos en Wikidata ]
Placa recordatoria de la expedición de Darwin en el siglo XIX
Sector de Palmas de Ocoa.

El parque nacional La Campana es un área silvestre protegida por el Estado de Chile por ser una de las áreas naturales más representativas de la flora y fauna de la zona central del país. Además, este parque ha sido declarado por la Unesco reserva de la biósfera, en conjunto con el área del lago Peñuelas. Se destaca principalmente por el «Palmar de Ocoa», uno de los últimos bosques naturales de palma chilena (Jubaea chilensis), especie endémica de Chile. Está ubicado entre las comunas de Hijuelas y Olmué, pertenecientes administrativamente a las provincias de Quillota y Marga Marga de la Región de Valparaíso.

Historia[editar]

El 17 de agosto de 1834, Charles Darwin alcanzó la cumbre del cerro La Campana luego de dos días de travesía a caballo y caminatas.[1] Cerca de la cumbre, un poco más arriba de la mina y donde comienza la grieta conocida como «La Gotera», hay una placa recordatoria de la expedición de Darwin.

La importancia de la zona del parque por su biodiversidad había sido descrita por varios científicos, biólogos y botánicos, ya a partir de los años 1930. Entre otras iniciativas, en 1936 el botánico Gualterio Looser había hecho una propuesta en un congreso científico para la conservación y protección del palmar de Ocoa y las roblerías del cerro La Campana. Sin embargo, la campaña que prosperó y fue coronada con éxito para la conservación del área fue la emprendida en 1964 por Agustín Garaventa —un destacado botánico de Limache— y Álvaro Valenzuela, presidente de la Sociedad Científica de Valparaíso. Un proyecto presentado por el diputado Eduardo Ballesteros fue aprobado en 1967 y el 17 de octubre de ese año se promulgó la ley N° 16699 que creó el parque nacional.[1] Esta ley, que lleva las firmas del entonces presidente de Chile Eduardo Frei Montalva y de Bernardo Leighton, Ministro del Interior, solo declara que el cerro denominado «La Campana» será parque nacional, pero no establece claramente los límites del parque.[2] Durante el gobierno de Salvador Allende existió un proyecto del ley, firmado por dicho presidente en 1971, que fijaba los límites del parque abarcando los terrenos de la Hacienda Las palmas de Ocoa, el Fundo El Bosco, Las Palmas de Llay Llay y Vichiculén, las roblerías de Caleu y las Palmas de Quebrada Alvarado, el Fundo Ojos Buenos y Granizo. La ley, que no llegó a promulgarse, hubiese significado una superficie total para el parque de 16 000 hectáreas, es decir, exactamente el doble del área que le confirieron finalmente en 1985, a través del Decreto Supremo Nº228, el cual fijó sus límites incorporando al parque los terrenos fiscales de Granizo, dejando su superficie total en 8000 ha.[1] [3]

Debido a su importancia ecológica, científica, educativa, cultural y recreacional, el 15 de febrero de 1985, el parque nacional La Campana fue declarado por la Unesco reserva de la biósfera, una de las 9 que existen en Chile bajo esa categoría de conservación.

Primeros grupos humanos[editar]

Existe evidencia arqueológica a través de diversos hallazgos - de cerámica, piedras horadadas, morteros y manos de moler - de poblamiento muy temprano entre de las vertientes y quebradas de la zona del parque. Inicialmente, por dos culturas del período agroalfarero temprano: los Llolleo (entre 300 y 900 d.C.) y los Bato, aunque de esta última tradición los hallazgos son más escasos y débiles (solo fragmentos cerámicos). Más adelante, a partir del 900 d.C. y hasta la llegada de los españoles hay abundantes vestigios de la ocupación de sectores de La Campana por la Cultura Aconcagua (período agroalfarero intermedio tardío). La gran cantidad de morteros y otros artefactos para la molienda ha servido de base para plantear la importancia del fruto de la palma chilena, así como también de los frutos del belloto y del peumo en la dieta de estos primeros habitantes. En cuanto a carnes, la fauna actual aún ofrece especies que fueron muy apreciadas como parte de su dieta (por ejemplo, el degú y la vizcacha) pero sin duda la presa de caza más importante en el parque fue otrora el guanaco, hoy extinto en la zona.[4]

Ubicación[editar]

El parque nacional La Campana se encuentra en Chile Central, en la Cordillera de la Costa. Administrativamente pertenece a la Región de Valparaíso, provincia de Quillota y provincia de Marga Marga, abarcando terrenos de las comunas de Hijuelas y Olmué. El acceso por el sector de Granizo (Olmué) se encuentra a 60 km de Valparaíso y a 160 km de Santiago y a 29 km de la ciudad de Quillota, mientras que el acceso por Ocoa está ubicado algo más lejos de Valparaíso y de Quillota (a 90 km y a 37 km respectivamente), pero un poco más cerca desde Santiago, a 112 km de distancia.[1]

Vías de acceso[editar]

Ingreso por el sector de Ocoa

El parque presenta 3 entradas principales:

  • Similar es el recorrido de la locomoción colectiva desde Valparaíso, quedando la terminal de buses de Granizo a 1 km de la entrada del parque en el sector «Granizo», siendo de 3 km la distancia que media entre el paradero 40 de la avenida Granizo y el acceso al sector «Cajón Grande». Existe locomoción local desde Limache hasta 1 km del acceso de Cajón Grande.
  • Al sector de Hijuelas, (por Ocoa), se accede por la Ruta CH-5 o Autopista del Aconcagua a la altura del km 98, se debe tomar un desvío hacia la localidad de «estación Ocoa», debiéndose pasar los parajes de las localidades de Maitenes, Rabuco y Hualcapo; desde la carretera son 14 km hasta la entrada al parque.

El parque nacional la Campana se extiende entre los 32º55 y 33º01 de latitud Sur y los 71º09 y 71º01 de longitud Oeste.

Toponimia y geomorfología[editar]

Vista del cerro La Campana.

El nombre del parque se debe al cerro La Campana (1828 msnm), que a su vez se llama así porque su forma se asemeja a una campana. Otro cerro que se destaca en la zona es El Roble (2222 msnm), el que debe su nombre a los robledales que se extienden por sus laderas y faldeos. El morro El Litre (1621 msnm) y la Puntilla El Imán (2035 msnm) son otras de las elevaciones importantes que destacan en el relieve del entorno del parque nacional.

Las 8000 ha que ocupa, están claramente divididas en tres sectores: Granizo, Palmas de Ocoa y Cajón Grande, que ocupan las tres cuencas principales de la zona. La más pequeña de estas cuencas es la de Granizo, cuyo punto más alto es el cerro La Campana y el más bajo el sector denominado La Troya (a 600 msnm). La separación de la cuenca de Ocoa, de mayor extensión que la anterior, está demarcada por una cadena de cerros que incluye el morro El Litre y que va de La campana hasta en Cerro Los Roblecitos (1280 msnm). La cuenca del Cajón Grande se ubica al este de Granizo y al sur de la Cuenca de Ocoa, separándose de esta por la divisoria de aguas que une El Roble y Los Roblecitos y continúa por las cumbres de EL Imán, Cerro Pedregoso, Cerro Sin Nombre, y Cerro Los Penitentes. La entrada del parque por este sector se encuentra en el punto más bajo de esta cuenca (300 msnm).

Desde el punto de vista geológico, el sector más antiguo de La Campana es el cordón que va de Las Campanitas a Santa Teresa y está compuesta por rocas cristalinas que formaban parte del batolito que intruyó la Formación Lo Prado (esta última de rocas volcanosedimentarias del Cretácico inferior).[5]

Flora[editar]

Las características topográficas y climáticas de la zona del parque han permitido el desarrollo de un gran número de especies florísticas nativas que usualmente se encuentran en distintos lugares de Chile y que por lo general no estarían reunidas en una misma área de la zona central, sino dispersas, bastante más al sur o más al norte del país. Desde luego, también existen allí variadas especies endémicas de la zona.

El denominado Palmar de Ocoa es sin lugar a dudas el mayor atractivo del parque, además de constituir el más importante patrimonio botánico, concentrando el mayor número de ejemplares de palma chilena (la palma más austral del mundo, si se consideran solo las especies continentales).

Más allá de las palmas, la vegetación de La Campana es muy variada, presentando cerca de 545 especies de plantas vasculares, es decir, más del 20 % de las presentes en todo el país. Según el sistema de clasificación de Gajardo,[6] la flora del parque puede agruparse en las siguientes comunidades vegetales:

Bosque esclerófilo[editar]

Principalmente localizado en las laderas suroeste y oeste del cerro La Campana y del Cajón Grande, en pendientes variables y en altitudes de entre 350 y 1000 msnm. Se trata de zonas con luz, pero baja incidencia de radiación solar directa, al tiempo que la humedad necesaria para esta vegetación se ve favorecida por las neblinas costeras. El bosque se compone principalmente de árboles perennes. La población arbustiva es, en cambio, más bien escasa y en el estrato herbéceo hay gran cantidad de helechos y enredaderas, donde destaca la presencia de parrilla blanca (Proustia pyrifolia). Dentro de la misma comunidad vegetal se han clasificado dos variantes: una que integra al matorral de Retanilla trinervia y de Gochnatia foliolosa con Solenomelus pedunculatus, y una variante que incorpora, en las condiciones de mayor humedad del sector de Ocoa, a Jubaea chilensis, conformando el denominado bosque esclerófilo de peumo y boldo con palma chilena.[7]
Colliguaja odorifera
Se trata de una comunidad adaptada a medios algo más secos que la anterior, que se puede encontrar entre los 500 y 1050 msnm, en las laderas de exposición sureste, suroeste, oeste, noroeste y noreste, así como también en sectores planos. Junto al peumo (Cryptocarya alba), que aquí también se mantiene, dominan el litre (Lithrea caustica) y el quillay (Quillaja saponaria). Su aspecto con frecuencia toma formas de matorral. El estrato arbustivo es diverso: colliguay (Colliguaja odorifera), (Escalonia pulverulenta), (Kageneckia oblonga), (Ageratina glechonophyla), trevo (Retanilla trinervis) y (Podanthus mitigui). El estrato herbáceo está compuesto por Adiantum chilense, Vulpia myuros y Solenomelus pedunculatus.
También existe la variante que incorpora a Jubea chilensis conformando un bosque esclerófilo de quillay y litre con palma chilena (palmar). En esta variante también se encuentran algunos ejemplares de espino (Acacia caven) formando parte de la misma comunidad vegetal.

Bosque laurifolio higrófilo[editar]

Esta comunidad vegetal aprovecha las condiciones de mayor humedad de los fondos de quebrada. Se caraceriza por la abundancia del peumo (Cryptocarya alba) en conjunto con maqui (Aristotelia chilensis), parrilla blanca (Proustia pyrifolia, arrayán macho (Raphithamnus spinosus), patagua (Crinodendron patagua y chequén (Luma chequen). Florísticamente se pueden clasificar dos manifestaciones diversas, principalmente en dependencia de la altitud:
En el estrato arbóreo dominan el belloto del norte (Beilschmiedia miersii) junto al peumo (Cryptocarya alba). El estrato arbustivo intermedio se caracteriza por la presencia de Chusquea cumingii, Azara celastrina y Anopeltis serrata, mientras que en la comunidad herbácea se observan diversos helechos y enredaderas: Bomarea salsilla, Lardizabala biternata, Proustia pyrifolia, entre otras.
En este bosque se observa Drimys winteri en el estrato arbóreo. Está más dessarrollado el estrato arbustivo, con presencia de Escallonia myrtoidea, Maitenus boaria, Otholobium glandulosum, así como también (aunque menos frecuentemente) Salix humboldtiana. El estrato herbáceo se caracteriza por la presencia de Equisetum bogotense.

Matorral espinoso[editar]

Para el parque se han descrito cuatro comunidades vegetales que se clasifican como "matorral espinoso", cada una de ellas además con una variante que incluye a Jubaea chilensis.
Se trata aquí de la comunidad arbustiva dominada por el trevo presente en las laderas norte y noroeste que se encuentra a una altitud de entre 400 y 1000 msnm. Las especies principales que integra esta comunidad son el litre (Lithrea caustica, el quillay Quillaja saponaria y en algunos sitios, la profusa presencia de Cuscuta sp.
En Ocoa hay una variante de esta comunidad, florísticamente casi sin modificaciones, salvo que incluye Jubaea chilensis.
Este matorral se observa a partir de los 450 y hasta los 1100 msnm. La vegetación se compone básicamente de suculentas y en el estrato arbustivo se encuentran diversas especies: Puya berteroniana, Echinopsis chiloensis, Podanthus mitiqui, Adesmia arborea y Aristeguitia salvia. También aquí hay Retanilla trinervia, aunque bastante menos que en la comunidad descrita anteriormente, como asimismo Puya chilensis, aunque más escasamente.
La variante con Jubaea chilensis también existe, sin otras grandes modificaciones florísticas, salvo que agrega la presencia de Baccharis peniculta y Tristerix corymbosus.
Este matorral se encuentra por sobre los 1100 msnm en las laderas expuestas hacia el norte y el noreste. Presenta dos estratos bien demarcados, el inferior (de menos de un metro) está caracterizado por la presencia de Neoporteria aff. curvispina, Gamochaeta americana, Chorizante virgata, Senecio tarinifer y Tweedia birostrata. En el estrato superior se observan suculentas y arbustos de 1 a 3 metros, entre los que dominan: Puya cerulea, Eryngium paniculatum, Colliguaja odorifera, Retanilla ephedra y Calceolaria polifolia.

Bosque caducifolio[editar]

Lo integran dos comunidades vegetales dominadas por el roble (Nothofagus macrocarpa), de carácter relictual.
  • Bosque abierto de Nothofagus macrocarpa y Schizanthus hookeri, en laderas expuestas hacia el sur y suroeste, por sobre los 1500 msnm. Se trata aquí de un robledal de baja densidad, lo que permite un mayor despliegue de los etratos arbustivo y herbáceo en los claros. El primero está compuesto principalmente de Ribes punctatum y Caceolaria meyeriana, mientras que la rica comunidad herbácea está caracterizada por la presencia de Schizanthus hookeri, Valeriana lepidota y Senecio anthemidiphyllus. Su despliegue es sobre sustratos rocosos característicos de estas las laderas altas. Allí la radiación solar es mayor y la influecia húmeda de las neblinas de la costa es bastante más limitada. El cambio climático global podría además estar produciendo una regresión de este bosque, que está disminuyendo progresivamente en las altitudes superiores.[1]

Matorral bajo de altitud[editar]

Se trata de un matorral que se ubica sobre los 1750 msnm, solamente en las cercanías de las cumbres de los cerros La Campana y El Roble. En lo esencial está compuesto de «hierba negra», un pequeño arbustillo que también se conoce bajo el nombre de «neneo» (Mulinum spinosum), de bajas dimensiones y escasa densidad, en conjunto con otros arbustos enanos: Chuquiraga oppositifolia, Haplopappus ochagavianus, Ephedra chilensis y Viviania marifolia, como asimismo Phacelia secunda y Calceoaria campanae en el estrato herbáceo. Se desarrolla en sustratos rocosos de exposición y pendientes variables.

Fauna[editar]

Mamíferos[editar]

Carnívoros[editar]

Huella de puma

En el parque hay registros de observación de variadas especies carnívoras, pero como se trata de animales que se trasladan recorriendo grandes distancias y no existen en abundancia, no es frecuente que un visitante ocasional del parque se cruce con ellos. Sin embargo, se ha descrito la presencia de los siguientes carnívoros:

Zorros
  • Zorro culpeo (Lycalopex culpaeus), cuyo tamaño de cabeza a cola alcanza la longitud de un metro, es un zorro de color pardo con visos amarillentos. Es cazador y omnívoro. Habita en todo el territorio nacional y en la zona del parque se le ha visto activo al amanecer y a la hora del crepúsculo.
  • Zorro chilla (Lycalopex griseus), de tamaño más reducido que el anterior, dedicado a la caza de roedores que son abundantes en el parque en años lluviosos. En épocas de sequía puede sobrevivir alimentándose de insectos y de los frutos de litre y peumo.
Felinos
Mustélidos
Mefítidos

Roedores[editar]

En La Campana se han observado 13 especies del orden Rodentia, 11 de ellas nativas y otras 2 que en realidad son de hábitat urbano, pero que progresivamente han ido poblando estos espacios silvestres: la rata negra y la laucha (Rattus rattus y Mus musculus).

Entre las especies nativas destacan las únicas 2 diurnas:

  • Degú (Octodon degus), especie trepadora y cavadora que es muy característica del parque, especialemente en zonas de matorral esclerófilo y xerófilo. Son herbívoros y en el área de Ocoa se alimentan principalmente de los frutos de la palma chilena, y en menor medida también de los del litre, trevo y colliguay.
  • Vizcacha (Lagidium viscacia), es el roedor más grande de los presentes en el parque, pudiendo medir hasta 60 centímetros desde el hocico hasta la punta de la cola. Es herbívora y muy ágil. Prefiere las zonas altas y vive en grupos familiares.

Las otras 9 presentan actividad nocturna o crespuscular.

Lagomorfos[editar]

Las dos especies del orden Lagomorpha presentes en diversas regiones de Chile (ninguna endémica, sino ambas introducidas desde Europa) también han poblado algunas áreas del parque, principalmente los sectores de Cajón Grande y Ocoa. Mientras que los conejos conviven en grandes grupos familiares con los que comparten madrigueras de múltiples entradas y desde las que suelen salir en grupo, las liebres son animales solitarios y quietos que además, por la coloración parda de su pelaje, pueden pasar desapercibidas. Ante movimientos que señalen la amenaza de un posible depredador, suelen huir a grandes velocidades. Por estas razones, será más fácil que un visitante del parque se encuentre con conejos y más improbable que logre ver a las liebres:

Didelfimorfos[editar]

  • Yaca (Thylamys elegans), es un marsupial didelfimorfo nocturno y pequeño (mide unos 25 cm y no pesa más de 20 g) que habita preferentemente en los matorrales del parque y en las áreas rocosas de mediana altura, utilizando con frecuencia los nidos abandonados por las aves. Si bien no posee marsupio, presenta características comunes a otros marsupiales: sus crías tiene pobre desarrollo intrauterino y tras su nacimiento crecen aferradas a los pezones maternos hasta que pueden sobrevivir de manera independiente.

Aves[editar]

Sin duda el parque ofrece una riqueza ornitológica muy especial y constituye por esto uno de los mejores lugares de la zona central para observar una gran diversidad de aves concentradas en un único paraje.

Cantoras más comunes[editar]

Sturnella loyca: un ejemplar macho con su característico pecho rojo

Las siguientes aves tienen una fuerte presencia en el parque y son las que cualquier visitante podrá ver con facilidad. Su distribución es muy amplia por los más diversos sectores:

De suelo (caminadoras)[editar]

Scelorchilus albicollis, especie endémica de Chile, cuyo nombre local ("Tapaculo") se debe a la orientación hacia abajo de la plumas de su cola

Trepadoras[editar]

Acuáticas[editar]

En el área del parque prácticamente no existen sectores de humedales o lagunas, sin embargo, algunas aves acuáticas se han adaptado para habitar los pequeños esteros, arroyos, canales y algunas otras zonas húmedas.

Aves pequeñas de vegetación densa[editar]

En aquellas zonas más húmedas y con vegetación densa, habitan y nidifican una serie de pajarillos pequeños, esencialmente insectívoros (algunos también comen semillas). Son las especies siguientes:

Rapaces diurnas[editar]

Estas aves, gracias a una especial constitución de su retina, tienen un enorme desarrollo del sentido de la visión, de modo que para cazar pueden avistar a otros animales desde gran altura, aun cuando se se trate presas relativamente pequeñas. Se comportan de manera agresiva frente a otras aves cazadoras y marcan su territorio, defendiéndolo. Tampoco aceptan a las de su misma especie en los espacios que han definido como propios (o de su pareja o familia, como en el caso del cernícalo).

Rapaces nocturnas[editar]

El Concón, especie de las zonas densas con árboles viejos y altos del parque.

Para estas aves de presa que cazan durante la noche, el oído constituye el sentido fundamental. Sus enormes ojos — cuya inmovilidad se compensa por el movimiento ágil, rápido y de amplio radio de sus cabezas — son menos importantes para la caza de lo que aparentan (de hecho, si se les cubren los ojos, pueden continuar detectando a sus presas, mientras que si se les priva de la audición, la caza se torna imposible). Con sus garras afiladas capturan y dan muerte a sus presas, las que luego engullen tragándoselas enteras. Su sistema digestivo incluye un estómago glandular que permite una disgestión química muy eficiente de los animales enteros, expulsando luego una egagrópila conformada por los huesos, pelos u otros elementos indigeribles. En el parque nacional La Campana su principal dieta está constituida por roedores y conejos, aunque algunas de estas aves, como la lechuza, cazan también pequeños pájaros, murciélagos y diversos insectos.

Reptiles[editar]

Un ejemplar de Liolaemus nitidus asoleándose sobre una roca de La Campana

En La Campana existen muchas especies de lagartos, lagartijas y culebras. Por las mañanas es más fácil observarlos, puesto que siendo estos animales ectotermos, se encontrarán a esta hora menos activos, tomando sol para regular su temperatura. Hay registro de las siguientes especies, distribuidas en el parque en diversos sectores, en lo esencial altitudinalmente:

  • Liolaemus fucus, que es un lagarto que habita entre los 300 y 1500 msnm. Mide unos 9 cm como máximo.
  • Liolaemus nitidus, este lagarto es bastante más grande que el anterior y puede llegar a medir unos 25 cm. En La Campana habita entre los 900 y 1200 msnm.
  • Liolaemus schoederi, es una lagartija ovovivípara de tamaño medio (14 cm) que en el parque habita sectores sobre los 1000 msnm.
  • Liolaemus tenuis, es una lagartija colorida, ovípara. Si se siente amenazada, a diferencia de la mayoría de las lagartijas y lagartos que escapan por el suelo o se esconden en roquerías, esta tiende a huir trepando a un árbol. Se ha registrado su presencia en diversas altitudes hasta los 1450 msnm como máximo.
  • Liolaemus monticola
  • Liolaemus chilensis
  • Liolaemus nigrovirides

Referencias culturales[editar]

Un paisaje de este parque ilustra el billete de $5000 pesos de la nueva familia de billetes de Chile.

Referencias[editar]

  1. a b c d e Varios autores (2009). Elórtegui Francioli, Sergio y Andrés Moreira Muñoz, ed. Parque Nacional La Campana. Origen de una Reserva de la Biósfera en Chile Central (2ª edición). Viña del Mar, Chile: Taller La Era. ISBN 978-956-8201-00-5. 
  2. «Ley 16699.» (3 de noviembre de 1967 (publicación) y 17 de octubre de 1967 (promulgación)). Consultado el 24 de noviembre de 2013.
  3. «Decreto 228. Amplía el Parque Nacional de La Campana en la V Región de Valparaíso y fija sus límites» (13 de agosto de 1985 (publicación) y 14 de junio de 1985 (promulgación)). Consultado el 24 de noviembre de 2013.
  4. Solervicens, Claudia y Gloria Cabello Baettig. Los primeros habitantes en: Elórtegui y Moreira (editores) Parque Nacional La Campana, op. cit., pp. 134 - 137
  5. Manríquez T., Hernán, Geomorfología en: Elórtegui y Moreira (editores), op. cit., pp. 27-31
  6. Gajardo, Rodolfo (1994). La vegetación natural de Chile.Clasificación y distribución geográfica. Universitaria. 
  7. Luebert, Andrés; Muñoz Schick, Mélica; Moreira Muñoz. «Vegetación y Flora». En Sergio Erórtegui y Andrés Moreira. Parque Nacional La Campana. Viña del Mar: Taller La Era. pp. 36 — 49. ISBN 978-956-8201-00-5. 

Enlaces externos[editar]