Parasitoide

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Endoparasitoide interno Cotesia congregata saliendo del capullo después de haber parasitado internamente a la oruga de Manduca sexta
Avispa Braconidae, endoparasitoide de áfidos.

El parasitoidismo es una relación interespecífica intermedia entre la depredación y el parasitismo. Los parasitoides (en su gran mayoría insectos) como parte de su ciclo de vida depositan un huevo en o cerca de su hospedador o huésped (también por lo general un insecto), luego las larvas viven como ectoparásitos o endoparásitos, según la especie. De esta manera se desarrollan en su víctima durante su ciclo larval. El parasitoide adulto es un animal de vida libre que puede ser tanto herbívoro como depredador.

Las características distintivas de los parasitoides son:

  • Al final de su ciclo larval el hospedador muere (característica que lo diferencia de los parásitos comunes).
  • Cada parasitoide utiliza sólo un hospedador durante su ciclo de vida (diferencia respecto de los depredadores, que matan varias víctimas a lo largo de su vida).

Los parasitoides son por lo general mucho más específicos que los depredadores, y a diferencia de los parásitos pueden dispersarse activamente en busca de sus presas. Por estas razones tienen una gran importancia como agentes de control biológico de insectos plaga, principalmente en la agricultura, un claro ejemplo de parasitoide en agricultura es el himenóptero Eretmocerus mundus, que parasita a ejemplares de la mosca blanca del tabaco Bemisia tabaci.

Tipos de parasitoides[editar]

  • Endoparasitoide: la larva del parasitoide se alimenta y desarrolla en el interior del cuerpo del hospedador.
  • Ectoparasitoide: la larva del parasitoide se alimenta externamente del hospedador.
  • Mesoparasitoide: la larva del parasitoide se alimenta y desarrolla dentro y fuera del hospedador.
  • Solitario: un solo parasitoide se alimenta de un solo hospedador.
  • Gregario: varios parasitoides, en ocasiones centenares, se alimentan de un solo hospedador, pudiendo desarrollarse la totalidad.
  • Superparasitismo: varios huevos de la misma especie son depositados por diferentes hembras en un mismo hospedador.
  • Multiparasitismo: huevos de diferentes especies son puestos en el mismo hospedador, pudiendo desarrollarse las distintas especies hasta adulto.
  • Hiperparasitoide: el hospedador es otro parasitoide.
  • Hiperparasitoide facultativo: actúa como parasitoide, y cuando se ve en la necesidad como hiperparasitoide.
  • Hiperparasitoide obligado: necesita obligatoriamente desarrollarse a expensas de un parasitoide.
  • Parasitoides Koinobiontes (Cenobiontes): en el momento de realizarse la puesta la hembra del parasitoide no mata al hospedador, y es la larva quien le produce la muerte.
  • Parasitoides Idiobiontes: en el momento de realizarse la puesta la hembra del parasitoide mata al hospedador.

Insectos[editar]

Aproximadamente el 10% de ls especies descriptas de insectos son parasitoides.[1] Hay cuatro órdenes de insectos con muchas especies que se especializan en este tipo de ciclo vital. La mayoría son del orden Hymenoptera; los llamados "Parasitica" o suborden Apocrita. Dentro de éstos los grupos más numerosos son las superfamilias Chalcidoidea e Ichneumonoidea (avispas ichneumónidas), seguidos por las superfamilias Proctotrupoidea y Platygastroidea. Además de los miembros de Parasitica, hay otros linajes de himenópteros con especies de parasitoides, tales como Chrysidoidea y Vespoidea, y los menos comunes de la familia Orussidae. Los dípteros (orden Diptera) incluyen varias familias de parasitoides, la que tiene el mayor número de especies es Tachinidae. También hay otras familias más pequeñas como Pipunculidae, Conopidae y otras. Los otros dos órdenes son Strepsiptera, un pequeño grupo compuesto exclusivamente de especies de parasitoides, y el órden Coleoptera (escarabajos), que incluye por lo menos dos familias: Ripiphoridae y Rhipiceridae, donde la mayoría de las especies son parasitoides, y la familia Staphylinidae con el género Aleochara.

Unos pocos miembros de otros órdenes también son parasitoides, dentro de ellos se destacan la familia Epipyropidae del orden Lepidoptera, con ectoparasitoides de Fulgoroidea. Los parasitoides himenópteros suelen tener ciclos de vida muy particulares. En una familia, Trigonalidae, la avispa hembra deposita sus huevos en bolsitas hechas por su ovipositor al borde de las hojas. Cuando una oruga se alimenta de esas hojas traga algunos huevos, los que llegan al intestino de la oruga, donde hacen eclosión, peforan la pared intestinal y llegan a la cavidad abdominal. Allí buscan otras larvas parasitoides y se alimentan de ellas. Son parasitoides secundarios o hiperparasitoides. Algunas larvas de trigonálidos usan a la oruga como medio de transporte para ser llevados a los nidos de avispas sociales, donde parasitan a las larvas de la avispa.[2]

Referencias[editar]

  1. Godfray, H.C.J. (1994) Parasitoids: Behavioral and Evolutionary Ecology. Princeton University Press, Princeton, New Jersey, ISBN 0691033250
  2. Piper, Ross (2007), Extraordinary Animals: An Encyclopedia of Curious and Unusual Animals, Greenwood Press.

Enlaces externos[editar]