Parábola del fariseo y el publicano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El fariseo y el publicano, un fresco barroco encontrado en la Abadía de Ottobeuren.
El fariseo, ilustración de la parábola.
El publicano, ilustración de la parábola.

La parábola del fariseo y el publicano o parábola del fariseo y el cobrador de impuestos es una de las parábolas de Jesús de Nazaret encontrada solamente en el Evangelio de Lucas del Nuevo testamento.

El texto de la parábola, según aparece en la Biblia cristiana, es el siguiente:

A unos que confiaban en sí mismos como justos y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: "Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, diezmo de todo lo que gano". Pero el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "Dios, sé propicio a mí, pecador". Os digo que este descendió a su casa justificado[i] antes que el otro, porque cualquiera que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido.

Lucas 18, 9-14.[1] (Reina-Valera 1965.)

Contexto e interpretaciones[editar]

Durante el primer siglo, los fariseos eran bien conocidos por su estricto seguimiento de la Ley de Moisés. El fariseo de esta parábola fue más allá de lo requerido por las reglas religiosas, ayunando más de los requerido y dando diezmo de todo lo que ganaba. Seguro de su religiosidad, el fariseo no le pide nada a Dios y por ello nada recibe.[2] Por otro lado, los publicanos eran judíos despreciados por colaborar con el Imperio Romano. Eran llamados cobradores de impuestos ya que por esta labor eran mejor conocidos. Sin embargo, la parábola no condena la ocupación del publicano, sino que lo describe como alguien que "reconoce su estado de despreciable ante Dios y confiesa su necesidad de reconciliación". Dirigiéndose a Dios en humildad, el publicano recibe la misericordia y la reconciliación que buscaba.[2]

Esta parábola, por lo tanto, muestra la importancia que posee la humildad y el arrepentimiento en contraste con la soberbia. Constituye también una dura crítica al fariseísmo.

Conmemoración[editar]

En la Iglesia Ortodoxa, se lee la parábola como parte del período de preparación que conduce a la Gran Cuaresma, pues muestra un ejemplo de humildad que debe ser practicado durante en el periodo cuaresmal. El Domingo del publicano y el fariseo da inicio a las tres semanas de la temporada precuaresmal y al primer uso del Triodion litúrgico (aunque la semana que sigue a este domingo es libre de ayuno[3] ). Este domingo incluye un himno inspirado en la parábola.[4]

El pastor y predicador inglés John Bunyan escribió un libro sobre la parábola en 1685.[5]

En el arte[editar]

Segmento de un vitral sobre la parábola, en la iglesia de Janskerk (Gouda).

La parábola has sido representada en una variedad de obras religiosas, siendo especialmente significativa en la iconografía de la Iglesia ortodoxa. Existen obras de pintores de pintores tales como: James Tissot, John Everett Millais, Hans Holbein the Younger, y Gustave Doré.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]