Papa Legba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Veve de Papa Legba

En el vudú haitiano, Papa Legba o simplemente Legba es el protector del mundo espiritual, es el mediador entre el hombre y los Loa, que son los espíritus o dioses menores. Se encuentra en una encrucijada espiritual entre permitir (o denegar) el permiso para hablar con los espíritus que habitan en Guinee, que es el mundo de los espíritus, una referencia a la patria africana adonde los esclavos esperaban que sus almas pudieran ser devueltas después de la muerte.[1] Se cree que Legba habla todas las lenguas humanas. Siempre es el primero y el último en la invocación de los espíritus, debido a que su permiso es necesario para cualquier comunicación entre los mortales y la Loa es aquel que abre y cierra los portales.

Por ello, y para neutralizar el poder que tiene este espíritu, todas las ceremonias vudú se inician con el siguiente canto:

"Oh, buen Legba, escúchame: ábreme la barrera.

Papá Legba, ábreme la barrera.

Abreme la barrera para que pueda entrar.

Vudú Legba, ábreme la barrera.

Daré gracias a los loas cuando vuelva.

Ababó".


En Haití, Legba además es representación de la gran elocuencia, la voz de Dios, por así decirlo. Facilita la comunicación, el habla y la comprensión.

En el panteón Yoruba, al que se rinde culto en Nigeria, Cuba, Brasil y otras partes de la diáspora Yoruba, Eleggua se asocia sobre todo con Papa Legba, ya que ambos comparten el papel de ser el dios de las encrucijadas. A diferencia de Papa Legba, sin embargo, Eleggua es un niño tramposo. Legba también comparte similitudes con Orunmila, el orisha de la profecía que enseñó a la humanidad cómo utilizar el oráculo de poderoso llamado Ifá. Por lo general, aparece como un anciano con una muleta o con un bastón, que lleva un sombrero de paja de ala ancha y una pipa, o como agua de riego. El perro es sagrado para él. Debido a su posición como "portero" entre los mundos de los vivos y los misterios, se le identifica a menudo con San Pedro, que ocupa una posición comparable en la tradición católica. También es representado en Haití como San Lázaro, o San Antonio.[2]

En Benín y Nigeria, Legba es visto como joven y viril, a menudo representado con un falo exagerado y con cuernos, y su santuario se encuentra normalmente a la entrada de las aldeas en el campo.

Se lo conoce adicionalmente como: Legba, Atibon Legba, Legba Atibon, Ati-Gbon Legba, Kalfu, Kalfou también Maitre Carrefour.

Referencias[editar]

  1. Gordon Leah. El libro de vudú: Los encantos y Rituales para potenciar su vida. London: Quarto Publishing plc, 2000. Londres: Editorial Quarto plc, 2000. ISBN 0-7641-5249-1
  2. Gede.org: Legba symbols and associations, en Inglés