Panchito Gómez Toro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Francisco Gómez Toro "Panchito" (La Reforma, Jatibonico, Cuba, 11 de marzo de 1876, Punta Brava La Habana, Cuba, 7 de diciembre de 1896) fue un teniente en la Guerra del 95.

Francisco Gómez Toro
200pix
Nacimiento 11 de marzo de 1876
Jatibonico, Flag of Cuba.svg Cuba
Fallecimiento 7 de diciembre de 1896
El Cacahual, Flag of Cuba.svg Cuba
Nacionalidad Flag of Cuba.svg Cuba
Ocupación Mambí
Padres Máximo Gómez Báez y Bernarda Toro Pelegrín

La tarde del 11 de marzo de 1876 la finca La Reforma en Jatibonico, vio nacer a Francisco Gómez Toro (Panchito), cuarto hijo del matrimonio integrado por Máximo Gómez Báez y Bernarda Toro Pelegrín (Manana).

El padre no pudo estar muy cerca del pequeño en los primeros meses de su vida, pues el compromiso con la lucha por la independencia de Cuba, que ya había convertido en su patria, lo reclamaba. Ni siquiera pudo estar cuando Manana y los hijos debieron salir rumbo a Jamaica y no es hasta marzo de 1878 que logra reunirse toda la familia.

Infante aún, Panchito al asumir sencillas tareas hogareñas, da muestras de su sentido de la responsabilidad, que cotidianamente, son distribuidas en medio de la penuria económica de la familia.

Unido a la admiración por el padre, a quien a veces imitaba en sus juegos infantiles, de manera recíproca resaltaba su sensibilidad y amor por su madre y hermanos.

El exilio[editar]

En 1878 se inicia un período difícil para la familia Gómez Toro, con el fin de las hostilidades independentistas cubanas. Jamaica, Honduras, Estados Unidos, Haití los acogen; y en 1888 llegan a Santo Domingo, la tierra del padre. Se instalan en La Reforma, finca del mismo nombre que la de Jatibonico.

Varios de los miembros enfermaron, murieron algunos de los muchachos, las cosechas se arruinaron, pasaron necesidades y apuros económicos, pero nunca se dieron por vencidos. En 1892 en Montecristi Francisco Gómez Toro trabaja en la casa Jiménez, y hasta allí va José Julian Martí Pérez a buscarlo para que lo conduzca a La Reforma, donde se hallaba el padre. Este primer encuentro del joven con el Apóstol, marcaría el inicio de una relación que se mantendría hasta la muerte del Maestro.

Panchito estaba plenamente identificado con la situación que se vivía en Cuba y la necesidad de iniciar nuevamente las acciones para lograr la definitiva independencia. En varias ocasiones participa junto a Martí, Antonio Maceo y Grajales, su padre y otros revolucionarios más en los propósitos conspirativos.

A pesar de su juventud es maduro, trabajador, responsable, Máximo Gómez confía plenamente en él y al partir hacia tierra cubana deja en sus manos y las de su hermano hijo Maxito, la tutela de los asuntos familiares. Panchito contrae una gran responsabilidad, que gustosamente cambiaría por poder estar combatiendo en la manigua de Cuba.

En septiembre de 1896 se embarca en el vapor Three Friends, con una expedición encabezada por el General Juan Rius Rivera, destinada a desembarcar en el occidente. Allí espera ponerse a las órdenes de Maceo.

Muerte[editar]

El General Antonio Maceo y Grajales acoge a Panchito como a un hijo y siempre lo mantiene cerca de él, sabe que al incorporarlo a su tropa contrae un gran compromiso con Gómez. Participan juntos en varias acciones y como para señalar lo indestructible de esa unión, el 7 de diciembre caen juntos en la acción de San Pedro.[1] [2]

Los cadáveres de Maceo y Panchito fueron recogidos al día siguiente por el Coronel habanero Aranguren, quien al saber lo ocurrido se dirigió de inmediato al lugar. Luego fueron enterrados en secreto en la finca de dos hermanos, quienes juraron guardar el secreto hasta que Cuba fuese libre e independiente y pudieran llevarse a cabo los honores militares correspondientes.

Actualmente, los restos mortales de Antonio Maceo y Grajales y Francisco Gómez Toro descansan el el monumento del Cacahual, cercano a los límites de la antigua finca de San Pedro, y es lugar de peregrinación de los cubanos. Es ya una tradición que las graduaciones de las academias militares cubanas se realizan junto al Cacahual.

Aún no había cumplido 21 años y su sangre anegaba los campos de la patria. Días después la noticia del deceso le llegaría al padre, sumiéndolo en una profunda tristeza que le lleva a expresar:

"Murió mi Panchito amado muy lejos de mí; mis brazos se quedaron abiertos, esperándole, porque así lo dispuso el destino (...) Descansa en paz héroe feliz, flor de un día que esparció sus perfumes entre los suyos (...) siempre te estaremos llorando (...) en el hogar que tu eterna ausencia ha dejado desolado y triste, eterno será tu duelo".

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]