Palacio de las Cortes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Palacio de las Cortes de España»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio de las Cortes
Congreso de los Diputados (España) 14.jpg
Vista de la fachada del Palacio de las Cortes desde la Carrera de San Jerónimo
Edificio
Tipo Gubernamental
Estilo Neoclásico
Localización Carrera de San Jerónimo, s/n
Bandera de España Madrid, España
Coordenadas 40°25′00″N 3°41′59″O / 40.4166075, -3.6996273


Coordenadas: 40°25′00″N 3°41′59″O / 40.4166075, -3.6996273
Construcción
Inicio 1843
Término 1850
Equipo
Arquitecto(s) Narciso Pascual Colomer
[Editar datos en Wikidata]

El Palacio de las Cortes es el edificio que alberga el Congreso de los Diputados, una de las dos cámaras de las Cortes Generales, el parlamento nacional de España. Está situado entre la calle Zorrilla y la Carrera de San Jerónimo, a escasa distancia del Paseo del Prado, en Madrid. Es uno de los edificios emblemáticos del Madrid del siglo XIX, de estilo Neoclásico. En la manzana de edificios situada al este se encuentra el museo Thyssen-Bornemisza.

Historia[editar]

Antiguo convento del Espíritu Santo, situado en el solar que hoy ocupa el Palacio de las Cortes.

En el espacio que ocupa el Palacio de las Cortes se situaba antaño el convento del Espíritu Santo, de la Orden de Clérigos Menores, el cual sufrió un grave incendio en 1823. Con la llegada en 1834 del régimen liberal, el gobierno moderado de Francisco Martínez de la Rosa decidió que sus reuniones se celebrasen provisionalmente en la iglesia del convento. Al asumir el Partido Progresista el poder, se tomó la decisión de construir un nuevo edificio en sustitución del edificio religioso enfrente de la Plaza de las Cortes.

El proyecto fue elaborado y ejecutado por el arquitecto Narciso Pascual Colomer, iniciándose el 10 de octubre de 1843 y siendo inaugurado el 31 de octubre de 1850 por la reina Isabel II. Durante los siete años que duraron las obras los diputados se vieron obligados a reunirse en el Salón de baile del Teatro Real de Madrid.

En los años 1980 sufrió su primera ampliación de sus dependencias, construyéndose en la manzana adyacente, en la que antaño se ubicó Hospital de Italianos entre 1598 y 1885, un edificio que comunica con el original mediante un puente sobre la calle de Floridablanca. Dicha ampliación fue inaugurada por los reyes de España, Juan Carlos I y Sofía el 28 de mayo de 1980.

Más tarde, en 1994, sufrió una nueva reforma y ampliación; asimismo el 1 de junio de 2006 se concluyó la última ampliación, sobre las antiguas sedes de dos bancos, el Banco Exterior de España y el Banco de Crédito Industrial.

En 2009, durante unas obras de saneamiento y rehabilitación del sótano del Congreso de los Diputados, se encontraron restos humanos muy antiguos.[1] Una de las posibilidades sobre su origen es que procedan de un antiguo cementerio del convento sobre el que está construido el edificio.

El Palacio ha sido escenario varios de los acontecimientos políticos más destacados de España durante los siglos XIX y XX, particularmente desde la instauración de la democracia en el año 1978. Entre ellos, la proclamación como rey de Juan Carlos I, la apertura solemne de las legislaturas, y los velatorios de los ex-presidentes Leopoldo Calvo-Sotelo y Adolfo Suárez; así como el intento de golpe de Estado el 23 de febrero de 1981.[2] [3]

Descripción del edificio[editar]

Uno de los leones de bronce que flanquean la entrada.
Palacio de las Cortes Españolas. Fachada a la Carrera de San Jerónimo, 1920.

Fachada principal[editar]

La fachada principal recae a la Carrera de san Jerónimo, una de las vías principales de la ciudad de Madrid. Constituye una de las obras maestras del Neoclasicismo en España, a pesar de lo tardío de su construcción (el edificio fue concluido mediado el siglo XIX), y la obra más conocida de su arquitecto, Narciso Pascual y Colomer.

El arquitecto creó una fachada de tipo palacial de reminiscencias renacentistas, en dos pisos, el primero almohadillado y el segundo de ventanales con frontones rectos. Como entrada monumental, dispuso un gran pórtico de seis columnas de estilo corintio que soportan un frontón triangular, decorado por un bajorrelieve representando a España con la Constitución, acompañada a ambos lados por imágenes que idealizan la Fortaleza, la Justicia, el Valor, las Ciencias, la Armonía, las Bellas Artes, la Agricultura, el Comercio, los Ríos, la Abundancia y la Paz, obra maestra del escultor Ponciano Ponzano. El pórtico, de fuerte influjo clasicista, protege las puertas de bronce que dan acceso al edificio y que sólo se utilizan cuando el Rey realiza la solemne apertura de sesiones del Congreso. La entrada de uso habitual se encuentra en un lateral del edificio, en la calle Floridablanca, cerrada al tráfico y convertida en lonja de acceso.

Delante del cuerpo central se abre una monumental escalera, flanqueada por los elementos más característicos e icónicos del edificio: dos monumentales leones, obra de Ponciano Ponzano, fundidos en 1866, según reza una inscripción al pie de las esculturas, con los cañones capturados al enemigo en la Guerra de África de 1860. La cultura popular los ha nombrado como Daoíz y Velarde, en honor de los dos capitanes insurrectos muertos durante el levantamiento del dos de mayo.[4] . Al León Daoíz le falta el saco escrotal, que podría ser debido a un error, un olvido del artista, falta de material en su fabricación u otras razones. En agosto de 2012 la cadena de televisión Canal de Historia al buscar temas para una nueva temporada, encontró en un blog una entrada en la que advertía de la falta de saco escrotal en uno de los leones, tras lo cual comenzó una iniciativa para reponer la pieza faltante haciéndose cargo ese canal de televisión del coste de la fundición, y pidiendo permiso a la Comisión de Peticiones del Congreso[5] . Finalmente fue desestimada la petición por motivos históricos y de seguridad para la integridad de la escultura metálica[6] .

Interior[editar]

La planta baja recoge los espacios más significativos: Salón de Sesiones, Sala de Conferencias, Presidencia del Congreso, Sala de Ministros y Biblioteca.

Sala de Sesiones[editar]

El hemiciclo en un día de puertas abiertas.

El más conocido espacio del Palacio, de forma semicircular, alberga la sala del plenario del Congreso de los Diputados, también conocida como "hemiciclo". En la cabecera se encuentra un tapiz con el escudo nacional, flanqueado por dos esculturas en mármol de Carrara blanco, con las efigies de los Reyes Católicos. Junto a ellas, dos lienzos, siendo uno de ellos María de Molina presenta a su hijo Fernando IV en las Cortes de Valladolid de 1295, pintado por Antonio Gisbert en 1863, y el otro El juramento de los diputados de las Cortes de Cádiz de 1812, obra de José Casado del Alisal, de 1863. En la parte alta del testero se localizan cuatro efigies que simbolizan la Marina, la Agricultura, el Comercio y las Ciencias, esculpidas por Sabino Medina, además de dos pinturas a cada lado, en forma triangular, del Decálogo y el Evangelio, obra de Carlos Luis de Ribera.

Frente al testero se sitúa la Presidencia y miembros de la Mesa del Congreso, y la tribuna de oradores. Enfrente los escaños donde se sitúan los miembros del Gobierno y los diputados, y por encima de los mismos, el espacio reservado a los invitados, prensa, cuerpo diplomático, público y a los senadores cuando las cámaras se reúnen en sesión conjunta. Es de destacar que en los arquitrabes de las tribunas están representados los escudos de todas las provincias españolas.

El hemiciclo está cubierto por una bóveda de 50 metros, con una pintura central, representando a la reina Isabel II rodeada de personajes de la historia de España, entre los que destacan El Cid, Cristóbal Colón y Miguel de Cervantes; todo ello rodeado de representaciones de las virtudes cardinales y alegorías de legisladores de todas las épocas. El autor de esta obra fue Carlos Luis de Ribera. La estructura sufrió daños por impacto de bala en el Golpe de Estado en España de 1981.[7]

Salón de Conferencias[editar]

María de Molina presenta a su hijo Fernando IV en las Cortes de Valladolid de 1295. Óleo sobre lienzo de Antonio Gisbert, 1863. Sala de Sesiones del Congreso de los Diputados.

Al lado del Salón de Sesiones, en línea recta hacia la puerta principal de las Cortes, se encuentra el Salón de Conferencias, llamado también Salón de los Pasos Perdidos.

La estancia está profusamente decorada al estilo isabelino, con bajorrelieves y molduras en estuco de estilo neoplateresco. El centro de la misma está ocupado por una espléndida mesa, con adornos de bronce y nácar y tablero de ágata, donada por la reina Isabel II. En la bóveda se encuentran los bustos de políticos de la misma época y cuadros que representan los continentes. En las paredes, doce cuadros representativos de los reinos que componen España y algunas provincias, así como los ríos más importantes: Ebro, Tajo, Duero y Guadalquivir.

Vestíbulo principal[editar]

Se trata de una estancia de forma ovalada que sirve de acceso desde el pórtico de entrada, y que por tanto sólo se utiliza en momentos solemnes. Estucos polícromos imitando mármoles y jaspes decoran sus paredes. Preside la estancia una estatua de la reina Isabel II, obra de José Piquer. En uno de los laterales se encuentra una mesa que fue utilizada en las Cortes de Cádiz.

Biblioteca[editar]

La biblioteca está situada en el ángulo que forma la planta baja, y es obra del arquitecto Arturo Mélida, de 1889. Con tres pisos de altura, alberga cerca de 210.000 volúmenes y es, junto al archivo, custodio de los documentos de las Cortes desde su apertura.

Conservación[editar]

Obras en el edificio en 2013

En 2013, durante obras de reforma del edificio, se detectaron graves problemas en la techumbre del edificio, que ocasionaron goteras sobre el Salón de sesiones. Está previsto que sean subsanados y reparados en el curso de las citadas obras.[8]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]