Palácio dos Carrancas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Palácio dos Carrancas es un singular edificio neoclásico situado en la Rua. D. Manuel II en Oporto, Portugal.

Fachada del palacio.

Fue mandado construir por la familia Morais e Castro en 1795 para residencia particular y fábrica.

El Palacio en el que se ubica el Museo Nacional de Soares dos Reis (el más antiguo del país) está marcado por una história compleja tanto en lo que respeta a sus "piedras" como la de sus ocupantes. Fue mandado construir a partir de 1795 para residencia y fábrica de la importante familia Morais e Castro. Los hermanos Morais e Castro eran prósperos negociantes, propietarios de la fábrica Tirados de Ouro e Prata na Rua dos Carrancas. Los Barones de Nevogilde, título otorgado a esta familia por D. Luis I, lograron edificar en el contexto del movimiento neo clásico que en Oporto tuvo gran importancia, la más importante residencia de la ciudad. Su construcción se da en pleno período urbanístico coordinado por Francisco de Almada e Mendonça. El proyecto del edificio es, tradicionalmente, atribuido a Joaquim da Costa Lima Sampaio -arquitecto de la ciudad- que participó también en los importantes edificios de la Feitoria Inglesa y del Hospital de Santo António, cuyo autor es John of Carr de York. La decoración, según las descripciones de la época fue objeto de especial cuidado: los muros de los salones se encontraban recubiertos por majestuosas alegorías y paisajes al fresco ejecutadas por pintores italianos.

Elegante e imponente, el Palácio dos Carrancas (nombre atribuido al palacio popularmente, en consecuencia del conocido mal genio de su propietario) fue el lugar elegido para alojar ilustres personajes, aun que no siempre con el consentimiento de sus propietarios. Fue la residencia oficial del General Soult en 1809, en plenas Invasiones Francesas. Sirvió de Cuartel-General al Duque de Wellington, después de la huida de las tropas napoleonicas. El general Beresford, el Príncipe Gullermo de Nassau, y muchas otras personalidades relacionadas con el ejército libertador, se han alojado en el palacio. Durante el Cerco de Oporto sirvió, también, de cuartel general a D. Pedro IV que, temiendo que la astillera miguelista pudiera llegar hasta aquí, estuvo allí instalado solamente cuatro meses.

Palacio Real da Torre da Marca En 1861, el palacio fue transformado en Pazo Real. Adquirido por D. Pedro V para alojar a los soberanos en visita al Norte, el edificio estaba necesitado de obras de reparación y mejoras, aunque no sufrió cambios importantes, excepto la extinción de la fábrica. Con distinta extensión en sus visitas, el palacio acogió a D. Luis e D. Maria Pia, D. Carlos e D. Amelia, bien como D. Manuel II. Con excepción de esas visitas reales el palácio estaba esencialmente sin usarse. Esta situación se vuelve más clara con la implantación de la República Portuguesa e el exilio real. En su testamento de 1915, conocido solamente después de su muerte - en 1932-, D. Manuel II determina la entrega del Palacio a la Misericordia, para que allí se instalara un hospital.

Es actualmente el lugar en el que se encuentra instalado el Museo Nacional de Soares dos Reis.