Computación en la nube

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «PaaS»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Computación en la nube.

La computación en la nube,[1] conocido también como servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo o nube de conceptos, (del inglés cloud computing), es un paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de Internet.

Introducción[editar]

En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio,[2] de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles "en la nube de Internet" sin conocimientos (o, al menos sin ser expertos) en la gestión de los recursos que usan. Según el IEEE Computer Society, es un paradigma en el que la información se almacena de manera permanente en servidores de Internet y se envía a cachés temporales de cliente, lo que incluye equipos de escritorio, centros de ocio, portátiles, etc.

La computación en la nube son servidores desde Internet encargados de atender las peticiones en cualquier momento. Se puede tener acceso a su información o servicio, mediante una conexión a internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier lugar. Sirven a sus usuarios desde varios proveedores de alojamiento repartidos frecuentemente por todo el mundo. Esta medida reduce los costes, garantiza un mejor tiempo de actividad y que los sitios web sean invulnerables a los hackers, a los gobiernos locales y a sus redadas policiales.

"Cloud computing" es un nuevo modelo de prestación de servicios de negocio y tecnología, que permite incluso al usuario acceder a un catálogo de servicios estandarizados y responder con ellos a las necesidades de su negocio, de forma flexible y adaptativa, en caso de demandas no previsibles o de picos de trabajo, pagando únicamente por el consumo efectuado, o incluso gratuitamente en caso de proveedores que se financian mediante publicidad o de organizaciones sin ánimo de lucro.

El cambio que ofrece la computación desde la nube es que permite aumentar el número de servicios basados en la red. Esto genera beneficios tanto para los proveedores, que pueden ofrecer, de forma más rápida y eficiente, un mayor número de servicios, como para los usuarios que tienen la posibilidad de acceder a ellos, disfrutando de la ‘transparencia’ e inmediatez del sistema y de un modelo de pago por consumo. Así mismo, el consumidor ahorra los costes salariales o los costes en inversión económica (locales, material especializado, etc.).

Computación en nube consigue aportar estas ventajas, apoyándose sobre una infraestructura tecnológica dinámica que se caracteriza, entre otros factores, por un alto grado de automatización, una rápida movilización de los recursos, una elevada capacidad de adaptación para atender a una demanda variable, así como virtualización avanzada y un precio flexible en función del consumo realizado, evitando además el uso fraudulento del software y la piratería.

La computación en nube es un concepto que incorpora el software como servicio, como en la Web 2.0 y otros conceptos recientes, también conocidos como tendencias tecnológicas, que tienen en común el que confían en Internet para satisfacer las necesidades de cómputo de los usuarios.

Comienzos[editar]

El concepto de la computación en la nube empezó en proveedores de servicio de Internet a gran escala, como Google, Amazon AWS, Microsoft y otros que construyeron su propia infraestructura. De entre todos ellos emergió una arquitectura: un sistema de recursos distribuidos horizontalmente, introducidos como servicios virtuales de TI escalados masivamente y manejados como recursos configurados y mancomunados de manera continua. Este modelo de arquitectura fue inmortalizado por George Gilder en su artículo de octubre 2006 en la revista Wired titulado «Las fábricas de información». Las granjas de servidores, sobre las que escribió Gilder, eran similares en su arquitectura al procesamiento “grid” (red, parrilla), pero mientras que las redes se utilizan para aplicaciones de procesamiento técnico débilmente acoplados (loosely coupled), un sistema compuesto de subsistemas con cierta autonomía de acción, que mantienen una interrelación continua entre ellos, este nuevo modelo de nube se estaba aplicando a los servicios de Internet.[3]

Historia[editar]

El concepto fundamental de la entrega de los recursos informáticos a través de una red global tiene sus raíces en los años sesenta. La idea de una "red de computadoras intergaláctico" fue introducido en los años sesenta por JCR Licklider, quien era responsable de permitir el desarrollo de ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network) en 1969.[4] Su visión era que todo el mundo pudiese estar interconectado y poder acceder a los programas y datos desde cualquier lugar, explicó Margaret Lewis, directora de marketing de producto de AMD. "Es una visión que se parece mucho a lo que llamamos cloud computing".

Otros expertos atribuyen el concepto científico de la computación en nube a John McCarthy, quien propuso la idea de la computación como un servicio público, de forma similar a las empresas de servicios que se remontan a los años sesenta. John McCarthy, 1960: "Algún día la computación podrá ser organizada como un servicio público".[5]

Desde los años sesenta, la computación en nube se ha desarrollado a lo largo de una serie de líneas. La Web 2.0 es la evolución más reciente. Sin embargo, como Internet no empezó a ofrecer ancho de banda significativo hasta los años noventa, la computación en la nube ha sufrido algo así como un desarrollo tardío. Uno de los primeros hitos de la computación en nube es la llegada de Salesforce.com en 1999, que fue pionero en el concepto de la entrega de aplicaciones empresariales a través de una página web simple. La firma de servicios allanó el camino para que tanto especialistas como empresas tradicionales de software pudiesen publicar sus aplicaciones a través de Internet.

El siguiente desarrollo fue Amazon Web Services en 2002, que prevé un conjunto de servicios basados en la nube, incluyendo almacenamiento, computación e incluso la inteligencia humana a través del Amazon Mechanical Turk. Posteriormente en 2006, Amazon lanzó su Elastic Compute Cloud (EC2) como un servicio comercial que permite a las pequeñas empresas y los particulares alquilar equipos en los que se ejecuten sus propias aplicaciones informáticas. 8 "Amazon EC2/S3 fue el que ofreció primero servicios de infraestructura en la nube totalmente accesibles”, dijo Jeremy Allaire, CEO de Brightcove, que proporciona su plataforma SaaS de vídeo en línea a las estaciones de televisión de Reino Unido y periódicos. George Gilder, 2006: "El PC de escritorio está muerto. Bienvenido a la nube de Internet, donde un número enorme de instalaciones a lo largo de todo el planeta almacenarán todos los datos que usted podrá usar alguna vez en su vida".

Otro hito importante se produjo en 2009, cuando Google entre otros, empezaron a ofrecer aplicaciones basadas en navegador. Servicios, como Google Apps. "La contribución más importante a la computación en nube ha sido la aparición de "aplicaciones asesinas" de los gigantes de tecnología como Microsoft y Google. Cuando dichas compañías llevan a cabo sus servicios de una manera que resulta segura y sencilla para el consumidor, el efecto 'pasar la pelota' en sí, crea un sentimiento de mayor aceptación de los servicios online”, dijo Dan Germain, jefe de la oficina de tecnología en IT proveedor de servicios Cobweb Solutions.

Otro de los factores clave que han permitido evolucionar a la computación en la nube según el británico y pionero en computación en la nube Jamie Turner, han sido la tecnologías de virtualización, el desarrollo del universal de alta velocidad de ancho de banda, y normas universales de interoperabilidad de software. Turner añadió: "A medida que la computación en nube se extiende, su alcance va más allá de un puñado de usuarios de Google Docs. Sólo podemos empezar a imaginar su ámbito de aplicación y alcance. Casi cualquier cosa puede ser utilizado en la nube".

Características[editar]

La computación en nube presenta las siguientes características clave:

  • Agilidad: Capacidad de mejora para ofrecer recursos tecnológicos al usuario por parte del proveedor.
  • Coste: los proveedores de computación en la nube afirman que los costes se reducen. Un modelo de prestación pública en la nube convierte los gastos de capital en gastos de funcionamiento. Ello reduce barreras de entrada, ya que la infraestructura se proporciona típicamente por una tercera parte y no tiene que ser adquirida por un única sola vez o tareas informáticas intensivas infrecuentes.
  • Escalabilidad y elasticidad: aprovisionamiento de recursos sobre una base de autoservicio en casi en tiempo real, sin que los usuarios necesiten cargas de alta duración.
  • Dispositivo e independencia de la ubicación permite a los usuarios acceder a los sistemas utilizando un navegador web, independientemente de su ubicación o del dispositivo que utilice (por ejemplo, PC, teléfono móvil).
  • La tecnología de virtualización permite compartir servidores y dispositivos de almacenamiento y una mayor utilización. Las aplicaciones pueden ser fácilmente migradas de un servidor físico a otro.
  • Rendimiento: Los sistemas en la nube controlan y optimizan el uso de los recursos de manera automática, dicha característica permite un seguimiento, control y notificación del mismo. Esta capacidad aporta transparencia tanto para el consumidor o el proveedor de servicio.
  • La seguridad: puede mejorar debido a la centralización de los datos. La seguridad es a menudo tan buena o mejor que otros sistemas tradicionales, en parte porque los proveedores son capaces de dedicar recursos a la solución de los problemas de seguridad que muchos clientes no pueden permitirse el lujo de abordar.
  • Mantenimiento: de las aplicaciones de computación en la nube es más sencillo, ya que no necesitan ser instalados en el ordenador de cada usuario y se puede acceder desde diferentes lugares.

Beneficios[editar]

  • Integración probada de servicios Red. Por su naturaleza, la tecnología de cloud computing se puede integrar con mucha mayor facilidad y rapidez con el resto de las aplicaciones empresariales (tanto software tradicional como Cloud Computing basado en infraestructuras), ya sean desarrolladas de manera interna o externa.[6]
  • Prestación de servicios a nivel mundial. Las infraestructuras de cloud computing proporcionan mayor capacidad de adaptación, recuperación completa de pérdida de datos (con copias de seguridad) y reducción al mínimo de los tiempos de inactividad.
  • Una infraestructura 100% de cloud computing permite también al proveedor de contenidos o servicios en la nube prescindir de instalar cualquier tipo de software, ya que éste es provisto por el proveedor de la infraestructura o la plataforma en la nube. Un gran beneficio del cloud computing es la simplicidad y el hecho de que requiera mucha menor inversión para empezar a trabajar.
  • Implementación más rápida y con menos riesgos, ya que se comienza a trabajar más rápido y no es necesaria una gran inversión. Las aplicaciones del cloud computing suelen estar disponibles en cuestión de días u horas en lugar de semanas o meses, incluso con un nivel considerable de personalización o integración.
  • Actualizaciones automáticas que no afectan negativamente a los recursos de TI. Al actualizar a la última versión de las aplicaciones, el usuario se ve obligado a dedicar tiempo y recursos para volver a personalizar e integrar la aplicación. Con el cloud computing no hay que decidir entre actualizar y conservar el trabajo, dado que esas personalizaciones e integraciones se conservan automáticamente durante la actualización.
  • Contribuye al uso eficiente de la energía. En este caso, a la energía requerida para el funcionamiento de la infraestructura. En los datacenters tradicionales, los servidores consumen mucha más energía de la requerida realmente. En cambio, en las nubes, la energía consumida es sólo la necesaria, reduciendo notablemente el desperdicio.

Desventajas[editar]

  • La centralización de las aplicaciones y el almacenamiento de los datos origina una interdependencia de los proveedores de servicios.
  • La disponibilidad de las aplicaciones está sujeta a la disponibilidad de acceso a Internet.
  • Los datos "sensibles" del negocio no residen en las instalaciones de las empresas, lo que podría generar un contexto de alta vulnerabilidad para la sustracción o robo de información.
  • La confiabilidad de los servicios depende de la "salud" tecnológica y financiera de los proveedores de servicios en nube. Empresas emergentes o alianzas entre empresas podrían crear un ambiente propicio para el monopolio y el crecimiento exagerado en los servicios.[7]
  • La disponibilidad de servicios altamente especializados podría tardar meses o incluso años para que sean factibles de ser desplegados en la red.
  • La madurez funcional de las aplicaciones hace que continuamente estén modificando sus interfaces, por lo cual la curva de aprendizaje en empresas de orientación no tecnológica tenga unas pendientes significativas, así como su consumo automático por aplicaciones.
  • Seguridad. La información de la empresa debe recorrer diferentes nodos para llegar a su destino, cada uno de ellos (y sus canales) son un foco de inseguridad. Si se utilizan protocolos seguros, HTTPS por ejemplo, la velocidad total disminuye debido a la sobrecarga que éstos requieren.
  • Escalabilidad a largo plazo. A medida que más usuarios empiecen a compartir la infraestructura de la nube, la sobrecarga en los servidores de los proveedores aumentará, si la empresa no posee un esquema de crecimiento óptimo puede llevar a degradaciones en el servicio o altos niveles de jitter.
  • Privacidad. La información queda expuesta a terceros que pueden copiarla o acceder a ella.

Capas[editar]

Software como servicio[editar]

El software como servicio (en inglés software as a service, SaaS) se encuentra en la capa más alta y caracteriza una aplicación completa ofrecida como un servicio, por-demanda, vía multitenencia —que significa una sola instancia del software que corre en la infraestructura del proveedor y sirve a múltiples organizaciones de clientes. Las aplicaciones que suministran este modelo de servicio son accesibles a través de un navegador web -o de cualquier aplicación diseñada para tal efecto- y el usuario no tiene control sobre ellas, aunque en algunos casos se le permite realizar algunas configuraciones. Esto le elimina la necesidad al cliente de instalar la aplicación en sus propios computadores, evitando asumir los costos de soporte y el mantenimiento de hardware y software.

Plataforma como servicio[editar]

La capa del medio, que es la plataforma como servicio (en inglés platform as a service, PaaS), es la encapsulación de una abstracción de un ambiente de desarrollo y el empaquetamiento de una serie de módulos o complementos que proporcionan, normalmente, una funcionalidad horizontal (persistencia de datos, autenticación, mensajería, etc.). De esta forma, un arquetipo de plataforma como servicio podría consistir en un entorno conteniendo una pila básica de sistemas, componentes o APIs preconfiguradas y listas para integrarse sobre una tecnología concreta de desarrollo (por ejemplo, un sistema Linux, un servidor web, y un ambiente de programación como Perl o Ruby). Las ofertas de PaaS pueden dar servicio a todas las fases del ciclo de desarrollo y pruebas del software, o pueden estar especializadas en cualquier área en particular, tal como la administración del contenido.

Los ejemplos comerciales incluyen Google App Engine, que sirve aplicaciones de la infraestructura Google, Windows Azure [1], de Microsoft, una plataforma en la nube que permite el desarrollo y ejecución de aplicaciones codificadas en varios lenguajes y tecnologías como .NET, Java y PHP; y también la Plataforma G, desarrollada en Perl. Servicios PaaS tales como éstos permiten gran flexibilidad, pero puede ser restringida por las capacidades que están disponibles a través del proveedor.

En este modelo de servicio al usuario se le ofrece la plataforma de desarrollo y las herramientas de programación por lo que puede desarrollar aplicaciones propias y controlar la aplicación, pero no controla la infraestructura.

Infraestructura como servicio[editar]

La infraestructura como servicio (infrastructure as a service, IaaS) -también llamado en algunos casos hardware as a service, HaaS)[8] se encuentra en la capa inferior y es un medio de entregar almacenamiento básico y capacidades de cómputo como servicios estandarizados en la red. Servidores, sistemas de almacenamiento, conexiones, enrutadores, y otros sistemas se concentran (por ejemplo a través de la tecnología de virtualización) para manejar tipos específicos de cargas de trabajo —desde procesamiento en lotes (“batch”) hasta aumento de servidor/almacenamiento durante las cargas pico. El ejemplo comercial mejor conocido es Amazon Web Services, cuyos servicios EC2 y S3 ofrecen cómputo y servicios de almacenamiento esenciales (respectivamente). Otro ejemplo es Joyent cuyo producto principal es una línea de servidores virtualizados, que proveen una infraestructura en-demanda altamente escalable para manejar sitios Web, incluyendo aplicaciones Web complejas escritas en Python, Ruby, PHP, y Java.

Tipos de nubes[editar]

Tipos de computación en la nube
  • Una nube pública es una nube computacional mantenida y gestionada por terceras personas no vinculadas con la organización. En este tipo de nubes tanto los datos como los procesos de varios clientes se mezclan en los servidores, sistemas de almacenamiento y otras infraestructuras de la nube. Los usuarios finales de la nube no conocen que trabajos de otros clientes pueden estar corriendo en el mismo servidor, red, sistemas de almacenamiento, etc.[9] Aplicaciones, almacenamiento y otros recursos están disponibles al público a través el proveedor de servicios que es propietario de toda la infraestructura en sus centros de datos; el acceso a los servicios solo se ofrece de manera remota, normalmente a través de Internet.
  • Las nubes privadas son una buena opción para las compañías que necesitan alta protección de datos y ediciones a nivel de servicio. Las nubes privadas están en una infraestructura bajo demanda gestionada para un solo cliente que controla qué aplicaciones debe ejecutarse y dónde. Son propietarios del servidor, red, y disco y pueden decidir qué usuarios están autorizados a utilizar la infraestructura. Al administrar internamente estos servicios, las empresas tienen la ventaja de mantener la privacidad de su información y permitir unificar el acceso a las aplicaciones corporativas de sus usuarios.
  • Las nubes híbridas combinan los modelos de nubes públicas y privadas. Usted es propietario de unas partes y comparte otras, aunque de una manera controlada. Las nubes híbridas ofrecen la promesa del escalado aprovisionada externamente, en-demanda, pero añaden la complejidad de determinar cómo distribuir las aplicaciones a través de estos ambientes diferentes. Las empresas pueden sentir cierta atracción por la promesa de una nube híbrida, pero esta opción, al menos inicialmente, estará probablemente reservada a aplicaciones simples sin condicionantes, que no requieran de ninguna sincronización o necesiten bases de datos complejas. Se unen mediante la tecnología pues permiten enviar datos o aplicaciones entre ellas. Un ejemplo son los sistemas de correo electrónico empresarial.[10]
  • Nube comunitaria. De acuerdo con Joyanes Aguilar, 2012[11] el Instituto Nacional de Estándares y tecnología (NITS por sus siglas en inglés) define este modelo como aquel que se organiza con la finalidad de servir a una función o propósito común (seguridad, política…), y son administradas por las organizaciones constituyentes o terceras partes.

Comparaciones[editar]

La computación en nube usualmente es confundida con la computación en grid (red) (una forma de computación distribuida por la que "un súper computador virtual" está compuesto de un conjunto o clúster enlazado de ordenadores débilmente acoplados, actuando en concierto para realizar tareas muy grandes).[12]

Controversia[editar]

Dado que la computación en nube no permite a los usuarios poseer físicamente los dispositivos de almacenamiento de sus datos (con la excepción de la posibilidad de copiar los datos a un dispositivo de almacenamiento externo, como una unidad flash USB o un disco duro), deja la responsabilidad del almacenamiento de datos y su control en manos del proveedor.

La computación en nube ha sido criticada por limitar la libertad de los usuarios y hacerlos dependientes del proveedor de servicios.[13] Algunos críticos afirman que sólo es posible usar las aplicaciones y servicios que el proveedor esté dispuesto a ofrecer. Así, The Times compara la computación en nube con los sistemas centralizados de los años 50 y 60, en los que los usuarios se conectaban a través de terminales "gregarios" con ordenadores centrales. Generalmente, los usuarios no tenían libertad para instalar nuevas aplicaciones, y necesitaban la aprobación de administradores para desempeñar determinadas tareas. En suma, se limitaba tanto la libertad como la creatividad. El Times argumenta que la computación en nube es un retorno a esa época y numerosos expertos respaldan la teoría.[14]

De forma similar, Richard Stallman, fundador de la Free Software Foundation, cree que la computación en nube pone en peligro las libertades de los usuarios, porque éstos dejan su privacidad y datos personales en manos de terceros. Ha afirmado que la computación en nube es "simplemente una trampa destinada a obligar a más gente a adquirir sistemas propietarios, bloqueados, que les costarán cada vez más conforme pase el tiempo".[15]

Aspectos de seguridad[editar]

La seguridad en la computación en la nube, puede ser tan buena o mejor que la que disponíamos en los sistemas tradicionales, porque los proveedores son capaces de proporcionar recursos, que resuelvan problemas de seguridad que muchos clientes no pueden afrontar. Sin embargo, la seguridad todavía sigue siendo un asunto importante, cuando los datos tienen un matiz confidencial. Esto atrasa la adopción de la computación en la nube hasta cierto punto.

Seguridad como servicio.[editar]

En el entorno de la nube, la seguridad es provista por los proveedores. Se pueden distinguir dos métodos: El primer método, es que cualquiera puede cambiar sus métodos de entrega incluidos en los servicios de la nube. El segundo método es que los proveedores de servicio de la nube proveen seguridad solo como servicio en la nube, con información de seguridad de las compañías.

Seguridad del explorador.[editar]

En el entorno de la nube, los servidores remotos son usados para la computación. Los nodos del cliente se usan solo para entrada/salida de operaciones, y para la autorización y autenticación de la información en la nube. Un navegador web estándar es una plataforma normalmente utilizada para todos los usuarios del mundo. Esto puede ser catalogado en dos tipos diferentes: Software como servicio (SaaS), Aplicaciones Web, o Web 2.0. Transport Layer Security (TLS), se suele emplear para la encriptación de datos y la autentificación del host.

Autenticación.[editar]

En el entorno de la nube, la base para el control de acceso es la autenticación, el control de acceso es más importante que nunca desde que la nube y todos sus datos son accesibles para todo el mundo a través de internet. Trusted Platform Module (TPM) es extensamente utilizado y un sistema de autenticación más fuerte que el nombre de usuario y la contraseña. Trusted Computing Groups (TCG’s) es un estándar sobre la autorización de usuarios y otras herramientas de seguridad de comunicación en tiempo real entre el proveedor y el cliente.

Pérdida de gobernanza.[editar]

En las infraestructuras de la nube, el cliente necesariamente cede el control al proveedor (Cloud Provider) en un número de asuntos, los cuáles afectan a la seguridad. Al mismo tiempo, el acuerdo de nivel de servicio no suele tener el cometido de surtir este tipo de servicios en la parte del proveedor de la nube, dejando una brecha en las defensas de seguridad.

Lock-In.[editar]

Esta es una pequeña oferta en este tipo de herramientas, los procedimientos o estándares de formatos de datos o interfaces de servicios que podrían garantizar los datos, las aplicaciones y el servicio de portabilidad. Esto puede hacer difícil para el cliente migrar de un proveedor a otro, o migrar los datos y servicios de nuevo a otro entorno informático. Esto introduce una particular dependencia en el proveedor de la nube para la provisión del servicio, especialmente a la portabilidad de los datos, el aspecto más fundamental.

Protección de los datos.[editar]

La computación en la nube pone en riesgo la protección de datos para los usuarios de la nube y sus proveedores. En muchos casos, ocasiona dificultades para el proveedor (en el rol del controlador de la información) para asegurar la efectividad práctica del manejo de los datos del proveedor de la nube y para cerciorar que los datos van por el camino correcto. Este problema se suele agravar en casos de múltiples transferencias de datos, por ejemplo entre sistemas federados. Por otra parte, algunos proveedores de la nube, proporcionan información de sus prácticas de cercenamiento de datos. También hay algunas ofertas de certificaciones en el procesamiento de datos, las actividades de seguridad, y los controles de datos que tienen lugar; ejemplo, la certificación SAS70. Las corrientes de datos de internet, están unidas al malware y de paquetes señuelo para meter al usuario en una desconocida participación en actividades delictivas.

Limitaciones[editar]

Algunas limitaciones que están retrasando un poco a la computación en la nube son algunas de las siguientes:

Pérdidas de datos /Fuga[editar]

Los esfuerzos para controlar la seguridad de los datos de la computación en la nube no son muy buenos; acordadamente con el acceso de control API y la generación de las claves, almacenamiento y configuración de deficiencias, permiten resultados en pérdidas de datos, y también permiten una escasa política de destrucción de datos. La fuga, es la causa de la escasa vital política de destrucción de datos.

Dificultad de valorar la fiabilidad de los proveedores[editar]

El proveedor de servicio de computación en la nube, controla la fuerza con la que se pueden realizar los esfuerzos, que actualmente se solían usar para controlar los accesos a los datos, los cuáles son diferentes en muchos proveedores y en estas circunstancias; pero no todo es suficiente, las compañías necesitan una evaluación de los proveedores y proponer qué y cómo filtran el programa personal.

Los mecanismos de autentificación no son muy fuertes.[editar]

En la nube, hay muchísimos datos, aplicaciones y recursos almacenados. La computación en la nube es muy débil en los mecanismos de autentificación, por lo tanto el atacante puede fácilmente obtener la cuenta de usuario cliente y acceder a la máquina virtual.[16]

Investigación[editar]

Multitud de universidades, institutos, proveedores e instituciones gubernamentales están invirtiendo en computación en la nube:[17] [18]

  • En octubre de 2007, la Inicitativa Académica de Computación en la Nube (ACCI) se anunció como un proyecto multi-universitario dedicado a orientar técnicamente a estudiantes en sus desafíos con la computación en la nube[19]
  • En abril de 2009, UC Santa Barbara lanzó la primera plataforma de código abierto, AppScale, capaz de ejecutar aplicaciones de Google App Engine a escala en multitud de infraestructuras.
  • En abril de 2009, surgió el laborotario de computación en la nube de St Andrews, enfocado en la investigación de esta nueva área. Único en el Reino Unido, StaCC pretende convertirse en un centro internacional de excelencia para la investigación y docencia en computación en la nube, además, proporciona consejo e información a empresas interesadas en servicios en la nube.[20]
  • En octubre de 2010, se inició el proyecto TClouds (Nubes de confianza), financiado por la Comisión Europea. El objetivo del proyecto es investigar e inspeccionar las bases legales y el diseño arquitectónico para construir una infraestructura flexible y de confianza en la nube. El proyecto también se desarrolla un prototipo para demostrar sus resultados.[21]
  • En diciembre de 2010, el proyecto de investigación TrustCloud[22] [23] fué iniciado por los laboratorios HP Singapur para abordar la transparencia y la rendición de cuentas de la computación en nube a través de detectives, los enfoques centrados en los datos[24] encapsulados en un TrustCloud marco de cinco capas. El equipo identificó la necesidad de monitorizar los ciclos de vida y las transferencias en la nube,[22] que conduce al abordaje de cuestiones esenciales de seguridad, como las fugas de datos, la rendición de cuentas y las transferencias de datos entre países mediante transacciones en la nube
  • En enero de 2011, IRMOS EU financió el desarrollo de una plataforma en la nube en tiempo real, permitiendo aplicaciones interactivas en infraestructuras de la nube.[25]
  • En junio de 2011, dos universidades de la India University of Petroleum and Energy Studies y University of Technology and Management introdujeron una asignatura de computación en la nube en colaboración con IBM.[26]
  • En julio 2011, se dió inicio al proyecto de alto rendimiendo de computación en la nube (HPCCLoud) con el objetivo de investigar mejoras en el rendimiento en entornos de aplicaciones científicas en la nube.
  • En julio de 2011, la asociación de la industria en telecomunicaciones elaboró un documento para analizar los desafíos de integración y oportunidades entre los servicios en la nube y los servicios de comunicación tradicionales en los Estados Unidos.[27]
  • En diciembre de 2011, el proyecto VISION Cloud financiado por la UE propuso una arquitectura y una implementación para los servicios de uso intensivo de datos con el objetivo de proporcionar una infraestructura de almacenamiento virtualizada.[28]
  • En octubre de 2012, el Centro de desarrollo para la Computación Avanzada publicó un software llamado "Meghdoot" de código abierto, de servicio en la nube.[cita requerida]
  • En febrero de 2013, el proyecto BonFire lanzó un centro de experimentación y pruebas en la nube. La instalación ofrece acceso transparente a los recursos de la nube, con el control y la observabilidad necesaria para diseñar las futuras tecnologías en la nube.[29]

Aplicaciones[editar]

Referencias[editar]

  1. «computación-en-la-nube», Diccionario Español de Ingeniería (1.0 edición), Real Academia de Ingeniería de España, 2014, http://diccionario.raing.es/es/lema/computaci%C3%B3n-en-la-nube, consultado el 4 de mayo de 2014 
  2. (en inglés) «Gartner Says Cloud Computing Will Be As Influential As E-business»
  3. «¿Cómo empezó el Cómputo Cloud?»
  4. http://www.computerweekly.com/feature/A-history-of-cloud-computing
  5. http://www.slideshare.net/cloudbex/acis-charla-cloudcomputing
  6. «¿Qué es Cloud Computing?»
  7. (en inglés) «Cloud computing is a trap, warns GNU founder Richard Stallman» en The Guardian
  8. The Cloud Is The Computer (IEEE, 2008)
  9. Nubes Públicas, Privadas e Híbridas
  10. Implementación de una nube híbrida
  11. Computación en la nube: Notas para una estrategia española en cloud computing
  12. ORGs for Scalable, Robust, Privacy-Friendly Client Cloud Computing (en inglés)
  13. «Cloud computing - Times Online».
  14. «Motivos para rechazar el Cloud Computing».
  15. Cloud computing is a trap, warns GNU founder Richard Stallman, Guardian, September 30, 2008
  16. http://csrc.nist.gov/ groups/SNS/cloud
  17. «Cloud Net Directory. Retrieved 2010-03-01». Cloudbook.net. Consultado el 22 de agosto de 2010.
  18. «– National Science Foundation (NSF) News – National Science Foundation Awards Millions to Fourteen Universities for Cloud Computing Research – US National Science Foun». Nsf.gov. Consultado el 20 de agosto de 2011.
  19. Rich Miller (2 de mayo de 2008). «IBM, Google Team on an Enterprise Cloud». DataCenterKnowledge.com. Consultado el 22 de agosto de 2010.
  20. «StACC – Collaborative Research in Cloud Computing». University of St Andrews department of Computer Science. Consultado el 17 de junio de 2012.
  21. «Trustworthy Clouds: Privacy and Resilience for Internet-scale Critical Infrastructure». Consultado el 17 de junio de 2012.
  22. a b «Flogger: A File-centric Logger for Monitoring File Access and Transfers within Cloud Computing Environments». Proceedings of the 10th IEEE International Conference on Trust, Security and Privacy of Computing and Communications (TrustCom-11):  p. 765. 2011. doi:10.1109/TrustCom.2011.100. ISBN 978-1-4577-2135-9. http://www.hpl.hp.com/techreports/2011/HPL-2011-119.pdf. 
  23. «TrustCloud: A Framework for Accountability and Trust in Cloud Computing». Proceedings of the 2nd IEEE Cloud Forum for Practitioners (IEEE ICFP 2011), Washington DC, USA, July 7–8, 2011. 2011. http://www.hpl.hp.com/techreports/2011/HPL-2011-38.pdf. 
  24. «From System-Centric Logging to Data-Centric Logging – Accountability, Trust and Security in Cloud Computing». Proceedings of the 1st Defence, Science and Research Conference 2011 – Symposium on Cyber Terrorism, IEEE Computer Society, 3–4 August 2011, Singapore. 2011. http://www.hpl.hp.com/people/ryan_ko/RKo-DSR2011-Data_Centric_Logging.pdf. 
  25. http://www.irmosproject.eu
  26. «UTM/UPES-IBM India Collaboration» (2011).
  27. «Publication Download». Tiaonline.org. Consultado el 2 de diciembre de 2011.
  28. A Cloud Environment for Data-intensive Storage Services
  29. «Testbeds for cloud experimentation and testing». Consultado el 9 de abril de 2013.

Enlaces externos[editar]