Pérdicas II de Macedonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Pérdicas II (griego Περδίκκας Β), de la dinastía argéada, fue rey de Macedonia desde aproximadamente el año 454 al 415 a. C., y era hijo de Alejandro I,[1] y estuvo del lado griego en el enfrentamiento de estos contra el Imperio Aqueménida.

El número de años del reinado Pérdicas, es discutido, debido a los problemas que, al parecer, tuvo con otros pretendientes al trono. Sin duda en el 432 a. C., ya llevaba algunos años en el trono, y en 414 aún reinaba.

Durante la Guerra del Peloponeso, y en los años precedentes, fue voluble en sus alianzas, se acercó a Atenas o a Esparta, según le convino en cada momento, pero más bien fue hostil a Atenas. En 431 a. C. estuvo temporalmente aliado con Atenas, pero no fue un aliado muy fiel.

Le sucedió Arquelao, hijo suyo y de una esclava. Hermano suyo fue Filipo I, bisabuelo de Alejandro Magno. Filipo I, tenía su reino en Macedonia oriental, pero su dominio estaba supeditado al de Pérdicas.

Biografía[editar]

Tras la muerte de Alejandro I en 452 a. C., Macedonia comenzó su declive. Las tribus macedonias se volvieron casi totalmente autónomas, y estaban mínimamente aliadas con el rey. Hacia el año 434 a. C., Filipo, el hermano de Pérdicas, le desafió para hacerse con el trono, y consiguió la ayuda de Atenas y del rey Derdas de Elimia. Pérdicas respondió incitando a la rebelión a varias ciudades tributarias de los atenienses, como Potidea.

Atenas respondió con fuerza enviando 1000 hoplitas y 30 trirremes a Macedonia donde conquistaron Terma. Pasaron a sitiar Pidna, donde recibieron refuerzos de 2000 hoplitas y 40 barcos. Cuando los atenienses estaban comenzando el asedio a Pidna, les llegó la noticia de que Corinto había enviado un contingente de 1600 hoplitas y 400 soldados de infantería ligera para socorrer a Potidea.

Para combatir esta nueva amenaza, los atenienses se aliaron con Pérdicas, y continuaron asediando Potidea. Inmediatamente, el rey macedonio rompió el tratado de alianza y marchó hacia Potidea. pero aunque los atenienses al final consiguieron la victoria, la batalla, junto con la de Síbota, directamente desembocó en el estallido de la Guerra arquidámica (la primera parte del Guerra del Peloponeso), la cual, a la larga, destruyó la hegemonía ateniense en Grecia.

En 431 a. C., Atenas entró en alianza con Sitalces, rey de los tracios odrisios, y más tarde con Ninfodoro, un ateniense casado con la hermana de dicho rey. El cuñado de Sitalces negoció un tratado entre Atenas y Pérdicas, por el que el rey macedonio recuperó Terma. Como consecuencia de esto, Atenas retiró su apoyo a Filipo, y los tracios prometieron ayudar a Pérdicas a capturarlo.

A cambio, Pérdicas marchó contra los calcídicos, a quienes al principio había convencido de que se rebelaran.

Sin embargo, Pérdicas traicionó a los atenienses otra vez y envió a 1000 soldados para auxiliar a los espartanos a atacar Acarnania, en 429 a. C., pero llegaron demasiado tarde.[2] En respuesta a esto, Sitalces invadió Macedonia con la promesa del soporte de Atenas. que nunca se materializó, y Pérdicas nuevamente se valió de la diplomacia para asegurara la supervivencia de su reino. Prometió la mano de su hermana al sobrino de Sitalces, que le convenció de que abandonara la invasión.

Después de esto, Pérdicas se alió con los espartanos y, en 424 a. C., ayudó al general espartiata Brásidas a arrebatar Anfípolis a los atenienses, una de sus colonias más importantes, principalmente porque desde allí la ciudad ática se abastecía de madera para su flota.

Fue un grave golpe para Atenas, pues la privó de madera macedonia durante los años sucesivos, y supuso un considerable refuerzo del poder de negociación de Macedonia. A cambio de esto, los espartanos ayudaron a Pérdicas a asegurar sus fronteras, dirigiendo un ataque contra el rey Arrabeo de Lincestis,[3] con la promesa de ofrecerle ayuda contra los ilirios. Estos, sin embargo, cambiaron de bando y atacaron a Pérdicas y a sus aliados espartanos. Las tropas macedonias, mal entrenadas, huyeron, y los espartanos encolerizados se retiraron y atacaron el bagaje del ejército macedonio. Esto deterioró las relaciones entre Macedonia y el Peloponeso durante los años siguientes, y empujó a Pérdicas a un acercamiento a Atenas, aliándose con ella en 423 a. C..

Hacia 417 a. C., el monarca macedonio dejó a los atenienses y se unió a la alianza espartano-argiva. Sólo cuatro años después, sometiéndose a la presión ateniense, Pérdicas rompió con los peloponesios, y ayudó a Atenas en su ataque contra Anfípolis.

Murió en el año 413 a. C., y su hijo Arquelao I subió al trono macedonio.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Mackendrick, Paul Lachlan (1980). The North African Stones Speak. UNC Press. ISBN 0-8078-4942-1. 
  2. Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso ii.80.
  3. Sobre Arrabeo, véase Tucídides, op. cit. iv.83, iv.124-128


Precedido por:
Alejandro I
Rey de Macedonia
454–413 a. C.
Sucedido por:
Arquelao I