Pápulas perladas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Glande con Hirsuties papillaris penis.
Glande amplificado, Hirsuties papillaris coronae.
Hirsuties papillaris coronae, glande macro.

Hirsuties papillaris genitalis (comúnmente conocidas como pápulas perladas) es una condición dermatológica que se manifiesta a menudo en los hombres. Es un fenómeno fisiológico inofensivo, sin ningún potencial maligno. Aparecen en filas de pequeñas protuberancias de color carne en la corona del pene (en la base del glande). Al parecer varía su distribución, desde dos únicas filas más o menos definidas (una superior y una inferior), hasta distribuciones aparentemente mas azarosas. Es poco frecuente que se manifiesten en todo el glande. No es una enfermedad de transmisión sexual y su aparición no se relaciona con la actividad sexual o la higiene personal. Investigaciones han demostrado que es de tipo hereditario.[cita requerida] Las protuberancias son muy sensibles, lo que puede llegar a causar molestia.

Supuestos estudios médicos no referenciados demostraron que se presentaban entre el 8 % de los hombres, variando si eran circuncidados o no. Las lesiones típicas no se relacionan con este fenómeno. Estas pápulas persisten durante toda la vida, disminuyendo su visibilidad conforme avanza la edad.

Individuos que han identificado desde la infancia la presencia de pápulas, refieren que estas estaban adheridas al prepucio, y que se fueron desprendiendo gradualmente, y que es precisamente este desprendimiento gradual (generado por la manipulación infantil) el que lo libera del glande y permite una apariencia e higiene similar a un pene circuncidado, permitiendo al prepucio un rango mucho más amplio de movimiento que podría también influir en el placer sexual del varón y la hembra. No conocemos referencias a investigaciones médicas sobre este proceso de desprendimiento. La investigación al respecto podría derivar en nuevas opciones además de la circunsición como práctica médica.

Una condición similar ocurre en las mujeres, que puede ser malinterpretado como la infección VPH; tampoco es una enfermedad de transmisión sexual.

Estas perlas ya aparecían en el pene de los monos sementales, los cuales, en vez de perlas tenían pinchos, lo cual una vez ya introducido el pene la hembra no podía retirarse. Con el tiempo estos pinchos van tomando una apariencia más reducida hasta acabar en perlas.

Tratamiento[editar]

No necesitan tratamiento. Para su eliminación (con fines meramente estéticos) es necesario quemarlas. Existen diferentes métodos como el láser CO2, la radiofrecuencia, la crioterapia (utilización de nitrógeno líquido), o la criocirugía y electrofulguración, también es efectiva la aplicación de nitrato de plata en dosis bajas y muy localizadamente. No es recomendable utilizar remedios caseros, siempre es necesario contar con el asesoramiento médico, ya que si no se tienen las prevenciones necesarias podrían producirse cicatrices o manchas que pueden empeorar el aspecto del pene de por vida. Además el profano puede confundir las pápulas perladas con otras lesiones de tipo infeccioso con las que guardan semejanza.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • Sonnex C, & Dockerty W.G (1999). "Pearly penile papules: a common cause of concern". International Journal of STD & AIDS, Vol.10, No.11; 1 noviembre 1999, pag. 726-727.

Enlaces externos[editar]