Pánico financiero de 1907

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Una multitud se congrega en Wall Street durante el pánico bancario en octubre de 1907.

El pánico financiero de 1907, también conocido como el pánico de los banqueros de 1907, fue una crisis financiera que tuvo lugar en los Estados Unidos cuando la Bolsa de Nueva York cayó cerca de 51% de su pico el año anterior. El pánico ocurrió durante un momento de recesión, cuando hubo varias corridas en bancos y en sociedades fiduciarias. El pánico de 1907 se propagó por todo el país cuando muchos bancos nacionales y locales y negocios entraron en bancarrota. Las causas fundamentales del pánico incluyeron una retracción de la liquidez en el mercado por parte de varios bancos de Nueva York, una pérdida de confianza entre los depositantes, exacerbada por la falta de regulación y la ausencia de un prestamista de última instancia.

La crisis ocurrió después del fracaso, en octubre de 1907, de un intento de arrinconar al mercado con acciones de la United Copper Company. Cuando esta oferta fracasó, los bancos que habían prestado dinero al esquema de arrinconamiento sufrieron corridas que se propagaron a los bancos y sociedades fiduciarias afiliadas. Como resultado, una semana más tarde cayó en la ruina la Knickerbocker Trust Company, el tercer fondo más grande de Nueva York. El colapso del Knickerbocker acrecentó el temor en torno a los fondos de la ciudad, mientras que los bancos regionales retiraban sus reservas de los bancos de Nueva York. El pánico se extendió por todo el país, cuando un vasto número de ahorristas retiraron sus depósitos de los bancos regionales.

El pánico podría haberse profundizado si no hubiera sido por la intervención de J. P. Morgan, quien empeñó grandes sumas de su propio dinero y convenció a otros banqueros neoyorquinos para que hicieran lo mismo, para apuntalar el sistema financiero. En esa época, los Estados Unidos no contaban con un banco central que pudiera inyectar liquidez al mercado. Para noviembre, el contagio había terminado en su mayor parte, aunque surgió una posterior crisis cuando una gran compañía de corretaje se prestó grandes cantidades usando las acciones del Tennessee Coal, Iron and Railroad Company (TC&I) como colateral. El colapso del precio de las acciones de TC&I fue evitado por una adquisición de emergencia aprobada por el presidente antimonopolista Theodore Roosevelt. El año siguiente, el senador Nelson W. Aldrich estableció y presidió una comisión para investigar la crisis y propuso soluciones para situaciones futuras, llevando a la creación del Sistema de Reserva Federal.

Condiciones económicas[editar]

El Terremoto de San Francisco de 1906 dañó gravemente la economía de Estados Unidos, lo que agravó aún más la vulnerabilidad del sistema bancario estadounidense.

Cuando el presidente Andrew Jackson permitió que la carta fianza del Second Bank of the United States expirara en 1836, los Estados Unidos no contaba con ningún tipo de banco central y la oferta monetaria en Nueva York fluctuaba de acuerdo con el ciclo agrícola anual del país. Cada otoño, el dinero salía de la ciudad cuando las cosechas eran compradas y —en un esfuerzo por atraer nuevamente el dinero— se aumentaban las tasas de interés. Entonces, los inversionistas extranjeros enviaban su dinero a Nueva York para aprovechar las altas tasas.[1] En enero de 1906, el Dow Jones Industrial Average llegó a un máximo de 103 y comenzó una modesta corrección. La economía de Estados Unidos había estado particularmente inestable desde el terremoto de abril de 1906 que devastó San Francisco, provocando un mayor flujo de dinero de Nueva York a San Francisco para ayudar a la reconstrucción.[2] Otra disminución en la oferta de dinero se produjo a finales de 1906, cuando el Bank of England incrementó sus tipos de interés y más fondos de los esperados permanecieron en Londres.[3] Desde su pico alcanzado en enero, los precios de las acciones declinaron en un 18% en julio de 1906.

Theodore Roosevelt comandando dos grandes osos (la "Interstate Commerce Commission" y las "Cortes Federales") para atacar Wall Street. Gráfico aparecido en la revista Puck, el 8 de mayo de 1907.

La Acta Hepburn, que dio a la Interstate Commerce Commission (ICC) la facultad de fijar tasas máximas de ferrocarril, se convirtió en ley en julio de 1906.[4] Esta regulación depreció los valores del ferrocarril.[5] Entre septiembre de 1906 y marzo de 1907, el mercado de valores cayó, perdiendo 7,7% de su capitalización.[6] Entre el 9 y el 26 de marzo, las acciones cayeron otro 9,8%,[7] colapso que es algunas veces denominado el "pánico de hombre rico".[8] La economía se mantuvo volátil durante todo el verano. Una serie de shocks golpearon el sistema: las acciones de Union Pacific —entre las acciones más comunes usadas como garantía— cayó 50 puntos; ese junio fracasó una oferta bonos de la ciudad de Nueva York; en julio, el mercado de cobre colapsó; en agosto, la Standard Oil fue multada en $29 millones por violaciones antitrust.[8] Durante los primeros nueve meses de 1907, las acciones cayeron en un 24,4%.[9]

El 27 de julio, el Commercial & Financial Chronicle señaló que "el mercado sigue inestable".[10] Varias corridas bancarias tuvieron lugar fuera de Estados Unidos en 1907: en Egipto, en abril y mayo; en Japón, en mayo y junio; en Hamburgo y Chile a inicios de octubre.[4] El otoño siempre era una época vulnerable para el sistema bancario, combinada con un mercado de acciones movido, incluso un pequeño shock podía tener graves repercusiones.[11]


Pánico[editar]

Arrinconamiento del cobre[editar]

Cronología del pánico de 1907
en la ciudad de Nueva York[12]
Lunes,
14 de octubre
Otto Heinze empieza a comprar para arrinconar las acciones de United Copper.
Miércoles,
16 de octubre
La táctica de arrinconamiento de Heinze fracasa de manera espectacular. La casa de corretaje de Heinze, Gross & Kleeberg, se ve forzada a cerrar. Esta fecha es citada tradicionalmente como el momento cuando falló el arrinconamiento.
Jueves,
17 de octubre
La Bolsa suspende a Otto Heinze y a su compañía. La caja de compensación de Butte, en Montana, propiedad de Augustus Heinze, anuncia su insolvencia. Heinze es forzado a renunciar del Mercantile National Bank. Se inician corridas en los bancos de Heinze y de su socio Charles W. Morse.
Domingo,
20 de octubre
La New York Clearing House obliga a Heinze y a Morse a renunciar a todos sus intereses en la banca.
Lunes,
21 de octubre
Charles T. Barney es obligado a renunciar de la Knickerbocker Trust Company debido a sus vínculos con Morse y Heinze. El National Bank of Commerce sostiene que ya no fungirá de caja de compensación.
Martes,
22 de octubre
Una corrida bancaria fuerza a Knickerbocker a suspender sus operaciones.
Miércoles,
23 de octubre
J. P. Morgan persuade a otros presidentes de otras sociedades fiduciarias a proveer liquidez para la Trust Company of America, con lo que se aplazó su colapso.
Jueves,
24 de octubre
El Secretario del Tesoro George Cortelyou accede a depositar dinero federal a bancos neoyorkinos. Morgan persuade a los presidentes de los bancos a proveer $23 millones a la Bolsa de Nueva York para evitar un cierre temprano.
Viernes
25 de octubre
Se evita nuevamente una crisis en la Bolsa.
Domingo,
27 de octubre
La ciudad de Nueva York dice al socio de Morgan, George Perkins, que si no logran recaudar $20–30 millones para el 1º de noviembre, la ciudad estaría en quiebra.
Miércoles,
29 de octubre
Morgan compra 30 milllones de dólares en bonos municipales, evitando discretamente la bancarrota de la ciudad.
Saturday,
2 de noviembre
Moore & Schley, una gran agencia de bolsa, roza la quiebra debido a que sus préstamos eran respaldados por la Compañía Tennessee Coal, Iron & Railroad (TC&I), cuyas acciones tenían un valor incierto. U.S. Steel presenta una propuesta para adquirir TC&I.
Domingo,
3 de noviembre
Se completa el plan para que U.S. Steel tome el control de TC&I.
Lunes,
4 de noviembre
El presidente Theodore Roosevelt aprueba la compra de TC&I por U.S. Steel, a pesar de las posibles situaciones anticompetitivas que podían generar.
Martes,
5 de noviembre
Los mercados permanecen cerrados debido a ser día de elecciones.
Miércoles,
6 de noviembre
U.S. Steel completa la compra de TC&I. Los mercados se empiezan a recuperar.

El pánico de 1907 comenzó con un esquema de manipulación de acciones para arrinconar el mercado en la United Copper de Fritz August Heinze. Heinze había hecho una fortuna como magnate del cobre en Butte (Montana). En 1906, se mudó a la ciudad de Nueva York, donde formó una relación cercana con el famoso banquero de Wall Street Charles W. Morse. Morse había arrinconado exitosamente el mercado del hielo en la ciudad de Nueva York y, junto con Heinze, ganó el control de muchos bancos: por lo menos, seis bancos de nivel nacional, diez bancos de nivel estatal, cinco compañías fiduciarias y cuatro aseguradoras.[13]

El pánico comenzó en el mercado de valores que tenía lugar fuera de la Bolsa de Nueva York; este mercado limitado se convirtió más tarde en la American Stock Exchange.

El hermano de Heinze, Otto, ideó el esquema para arrinconar las acciones de United Copper, creyendo que la familia Heinze ya controlaba la mayor parte de la compañía. Una cantidad significativa de las acciones de Heinze habían sido tomadas en préstamo y Otto creyó que muchas de ellas habían sido prestadas a inversionistas que esperaban que el precio de las acciones caería y que, por tanto, podrían recomprar las acciones prestadas más baratas, guardándose la diferencia (una técnica conocida como venta corta). Otto propuso una short squeeze, en la cual los Heinze comprarían agresivamente tantas acciones como fuera posible y, luego, forzarían a los vendedores cortos a pagar por sus acciones prestadas. La compra agresiva elevaría el precio de la acción y, al no poder encontrar acciones en otra parte, los vendedores cortos no tendrían otra opción que acudir a los Heinze quienes pondrían el precio a las acciones.[14]

Para financiar este esquema, Otto, Augustus y Charles Morse se reunieron con Charles T. Barney, presidente del tercer fondo fiduciario más grande de la ciudad, la Knickerbocker Trust Company. Barney había proporcionado financiamiento para esquemas previos de Morse; sin embargo, Morse advirtió a Otto que necesitaba mucho más dinero del que tenía y Barney declinó otorgar financiamiento.[15] Otto decidió intentar el arrinconamiento de todas maneras. El lunes 14 de octubre comenzó a comprar agresivamente acciones de United Copper, cuyo valor pasó en un día de $39 a $52 por acción. El martes convocó a los vendedores cortos a devolver las acciones prestadas. El precio por acción se incrementó a casi $60, pero los vendedores cortos fueron capaces de encontrar muchas acciones de United Copper de otras fuentes fuera de los Heinze. Otto había interpretado mal el mercado y el precio de las acciones de United Copper empezó a colapsar.[16]

La acción cayó a $30 el martes y cayó a $10 para el miércoles. Otto Heinze estaba arruinado. Las acciones de United Copper fueron comercializadas fuera de la Bolsa de Nueva York, literalmente en un mercado al aire libre, "en la acera" (este mercado secundario se convertiría más tarde en el American Stock Exchange). Tras el colapso, The Wall Street Journal informó que "nunca ha habido tales escenas salvajes en la acera, por lo que dicen los veteranos más antiguos del mercado exterior".[17]

Propagación del contagio[editar]

El fracaso en el arrinconamiento dejó a Otto incapaz de cumplir con sus obligaciones y mandó a la casa de corretaje, Gross & Kleeberg, a la bancarrota. El jueves 17 de octubre, la Bolsa de Nueva York suspendió los privilegios de intercambio de Otto. Como resultado del colapso de United Copper, la caja de ahorros de Butte, Montana (propiedad de F. Augustus Heinze) anunció su insolvencia. El banco de Montana había mantenido las acciones de United Copper como garantía contra algunos de sus préstamos y había sido sucursal del Mercantile National Bank en la ciudad de Nueva York, del cual F. Augustus Heinze era entonces presidente.

La asociación de F. Augustus Heinze con la arrinconada e insolvente caja de ahorros fue demasiado para que la junta del Mercantile lo aceptara. Si bien fue forzado a renunciar antes del mediodía,[18] para entonces fue demasiado tarde. Cuando las noticias del colapso se propagaron, los depositantes se agolparon en masa para retirar su dinero del Mercantile National Bank. El Mercantile tenía capital suficiente para soportar algunos días de retiros, pero los depositantes comenzaron a retirar efectivo de los bancos del socio de los Heinze, Charles W. Morse. Tuvieron lugar corridas en el Banco Nacional de Norte América de Morse y en el New Amsterdam National. Temeroso de las repercusiones en el sistema financiero que tendrían las malas reputaciones de Augustus Heinze y Morse, la casa de compensaciones de Nueva York (un consorcio de bancos de la ciudad) forzaron a Morse y Heinze a renunciar de todos sus intereses financieros.[19] Para el fin de semana posterior al arrinconamiento fallido, no había todavía un pánico sistémico. Se retiraron fondos de los bancos asociados a Heinze solo para ser depositados en otros bancos en la ciudad.[20]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Tallman y Moen (1990), p. 3.4
  2. Odell y Weidenmier (2004)
  3. Tallman y Moen (1990), p. 4
  4. a b Noyes, 1909, p. 361–2
  5. Edwards, 1907, p. 66
  6. Medido por un índice de todas las acciones listadas, según Bruner y Carr, 2007, p. 19
  7. Bruner y Carr, 2007, p. 20
  8. a b Kindleberger y Aliber, 2005, p. 102
  9. Bruner y Carr, 2007, p. 32
  10. Bruner y Carr, 2007, p. 31
  11. Tallman y Moen, 1990, p. 4
  12. Extraído de Bruner y Carr, 2007
  13. Bruner y Carr, 2007, p. 38–40
  14. Bruner y Carr, 2007, p. 43–44
  15. Bruner y Carr, 2007, p. 45
  16. Bruner y Carr, 2007, p. 47–48
  17. Bruner y Carr, 2007, p. 49
  18. Bruner y Carr, 2007, p. 51–55
  19. Bruner y Carr, 2007, p. 61–62
  20. Tallman y Moen, 1990, p. 7

Bibliografía[editar]