Outsourcing o externalización del marketing

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Outsourcing o externalización del marketing: El término de externalización (No reconocido por el Diccionario de la RAE) proviene de la traducción al castellano del neologismo inglés outsourcing. Es el proceso en el cual una empresa delega una porción de su proceso de negocio a una compañía externa.

Introducción[editar]

Con el tiempo, el mundo tiende cada vez más a la globalización, pero ¿qué es de la especialización? A causa de los mercados globalizados, las empresas deben dedicarse a progresar y a concentrar sus recursos en la actividad principal de su negocio. Además, por la situación actual, muchas empresas pequeñas y medianas no pueden permitirse el gasto de un departamento de marketing propio, por ello la externalización/Outsourcing ofrece una adecuada solución. Los consumidores están en continua evolución, lo que genera nuevas oportunidades, pero también obliga a las empresas a plantear objetivos desde una nueva visión. A menudo, la mayor parte de vendedores sólo facturan una fracción de sus posibilidades, a pesar de sus esfuerzos. Es importante para dichas empresas que dispongan de una visión empresarial desde una perspectiva de Marketing si quieren cambiar eso. Todo radica en la estrategia. El marketing estratégico potencia a las empresas, incluso crea una ventaja competitiva.

Historia[editar]

Tras la segunda Guerra Mundial, las empresas trataron de poder ejecutar de manera interna la mayor cantidad posible de actividades para no tener que depender de agentes externos. En sus inicios, esta estrategia resultaba efectiva, pero con el tiempo, la tecnología cada vez era más desarrollada. Al mismo tiempo, y de manera inversa, las empresas se volvían obsoletas, ya que no podían afrontar el gasto continuo para mantenerse tan actualizados y competitivos como lo hacían las agencias especializadas. Así fue cómo en los años 70 el Outsourcing comenzó a tener sus adeptos. Resultaba más efectivo y económico contratar a un experto externo, que tener que mantener y desarrollar ese departamento internamente.

Definición[editar]

La externalización, según la definición de Jean-Louis Bravard[1] en su libro La externalización inteligente, es el uso contratado de los recursos, bienes y capacidades de un tercero, con niveles garantizados de los criterios de calidad, rendimiento y valor frente al coste, así como un método de evaluación, con el fin de proporcionar servicios que antes se realizaban dentro de la empresa. Posiblemente implicará la transferencia de parte del personal existente a la empresa proveedora de servicios, y/o la transformación/rejuvenecimiento de los procesos de apoyo empresariales y la tecnología. Es decir, el Outsourcing, también llamado externalización, es el proceso en el cual una empresa delega una porción de su proceso de negocio a una compañía externa. Dicha compañía es contratada para desempeñar más eficientemente el trabajo. La primera organización queda libre para enfocarse en la función central de su negocio. En resumen, el outsoucing consiste en que una empresa contrata a una agencia externa especializada para realizar un trabajo que no domina. Uno de los objetivos más buscados por los empresarios es aumentar la rentabilidad de su empresa. Y una forma de lograrlo es externalizar determinados servicios, y de ese modo conseguir mayor rendimiento, calidad y un ahorro, de forma que los costes fijos se conviertan en variables. En el caso del marketing, el outsourcing permite a la empresa comenzar a utilizar los beneficios del marketing para orientar su negocio sin invertir demasiado dinero y soportando menos riesgos. Según un estudio realizado por Adecco,[2] declara que la crisis económica ha favorecido que muchas empresas recurran al outsourcing como una alternativa. En concreto, determina que un 51,4% ha optado alguna vez por esta técnica.

Ventajas[editar]

  • Especialización: estrategias de marketing diseñadas a su medida, adaptando completamente los requisitos de cada trabajo y cada cliente.
  • Todas las responsabilidades de marketing a través de un solo interlocutor
  • Calidad: Disposición de profesionales del marketing con amplia experiencia
  • Ahorro: paga por lo que realmente necesita, sin soportar los gastos fijos de un departamento de marketing propio. Además, si no hay proyectos, no hay costos, y con el personal de la empresa, los gastos generales se mantienen constantes, independientemente de la cantidad de trabajo disponible.
  • La empresa puede dedicar todo su esfuerzo a su actividad principal.
  • Disminuyen los riesgos.
  • El impacto en la organización es mucho menor y los resultados más rápidos.

Son varias las ventajas del outsourcing, pero los mejores datos nos los presenta el estudio realizado por Apcorp,[3] en el que segura que, según el 75% de las empresas encuestadas, gracias al outsourcing estas empresas han podido desarrollar iniciativas o proyectos que por sí mismos no hubieran sido capaces. También afirma que La mitad de las 40 compañías encuestadas prevé seguir recurriendo a la externalización de servicios en próximas ocasiones.

Referencias[editar]

Otras fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]