Otras lunas de la Tierra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Tierra con dos lunas.

Han existido desde hace muchas décadas reclamos de que la Tierra podría poseer otra luna, además de la Luna. Varios candidatos han sido propuestos, pero todas esas afirmaciones han resultado ser falsas. La Luna es el único cuerpo astronómico conocido como satélite natural de la Tierra.

Mientras que varias búsquedas genuinas de científicos para "la segunda luna" se llevaron a cabo en los siglos 19 y 20, el campo también ha sido objeto de varias propuestas que no son científicas y engaños posibles. Estos posibles eran sobre los objetos de tamaño específico y todas han sido desaprobadas.[1]

A pesar de que la Luna es el único satélite natural conocido de la Tierra, hay una serie de objetos cercanos a la Tierra, con órbitas que se encuentran en resonancia con la Tierra. Estos pueden ser confundidos con los satélites naturales y a veces podría referirse a ellas como "segundas lunas".[2] Cuasi-satélite s, como (3753) Cruithne, orbitan al Sol en resonancia 1:1 con la Tierra y parece orbitar la Tierra a partir de un marco de referencia extrusionador. Troyanos de la Tierra, como 2010 TK7, siguen el mismo camino orbital de la Tierra, ya sea antes o después, en las proximidades de la Tierra y el Sol, en los puntos 4 y 5 punto de Lagrange. Los objetos pequeños en órbita alrededor del Sol también pueden caer temporalmente en órbitas alrededor de la Tierra, convirtiéndose en "satélites" de carácter temporal.

Ha habido grandes búsquedas genéricas de lunas pequeñas, las propuestas reales o avistamientos de objetos específicos reclamados en órbita y, por último, el análisis y búsquedas de los objetivos propuestos. Ninguno de estos casos han podido confirmarse como satélite natural permanente.

La luna de Petit[editar]

La primera afirmación fundamental de otra luna de la Tierra fue hecha por el astrónomo francés Frédéric Petit, director del Observatorio de Toulouse, quien en 1846 anunció que había descubierto una segunda luna en un órbita elíptica alrededor de la Tierra. Se alegó que se informó por Lebon y Dassier también en Toulouse, y Lariviere en Observatorio Artenac, durante la tarde del 21 de marzo de 1846.[3] Petit propuso que esta segunda luna tenía una órbita elíptica, un período de 2 horas y 44 minutos, con 3570 km de apogeo y 11,4 km de perigeo.[3] Esta teoría fue desestimada.[4] Los 11,4 km de perigeo son similares a la altitud de crucero de la mayoría de los aviones modernos. Petit publicó otro artículo sobre sus observaciones de 1846, 15 años después (1861), basando la existencia de la segunda luna sobre las perturbaciones en los movimientos de la luna ya existente.[3] La hipótesis de la segunda luna no se confirmó tampoco.

Lunas de Waltemath[editar]

En 1898 en Hamburgo el científico Dr. Georg Waltemath anunció que había localizado un sistema de pequeñas lunas que orbitaban la Tierra.[5] [6] Había comenzado su búsqueda de las lunas secundarias sobre la base de la hipótesis de que algo estaba por la gravedad que afecta a la órbita de la Luna.[7]

Waltemath describe una de las lunas de propuestas a 1.030.000 km de la Tierra, con un diámetro de 700 km, una órbita de 119 días, y 177 días de peródico sinódico.[3] También dijo que no reflejaba la luz del sol lo suficiente como para ser observado sin telescopio, a no ser vistos en determinados momentos, e hizo varias predicciones en cuanto a sus apariciones.[7] "A veces, brilla en la noche como el sol, pero sólo por una hora o algo así."[7] [8] Sin embargo, tras el fracaso de una observación de lunas en colaboración con Waltemath por parte de la comunidad científica, estos objetos fueron desacreditados. Especialmente problemática fue una predicción en la que no se observó en febrero de 1898.[3] La propuesta de Waltemath de más lunas, de acuerdo con una mención en agosto de 1898 cuestiona a Science. La tercera luna estaba más cerca que la primero, 746 km de diámetro, y la llamó "Wahrhafter Wetter-und Mond Imán".[9]

Otras hipótesis[editar]

En 1918, el astrólogo Walter Gornold, también conocido como Sepharial, afirmó haber confirmado la existencia de la luna de Waltemath. Él la nombró Lilith. Sepharial afirmó que Lilith era una luna oscura invisible en la mayoría de las veces, pero afirmó que la vio a su paso por delante del Sol.[10]

En 1926 la revista científica Die Sterne, publicó los resultados del astrónomo aficionado alemán W. Spill, que afirmó haber visto con éxito una segunda luna orbitando la Tierra.[8]

A finales de los 60s Juan Bargby dijo haber observado alrededor de diez pequeños satélites naturales de la Tierra, pero esto nunca fue confirmado.[3]

En 2011, los científicos planetarios Erik Asphaug y Jutzi Martín propusieron un modelo en el que una segunda luna habría existido en el pasado, cuando la Luna se estaba formando alrededor de la Tierra después del gran impacto, y más tarde se estrelló en la Luna.[11]

Encuestas generales[editar]

William Henry Pickering (18581938) estudió la posibilidad de una segunda luna e hizo una búsqueda general de descartar la posibilidad de muchos tipos de objetos antes de 1903.[12] Su artículo de 1922 "Un satélite de meteoritos" en Popular Astronomy estimuló el aumento de búsquedas para los pequeños satélites naturales por parte de los astrónomos aficionados.[3] Pickering también postuló que la Luna se había desprendido de la Tierra.[13]

Después de descubrir plutón, la Oficina de Investigación de la artillería del Ejército de los Estados Unidos encargó a Clyde Tombaugh buscar asteroides cercanos a la Tierra. El Ejército emitió un comunicado público en marzo de 1954 para explicar el motivo de esta encuesta.[14] Sin embargo, de acuerdo con Donald Keyhoe, más tarde el director del Comité Nacional de Investigaciones de Fenómenos Aéreos (NICAP), la verdadera razón de la búsqueda súbita se debió a dos objetos cercanos a la Tierra que habían sido recogidos en el nuevo radar a mediados de 1953, de acuerdo con fuentes del Pentágono. Keyhoe declaró en mayo de 1954 que la búsqueda había sido un éxito, y uno o dos objetos se había encontrado.[15] Sin embargo, la historia realmente no descansó hasta el 23 de agosto de ese año, cuando la revista Aviation Week, dijo que sólo se había encontrado dos satélites naturales de 400 y 600 kilómetros. Sin embargo, Tombaugh emitió desmentidos públicos que cualquier cosa que se habían encontrado. El informe de octubre de 1955 en la edición de Popular Mechanics, informó la revista:

El profesor Tombaugh mantiene silencio acerca de sus resultados. No va a decir si los pequeños satélites naturales han sido descubiertos o no. Él dice, sin embargo, que los informes periódicos de hace 18 meses anunciando el descubrimiento de los satélites naturales en 400 y 600 km no son correctos. Añade que no hay conexión entre el programa de búsqueda y los informes de los llamados platillos voladores. [16]

En una conferencia de meteoros de 1957 en Los Ángeles, Tombaugh reiteró que sus cuatro años de búsqueda de satélites naturales no habían tenido éxito.[17] En 1959, Tombaugh emitió un informe final que indica que no se había encontrado nada en su búsqueda.

Cuasi-satélites y troyanos[editar]

La órbita de la Tierra y el cuasi-satélite Cruithne
Observado desde la tierra, Cruithne parece orbitar a un punto fuera de ella.

Aunque no hay otras lunas de la Tierra que se hayan encontrado hasta la fecha, hay varios tipos de Objetos cercanos a l Tierra en resonancia 1:1 con ella, lo que se conoce como cuasi-satélites. Los cuasi-satélites orbitan alrededor del Sol desde la misma distancia que el planeta. Sus órbitas son inestables, y con el tiempo pueden acabar situándose en otras resonancias, o ser expulsados de sus órbitas durante miles de años.[2] Dentro de este grupo de cuasi-satélites de la Tierra se incluyen 2010 SO16, 2002 AA29[18] y (3753) Cruithne. Cruithne, fue descubierto en 1986, orbitando alrededor del Sol en una órbita elíptica, aunque parece tener una órbita de herradura cuando se ve desde la Tierra.[2] [19] Cruithne ha sido bautizada como "La segunda luna de la Tierra".[19]

La diferencia clave entre un satélite y un cuasi-satélite es que la órbita de un satélite natural de la tierra es fundamentalmente dependiente de la gravedad del sistema Tierra-Luna, mientras que la órbita de un cuasi-satélite insignificante podría cambiar si la Tierra y la Luna se retiraran pronto ya que un cuasi-satélite está en órbita alrededor del Sol en una órbita similar a la Tierra en las proximidades de ésta.[20]

Tierra posee un conocido asteroide troyano, un pequeño cuerpo atrapado gravitacionalmente estable en el punto de Lagrange es L4. El objeto, 2010 CT7 es de aproximadamente 300 metros de longitud. Al igual que los cuasi-satélites, orbita el Sol en una resonancia 1:1 con la Tierra, en vez de a la Tierra en sí misma.

Satélites temporales[editar]

El 14 de septiembre de 2006, un objeto estimado en 5 metros de diámetro fue descubierto en órbita casi polar alrededor de la Tierra. Originalmente pensado para ser una tercera etapa de la Saturno S-IVB de refuerzo a la Apolo 12, se determinó que más tarde sería un asteroide y que se denominan 2006 RH120. El asteroide volvió a entrar en la órbita solar, después de 13 meses y se espera que regrese a la órbita de la Tierra en 21 años.[21]

Los modelos de ordenador de los astrofísicos Mikael Granvik, Vaubaillon Jeremie, y Robert Jedicke de la Universidad de Cornell sugieren que estos satélites "temporales" debe ser bastante comunes, y que "En un momento dado, debe haber al menos un satélite natural de la Tierra de 1 metro de diámetro que la orbita."[22] Tales objetos, que permanecen en órbita durante diez meses en promedio antes de regresar a la órbita solar, serían objetivos relativamente fáciles para la exploraciones espaciales tripuladas.[22]

La mención más antigua conocida[20] en la literatura científica de un objeto capturado temporalmente orbitando es de Clarence Canto por la procesión Meteor del 9 de febrero de 1913:

"Parece que los cuerpos habían estado viajando por el espacio, probablemente en una órbita alrededor del Sol, y que al llegar cerca de la tierra fueron capturados rápidamente por ella y hace que se mueva sobre ella como un satélite."[23]

Y más tarde, en 1916, William Frederick Denning conjeturó:

"Los meteoros grandes que pasan a través de América del Norte el 9 de febrero de 1913, presenta algunas características únicas. La duración de su vuelo observada fue de unos 2600 kilómetros, y deben haber estado moviéndose en trayectorias concéntricas o casi concéntricas, con la superficie de la tierra, por lo que temporalmente se formaron nuevos satélites terrestres."[24]

Literatura[editar]

  • El escritor Julio Verne se enteró en 1861 de la propuesta Petit e hizo uso de la idea en su novela de 1865, De la Tierra a la Luna.[4] Esta luna ficticia, sin embargo, no se ajustó exactamente sobre la base de las observaciones de la propuesta de Toulouse o de Petit a nivel técnico, y por lo tanto la órbita sugerida por Verne era matemáticamente incorrecta.[3] Petit murió en 1865, por lo que no vivió para ofrecer una respuesta a la luna de ficción de Julio Verne.[25] La explosiva popularidad del libro de Verne en el siglo 19 provocó que muchos astrónomos aficionados buscasen otras lunas alrededor de la Tierra.
  • Eleanor Cameron en Planeta Champiñón, novelas para niños (a partir del 1954 El maravilloso vuelo al Planeta Seta) se encuentra en una pequeña segunda luna, habitable llamada Basidio en el una órbita invisible a 50.000 kilometros de la Tierra.
  • El 1963 Tom Swift, Jr.,en la novela juvenil Tom Swift y los Piratas de asteroides, cuenta con la luna Nestria, también llamada Pequeña Luna, que originalmente era un asteroide y fue trasladado a la órbita de la Tierra a 50.000 kilometros de altitud. Se alegó que los Estados Unidos y una base de investigación se estableció allí por las empresas Swift.
  • Samuel R. Delany en 1975 en su novela Dhalgren, cuenta con una Tierra que, misteriosamente, adquiere una segunda luna.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Drye, Paul (24-01-2009). «Earth's Other Moon». PassingStrangeness.wordpress.com. Consultado el 23-10-2011.
  2. a b c Lloyd, Robin, More Moons Around Earth?, Space.com, http://utstaging.space.com/scienceastronomy/solarsystem/second_moon_991029.html 
  3. a b c d e f g h Schlyter, Paul. nineplanets.org
  4. a b Moore, Patrick. The Wandering Astronomer. CRC Press, 1999b, ISBN 0-7503-0693-9, see
  5. Bakich, Michael E. The Cambridge Planetary Handbook. Cambridge University Press, 2000, p. 146, ISBN 0-521-63280-3, see
  6. Observatoire de Lyon. Bulletin de l'Observatoire de Lyon. Published in France, 1929, p. 55
  7. a b c Public Opinion: A Comprehensive Summary of the Press Throughout the World on All Important Current Topics, published by Public Opinion Co., 1898: "The Alleged Discovery of a Second Moon", p 369. Book
  8. a b Bakich, Michael E. The Cambridge Planetary Handbook. Cambridge University Press, 2000, ISBN 0-521-63280-3, p. 148; see
  9. http://books.google.com/books?id=WX0CAAAAYAAJ&pg=RA1-PA185&dq=%22Georg+Waltemath%22#PRA1-PA185,M1 Science N8 Volume VIII No. 189, p. 185
  10. Sepharial, A. The Science of Foreknowledge: Being a Compendium of Astrological Research, Philosophy, and Practice in the East and West.; Kessinger Publishing (reprint), 1997, pp. 39–50; ISBN 1-56459-717-2 , see
  11. Early Earth may have had two moons : Nature New
  12. "On a photographic search for a satellite of the Moon", Popular Astronomy, 1903
  13. Pickering, W.H (1907), «The Place of Origin of the Moon — The Volcani Problems», Popular Astronomy 15: 274–287, Bibcode1907PA.....15..274P 
  14. «Armed Forces Seeks "Steppingstone to Stars"», Los Angeles Times, 1954-03-04, http://www.roswellproof.com/Satellites_LATimes_SciNL_1954.html 
  15. «1 or 2 Artificial Satellites Circling Earth, Says Expert», San Francisco Examiner: 14, 1954-05-14, http://www.roswellproof.com/Satellites_Keyhoe_May1954.html 
  16. Stimson, Thomas E., Jr (October 1955), «He Spies on Satellites», Popular Mechanics: 106, http://www.roswellproof.com/Satellites_PopMech_Oct55.html 
  17. Los Angeles Times, 1957-09-04 
  18. Connors, Martin, Paul Chodas, Seppo Mikkola, Paul Wiegert, Christian Veillet, Kimmo Innanen (septiembre 2002). "Tierra coorbital asteroide 2002 AA29". Consultado el 16 de abril 2010
  19. a b "More Mathematical Astronomy Morsels" (2002) ISBN 0-943396-74-3, Jean Meeus, chapter 38: Cruithne, an asteroid with a remarkable orbit
  20. a b Granvik, Mikael; Jeremie Vaubaillon, Robert Jedicke (December 2011). «The population of natural Earth satellites». Icarus:  pp. 63. doi:10.1016/j.icarus.2011.12.003. http://arxiv.org/pdf/1112.3781v1. 
  21. Yeomans, Don (April 2010), «Is Another Moon Possible?», Astronomy 
  22. a b Amy Shira Teitel (2011). «Earth's Other Moons». Universe Today. Consultado el 04-02-2012.
  23. Chant, Clarence A. (May–June 1913). «An Extraordinary Meteoric Display». Journal of the Royal Astronomical Society of Canada 7 (3):  pp. 144–215. Bibcode1913JRASC...7..145C. 
  24. Denning, William F. (April 1916). «The Remarkable Meteors of February 9, 1913». Nature 97 (2426):  pp. 181. doi:10.1038/097181b0. Bibcode1916Natur..97..181D. 
  25. History of the Toulouse ObservatoryUso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).

Información complementaria[editar]

  • Willy Ley: "Watchers of the Skies", The Viking Press NY,1963,1966,1969
  • Carl Sagan, Ann Druyan: "Comet", Michael Joseph Ltd, 1985, ISBN 0-7181-2631-9
  • Tom van Flandern: "Dark Matter, Missing Planets & New Comets. Paradoxes resolved, origins illuminated", North Atlantic Books 1993, ISBN 1-55643-155-4
  • Joseph Ashbrook: "The Many Moons of Dr Waltemath", Sky and Telescope, Vol 28, Oct 1964, p 218, also on page 97-99 of "The Astronomical Scrapbook" by Joseph Ashbrook, Sky Publ. Corp. 1984, ISBN 0-933346-24-7
  • Delphine Jay: "The Lilith Ephemeris", American Federation of Astrologers 1983, ISBN 0-86690-255-4
  • William R. Corliss: "Mysterious Universe: A handbook of astronomical anomalies", Sourcebook Project 1979, ISBN 0-915554-05-4, p 146-157 "Other moons of the Earth", p 500-526 "Enigmatic objects"
  • Clyde Tombaugh: Discoverer of Planet Pluto, David H. Levy, Sky Publishing Corporation, March 2006
  • Richard Baum & William Sheehan: "In Search of Planet Vulcan" Plenum Press, New York, 1997 ISBN 0-306-45567-6, QB605.2.B38

Enlaces externos[editar]