Osvaldo Lamborghini

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Osvaldo Lamborghini (Buenos Aires,[1] 12 de abril de 1940 - Barcelona (España), 18 de noviembre de 1985) fue un escritor y poeta argentino.

Biografía[editar]

En su infancia vivió en Necochea. Hijo de un ingeniero que trabajó para el gobierno del general Juan Domingo Perón, creció consciente de los sucesos políticos de su país. Por eso, en su juventud, se adscribe al Partido Peronista, donde adquiere protagonismo.

Incursionó en 1972 en la historieta, publicando la serie paródica ¡Marc! con el dibujante Gustavo Trigo, la cual fue muy estimada por la crítica, en la revista "TOP Maxi Historietas.[2]

En 1973, luego de la publicación de su primer texto El Fiord, su participación activa en ese movimiento político decrece y el escritor emprende un camino totalmente diferente, que lo acerca, intuitivamente, al sector ortodoxo del peronismo y que finalizará con su exilio a España tres años más tarde tras el golpe de estado del 24 de marzo de 1976. Desde esta fecha hasta 1985 vive en Barcelona, lugar en el que muere de un infarto.

Sus textos[editar]

Desde la publicación de su primer texto en la editorial Chinatown, la recepción en el ambiente de las letras fue polémico. Los elementos básicos para la aproximación a un texto literario eran insuficientes para este nuevo escritor que rompió con los canones de la literatura argentina arrastrados desde principios de siglo. De ese modo, si Jorge Luis Borges es la voz de la ley, Osvaldo Lamborghini se opone a ella, presentando una literatura cargada de imágenes de violencia física y corporal, las cuales buscan demostrar las imperfecciones del hombre. Por otra parte, la manera en que expresa su imaginario, lo acerca a Roberto Arlt, lo que se evidencia en la utilización de la jerga política y el lunfardo en sus textos.

Durante su estadía en Argentina, participó en la Literal junto a Luis Gusmán y Germán García entre otros. En ella Lamborghini presentó su nueva opinión con respecto a la situación política de su país, mostrándose más como un inadaptado. Esta nueva conceptualización tuvo que ver con la idea de marginalidad, que no sólo se determinó por su cambio de pensamiento político, sino, y sobre todo, por el tipo de literatura que desarrolla que se caracteriza por el uso reiterado de la parodia y de las imágenes pornográficas: "La madre, cogida como los dioses durante toda la noche después de la paliza, ni siquiera notó la desesperación del niño (de "El niño y su relación con la madre") y perdió los estribos como una yegua. Recordó la enorme verga de su marido, que explicaba su conformidad con un destino de casi maestra y el riesgo de la apretada cerca...". Lo común de sus textos es la decadencia de los seres humanos, la cual se puede llevar a cabo por tres tipos de violencia: física, sexual y psicológica. Así, en sus textos todos han sufrido algún tipo de abuso o son generadores de uno.

Su estética[editar]

El deseo por clasificar sus textos llevó a Néstor Perlongher a interpretar su imaginario a través de la estética del Neobarroco. Las características de este movimiento Latinoamericano son: "Aquel movimiento común de la lengua española que tiene sus matices en el caribe (musicalidad, gracia, alambique, artificio, picaresca que convierten al barroco en una propuesta - todo por convencer - dice Severo Sarduy), y que tiene sus diferentes matíces en el Río de la Plata (racionalismo, ironía, ingenio, nostalgia, escepticismo, psicologismo)...". El origen del movimiento ocurre en la Isla de Cuba, donde la influencia de la generación española del 27 en los poetas del lugar, se traduce en la conciencia de formas barrocas para la expresión poética. De esa manera, José Lezama Lima se convierte en el máximo exponente de la novela estética, lo que convierte sus textos en el sustento del movimiento. La propagación de éstos por el resto de América, permite que en otras regiones se conozca este tipo de escritura, que adquiere distintas características, dependiendo del lugar geográfico.

La llegada del Neobarroco a Argentina, se caracteriza por una desconfianza al nuevo movimiento, acusándosele de vacío y caprichoso. Sin embargo, la poca aceptación no es un límite para que algunos escritores hagan uso de las nuevas técnicas, por ejemplo, el uso del lenguaje desde una perspectiva plástica, en el que la metonimia, metáfora y neologismos se transforman en el recurso textual para la expresión. De los escritores que pueden ser considerados parte del movimiento, se encuentran el poeta Leonidas Lamborghini, Osvaldo Lamborghini y Néstor Perlongher. Ahora bien, la manera en que Osvaldo Lamborghini ingresa en el movimiento es polémica; su escritura diverge de la generada por Lezama Lima y sus seguidores- todo el hedonismo, el detalle preciso y el deseo de inscribir en la página el signo -, es reemplazada por el "tajo"; el signo no se inscribe en la página, sino que el dibujo o tatuaje es reemplazado por la acción de rajar las superficies. De ese modo, la violencia que caracteriza al escritor no sólo se encuentra a nivel de contenido, sino formalmente; la estructuración de los textos se sustenta en la superación de los géneros formales, lo cual transforma a la prosa en poesía.

Finalmente, luego de la publicación del Fiord, la edición de sus textos se hizo muy escasa, cuestión que se acrecentó con su exilio. Su estadía en Barcelona, significó en términos de producción, el período más prolífico del escritor, que continuó con su línea crítica a la sociedad y en especial a los hombres, por medio de la parodia y la violencia. La recepción de sus textos sigue siendo marginal en Argentina; la poca referencia a su vida y su largo exilio en España, ha llevado a transformar a Osvaldo Lamborghini en una leyenda, como representante argentino de los "escritores malditos". No obstante, lo anterior no puede ser una limitante, porque dentro del terreno de la crítica se reconoce como un escritor bisagra entre la antigua narrativa Argentina (representada por Borges) y la nueva narrativa.

César Aira realiza una recopilación de sus textos escritos en Barcelona. La novela "Tadeys", escrita en 1983, es una compleja fábula que narra una historia ficcional plagada de personajes siniestros que viven en un lugar llamado La Comarca. Aquí, el Mal -las formas más crueles del mal- logra prevalecer en todos los actos de los hombres.

Bibliografía[editar]

  • Lamborghini, Osvaldo. "El fiord". Buenos Aires. Chinatown. Reeditado por Editores Argentinos hnos, 2014.
  • Lamborghini, Osvaldo. "Pibe Barulo" en Novelas y cuentos II. Buenos Aires: Editorial Sudamericana. ISBN 950-07-2364-6
  • Perlongher, Néstor. Papeles Insumisos. Buenos Aires. Editorial Santiago Arcos. ISBN 9872149333x
  • Lamborghini, Osvaldo. "Tadeys". Barcelona. Ediciones del Serbal.Barcelona, 1ª ed. Colección "Novelas y cuentos. Compilado por César Aira. ISBN 84-7628-108-0.
  • Lamborghini, Osvaldo. "Novelas y cuentos". Barcelona. Ediciones del Serbal.
  • Lamborghini, Osvaldo. "Teatro Proletario de Cámara". AR Publicacións. Compostela. 2008. ISBN 978-84-612-1792-2
  • Lamborghini, Osvaldo; Trigo, Gustavo: "¡Marc!". Puente Aéreo Ediciones. Mar del Plata. 2013. ISBN 978-987-29348-1-1

Referencias[editar]

  1. D.L.: «Vida y obra», Página 12, 4 de mayo de 2003.
  2. Ferreiro, Andrés y Ostuni, Hernán (2012). Revistas de aventuras y para adultos argentinas en Del tebeo al manga: Una historia de los cómics 9. Revistas de aventuras y de cómic para adultos, p. 151.

Bibliografía[editar]

  • GUIRAL, Antoni (Coord.) (2012). Del tebeo al manga: Una historia de los cómics 9. Revistas de aventuras y de cómic para adultos. Barcelona: Panini España. Depósito Legal: GI.169-2007. ISBN: 978-84-9885-903-4. 

Enlaces externos[editar]