Demografía de la orientación sexual

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Orientación sexual (demográfico)»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La demografía de la orientación sexual o estadística de la orientación sexual se refiere a los resultados de estudios demográficos y estadísticos que identifican las proporciones de las diferentes orientaciones sexuales existentes en la sociedad.

Dificultad de la medida[editar]

El estudio demográfico con el objetivo de identificar las proporciones de las diferentes orientaciones sexuales es complicado. Las mayores discusiones se plantean en el proceso de recolección de datos (selección de la muestra, método de estudio) y en la metodología del proceso.

En relación a la complejidad del acceso a las fuentes de datos, hay complicaciones para que las personas contesten de forma honesta dado que se trata de preguntas comprometedoras para muchas personas. Respecto a la dificultad metodológica, tanto la conceptualización y la creación de indicadores que puedan ser medidos en los estudios de sexualidad como el diseño muestral utilizado pueden ser complicados, puesto que puede que los sujetos en estudio no compartan una interpretación y que no todas las personas puedan ser estudiadas.

Algunas consideraciones generales[editar]

  • Datos provenientes de encuestas relacionados con estigmas, deseos o actividades privadas son frecuentemente fuentes de segmentación o de falta de rigor. Las personas encuestadas suelen evitar contestar las preguntas en presencia de encuestadores, o evitar situaciones incómodas. Se ha comprobado que los métodos de recopilación de respuestas anónimos y mediante el uso de ordenadores, mejora la sinceridad en la respuesta (lamentablemente, estos métodos no han estado disponibles hasta hace poco).
  • La investigación ha de hacer uso de conceptos traducidos en medidas cuantitativas (indicadores) que definan la orientación homosexual, y pueden generar problemas a lo largo de la investigación. El segmento de población que tiene deseos hacia el mismo sexo puede ser mayor que segmentos de población que actúan acordes a sus deseos así como los grupos de personas que actúan acordes a su deseo podrían ser mayores que aquellas personas que se definen como lesbianas, gais o bisexuales. Todas estas hipótesis han de confirmarse en las investigaciones.
  • En aquellos estudios que miden la actividad sexual, los encuestados pueden tener diferentes ideas sobre qué es un "acto sexual". La masturbación mutua, por ejemplo, puede estar incluida en algunos estudios, mientras que en otros (la mayoría) no la contempla.
  • Hay muchos componentes biológicos y psicosociales para explicar el sexo y el género, y una persona podría no identificar claramente a qué clase o categoría pertenece.
  • Los estudios que se relatan tienen fechas de ejecución en la recogida de datos muy dispares (desde los años cincuenta hasta la actualidad). Tanto los métodos de proceso de datos (ordenadores), como la metodología estadística de investigación social, han avanzado durante el tiempo. También es importante resaltar que las diferentes generaciones referidas en este estudio tienen diferentes afinidades sexuales, y tienen diferentes estigmas para asignarse a grupos como la homosexualidad (ver enlaces externos)

Incidencia frente a prevalencia[editar]

Otra diferencia significativa puede ser la distinción entre medidas estadísticas y la prevalencia. Por ejemplo, aun si dos estudios están de acuerdo en un criterio común para definir la orientación sexual, un estudio podría contemplar solamente el comportamiento o acciones del sujeto de estudio en un segmento temporal (último año) y otro hacer referencia a cualquier momento de la vida del encuestado.

Importancia de tener información demográfica correcta[editar]

Fuentes de datos como el tamaño de la población de lesbianas y gais deberían aportar valor para las políticas públicas.[1]

Por ejemplo, la información demográfica podría ayudar a calcular el coste y los beneficios de las parejas de hecho, del impacto de la legalización adopción por parejas homosexuales, y del impacto y políticas en las fuerzas armadas de algunos países No preguntar, no decir ("Don't Ask Don't Tell").[1] Más allá, el conocimiento del tamaño de la población de lesbianas y gays, permitirían comprender a los científicos e investigadores sociales, sobre la deseo de compra e impacto (marketing), impacto de rentas y capital humano, especialización en marketing directo (direct marketing), análisis de discriminación, y decisiones sobre política demográfica.

El Informe Kinsey[editar]

El informe Kinsey constituyó un hito en la demografía de la orientación sexual en el momento de su realización (1948-1953). Dos de los más famosos estudios demográficos de la orientación sexual del hombre fue realizado por el Dr. Alfred Kinsey son el llamado "Sexual Behavior in the Human Male" ("Comportamiento Sexual del Hombre Humano") (1948) y "Sexual Behavior in the Human Female" ("Comportamiento Sexual de la Mujer Humana") (1953). Ambos estudios usaron una escala de siete puntos para definir el comportamiento sexual, desde 0 para personas completamente heterosexuales, hasta 6 para personas completamente homosexuales. Kinsey concluyó que todas, excepto a un pequeño porcentaje de la población, eran un poco homosexuales o bisexuales (encontrándose entre los valores 1 y 5). El también informó de que un 37% de la población de varones en los Estados Unidos habían alcanzado el orgasmo entrando en contacto con otro varón durante la adolescencia.

Los resultados del denominado informe Kinsey, sin embargo, han sido discutidos, especialmente entre 1954 por un equipo dirigido por John Tukey, Frederick Mosteller y William Gemmell Cochran, quienes analizaron el trabajo de Kinsey discutiendo el procedimiento de diseño de muestras pseudo-estadísticas, mediante la utilización de muestras aleatorias, para poder así buscar argumentos sobre posibles sesgos en la medición de proporciones y asignación de frecuencias a las escalas.[2]

Paul Gebhard, el sucesor de Kinsey como directo del Instituto Kinsey de Investigación Sexual, dedicó años a revisar los datos utilizados en el Informe Kinsey y eliminar todas aquellas fuentes de datos que pudieran contaminar el estudio. En 1979, Gebhard (con Alan B. Johnson) concluyó que ninguna de las estimaciones originales de Kinsey afectaban de forma significativa produciendo sesgos, encontrando que un 36,4% de los hombres habían participado en actos tanto heterosexuales como homosexuales, frente al 37% indicado por Kinsey.

Resultados de encuestas por países[editar]

  • Australia 2003: El mayor informe y más complejo en Australia hasta la fecha fue realizado mediante encuesta telefónica con 19.307 encuestados, con edades comprendidas entre los 16 y los 59 años en los años 2001-2002. El estudio encontró que un 97,4% de los hombres se identificaban como heterosexuales, 1,6 % como gais y un 0,9% como bisexuales. Relativo a las mujeres, un 97,7% se identificaron como heterosexuales, un 0,8% como gais y un 1,4% como bisexuales. En cualquier caso, un 8,6% de los hombres y un 15,1% de las mujeres indicaron sentir atracción o sentimientos o haber tenido alguna experiencia sexual con personas del mismo sexo.[3]
  • Canadá 1988: Un estudio entre 5.514 estudiantes de instituto e universitarios menores de 25 años encontró que un 1% de los estudiantes eran homosexuales y un 1% era bisexual.[4]
1998: Un estudio basado en diseño muestral estratificado con 750 hombres entre 18 y 27 años en Calgary, Alberta, incluyó preguntas sobre actividades y orientación sexual. 15,3% de los hombres indicó que era "homosexual en algún grado" basado en la medida de tres -a veces solapando- medidas de homosexualidad: (1) voluntaria, contacto con personas del mismo género con edad entre 12 y 27 años: 14,0%; (2) solapando identificarse a sí mismo con homosexualidad (5,9%) y/o bisexualidad (6,1%): 11,1%; (3) exclusivamente (4,3%) y no exclusivamente (4,9%) relaciones con personas del mismo sexo durante los últimos 6 meses: 9,2%.[5]
2003: Un estudio entre 135.000 canadienses encontró que un 1,0% de las personas que respondieron se identificaban a sí mismos como homosexuales y un 0,7% se identificaban a sí mismos como bisexuales. Sobre un 1,3% de los hombres se consideraban a sí mismos homosexuales, prácticamente el doble que la proporción de un 0,7% de las mujeres. Sin embargo, un 0,9% de las mujeres informaron que eran bisexuales, un porcentaje ligeramente mayor que la proporción de 0,6% declarado por los hombres. 2,0% de estos en el segmento de edad 18-35 años, se consideraban a ellos mismos como homosexuales o bisexuales, pero la cifra decrecía aun 1,9% entre el segmento de edad 35-44 años, hasta llegar aun 1,2% declarado por el segmento 45-59 años. Las provincias de Quebec y de la Columbia Británica habían incrementado los porcentajes sobre el promedio de la población general canadiense en un 2,3% y 1,9% respectivamente.[6]
  • Dinamarca 1992: Una muestra aleatoria concluyó que un 2,7% de los 1.373 varones tuvieron experiencias homosexuales (a lo largo de su vida).[7]
  • España
2009: Con una muestra de 536 alumnos/as universitarios/as. El 14,4% de hombres no se declaran heterosexuales (6,1 homosexuales) y el 11,1% de las mujeres no se consideran heterosexual (0,7 lesbianas). En parte, este estudio confirma las previsiones del estudio del 2007 para con una población adulta. "No heterosexual" implica ser homosexual o algún punto intermedio entre la homosexualidad y la heterosexualidad, o sencillamente no haber respondido al ítem y sin embargo haber respondido al resto del cuestionario de forma válida.[8]
2007: Con una muestra de 4636 alumnos/as de secundaria, de dos localidades distintas y con una edad entre 11 y 19 años. El 14,8% de los hombres no se declaran heterosexuales (0,92 homosexual) y el 16,84% de las mujeres no se declaran heterosexuales (0,64% lesbianas).[9]


  • Estados Unidos 1990-1992: El Instituto Nacional de Salud (American National Health) realiza encuestas en hogares estadounidenses. El resultado de tres de estos estudios, realizados entre 1990-1991, y basado en unas 9.000 encuestas contestadas en cada estudio, encontró que entre un 2-3% de las personas encuestadas, dijeron sí a un conjunto de frases, las cuales incluían "Tu eres un hombre quien ha tenido sexo con otro hombre desde 1977, al menos una vez".[10]
1992: El Instituto Nacional de Salud y de Investigación Social preguntó a 3.432 encuestados si habían tenido alguna experiencia homosexual. Se encontró que un 1,3% de las mujeres durante el pasado año, y un 4,1% en los últimos 18 años; para los hombres, 2,7% durante el pasado año, un 4,9% en los últimos 18 años.;[11]
1993: El Instituto Alan Guttmacher encontró que un 2,3% de los hombres entre 20-39 años habían tenido experiencias con personas del mismo sexo en los pasados 10 años, y un 1,1% informó que habían tenido contactos exclusivamente homosexuales duante este tiempo.[12]
1998: Una muestra aleatoria de 1672 hombres (números usados por el análisis) con edades comprendidas entre 15-19 años. Los encuestados fueron preguntados por un número de cuestiones que contenían algunas relativas a actividades con personas del mismo sexo. Se utilizadon dos métodos: mediante el uso de papel y lápiz, y mediante ordenador tras escuchar la pregunta con auriculares. Ambos métodos obtuvieron resultados muy diferentes. Hubo un ???% de los hombres que indicaron que habían tenido actividades homosexuales cuando escucharon la pregunta con los auriculares y contestaron con un ordenador: de un 1,5% a un 5,5% respondieron positivamente; el comportamiento homosexual que mostró contestaciones con mayores diferencias (hasta un ???% ajustadas) fue la pregunta "Alguna vez has sido pasivo practicando sexo anal con otro hombre": 0,1% frente a un 0,8%.[13]
2003: El equipo de investigación de Smith, realizó un análisis con los datos del Centro Nacional de Investigación de Opinión (NORC)[14] mostrando que un 4,9% de los hombres americanos sexualmente activos habían tenido un hombre como pareja sexual desde los 18 años, pero que "desde los 18 años solamente un 1% son [exclusivamente] gais y un 4% son bisexuales". En las mayores 12 áreas urbanas, sin embargo, las proporciones son el doble que el promedio nacional. Smith añade que "Se cree generalmente que el comportamiento sexual de los adolescentes podría incrementar estas proporciones". Los datos del NORC han sido criticados porque el diseño muestral original no fue utilizado, y por incluir la masturbación con personas del mismo sexo. (Por ejemplo, en los datos originales a primeros de los años 90, mostraban que aproximadamente un 40% de los adultos nunca se habían masturbado -mostrándose este porcentaje inconsistente con otros estudios-).


  • Francia 1992: Un estudio entre 20.055 personas encontró que un 4,1% de los hombres y un 2,6% de las mujeres habían tenido al menos una experiencia a lo largo de su vida con personas de su mismo sexo.[15] [1]
  • Gran Bretaña 1992: Un estudio entre 8.337 hombres británicos encontró que un 6,1% había tenido "algún tipo de experiencia homosexual" y un 3,6 tuvo "1 o más parejas homosexuales".[16]
  • Noruega 1988: En una muestra aleatoria de 6.300 noruegos, un 3,5% de los hombres y un 3% de las mujeres informaron que habían tenido experiencias homosexuales en algún momento de su vida.[17]

Notas[editar]

  1. a b "Demographics of the Gay and Lesbian Population in the United States: Evidence from Available Systematic Data Sources", Dan Black, Gary Gates, Seth Sanders, Lowell Taylor, Demography, Vol. 37, No. 2 (May, 2000), pp. 139-154 (available on JSTOR).
  2. COCHRAN, W. G., MOSTELLER, F. and TUKEY, J. W. (1954). Statistical Problems of the Kinsey Report on Sexual Behavior in the Human Male. Amer. Statist. Assoc.,Washington.
  3. Sex in Australia: The Australian study of health and relationships, Australian Research Centre in Sex, Health and Society. (Published as the Australian and New Zealand Journal of Public Health vol 27 no 2.)
  4. King et al. (1988). Canada, Youth and AIDS Study. Kingston, ON: Queen's University.
  5. Christopher Bagley, Ph.D. and Pierre Tremblay, B.Sc., B.Ed., On the prevalence of homosexuality and bisexuality in a random community survey of 750 men aged 18 to 27, The Journal of Homosexuality, Vol. 36, No. 2, 1998, p. 1-18. Abstract
  6. Statistics Canada, Canadian Community Health Survey, Cycle 2.1. off-site links: Main survey page.
  7. Melbye, M. & Biggar, R.J. (1992). Interactions between persons at risk for AIDS and the general population in Denmark. American Journal of Epidemiology, 135(6), 593-602.
  8. Gallardo Linares, Francisco J.; Escolano López, Víctor M. (2009, Marzo). Informe Diversidad Afectivo-Sexual en la Formación de Docentes. Evaluación de Contenidos LGTB en la Facultad de C.C.E.E. de Málaga. Málaga (España): CEDMA.
  9. FELGTB (2007). Actitudes ante la diversidad sexual de la población adolescente de Coslada (Madrid) y San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria). 21-25. www.cogam.org
  10. Dawson, D. & Hardy, A.M. (1990-1992). National Center for Health Statistics, Centers for Disease Control, Advance Data, 204, 1990-1992.
  11. Summary of The National Health and Social Life Survey ("The Sex Survey")
  12. John O.G. Billy, Koray Tanfer, William R. Grady, and Daniel H. Klepinger, The Sexual Behavior of Men in the United States, Family Planning Perspectives, The Alan Guttmacher Institute, vol. 25, no. 2 (March/April 1993). Guttmacher Institute home page
  13. Turner CF, Ku L, Rogers SM, Lindberg LD, Pleck JH, and Sonenstein FL (1998). Adolescent sexual behavior, drug use, and violence: Increased reporting with computer survey technology. Science Magazine, 280(5365-8), 867-73.)
  14. PDF link
  15. ANRS: Agence Nationale de Recherches sur le Sida investigators (1992). AIDS and sexual behavior in France. Nature, 360(3), Dec. 3, 1992, 407-409.
  16. Johnson, A.M. et al. (1992). Sexual lifestyles and HIV risk. Nature, 360(3), Dec. 3, 1992, 410-412.
  17. Sundet, J.M., et al. Prevalence of risk-prone sexual behaviour in the general population of Norway. In: Global Impact of AIDS, edited by Alan F. Fleming et al. (New York: Alan R. Liss, 1988), 53-60.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]