Oposición al gobierno de Hugo Chávez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Oposición Venezolana»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Manifestación de la oposición a Hugo Chávez durante el Referéndum constitucional de Venezuela de 2007.

Bajo el nombre de oposición al gobierno de Hugo Chávez se aglutina a todos aquellos factores, partidos políticos, asociaciones civiles y religiosas que adversan los proyectos del fallecido presidente venezolano.

El gobierno de Chávez acusó a los medios de comunicación[1] de formar parte de la oposición, y aseguran que están "distorsionando" la información.[2] Los medios aludidos han declarado ser independientes, y que han sido atacados por transmitir las opiniones de la disidencia.[3] [4]

Las ideologías predominantes dentro de la oposición son la socialdemocracia (Acción Democrática, Alianza Bravo Pueblo, Un Nuevo Tiempo, etc), la democracia cristiana (COPEI), el progresismo (Primero Justicia, Voluntad Popular, Avanzada Progresista, Movimiento Progresista de Venezuela), socialistas democráticos (MAS, La Causa R); aunque también existen partidos opositores minoritarios de ideología izquierdista revolucionaria, como Bandera Roja.

Historia[editar]

Surgimiento de la oposición (1992 - 1998)[editar]

Aparición de Chávez en la escena[editar]

Precios reales del barril de petróleo de la OPEP ajustados al dólar de 1973, identificando quien ocupaba la presidencia venezolana. La caída a mediados de los ochenta precipitó la crisis económica, política y social venezolana que catalizaría la acción golpista de Hugo Chávez.

Luego de la crisis económica y social que Venezuela experimentó en los años 1980, la popularidad de los históricos partidos políticos Acción Democrática y COPEI declinó, señalando el próximo fin del denominado período "puntofijista". El adeco Carlos Andrés Pérez regresó al poder en 1989, con la esperanza de restablecer la "Venezuela saudita", como había sido apodado su primer período de gobierno debido a la bonanza económica y el claro mejoramiento en la calidad de vida de los venezolanos. Sin embargo, las condiciones que encontró Pérez ahora eran muy diferentes a las de su primer gobierno: con casi inexistentes reservas internacionales y con el precio del barril del petróleo tocando mínimos no vistos en décadas, el presidente recurrió a aplicar las políticas de la Escuela de Economía de Chicago, de corte neoliberal, lo que impactó negativamente a la población venezolana, especialmente a la clase media, venía sufriendo desde el "Viernes Negro".[5] [6] Luego de anunciar el pronto aumento del precio de la gasolina, subsidiado fuertemente por el gobierno, se produjeron saqueos y actos vandálicos en el país, especialmente importantes en Caracas, que fueron reprimidos violetamente por el Ejército y la policía, episodio que fue denominado el "Caracazo".

Pérez pronto se fue quedando solo, al dar preferencia a la influencia de tecnócratas en su gobierno, perdió el apoyo de su propio partido Acción Democrática. Al acelerar el proceso de descentralización, al permitir la elección directa de alcaldes y gobernadores, dio oportunidad a que movimientos regionales y partidos excluidos del poder durante décadas tuvieran acceso a recursos y a una cuota del poder. Con el proceso de privatizaciones, se ganó la enemistad de empresarios acostumbrados a hacer negocios con los gobiernos adecos y copeyanos, así como de dueños de medios, y las denuncias de corrupción generalizadas de parte de estos últimos no se hicieron esperar. Pronto le llegó el turno de mostrar su molestia a las Fuerzas Armadas; el 4 de febrero de 1992, Hugo Chávez, junto con otro grupo de oficiales de baja graduación, se alzaron contra el gobierno, y tomaron varios edificios gubernamentales y militares en Venezuela. No obstante, el objetivo principal del golpe del 4 de febrero, el arresto de Pérez, fracasó; Chávez fue rodeado por fuerzas leales al gobierno en el Museo Militar, y se rindió ante la amenaza de bombardeo aéreo.

La primera reacción de los partidos políticos tradicionales se canalizó en el Congreso venezolano, a través de un documento de condena, aprobado de manera unánime y sin discusión, de las acciones de Chávez y sus compañeros, así como un respaldo a la democracia como forma de gobierno; no obstante, con un 74% de rechazo popular a la gestión de Pérez, pronto las acciones de Chávez empezaron a ser analizadas bajo otra óptica por diferentes figuras políticas.[5] Es memorable el discurso del expresidente Rafael Caldera en el Congreso al día siguiente del golpe, transmitido en cadena nacional, razonando las causas del alzamiento:

Es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad y la democracia cuando piensa que la libertad y la democracia no son capaces de darle de comer... El golpe militar es censurable y condenable en toda forma, pero sería ingenuo pensar que se trata solamente de una aventura de unos cuantos ambiciosos... Yo quisiera que los señores jefes de Estado de los países ricos que llamaron al presidente Carlos Andrés Pérez para expresarle su solidaridad en defensa de la democracia, ¡entendieran que la democracia no puede existir si los pueblos no comen!

Rafael Caldera

La voz de Caldera, que había sido interrumpida momentáneamente por la del diputado David Morales Bello ("¡Muerte a los golpistas!"), pronto fue acompañada por la de Arturo Uslar Pietri, quien aunque declaró que el golpe era un "lamentable y doloroso episodio", también responsabilizó al gobierno de Pérez, que "no ha sabido dar respuesta a las principales necesidades y carencias del país".[7] El expresidente Luis Herrera Campíns declaró en noviembre que los golpistas podían "aportar ideas para salir de la crisis", e instó al presidente Pérez a liberarlos; luego, en febrero de 1994, hizo la misma petición al presidente Caldera, que acababa de tomar posesión al ganar las elecciones presidenciales de 1993.[8] Aunque es irreal decir que Caldera ganó esta elección por prometer la liberación de Chávez, se puede reconocer que era una oferta atractiva al electorado, ya que los otros candidatos presidenciales, Oswaldo Álvarez Paz, Andrés Velásquez y Claudio Fermín, este último adeco, se hicieron eco de la misma, prometiendo terminar de excarcelar a los golpistas, que ya habían empezado a ser liberados en el breve gobierno de Ramón J. Velásquez.[8] Varios periodistas, incluyendo a Patricia Poleo, y editoriales de medios impresos siguieron esta corriente, e hicieron la misma solicitud al nuevo presidente.[8] Por lo tanto, no fue sorpresa que Caldera dictara el sobreseimiento de las acusaciones contra Hugo Chávez, siendo éste finalmente liberado el 27 de marzo de 1994.

Durante los primeros años posteriores a su liberación, Chávez se dedicó a cultivar contactos internacionales, pasando gran parte de su tiempo viajando por América y Europa, reuniéndose con personalidades de izquierda, donde destacó una visita a Fidel Castro en diciembre de 1994. En materia nacional, su acción más mediática durante este período fue solicitar a Caldera que disolviera el Congreso y que convocara a una Asamblea Constituyente; además, se abstuvo de participar en las elecciones regionales de 1995 bajo la consigna "Por ahora, por ninguno, ¡Constituyente ya!".[9] Aunque la abstención en estos comicios fue elevada, alrededor del 53.8% para gobernadores, el incremento respecto a la última elección de este tipo fue de sólo 3 puntos porcentuales.[10] La victoria de su compañero golpista, Francisco Arias Cárdenas, quien logró ser electo gobernador del Zulia apoyado por La Causa R y sin el respaldo de Chávez, lo convencieron entonces de que la vía electoral era tangible para la toma del poder.[9] [11]

La primera oposición: el Polo Democrático de 1998[editar]

Gráfica que muestra el desempeño acumulado de AD y COPEI en las elecciones legislativas desde 1958. Las elecciones en 1998 confirmaron la tendencia decayente del bipartidismo adeco-copeyano en los últimos años.

No fue hasta abril de 1997 cuando Chávez obtiene la aprobación de su movimiento político, el MBR-200, para participar en las venideras elecciones presidenciales de 1998, y funda entonces el partido Movimiento Quinta República (MVR).[11] El ahora candidato presidencial no era el favorito de acuerdo a las encuestas, ya que la Miss Universo 1981 y alcaldesa del municipio Chacao Irene Sáez ocupaba el primer lugar. Las otras fuerzas políticas en pugna eran Acción Democrática, otrora el partido más popular, que se debatía en postular a Claudio Fermín o Alfaro Ucero; y Henrique Salas Römer, exitoso empresario y excopeyano carabobeño beneficiado fuertemente por el proceso de descentralización iniciado en 1989. El partido de gobierno, Convergencia, decide no presentar candidato propio, además del desgaste físico y político de su líder, el presidente Caldera, también ha perdido el apoyo de la heterógena base que lo impulsó al poder en 1993. Copei, el segundo partido que dominó durante el "puntofijismo", celebra elecciones internas en mayo de 1998, que son ganadas por la independiente Irene Sáez, al derrotar a Eduardo Fernández.[12]

No obstante, después de mantenerse en primer lugar en las encuestas durante todo 1997, al empezar 1998 Irene Sáez ha empezado a perder terreno ante Claudio Fermín, Salas Römer y Chávez, que le siguen en ese orden.[13] El exmilitar golpista logra en enero finalmente alcanzar el 7.3% de apoyo, superando su promedio histórico hasta entonces, y sigue ascendiendo, llamando la atención de las muchas organizaciones que apoyaron a Caldera en "el chiripero", dando forma a su propia coalición, el "Polo Patriótico"; Chávez pasa finalmente al primer lugar en abril, el mismo mes en que concluye una alianza con el partido Movimiento al Socialismo, que poseía una importante base regional.[14] Por supuesto, ahora Chávez es la principal preocupación para los adecos y otros usufructuarios del sistema existente, quienes se dedican entonces a intentar presentarlo como un líder autoritario, que busca centralizar el poder, ocasionar una guerra civil, y enterrar a la democracia.[15] El controversial discurso de Chávez les proporciona material para esta campaña: ha amenazado con "barrer" y "freir" a los adecos, "borrar" al Congreso si se opone a una Asamblea Constituyente, y dejar de pagar la deuda externa;[16] [17] [18] no obstante, la campaña parece no tener efecto, Chávez sigue subiendo, y los candidatos de Acción Democrática y COPEI, Alfaro Ucero e Irene Sáez, parecen relegados a un tercer y cuarto lugar.[19] Aunque creciendo a un ritmo más lento que Chávez, Salas Römer se empieza a separar de los demás contrincantes, no obstante, la idea de formar un frente opositor unido contra el exmilitar no prospera, en parte porque los partidos esperan que las elecciones parlamentarias y regionales del 8 de noviembre definan el mapa político venezolano.[20]

Los resultados de estos comicios son prueba de que las tendencias electorales en Venezuela han cambiado definitivamente, COPEI no queda ni en el primer ni el segundo lugar, puestos que son ganados por Acción Democrática y el Movimiento Quinta República respectivamente. Con estos resultados, los adecos inicialmente se rehúsan a apoyar a Salas Römer, a pesar de que su candidato no prospera en las encuestas;[21] ceden a menos de dos semanas de las elecciones presidenciales, pero Alfaro Ucero se niega a renunciar, y es expulsado del partido que ayudó a fundar hace casi setenta años.[22] Mientras tanto, Irene Sáez sigue cayendo y una semana antes de las elecciones COPEI le retira su apoyo y se lo otorga al candidato carabobeño, que no parece beneficiarse en algo por esta acción.[23] Salas Römer aclara que acepta el respaldo de AD y COPEI por el objetivo de "frenar a Chávez", y niega que esté pactando con la "partidocracia" que ha criticado tanto.[22] Chávez se muestra confiado ante las maniobras erráticas de sus oponentes, asegura que derrotará a todos los "corruptos" en un sólo día y las encuestas parecen respaldarlo.[16]

Sin sorpresas, las elecciones presidenciales de 1998 proclaman ganador a Chávez, y el frente electoral opositor, el Polo Democrático, se desintegra tan abruptamente como se formó. No obstante, aunque perdieron las presidenciales, las fuerzas políticas no chavistas son mayoría en el Congreso, y representan un obstáculo para la Constituyente de Chávez, ya que éste ha prometido buscar su apoyo para impulsarla.[20] [16]

Durante la fundación del "Estado bolivariano" (1999 - 2000)[editar]

La Soberanísima vs. el Congreso[editar]

A pesar de que Chávez había prometido buscar el apoyo del Congreso, dominado por la oposición, antes de desencadenar el proceso Constituyente; en su primer día como Presidente, Chávez decretó un llamado a un referéndum para determinarse sí debía elaborarse una nueva Constitución utilizando un método propuesto por él.[16] De acuerdo a declaraciones del momento del jefe de la bancada del MAS, el principal aliado del chavismo en el Congreso, aparentemente ni siquiera ellos habían sido informados de este paso previamente.[24] Una vez más, la oposición fue sorprendida dividida: el partido Copei, Primero Justicia y la excandidata Irene Sáez, que acababa de formar una alianza con el chavismo en Nueva Esparta, apoyaron el decreto;[24] [25] el Proyecto Venezuela de Salas Römer y Acción Democrática (AD) criticaron la manera en que Chávez estaba liderando el proceso, excluyendo a su parecer al Congreso;[24] La Causa R y Convergencia se mostraron cautelosos al desconocer los detalles del proyecto de país que el Presidente planteaba;[24] solamente el Movimiento Apertura del expresidente Carlos Andrés Pérez se opuso completamente a la medida.[24]

Aunque el proceso impulsado por Chávez no estaba planteado en la Constitución de Venezuela de 1961, dos decisiones favorables de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) en enero de 1999 allanaron el camino a esta propuesta, la CSJ incluso ratificó la opinión de Chávez de que como el poder Constituyente es un "poder originario", no debe estar sometido a los poderes establecidos en la Carta Magna vigente;[26] el Consejo Nacional Electoral (CNE) dio su visto bueno después de revisar las bases propuestas por el Presidente, y el referéndum se fijó para el 25 de abril. Henry Ramos Allup de AD, criticó entonces el proceder de estos organismos, a los que acusó de presentar una "actitud obsequiosa" hacia el primer mandatario nacional.[24]

La lucha por el Palacio Federal Legislativo (en la imagen) fue uno de los primeros disturbios entre chavistas y opositores, ocurrido el 27 de agosto de 1999, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente, controlada por el oficialismo, ocupara el edificio, sede del Congreso de Venezuela, controlado por la oposición.

El Referéndum constituyente de Venezuela de 1999 se realizó bajo un clima de apatía electoral, la abstención fue de 62.4%, y el resultado fue abrumadoramente a favor de los propulsores de la Constituyente, que obtuvieron una votación de 87.8%.[26] Las bases propuestas por Chávez y revisadas por el CNE también fueron aprobadas, aunque con un apoyo ligeramente menor; se descartó entonces un sistema de representación proporcional en la selección de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y en su lugar se estableció un sistema de representación directa uninominal personalizado, que dividió al país en dos grandes circuitos nacionales y un circuito electoral por cada estado, un sistema en desuso desde los tiempos de Juan Vicente Gómez.[27] Aunque el objetivo de esto era impulsar a los electores a votar por individuos y no por partidos, el propio partido de Chávez solicitó al CNE permitir incluir sus símbolos y colores en el tarjetón.[26] [28] [29] Ante la negativa del organismo, Chávez impulsó entonces un "kino electoral", que permitía al elector identificar fácilmente cuáles candidatos eran aliados del chavismo.[30]

El resultado fue la sobrerrepresentación del chavismo en la ANC y una derrota aplastante para la oposición, quien una vez más había acudido dividida a las urnas; con el 65% de los votos, el chavismo obtuvo más del 95% de los constituyentes.[31] Aunque la gran mayoría de los candidatos eran miembros de la sociedad civil, ajenos a los partidos políticos, la falta de unión atomizó sus esfuerzos.[26] De esta manera, el 33% de las fuerzas que votaron por candidatos ajenos a la "llave de Chávez", solamente consiguieron llevar siete constituyentes a las ANC, siendo una de ellos Antonia Muñoz, una chavista disidente que al poco tiempo se reintegró al oficialismo.[26] De esta manera los partidos políticos y las asociaciones civiles quedaron marginados del proceso constituyente, y la función de oposición recayó entonces en las instituciones estatales, donde destaca el Congreso y la CSJ. Luego de este fiasco electoral, AD y Copei experimentaron crisis internas, el primero anunció nuevas elecciones de base para renovar el partido, y la directiva del segundo renunció de inmediato.[32]

A pesar que el chavismo obtuvo el control casi total de la ANC, esto no significó que Chávez no encontró oposición dentro de sus mismos partidarios a varias de sus propuestas para la nueva Constitución.[26] Hubo varias cambios de importancia impulsados por Chávez que inicialmente habían sido descartados por la ANC, y que solamente fueron admitidos bajo la presión directa del Presidente; entre las principales destacan: la inclusión del término "Bolivariano" en el nombre oficial de Venezuela, la supresión de la "segunda vuelta" o balotaje, y la restricción de las competencias tributarias de los estados.[26]

El 25 de agosto estalló abiertamente el conflicto entre la ANC y el Congreso, aprovechando un receso parlamentario, la mayoría oficialista constituyente ocupó el Palacio Federal Legislativo, suspendió la sesiones del Congreso, redujo al mínimo sus comisiones y creó una comisión delegada conformada por 23 congresistas que podían legislar, pero siempre sujetas al veto de la ANC en cuestiones importantes.[26] [33] Congresistas de AD, Copei y Proyecto Venezuela protestaron la medida, que calificaron de un golpe de Estado, y llamaron a una sesión de emergencia en el Palacio Federal, Aristóbulo Isturiz, presidente de la ANC les advirtió que "el pueblo les cerraría el paso" si lo intentaban.[34] El viernes 27 de agosto, los congresistas opositores intentaron entrar al Congreso, pero fueron repelidos por simpatizantes del chavismo, que hirieron a treinta de los primeros cuando intentaban saltar la reja que rodea al edificio.[35] La Iglesia católica medió entre la ANC y el Congreso, pero aunque lograron llegar a un acuerdo, el Congreso continuó reducido a su nuevo papel de comisión delegada, compartiendo el edificio con la Constituyente.[35] En su momento, la opinión pública interpretó las protestas del Congreso como vanos intentos de la desprestigiada clase política tradicional de detener los cambios.[26]

La actual Constitución venezolana fue la bandera política de Hugo Chávez en 1999, que contó con una débil y fragmentada oposición.

Al mismo tiempo que la Soberanísima, como Chávez apodó a la ANC, minimizaba al Congreso, también creó una "comisión de emergencia" para reorganizar al Poder Judicial; debido a una sentencia emitida por la CSJ a inicios de año, la ANC como "poder originario" podía hacerlo.[26] La decisión fue impugnada, pero cuando la presidenta de la CSJ, Cecilia Sosa, se percató que sus compañeros iban a ratificar la decisión de enero, renunció, ya que consideraba que se estaba violando el Estado de derecho con esta decisión:

La Corte se ha autodisuelto y ha preferido suicidarse antes de ser asesinada por la Asamblea Nacional Constituyente.[36]

Cecilia Sosa, presidenta de la CSJ.

Aunque en teoría la ANC también tenía la facultad de intervenir el Poder Ejecutivo, las facultades del Presidente, los gobernadores y los alcaldes no fueron tocadas, aunque el partido Patria Para Todos, entonces parte del oficialismo, jugó con la idea de destituir tres gobernadores opositores usando el poder constituyente.[26] [37] [38] Por su parte, Chávez no se opuso a ser ratificado por este organismo, y juramentó de nuevo ante la Constituyente.[26]

Después de más de tres meses de trabajo, la ANC presentó el 19 de noviembre su proyecto de Constitución, que solamente contó con la oposición de cuatro constituyentes: Claudio Fermín, Alberto Franceschi, Jorge Olavarría y Virgilio Ávila Vivas, quienes alegaron que se estaba centralizando el poder y que se iba a formar un estamento militar.[26] [39] Se convocó entonces a un referéndum el 15 de diciembre con miras a aprobar o rechazar el texto. AD, Copei, Primero Justicia, Proyecto Venezuela y Fedecámaras hicieron campaña contra la aprobación de la Constitución; aunque en general estas fuerzas correspondían en que era necesaria una nueva Carta Magna, estaban en completo desacuerdo en el resultado de la Soberanísima, donde su representación había sido simbólica.[40] [41] [42] [25]

El referéndum constitucional de 1999 se desarrolló bajo el mismo clima de apatía que el celebrado en abril, aunque la participación subió a 44.37%, los nuevos votos fueron endorsados a la oposición a la nueva Constitución, ya que el chavismo sufrió pérdidas marginales.[43] [44] Aunque el estado de fragmentación de la oposición partidista, que parecía no haber superado de la derrota de 1998, no permitió que asumieran una campaña entusiasta por el "No", la oposición experimentó un aumento de 142% respecto al último referéndum;[43] [44] [45] no obstante, la mayoría de los venezolanos siguió mostrando desinterés a la lucha entre oficialistas y opositores, a pesar de que lo que estaba en juego era la Carta Magna de su país.[45]

La sociedad civil[editar]

Desde entonces hasta el 2003, los partidos opositores se vieron eclipsados en su lucha contra el gobierno, y cedieron el protagonismo político a diversos sectores de la sociedad civil. Viéndose afectados directamente por las acciones del gobierno, el empresariado, los sindicatos, los medios de comunicación y hasta el clero católico tomaron una actitud opuesta a estas.

Las Megaelecciones[editar]

El siguiente reto electoral de Chávez fueron las Megaelecciones del 2000, estas tenían como objetivo elegir quienes ocuparían todos los cargos de elección popular, que eran más de seis mil.[46] La naciente República Bolivariana pasaba por turbulencias económicas, a pesar de que el precio del petróleo se había triplicado desde la llegada de Chávez, la economía se había hundido 7%, el desempleo había aumentado, y los inversionistas extranjeros se había alejado del país caribeño.[47] No obstante, a pesar de estos problemas y con los partidos políticos tradicionales debilitados, la reelección de Chávez se hacía inminente.[46]

Solamente dos políticos, Antonio Ledezma y Claudio Fermín, ambos exadecos y exalcaldes del Municipio Libertador de Caracas, hicieron públicas sus aspiraciones de competir contra el Presidente, ambos de manera independiente.[48] Inesperadamente, a mediados de febrero del 2000, los otrora compañeros golpista de Chávez; Francisco Arias Cárdenas, Jesús Urdaneta y Joel Acosta Chirinos; hicieron una declaración pública dándole un ultimátum a Chávez para que encarcelara a algunos miembros de su gobierno, donde destacaban el presidente del Poder Legislativo, Luis Miquilena y el canciller José Vicente Rangel; ya que aseguraban que tenían pruebas irrefutables que probaban su corrupción.[47] [49] La respuesta de Chávez consistió en criticar a su excompañeros, a quienes recriminó "no haber lavado los trapos en casa".[49]

El 15 de marzo, Arias Cárdenas, apoyado por Urdaneta y Acosta Chirinos, inscribió su candidatura para la elección presidencial; al enterarse, Ledezma retiró la suya, pero Fermín siguió firme.[46] La respuesta de Miquilena fue de calificar de "basura" a quienes abandonaban a Chávez para apoyar a Arias Cárdenas.[50] El nuevo líder opositor no recibió apoyo de AD y Copei, aunque probablemente no lo hubiera aceptado, los partidos que sí lo apoyaron fueron La Causa R y un puñado de pequeños partidos de izquierda. A pesar de que algunos analistas consideraron a Arias Cárdenas más pragmático que Chávez, otros como Eleazar Díaz Rangel declararon que eran básicamente lo mismo.[51]

Las Megaelecciones no llegarían sin problemas, originalmente planteadas para el 28 de mayo, los directores del Consejo Nacional Electoral, designado por la mayoría chavista de la ANC, demostraron ser ineficientes, y a tan sólo dos días de realizarse, el Tribunal Supremo de Justicia las suspendió ya que el CNE aún no estaba listo.[52] Arias Cárdenas convocó a sus partidarios a reunirse frente al CNE para protestar, pero fueron repelidos por un grupo de chavistas, quienes degollaron a una gallina que había sido llevada por los primeros como mofa a Chávez.[53] [54] Finalmente, la fecha de las nuevas elecciones fue postergada para el 30 de julio, aunque las elecciones de concejales municipales y juntas parroquiales fueron postergadas hasta el 1 de octubre.[55]

Las elecciones presidenciales del 30 de julio terminaron con la victoria de Chávez, quien obtuvo un total de votos ligeramente superior a su última elección, lo cual fue atribuido a una inusualmente larga "luna de miel" entre el Presidente y su electorado; básicamente, para estos últimos, Chávez había estado ocupado sentando las bases institucionales de su gobierno, y recién ahora podría ocuparse de otros problemas, como el mal estado de la economía.[56] Por su parte, los votos por Arias Cárdenas y Claudio Fermín combinados no lograron igualar los votos que Salas Römer sí consiguió en 1998, lo que fue interpretado como un problema para convencer al electorado de que eran un proyecto alterno.[57]

Los resultados de las elecciones regionales y parlamentarias fueron decepcionantes para los partidos tradicionales;[58] AD solamente consiguió tres gobernaciones en estados de baja densidad poblacional, y perdería una el año siguiente tras un recuento; Copei solamente logró hacerse de manera indirecta con la estratégica gobernación del Estado Miranda, ya que aunque Enrique Mendoza fundó su propio movimiento electoral, sí mantuvo una relación cercana con el primero. De los partidos opositores nuevos, Un Nuevo Tiempo se hizo con el importante estado zuliano, y Convergencia y Proyecto Venezuela fueron marginados a Yaracuy y Carabobo, sus respectivas cunas políticas. En la Asamblea Nacional, los partidos opositores llegaron a controlar un tercio del organismo, que resultó ser insuficiente para evitar que la mayoría chavista legislase sin problemas. Dicho esto, en los siguientes años ningún partido opositor lograría tomar el liderazgo, dejando la iniciativa política a sectores ajenos a los partidos políticos, abriendo paso a la llamada sociedad civil.[58]

Los empresarios[editar]

Aunque en retrospectiva, una ruptura entre la empresa privada y un gobierno de izquierdas que se autodenomina revolucionario parecía cuestión de tiempo, para 1998 no era así. Grupos empresariales apoyaron a Chávez donando modestas sumas para su campaña, destacando el respaldo de Reinaldo Cervini y Luís Vallenilla. El diario El Nacional fue uno de los pocos medios importantes que dio cobertura a sus actividades de campaña cuando Chávez se encontraba abajo en las encuestas, pero luego, cuando esto cambió, Venevisión y Televen le dieron preferencia en su cobertura sobre su competidor Salas Römer. Luego de asumir la Presidencia, los empresarios se mantuvieron a la expectativa de las próximas medidas de Chávez, existía una opinión generalizada de que podía seguir el camino de Carlos Menem o Alberto Fujimori, quienes llegaron al poder bajo una base populista pero que luego implantaron políticas económicas pragmáticas pro-mercado. La conformación del gabinete de Chávez le dio la espalda a los empresarios, ya que solamente uno de ellos fue integrado como Ministro de Agricultura, siendo reemplazado dos meses después. No obstante, no se podía hablar de una ruptura entre el gobierno y el sector empresarial todavía.

El proceso constituyente marcó el primer distanciamiento serio de los empresarios, ya que la nueva Constitución se les hacía muy orientada a la izquierda. La polémica declaración de Chávez de que Venezuela y Cuba "navegaban juntas hacia el mar de felicidad" fue la gota que derramó el vaso, y la principal confederación empresarial, Fedecámaras, llamó a votar contra la aprobación de otra Carta Magna. El Presidente respondió haciendo un llamado a los empresarios que lo apoyaban, dentro de los cuales se encontraban expresidentes de Fedecámaras, auspiciando la división en este sector. A pesar de este impasse, en julio de 2001 la reconciliación se asomó cuando Pedro Carmona fue electo Presidente de Fedecámaras, y acompañó a Chávez en una visita oficial a Chile, donde fue elogiado públicamente por el mandatario venezolano. La llegada del "Paquetazo" de 49 leyes significó la ruptura definitiva entre Fedecámaras y Chávez.

La Ley Habilitante y el primer Paro[editar]

El 10 de diciembre del 2001, la principal patronal de Venezuela Fedecámaras, la Confederación de Trabajadores de Venezuela o CTV, y varios partidos políticos hacen un llamado a paro nacional para repudiar 49 leyes promulgadas por el gobierno de Chávez, principalmente la Ley de Tierras, la Ley de Hidrocarburos y la Ley de Pesca. Se acusa directamente al presidente de atropellar las instituciones legales, y de no consultar debidamente las leyes antes de su aprobación. Algunos sectores políticos y económicos utilizan por primera vez términos como "desobediencia civil" y hacen alusiones al artículo 350 de la constitución para mostrar su desagrado al gobierno de Chávez.[59]

El 2002 fue un año de controversias, más allá de una lucha política hubo mucha discordia, y hasta un golpe de estado, planificado por sectores pertenecientes a la oposición radical o extremista, que no tenía interés de discutir. Aunque hay sectores del país, principalmente de la oposición, que afirman que el 11 de abril en Venezuela no hubo golpe de estado sino una renuncia. El caso es que ante la verdadera ausencia del presidente Hugo Chávez, sea por secuestro o renuncia, el Gobierno decidió designar temporalmente un encargado del puesto. Diosdado Cabello asumió el poder como presidente interino mientras Chávez retomaba su cargo.

El año 2004, esta parte de la sociedad logro que unos sus tantos reclamos al menos tenga sentido, lograr obtener una salida electoral ante la inconformidad del sector opositor y con esto se llame al pueblo completo a referéndum (esto en base al artículo 72 de la constitución del país).[60] Estos se propusieron consultar por decisión popular, la continuación del presidente Hugo Chávez, y se hizo un Firmazo Nacional[61] donde si se lograba obtener un número de firmas establecidas, se iba al referéndum revocatorio.

Se logró la cantidad de firmas necesarias[62] y se llamó a la nación a consulta popular, a ver si querían que Hugo Chávez, continuase gobernando, entre otros que también fueron sometidos a revocatorio.

Manuel Rosales asumió liderazgo en la oposición.

El presidente fue ratificado en su puesto,[63] aunque los resultados fueron siempre rechazados por la oposición al creer que hubo fraude en este referéndum. Estas denuncias por la Coordinadora Democrática y nuevas organizaciones nacientes como Súmate que aunque es una org civil para facilitar procesos de participación ciudadana ha sido un aliado de la oposición demostrando su comportamiento no neutral.[64]

Acusaciones de la oposición contra el gobierno[editar]

Acusaciones generales[editar]

Falta de autonomía en los poderes públicos[editar]

La independencia de los poderes públicos es considerado un principio básico de la democracia.[65] [66] [67] En El espíritu de las leyes, Montesquieu declara que ningún poder público debe tener preeminencia sobre los otros, si se desea promover de manera más efectiva la libertad en un Estado.[68]

En Venezuela, se pueden identificar cinco poderes públicos

La oposición venezolana ha declarado que en Venezuela dicha independencia no existe, poniendo en duda el carácter democrático del gobierno de Hugo Chávez. Para argumentar su declaración, la oposición resalta que la Asamblea Nacional de Venezuela ha sido controlada por el oficialismo desde su constitución. Como este órgano es el encargado de los nombramientos de los representantes nacionales de los otros poderes públicos, a excepción del Ejecutivo, la oposición concluye que los funcionarios seleccionados seguirán la línea política de Chávez. Miembros del oficialismo y representantes del Poder Público Nacional han negado estas acusaciones, y han declarado que en Venezuela dicha autonomía sí existe.[69] [70]

Los actuales representantes de los órganos del Poder Ciudadano han sido seleccionados por la actual Asamblea Nacional, en donde la fuerza chavista cuenta con mayoría absoluta;[actualizar] luego de que los partidos opositores se negaron a participar en las elecciones parlamentarias de 2005, en un intento fallido de boicotearlas.

  • El primer Fiscal de la República, Isaías Rodríguez, fue miembro del MVR, partido fundado por Chávez, y fue nombrado Vicepresidente de Venezuela durante el segundo gobierno de este último. Renunció al MVR cuando la Asamblea Nacional lo nombró Fiscal General en el 2000, pero la oposición lo acusó de seguir sirviendo a los intereses del chavismo mientras ejercía el cargo. Su sucesora, Luisa Ortega Díaz, había saltado a la luz pública al encabezar investigaciones contra líderes opositores, entre los que destacan los firmantes del decreto Carmona, la organización Súmate y el sindicalista Carlos Ortega.[71] Al igual que Rodríguez, fue acusada por la oposición de recibir órdenes de Chávez, pero ella ha desestimado esta opinión, aunque ha aclarado que sus políticas están comprendidas dentro del "marco de un plan estratégico de la Nación".[70]
  • El Contralor General, Clodosvaldo Russián, electo en 1999 y ratificado por la Asamblea en el 2000 y 2007, ha reconocido simpatizar con el proyecto político de Hugo Chávez.[72] Chavistas disidentes y opositores lo han acusado de ser "cómplice" por guardar silencio ante los supuestos casos de corrupción ocurridos durante los años de gobierno de Chávez.[71] Russián fue muy criticado por la oposición luego de la inhabilitación de centenares de personas para la postulación a cargos públicos, acusados de corrupción. Entre los inhabilitados destacaban Leopoldo López, William Mendez y Enrique Mendoza, líderes opositores que en su momento había expresado su deseo de participar en las elecciones regionales de 2008. El Contralor Russián se defendió de estas acusaciones, resaltando que las inhabilitaciones fueron realizadas de manera constitucional, y que la mayoría de las afectados eran chavistas.[73] [74] La oposición ha contradicho al Contralor, ya que ha asegurado que la mayoría de los inhabilitados eran opositores al gobierno de Hugo Chávez.[72] En su momento, Russián también declaró que no era "chantajeable", y que sus medidas no buscaban beneficiar el proyecto socialista de Chávez.[75]
  • El primer Defensor del Pueblo, Germán Mundaraín, también fue criticado por su supuesta parcialidad con el gobierno en materia de derechos humanos.[71] Por su parte, Mundaraín declaró que la Defensoría del Pueblo es un poder independiente; no obstante, algunas declaraciones suyas ha molestado a la oposición venezolana.[76] Mientras ejercía el cargo, Mundaraín declaró que el Golpe de Estado de 2002 fue una "rebelión de ricos";[77] y cuando grupos opositores solicitaron la liberación de unos 400 partidarios, a los que calificaron de "presos políticos", que habían sido arrestados en una serie de protestas a inicios de 2004; el entonces Defensor del Pueblo respondió:

En Venezuela no hay presos políticos sino políticos presos.[78]

Germán Mundaraín, Defensor del Pueblo de la República Bolivariana de Venezuela
Mundaraín declaró que los detenidos estaban involucrados en desordenes públicos, por lo que no los consideraba presos políticos.[78] Un vocero calificado de la oposición declaró poco después:

Un preso político es una persona que está defendiendo sus derechos políticos y constitucionales. Unas personas que se les imputan delitos por tener como armas cacerolas y cucharas. Señor Defensor del Pueblo, ese juego de palabras suyo no nos hizo más que pensar que en Venezuela sí hay presos políticos. El problema entonces en que en Venezuela no hay un Defensor del Pueblo sino un Pueblo sin Defensor.[78]

Delsa Solórzano, abogada Coordinadora Democrática.
Por otro lado, Mundaraín sí reconoció que la Guardia Nacional hizó uso excesivo de la fuerza contra los protestantes opositores, pero negó que las tropas tuviesen que ver con los nueve muertos con los que se saldaron las manifestaciones.[78] Al terminar su período como Defensor del Pueblo, Mundaraín fue designado Embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas por Hugo Chávez. Su sucesora, Gabriela Ramírez Pérez, había sido diputada del MVR y miembro del Comando Zamora durante el referéndum constitucional de 2007.[71] El líder opositor Manuel Rosales reaccionó a este nombramiento calificando a Ramírez de ser "una mandadera del gobierno", y reaseguró que en Venezuela no existía independencia de poderes.[79]
  • El Poder Judicial también ha recibido críticas de los opositores a Hugo Chávez, que coincidió con un informe de la organización Human Rights Watch, que reportó, en el 2008, que en Venezuela no existía "un Poder Judicial independiente".[69]
En el 2003, luego de una serie de fallos judiciales desfavorables para el gobierno, el sector oficialista de la Asamblea Nacional empezó a redactar una nueva Ley Orgánica para el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).[80] Esta ley ampliaba el número de magistrados de 20 a 32; además, estipulaba que en caso de que no se pudiese conseguir la selección o remoción de un magistrado por la mayoría absoluta (66.6%) de la Asamblea Nacional, este podría ser electo o removido por mayoría simple (50%). En el pasado, los magistrados sólo podían ser asignados o destituidos al conseguirse la mayoría absoluta del parlamento. Además, de acuerdo a la Constitución venezolana, las Leyes Orgánicas sólo pueden ser aprobadas por la mayoría absoluta de la Asamblea, pero esta ley orgánica fue aprobada por mayoría simple.[81] Los defensores de la ley, entre los que destaca Iván Rincón Urdaneta, Presidente del TSJ en ese año, argumentaron que era necesaria para aliviar el trabajo de los magistrados.[80] Otros alegaron que el objetivo de la nueva ley era evitar que los opositores "impidieran el ejercicio de la Ley",[80] y que también servía para "sanear el Poder Judicial".[82]
Sin importar las razones, la nueva Ley permitió a la coalición chavista en la Asamblea nombrar y remover magistrados haciendo uso de la mayoría simple.[80] A las pocas semanas, tres magistrados, conocidos por haber emitido sentencias desfavorables para el gobierno en el pasado, fueron destituidos al acusárseles de haber incurrido en un "error judicial inexcusable";[83] y sus reemplazos fueron considerados aliados políticos del oficialismo.[80] En el 2008, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenó la incorporación de los tres magistrados, pero el TSJ venezolano consideró que el organismo internacional estaba usurpando funciones.[83] Sin embargo, esta Corte declaró también que "en Venezuela no hay intervención del Poder Ejecutivo sobre el Judicial".[84]
De acuerdo a la oposición, la parcialidad del Tribunal Supremo de Justicia venezolano quedó demostrada en el acto de inicio de año judicial 2006. En este acto, el Presidente del TSJ, Omar Mora Díaz, hizo un llamado a la independencia y autonomía de los jueces al ejercer sus poderes;[81] pero poco después los magistrados empezaron a gritar la consigna:

¡Uh!, ¡Ah! ¡Chávez no se va![85]

Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia venezolano en el acto de inicio del año judicial 2006.

Posteriormente, Omar Mora Díaz hizo un llamado público a sus subordinados para que apoyasen el referéndum constitucional de 2007, iniciativa de Hugo Chávez:

Asumimos el compromiso de convertirnos en multiplicadores para apoyar la Reforma Constitucional y la Ley Habilitante, y en este sentido convocamos a todos los jueces del país para que hoy mismo, cada uno de nosotros, en base a nuestra experiencia académica, como profesores universitarios, como abogados, jueces o investigadores, estemos al servicio de la patria.[86]

Omar Mora Díaz, Presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela.

El 25 de abril de 2009, Yuri López, ex-jueza venezolana, denunció al Miami Herald que los jueces en Venezuela son amenazados abiertamente y constantemente, y que sus líneas telefónicas están intervenidas.[87] De acuerdo a López:

El sistema de justicia venezolano es una anarquía y actúa al margen de la constitución y las leyes... Es lo que diga Chávez, no hay autonomía ni de jueces ni de funcionarios judiciales en el país[87]

Yuri López, ex-titular del Tribunal 5 de Control del área metropolitana de Caracas.

El Miami Herald solicitó al Tribunal Supremo de Justicia y a la Fiscalía General su versión de los hechos, pero no recibieron respuesta.[87]

A inicios de abril, el líder opositor Manuel Rosales solicitó asilo político en Perú, asegurando que el proceso judicial abierto en su contra por corrupción está completamente politizado.[87] Meses antes, Hugo Chávez había anunciado públicamente sus intenciones de encerrar a Rosales en prisión; sin embargo, el Controlar Russián ha declarado que Rosales no es un perseguido político, sino un delincuente.[88]

  • Los directivos del Poder Electoral han sido acusados en el pasado por la oposición de actuar de manera parcializada. Las dos penúltimas directivas del Consejo Nacional Electoral (CNE) han sido electas por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). En la primera ocasión, el órgano que debía ejercer esta función, la Asamblea Nacional, no pudo lograr un consenso y el TSJ procedió a designar los directivos.[89] En septiembre de 2004, el Vicepresidente del CNE, Ezequiel Zamora, renunció; alegando que el CNE no hacía lo suficiente para garantizar la transparencia en las elecciones regionales de 2004.[90] En el 2005, el Presidente del CNE, Francisco Carrasquero, también renunció, pero lo hizo para formar parte del TSJ. Entonces, el TSJ designó nuevos miembros del CNE, sin recurrir a los suplentes o consultar a la Asamblea en esta segunda ocasión.[89] Producto de esta segunda designación, Jorge Rodríguez fue nombrado nuevo Presidente del CNE. La oposición acusó al CNE de actuar de manera parcializada bajo el mando de Rodríguez,[91] pero éste siempre defendió su posición, a la que calificó de imparcial.[92] Luego de las elecciones parlamentarias de 2005, Rodríguez declaró:

Nunca una decisión del CNE se (ha) fundamentado en sentimientos.[93]

Jorge Rodríguez, Presidente del Consejo Nacional Electoral.
No obstante, en el 2006, Rodríguez renunció a su cargo de Presidente, y meses después fue nombrado Vicepresidente de Venezuela por Hugo Chávez, convirtiéndose en poco tiempo en un importante dirigente del principal partido chavista, el PSUV. Para algunos analistas, el posterior acercamiento de Rodríguez a Chávez es una prueba de que el CNE nunca fue imparcial.[94]
La actual directiva del CNE sí fue electa por la Asamblea Nacional, pero la oposición ha seguido sosteniendo el argumento de que el organismo está parcializado. En varias ocasiones, luego de obtener resultados adversos en las elecciones, algunos sectores opositores radicales han declarado que se ha realizado fraude; no obstante, la oposición ha continuado participando en los eventos electorales realizados durante el gobierno de Chávez, a excepción de las elecciones parlamentarias de 2005. En esta ocasión, la abstención opositora causó que la Asamblea Nacional quedase compuesta completamente por diputados afectos al gobierno de Hugo Chávez. Desde ese fracaso, la oposición ha rechazado mayoritariamente los llamados de abstención, opinión que no es compartida por pequeños grupos dentro de ella.[95]

Eventos específicos[editar]

La oposición al gobierno de Hugo Chávez ha hecho en diferentes escenarios acusaciones como método de lucha, muchas veces sin pruebas y a la ligera por los medios de comunicación, llevando esto a la confusión y luego no aclarado por los propios medios. Por otro lado se han hecho acusaciones por el canal privado "Globovisión" que han salido al aire sin ser verificadas como noticia real.

En un caso, citado por la misión, un informante desconocido durante una llamada a la estación de TV Globovisión anunció que nueve taxistas habían sido asesinados. Esta información no verificada (que luego se comprobó que era falsa) fue transmitida al aire, causando pánico y una huelga inmediata, marchas y protestas de los taxistas.

Federación Internacional de Periodistas[96]

Caso RCTV[editar]

Radio Caracas Televisión o simplemente RCTV es uno de los canales de televisión más importantes de Venezuela. Fue fundado como Radio Caracas Televisión el 15 de noviembre de 1953 por el fallecido empresario y explorador venezolano William H. Phelps Jr. y es propiedad del conglomerado venezolano Empresas 1BC. Fue el tercer canal fundado en el país y se mantiene como el más antiguo tras la desaparición de sus antecesores, la Televisora Nacional (Canal 5) y Televisa (Canal 4).

Durante el gobierno de Chávez, los seguidores del chavismos acusaron a RCTV de mostrar una tendencia opositora en sus programas de opinión. Una comisión electoral de la Unión Europea, presente en las elecciones de 2008, concordaron con esta acusación en su informe final:

En RCTV, la coalición Unidad recibió el 69% del tiempo y un tono generalmente positivo (77%), mientras que el oficialismo obtuvo el 29% del tiempo, más de la mitad del cual fue negativo (58%).

Informe final de la MOE-UE[97]

La cadena declaró que solamente había servido de ventana para que los sectores opositores al chavismo se manifestaran, ya que, según su parecer, los medios de comunicación públicos no permitían los puntos de vista opositores.[3] En efecto, en el citado informe de la MOE-UE, también se resaltó la existencia de desequilibrio informativo, incluso mayor, en la televisora pública Venezolana de Televisión, pero en este caso la tendencia era a favor de Chávez.[97]

Su actual presidente y directivo de Empresas 1BC Marcel Granier se presentó en programas de opinión propios del canal y en otros medios para denunciar que el Presidente Hugo Chávez coartaba la libertad de expresión y que confiscaría las libertades de los venezolanos a través del proyecto de reforma constitucional.[98]

Cuando el gobierno notificó al canal que la concesión para su señal de emisión abierta vencía en 2007 y que no sería renovada, RCTV y Globovisión acusaron al gobierno de cerrar el canal. En diferentes entrevistas a medios nacionales y extranjeros, los directivos de RCTV declararon que esta medida era un abuso del gobierno, y la calificaron de un "cierre".[99] Para respaldar esta aseveración, los directivos alegaron que la concesión no se vencía hasta el 2021,[100] pero esta interpretación no fue compartida por el gobierno venezolano, que declaró que la concesión se vencía en 2007. La oposición hizo eco del primer punto de vista, y realizaron movimientos de calle utilizando como premisa el cierre y el seguro despido de empleados por la medida tomada por el Estado.[101] El embajador de Venezuela en Bélgica, Alejandro Fleming luego denuncio que la gira de Granier por Europa buscaba confundir a la opinión pública mundial.[102]

Durante el período legal de vencimiento de la licencia de funcionamiento, los sectores opositores realizaron diferentes marchas por todo el país con la consigna "contra la violación a la libertad de expresión". En esta marcha participaron empleados de RCTV, opositores y una parte del estudiantado universitario, como recogieron las diferentes televisoras nacionales e internacionales.[103]

No renovada la concesión para emisión en abierto a RCTV,[104] la señal de Radio Caracas Televisión, continuó a partir del 16 de julio por cable y satélite.[105] Respecto al no otorgamiento de la concesión a este canal privado el Presidente Hugo Chávez declaró que no era un asunto político, aunque meses antes había declarado que a RCTV no se le debía renovar la concesión por “golpista”.[106] [107]

Caso Sinagoga de Maripérez[editar]

Cuando a inicios de 2009 se inició una nueva ofensiva israelí en Gaza, el Presidente Chávez la criticó duramente, y luego expulsó a la misión diplomática israelí presente en Caracas. Además, desde medios de comunicación oficialistas se hicieron llamados a boicotear los comercios judíos y a protestar en las sinagogas.[108] Poco después se reportaron actos vandálicos en sinagogas y comercios judíos, y un rabino declaró haber sido perseguido en la calle por personas con actitudes antisemitas.[108] Además, Emilio Silva, un profesor de la Universidad Bolivariana y columnista del portal chavista Aporrea, exhortó a sus lectores a:

emplazar públicamente a todo judío que se encuentre en cualquier calle, centro comercial, plaza, etc., a que tome posición, vociferándole consignas a favor de Palestina y en contra del estado-aborto de Israel.[108]

Silva también llamó a una campaña para:

denunciar públicamente con nombre y apellido a los integrantes de grupos judíos de poder con presencia en Venezuela, indicando las empresas de su propiedad para boicotearlas.[108]

Según el Washington Post, un conductor de televisión venezolano llegó incluso a asegurar que dos jóvenes con apellidos judíos eran los responsables de las recientes manifestaciones de oposición.[109]


El sábado 31 de enero, la Sinagoga Tiferet Israel, ubicada en Maripérez, sufrió un ataque vandálico donde se profanaron objetos del culto, se dejaron escritos anti-semitas en las paredes y se robaron algunos objetos, entre ellos el servidor contentivo de las grabaciones de las cámaras de seguridad. Además, una memoria EEPROM y un disco duro con datos de la comunidad judía en Venezuela también fueron sustraídos.

De forma inmediata algunos voceros de la oposición declararon que el gobierno estaba incriminado en el hecho, dando a entender que este acto condenado por la OEA,[110] había sido dirigido por el alto gobierno cuando ni siquiera habían empezado las investigaciones del hecho.[111] Luego de realizar las experticias y las debidas averiguaciones se comprobó la participación de un vigilante y un ex escolta del Rabino de la misma.[112] El alto gobierno exigió que con la misma intensidad que esos sectores acusaron al Gobierno, aclaran que el Ejecutivo no tenía nada que ver, sino su disposición a resolver el caso.[113] Ni los medios nacionales ni internacionales como CNN entrevistaron a los dirigentes opositores para aclarar tal denuncia haciendo caso omiso a la petición. El presidente de la Asociación Venezolano-Israelita, Elías Farache agradeció al Presidente Chávez y al gobierno por la prontitud en la solución del caso[114] declarando al mismo tiempo que:

admitió que un acto delictivo semejante como la profanación del lugar sagrado del pueblo de Israel, pudo haberse prestado a interpretaciones interesadas y manipuladas.

Elías Farache


El ministro Tareck El Aissami ratificó la complicidad interna por parte del vigilante de la Sinagoga de Maripérez, en Caracas, con el jefe de la banda delictiva que penetró en este recinto el 31 de enero del 2009 para efectuar acciones vandálicas.

En un principio, fueron detenidas 11 personas, ocho funcionarios de distintos cuerpos policiales, dos de ellos particulares, miembros de bandas delictivas comunes, y uno de ellos que era vigilante de la Sinagoga

Alianzas[editar]

Desde enero de 2008, los partidos políticos opositores, decidieron formalizar su alianza en pro de una mejor política y nació lo que se conoce como la Unidad Nacional.

Conformación o agrupación[editar]

Marcha de la oposición.

La oposición política de Venezuela está integrada por diversos sectores del país que aunque no sean políticos, tienen una postura clara y firme. Y aunque claramente el país completo no es opositor, si abarca algunos sectores de la sociedad, es decir de todos los niveles. Esto sin desacreditar que el chavismo tiene la mayor parte del país a su favor, principalmente en algunos sectores populares.

Está se conformada por: la Unidad Nacional (Venezuela) política, una parte del sector civil o de la sociedad, estudiantes universitarios, grupos políticos disidentes, grupos políticos independientes que no se incluyen en la lista de los 24 que conforman la Unidad Nacional (U.N.V.) y otras fracciones de distintos sectores laborales, generalmente del sector privado, empleados de medios, empresas, industrias y otros.

Disidencia política[editar]

La disidencia política ha ganado terreno con personas o partidos que dejan de apoyar el proyecto propuesto por el Presidente o algunos que lo apoyan en parte convirtiéndose en críticos del mismo.

Muchos pasan a ser parte de la oposición sin pertenecer a la Unidad Nacional manteniendo su independencia como lo hace el partido Podemos, quienes desde un principio decidieron no fusionarse al PSUV pero si apoyaban algunas políticas del gobierno. Por otro lado varios militantes que salieron del PSUV procuraron regresar a sus partidos políticos naturales siendo recibidos sin los privilegios que tenían en una oportunidad.[115]

Dirigentes y personajes destacados[editar]

La nombres más destacados dentro de la oposición han ido cambiando según cada etapa de la última década en la política venezolana. Entre los principales opositores a Hugo Chávez desde 1998 se encuentran:

También cabe destacar quienes se han salido de las filas oficiales para integrar la oposición, algunos por un periodo corto como Arias Cárdenas, candidato a la presidencia en el año 2000, y otros de forma definitiva.

Candidatos presidenciales de la oposición[editar]

Referencias[editar]

  1. Ramonet: prensa venezolana dirige a la oposición Por Ernesto Tamara/El Mercurio Digital. octubre 7, 2008
  2. BBC Mundo: Carlos Chirinos. «Nueva advertencia de Chávez a los medios.» (en español). Consultado el 20-03-09.
  3. a b El Comercio (Ecuador). «Los controles a la prensa crecen en Latinoamérica.» (en español). Consultado el 20-03-09.
  4. BBC Mundo: Carlos Chirinos. «"Están en guerra contra Globovisión."» (en español). Consultado el 20-03-09.
  5. a b Caballero, 1998, p. 182.
  6. Salamanca, Luis (1994). «Venezuela. La crisis del rentismo». Nueva Sociedad (131):  pp. 10-19. http://www.nuso.org/upload/articulos/2328_1.pdf. Consultado el 18 de agosto de 2011. 
  7. El País (España) (ed.): «Críticas a Uslar Pietri por 'anunciar' la intentona» (5 de febrero de 1992). Consultado el 16 de agosto de 2011.
  8. a b c Juan José Caldera (diciembre de 2009). «El Sobreseimiento de Chávez». Consultado el 18 de agosto de 2011.
  9. a b «La abstención nunca alcanzará los níveles de la IV República». Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (31 de octubre de 2004). Consultado el 19 de agosto de 2011.
  10. «Elecciones 1989, 1992, 1993, 1995, 1998, 1999 y 2000». Consejo Nacional Electoral (Venezuela). Consultado el 19 de agosto de 2011.
  11. a b Gómez Calcaño, Luis; Arenas, Nelly (enero-junio 2001). «¿Modernización autoritaria o actualización del populismo? La transición política en Venezuela». Cuestiones políticas (Facultad de Ciencias Políticas y Jurídicas de la Universidad del Zulia) 26 (131):  pp. 61-89. ISSN 0798-1406. http://www.revistas.luz.edu.ve/index.php/cp/article/view/4235/4101. Consultado el 18 de agosto de 2011. 
  12. «COPEI elige como candidata a Irena Sáez». El Tiempo (Colombia) (15 de mayo de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  13. «Irene Sáez cae 30% en el término de tres meses en las encuestas». NotiTarde (19 de enero de 1998). Consultado el 14 de septiembre de 2011.
  14. Luis E. Lander/Margarita López Maya (1999). «Venezuela. La victoria de Chávez». América Latina Hoy. Consultado el 14 de septiembre de 2011.
  15. «Adecos dan su apoyo a la candidatura de Salas». La Opinión (Los Ángeles) (30 de noviembre de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  16. a b c d «Chávez modera su discurso». Clarín (Argentina) (3 de diciembre de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  17. «Venezuela: Chávez genera temor entre los políticos tradicionales». Clarín (Argentina) (2 de diciembre de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  18. «Elecciones parten en dos a Venezuela». El Tiempo (Colombia) (2 de diciembre de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  19. «Henrique Salas Römer asciende al segundo lugar en las encuestas realizadas en junio». NotiTarde (1 de julio de 1998). Consultado el 14 de septiembre de 2011.
  20. a b «Hugo Chávez, imparable en Venezuela». El Tiempo (Colombia) (1 de agosto de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  21. «Henrique Salas Römer debe apoyar a Acción Democrática». NotiTarde (13 de noviembre de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  22. a b «Carguen contra Chávez». Página/12 (29 de noviembre de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  23. «El partido Copei acordó retirar apoyo a Irene Sáez y respaldar a Salas Römer». NotiTarde (1 de diciembre de 1998). Consultado el 17 de septiembre de 2011.
  24. a b c d e f Agence France-Presse (4 de febrero de 1999). «Ante referéndum constituyente». Panamá América. Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  25. a b Valente, Jesús (22 de septiembre de 1999). «Constituyente: Henrique Capriles Radonsky». Analítica.com. Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  26. a b c d e f g h i j k l m Combellas, Ricardo (enero 2003). «El proceso constituyente y la Constitución de 1999». Politeia 26 (30):  pp. 100-113. ISSN 0303-9757. http://www2.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0303-97572003000100010&lng=es&nrm=is. Consultado el 22 de septiembre de 2011. 
  27. Rachadell, Manuel (enero-junio 2010). «El sistema electoral en la Ley Orgánica de Procesos Electorales». Provincia (23):  pp. 127-155. http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/31427/1/articulo5.pdf. Consultado el 22 de septiembre de 2011. 
  28. «MVR decidirá impugnación de exclusión de símbolos». El Universal (16 de mayo de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  29. «Sería absurdo que alguien me prohibiera hacer campaña por la Constituyente». El Nacional (Venezuela) (17 de mayo de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  30. «Meta patriótica: 100 asambleístas». El Universal (28 de junio de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  31. Brewer Carías, 2001, p. 181.
  32. «El huracán Hugo arrasó con todo». Página/12 (28 de julio de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  33. «Una institución de florero». El País (España) (27 de agosto de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  34. «El Congreso venezolano insiste en discutir hoy su futuro, pese al veto de la Constituyente». El País (España) (27 de agosto de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  35. a b «La Constituyente y el Congreso compartirán sede en Venezuela». El País (España) (11 de septiembre de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  36. «Venezuela, al borde de quedarse sin Corte». La Nación (Argentina) (25 de agosto de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  37. «Solicitarán revocar a tres gobernadores». El Universal (Venezuela) (10 de agosto de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  38. Elías, Jorge (3 de septiembre de 1999). «Marchas y contramarchas de Chávez». La Nación (Argentina). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  39. Agence France-Presse (22 de noviembre de 1999). . Panamá América. Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  40. «Copei ratificó su rechazo al proyecto constitucional». Analítica semanal (1 al 8 de diciembre de 1998). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  41. «Constituyentes de la provincia emboscaron la descentralización». NotiTarde (1 de diciembre de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  42. «Empresarios, por el No». Clarín (Argentina) (24 de noviembre de 1999). Consultado el 22 de septiembre de 2011.
  43. a b «Resultados electorales referendo 15/12/1999». Consejo Nacional Electoral (Venezuela). Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  44. a b «Resultados electorales referendo consultivo nacional 25/04/1999». Consejo Nacional Electoral (Venezuela). Consultado el 23 de septiembre de 2011.
  45. a b Pérez Baralt, Carmen (julio-diciembre 2000). «Cambios en la participación electoral venezolana: 1998-2000». Cuestiones Políticas 25:  pp. 9-21. ISSN 0798-1406. http://www.revistas.luz.edu.ve/index.php/cp/article/viewFile/4247/4111. Consultado el 22 de septiembre de 2011. 
  46. a b c «Duelo de comandantes». El País (España) (19 de marzo de 2000). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  47. a b «Deriva venezolana». El País (España) (22 de febrero de 2000). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  48. «Ledezma dispuesto a medirse con Chávez». El Universal (Venezuela) (10 de febrero de 2000). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  49. a b «Los compañeros golpistas de Chávez amenazan con retirarle el apoyo si no encarcela a varios altos cargos». El País (España) (17 de febrero de 2000). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  50. «Comentarios: Nubarrones en las Megaelecciones». SIC (623):  pp. 120. 2000. http://gumilla.org/biblioteca/bases/biblo/texto/SIC2000623_120-121.pdf. Consultado el 5 de octubre de 2012. 
  51. Aznarez, Juan Jesús (29 de julio de 2000). «Guerra sin cuartel entre las dos caras de la revolución bolivariana». El País (España). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  52. «El Tribunal Supremo de Venezuela suspende las elecciones por falta de condiciones técnicas». El País (España) (26 de mayo de 2000). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  53. Reuters (27 de mayo de 2000). «Suspenden las elecciones». LaRed21. Consultado el 5 de octubre de 2012.
  54. Aznarez, Juan Jesús (28 de mayo de 2000). «Los litigios callejeros acaban con el degüello de una gallina». El País (España). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  55. Reuters/AFP (23 de junio de 2000). «Elecciones venezolanas, en dos bloques». El Tiempo (Colombia). Consultado el 5 de octubre de 2012.
  56. Molina, 2007, p. 188
  57. Kornblith, 2004, p. 123
  58. a b Pablo A., Valenzuela (junio de 2012). «Caída y resurgimiento: La evolución de la oposición política en Venezuela durante el gobierno de Hugo Chávez». VI Congreso Latinoamericano de Ciencia Política. Consultado el 8 de octubre de 2012.
  59. Consecuencias de la Ley Habilitante VenEconomia noviembre de 2001
  60. «Constitución de Venezuela, 1999».
  61. «El Firmazo».
  62. «elmundo.es - La oposición venezolana consigue las firmas necesarias para someter el mandato de Chávez a referéndum».
  63. «Referendum Presidencial 2004».
  64. «La oposición pide al Supremo que anule el referendo por fraude, Venezuela, ELDIA.es».
  65. Bracho Reyes, Jose Gregorio (04/02/2009). «España: ¿democracia e independencia de poderes?» (en español). Aporrea. Consultado el 19/04/2009.
  66. Revista Veja (mayo de 2004). «Hugo Chávez: "O Estado sou eu"» (en español). Passeiweb. Consultado el 19/04/2009.
  67. Raphael, Ricardo (21/05/2007). «Autonomía secuestrada» (en español). El Universal (México). Consultado el 19/04/2009.
  68. Toro Hardy, José (09/08/2002). «¿Hay democracia en Venezuela?» (en español). Notitarde. Consultado el 19/04/2009.
  69. a b YVKE Mundial - Agencia Bolivariana de Noticias (18/09/2008). «Human Rights Watch acostumbra emitir informes contra Venezuela a dos meses de las elecciones» (en español). YVKE Mundial. Consultado el 19/04/2009.
  70. a b «En Venezuela hay absoluta independencia entre los poderes públicos» (en español). ANTV (17/03/2009). Consultado el 19/04/2009.
  71. a b c d Semprún, Raúl (16/11/2007). «Consejo Moral Republicano será “rojo, rojito”» (en español). Versión Final. Consultado el 19/04/2009.
  72. a b Chirinos, Carlos (06/08/2008). «Inhabilitaciones son legales» (en español). BBC Mundo. Consultado el 19/04/2009.
  73. Últimas Noticias (13/07/2008). «Sólo 42 por ciento de los inhabilitados son de oposición» (en español). YVKE Mundial. Consultado el 19/04/2009.
  74. Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información (17/07/2008). «“Las inhabilitaciones no son nuevas en Venezuela”, afirmó Russian en Europa» (en español). Aporrea. Consultado el 19/04/2009.
  75. Venezolana de Televisión (23/03/2009). «Clodosbaldo Russian: López puede quejarse en instancias internacionales, pero inhabilitaciones son legales» (en español). Aporrea. Consultado el 19/04/2009.
  76. Radio Nacional de Venezuela (14/04/2005). «Defensor del Pueblo denuncia ante la ONU amenazas de EEUU contra Venezuela» (en español). Aporrea. Consultado el 19/04/2009.
  77. Agencia Bolivariana de Noticias - YVKE Mundial (13/04/2009). «Germán Mundaraín: "La rebelión de los ricos hizo del 11A un golpe atípico"» (en español). YVKE Mundial. Consultado el 19/04/2009.
  78. a b c d «Venezuela: denuncian excesos» (en español). BBC Mundo (26/03/2004). Consultado el 19/04/2009.
  79. Deisy Martínez (26/03/2004). «Rosales: mientras Chávez quiera reelección ilimitada la reforma seguirá viva» (en español). BBC Mundo. Consultado el 19/04/2009.
  80. a b c d e «A Decade Under Chávez» (en inglés). Humans Rights Watch (22/09/2008). Consultado el 19/04/2009.
  81. a b «¿Está el Poder Judicial controlado por el Poder Ejecutivo?» (en español). Súmate. Consultado el 19/04/2009.
  82. Vegas, Ernesto (Venpres) (24/10/2003). «Diputados amanecieron discutiendo Ley Orgánica del TSJ» (en español). Aporrea. Consultado el 19/04/2009.
  83. a b «TSJ rechaza fallo de CorteIDH y pide "denunciar" Convención» (en español). El Tiempo (13/01/2009). Consultado el 19/04/2009.
  84. Agencia Bolivariana de Noticias (04/09/2008). «CIDH calificó al Poder Judicial venezolano como un ente independiente y autónomo» (en español). Aporrea. Consultado el 19/04/09.
  85. Chiappe, Giuliana (19/11/2006). «Justicia Maisanta» (en español). El Universal (Venezuela). Consultado el 19/04/2009.
  86. Fernández Sánchez, Mónica (27/01/2008). «Foro Penal Venezolano se pronuncia ante las Declaraciones de Omar Mora» (en español). Foro Penal Venezolano. Consultado el 19/04/2009.
  87. a b c d Ocando, Casto (25/04/2009). «Jueza denuncia el oscuro mundo de la justicia chavista» (en español). Miami Herald. Consultado el 26/04/2009.
  88. RNV/ABN (23/04/2009). «Pedido de asilo político de Rosales es ilegal porque contraloría determinó enriquecimiento ilícito» (en español). Radio Mundial. Consultado el 26/04/2009.
  89. a b «¿Es el Consejo Nacional Electoral (CNE) un organismo imparcial?» (en español). Súmate. Consultado el 19/04/2009.
  90. Toothaker, Christopher (27/04/2004). «Renuncia vicepresidente de consejo electoral de Venezuela» (en español). El Mexicano. Consultado el 19/04/2009.
  91. «Venezuela: triunfa Chávez, según CNE» (en español). BBC Mundo (02/11/2004). Consultado el 19/04/2009.
  92. «Chávez anuncia cambios de gabinete» (en español). BBC Mundo (04/01/2007). Consultado el 19/04/2009.
  93. «El CNE se mantendrá firma y continuará ampliando garantías electorales el próximo año.» (en español). Consejo Nacional Electoral (Venezuela) (18/12/2005). Consultado el 19/04/2009.
  94. «Chávez nombra vicepresidente a Jorge Rodríguez, artífice de su triunfo electoral» (en español). Diario ABC (06/01/2007). Consultado el 19/04/2009.
  95. Chirinos, Carlos (27/11/2007). «Chávez advierte a "desestabilizadores"» (en español). BBC Mundo. Consultado el 19/04/2009.
  96. Federación Internacional de Periodistas (FIP) Papel de Los Periodistas y los Medios
  97. a b pdf/MOE_UE_Venezuela_2006_final_esp.pdf Unión Europea Informe Final MOE-UE Venezuela 2006, página 33 de 67
  98. Victoria 103.9 FM Marcel Granier critica reforma de la Constitución
  99. El Observador en línea Diferentes entrevistas a Marcel Granier donde expone el cierre de RCTV
  100. Reuters (19/05/2007). «Rechazan amparo de canal privado RCTV en Venezuela». La Nación (Costa Rica). Consultado el 18/04/2009.
  101. BBC Mundo Con cánticos y carteles reclamando "libertad de expresión", miles de venezolanos se volcaron este sábado a las calles de Caracas protestando por el cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV).
  102. Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) Gira de Granier por Europa busca confundir a la opinión pública mundial
  103. Noticias Globovisión Marcha en contra de la salida del aire de RCTV
  104. Es mas (Fundación Televisa) Sale del aire RCTV
  105. BBC Mundo Volverá a verse en las pantallas venezolanas la señal de Radio Caracas Televisión, RCTV.
  106. mas Internacionales (Fundación Televisa) Retiro de concesión a RCTV no es asunto político: Chávez
  107. Venezuela: marcha por RCTV . BBC. Consultado el 02/12/2009.
  108. a b c d [1].
  109. Nuevo ataque del Washington Post: "Chávez reemplaza a Bush con judíos". Aporrea.org. Consultado el 02/12/2009.
  110. El Nacional OEA condena atentado contra la Sinagoga de Maripérez
  111. ABN Noticias Oposición debe emitir desagravio sobre señalamientos de ataque a sinagoga
  112. El Nacional Fiscalía imputa a los once detenidos por caso de la Sinagoga
  113. Cadena Global Gobierno solicita desagravio por caso de ataque a Sinagoga
  114. Radio Nacional de Venezuela Asociación Venezolano-Israelita agradeció atención en caso de la sinagoga
  115. Guía de Venezuela Desertores del PSUV ingresarán al PCV y al PPT como rasos

Bibliografía[editar]

  • Molina, José (2007) [2004]. «El sistema venezolano de partidos en el período enero 2006: de la partidocracia al personalismo y la des-institucionalización». En McCoy, Jennifer L.; Myers, David J. Venezuela: Desde el Pacto de Punto Fijo al chavismo. Caracas: Editorial CEC, SA. ISBN 978-980-388-364-5. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]