Olla de cocción lenta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Olla de cocción lenta preparando un chili con carne.

La olla de cocción lenta es un tipo de olla que por sus características como electrodoméstico conectado a la corriente eléctrica permite mantener la temperatura constante durante largos periodos de tiempo.[1] Suele colocarse en las encimeras de las cocinas y sirve para elaborar alimentos en cocciones prolongadas. Su técnica de cocina es opuesta a las ollas a presión pero tiene algunas ventajas frente a ellas.

Historia[editar]

Algunas de las preparaciones culinarias como los cocidos requieren tiempo, gracias a la invención de la olla a presión se resolvió el problema reduciendo los tiempos de cocinado. No obstante se continuó investigando en la posibilidad de cocinar lento sin necesidad de vigilancia. Bajo este concepto la empresa de Chicago Naxon Utilities Corporation desarrolló lo que sería el Naxon Beanery All-Purpose Cooker.[2] The Rival Company compró a Naxon en 1970 y reintrodujo el concepto de nuevo bajo la marca registrada Crock-Pot en 1971. En 1974 Rival introdujo mejoras en el diseño permitiendo que se pudieran quitar fácilmente los componentes.[3] La marca pertenece en la actualidad a Sunbeam Products, una subsidiaria de Jarden Corporation.

Características[editar]

La olla de cocción lenta es una especie de pote con recubrimiento cerámico o de porcelana en su exterior. Este tipo de ollas tiene dispositivos de generación de calor mediante electricidad, así como un termostato para controlar la temperatura de cocción. La parte superior suele tener una tapa que permite estofar los alimentos. La presión de cocinado es similar a la presión atmosférica y por lo tanto no es arriesgada como la realizada con la olla a presión que necesita de válvulas que controlen la presión en su interior.

Los tamaños ofertados suelen ir desde el medio litro de volumen hasta los siete litros aproximadamente y las temperaturas de trabajo van desde los 70 °C hasta los 90 °C (siempre por debajo de la temperatura de ebullición). En la mayoría de las ollas el ajuste de temperatura es tan básico como: bajo, medio, alto. Algunos modernos llevan programación y permiten configuraciones de temperatura a lo largo del tiempo, como: 2 horas bajo + 3h. alto o 1h. alto + 2h. bajo, etc. Como en la mayoría de los casos la tapa se pone, el vapor que se libera retorna al alimento debido a su condensación en la tapa, de esta forma no hay que vigilar la cantidad de agua durante la cocción.

Ventajas / Desventajas[editar]

Con la cocción lenta gran parte del tejido conjuntivo de la carne se gelatiniza y pasa al líquido del estofado haciendo que su sabor sea más intenso, así como su textura. Las vitaminas y ciertos nutrientes permanecen mejor a bajas temperaturas. Entre las desventajas se tiene que algunas legumbres como ciertos tipos de judías rojas (kidney beans) tienen una toxina (Fitohemaglutinina) que no se elimina si no es con cocinados de varios minutos a altas temperaturas. De la misma forma el cocinado por debajo de los 60 °C o 70 °C puede permitir que algunas bacterias tóxicas puedan sobrevivir. Por otro lado gran parte de la energía eléctrica empleada se derrocha transformándose en calor que se irradia al exterior.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Norman Kolpas, (2006), «Slow Cooker», Williams-Sonoma food made fast series, ISBN 0-8487-3139-5
  2. photograph at
  3. Crock Pot brand page

Referencias externas[editar]